PA­RA LA CRIA

La Fauba me­jo­ra la ca­li­dad de las pas­tu­ras con el uso de urea lí­qui­da.

Clarín - Revista Rural - - Sumario - FAUBA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

In­ves­ti­ga­do­res de la Fauba lo­gra­ron me­jo­rar la di­ges­ti­bi­li­dad y el ni­vel pro­tei­co de pas­tu­ras de ba­ja ca­li­dad a par­tir de la apli­ca­ción de una so­lu­ción de urea en el pro­ce­so de en­si­la­je.

El de­sa­rro­llo de una tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra, que re­quie­re una in­ver­sión mí­ni­ma por par­te de los pro­duc­to­res ga­na­de­ros, per­mi­ti­ría a los es­ta­ble­ci­mien­tos de cría bo­vi­na y ovi­na me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad (la ga­nan­cia de pe­so y los ín­di­ces de pre­ñez y pa­ri­ción, por ejem­plo) a par­tir de un me­jor apro­ve­cha­mien­to de los re­si­duos de co­se­cha y cier­tos pas­tos de ba­ja ca­li­dad nu­tri­cio­nal.

Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Flo­ren­cia Mic­co­li, do­cen­te de la cátedra de Nu­tri­ción y Ali­men­ta­ción Ani­mal de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA), mues­tra que al apli­car­le una so­lu­ción de urea a es­tos ma­te­ria­les de al­to con­te­ni­do de fi­bra (MAF) se les pue­de au­men­tar, a ba­jo cos­to, has­ta 6 ve­ces su con­te­ni­do de pro­teí­na e in­cre­men­tar su di­ges­ti­bi­li­dad (es de­cir, su gra­do de apro­ve­cha­mien­to). Es­to pue­de ayu­dar a me­jo­rar los ín­di­ces pro­duc­ti­vos tan­to en sis­te­mas de cría co­mo en pro­duc­ción ovi­na.

“Los ru­mian­tes, y en par­ti­cu­lar las va­cas, son muy efi­cien­tes pa­ra con­ver­tir fo­rra­jes de ba­jo va­lor nu- tri­ti­vo (co­mo los pas­ti­za­les na­tu­ra­les o los re­si­duos de cul­ti­vos) en gra­sa de al­to va­lor ener­gé­ti­co, en múscu­lo y en le­che. Los fo­rra­jes de ba­ja ca­li­dad son un re­cur­so ba­ra­to y muy abun­dan­te, y por eso ter­mi­nan sien­do los más uti­li­za­dos, so­bre todo en la cría bo­vi­na da­dos los ba­jos re­que­ri­mien­tos de esas va­cas. Pe­ro, en reali­dad, les apor­tan po­co ni­tró­geno y les re­sul­tan po­co di­ge­ri­bles”, di­jo Mic­co­li, y agre­gó: “Vi­mos que en otros paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, se es­ta­ban desa­rro­llan­do exi­to­sa­men­te lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que bus­ca­ban ele­var la ca­li­dad de es­tos fo­rra­jes a par­tir de tra­ta­mien­tos fí­si­cos y quí­mi­cos. Por eso nos con­tac­ta­mos con in­ves­ti­ga­do­res de la Universida­d Na­cio­nal del Sur, que tam­bién es­ta­ban in­ves­ti­gan­do el te­ma, y co­men­za­mos a tra­ba­jar”.

Si bien las va­cas de cría no ne­ce­si­tan die­tas de gran ca­li­dad, en pe­río­dos ta­les co­mo des­pués del par­to y du­ran­te el ser­vi­cio sí re­quie­ren de una ca­li­dad ma­yor. La téc­ni­ca desa­rro­lla­da por Mic­co­li per­mi­ti­rían cu­brir esas ne­ce­si­da­des. “Nues­tros re­sul­ta­dos mues­tran que tro­zar el fo­rra­je, apli­car­le urea di­lui­da en agua (un pro­ce­so lla­ma­do ‘amo­ni­fi­ca­ción con urea’) y en- si­lar­lo apro­xi­ma­da­men­te un mes ele­va el con­te­ni­do de ni­tró­geno y el apro­ve­cha­mien­to de la die­ta en bo­vi­nos y ovi­nos. Por un la­do, el pi­ca­do fa­vo­re­ce la ac­ción del tra­ta- mien­to quí­mi­co. Por otro la­do, la amo­ni­fi­ca­ción agre­ga ni­tró­geno inor­gá­ni­co y ata­ca la fi­bra ve­ge­tal, au­men­tan­do el gra­do de de­gra­da­ción del fo­rra­je y ele­van­do su por­cen­ta­je de ni­tró­geno. Ade­más, el fo­rra­je en­si­la­do se con­ser­va me­jor ya que la urea in­hi­be el de­sa­rro­llo de hon­gos. Por úl­ti­mo, el en­si­la­do da tiem­po a que ac­túe la urea y per­mi­te que el fo­rra­je que­de ap­to pa­ra ser con­su­mi­do al fi­na­li­zar el al­ma­ce­na­mien­to. Dis­po­ner de más pro- teí­na y ener­gía (por el au­men­to en la di­ges­ti­bi­li­dad) ayu­da a que los ani­ma­les ele­ven su po­ten­cial de con­su­mo, ga­nen pe­so y me­jo­ren, por ejem­plo, sus ín­di­ces de pre­ñez y pa­ri­ción.”

Co­mo su­ce­de en to­das las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, los nú­me­ros man­dan. Y co­mo la cría bo­vi­na po­see ba­jos már­ge­nes eco­nó­mi­cos, la im­plan­ta­ción de pas­tu­ras de ca­li­dad que­da fue­ra de los cálcu­los. Por el con­tra­rio, la téc­ni­ca ajus­ta­da por Mic­co­li y sus co­la­bo­ra­do­res se­ría una op­ción fac­ti­ble. “Nues­tra tec­no­lo­gía es sen­ci­lla. La urea es un pro­duc­to muy usa­do co­mo fer­ti­li­zan­te, es re­la­ti­va­men­te ba­ra­to y fá­cil de con­se­guir. Por otra par­te, los pro­duc­to­res es­tán acos­tum­bra­dos a usar y po­seen má­qui­nas tan­to pa­ra pi­car los pas­tos co­mo pa­ra apli­car la urea, al igual que pa­ra en­far­dar o ha­cer ro­llos o si­los. Só­lo se­ría cues­tión de cor­tar, apli­car, en­far­dar y es­pe­rar. En prin­ci­pio, los cos­tos se­rían ba­jos”, afir­mó la in­ves­ti­ga­do­ra.

Mic­co­li reali­zó sus ex­pe­ri­men­tos en el La­bo­ra­to­rio de Nu­tri­ción de Ru­mian­tes de la UNS y el INTA de Bor­de­na­ve. “El 70% de la su­per­fi­cie de Ar­gen­ti­na son pas­ti­za­les na­tu­ra­les don­de se rea­li­za cría bo-

ES­TO PUE­DE AYU­DAR A ME­JO­RAR LOS IN­DI­CES PRO­DUC­TI­VOS EN SIS­TE­MAS DE CRIA DE BO­VI­NOS Y OVI­NOS

vi­na, ovi­na y ca­pri­na. No­so­tros tra­ba­ja­mos mu­cho con agro­pi­ro alar­ga­do y pas­to llo­rón di­fe­ri­dos, dos fo­rra­jes im­por­tan­tes en abun­dan­cia en zo­nas se­mi­ári­das, aun­que en mu­chos ca­sos subuti­li­za­dos. Tam­bién usa­mos pa­ja de ce­ba­da y de sor­go fo­rra­je­ro. Es­tos cua­tro ma­te­ria­les son los que más res­pon­die­ron a nues­tros tra­ta­mien­tos: su con­te­ni­do de pro­teí­na au­men­tó has­ta 6 ve­ces, y su di­ges­ti­bi­li­dad se ele­vó un 34% pa­ra agro­pi­ro, por ejem­plo”, co­men­tó la in­ves­ti­ga­do­ra.

A pe­sar de lo no­ve­do­sa que pue­de re­sul­tar es­ta tec­no­lo­gía pa­ra nues­tro me­dio, en otros paí­ses ya se ha di­fun­di­do en­tre los pro­duc­to­res, en par­ti­cu­lar en aque­llos en vías de de­sa­rro­llo. Es­te es el ca­so de di­ver­sas áreas de Áfri­ca, Amé­ri­ca Latina, el Ca­ri­be y Asia. Al res­pec­to, Mic­co­li co­men­tó: “Los paí­ses asiá­ti­cos tie­nen gran­des extensione­s con fo­rra­jes de al­to con­te­ni­do de fi­bra, pro­ve­nien­tes de co­se­chas o de cam­pos na­tu­ra­les. Un ejem­plo es Chi­na. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar allí y de par­ti­ci­par en un fo­ro in­ter­na­cio­nal con in­ves­ti­ga­do­res de EEUU, Ca­na­dá, Ale­ma­nia e Ir­lan­da, en­tre otros. Se dis­cu­tió so­bre el apro­ve­cha­mien­to de es­tos re­cur- sos y pu­de co­men­tar el ca­so de Ar­gen­ti­na. Da­do que en EE.UU. o Aus­tra­lia es muy co­mún el uso de amo­nía­co an­hi­dro, que pue­de re­sul­tar más ries­go­so de ma­ne­jar, co­men­té nues­tra ex­pe­rien­cia y se in­tere­sa­ron mu­cho en có­mo es­ta téc­ni­ca a ba­se de urea dis­pa­ra­ba el ni­vel de pro­teí­na del fo­rra­je.”

Lue­go, la in­ves­ti­ga­do­ra agre­gó: “Los re­sul­ta­dos pue­den va­riar se­gún el ani­mal, su edad y su ge­né­ti- ca, con el ti­po de fo­rra­je que co­ma y con el tra­ta­mien­to quí­mi­co que se uti­li­ce. Es ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar la in­ves­ti­ga­ción en es­te sen­ti­do, co­mo tam­bién es im­por­tan­te que los re­sul­ta­dos de los ex­pe­ri­men­tos se di­fun­dan a los pro­duc­to­res a tra­vés de pro­gra­mas de ex­ten­sión (co­mo su­ce­de en los Es­ta­dos Uni­dos). Pa­ra no­so­tros, co­mo cien­tí­fi­cos, es di­fí­cil lle­gar al usua­rio fi­nal de la tec­no­lo­gía. Aun­que di­fí­cil no es si­nó­ni­mo de im­po­si­ble”.

LOS FO­RRA­JES DE BA­JA CA­LI­DAD SON UN RE­CUR­SO BA­RA­TO Y MUY ABUN­DAN­TE, POR LO QUE SON MUY USA­DOS EN LA CRIA

EFI­CIEN­TES. LOS RU­MIAN­TES SON BUE­NOS CONVIERTIE­NDO FI­BRA EN CAR­NE O LE­CHE.

PRUE­BAS. MIC­CO­LI, ANA­LI­ZAN­DO MUES­TRAS EN EL LA­BO­RA­TO­RIO DE LA FAUBA.

HAY EN­SI­LA­DO. DA TIEM­PO A QUE ACTUE LA UREA Y PER­MI­TE QUE EL FO­RRA­JE QUE­DE AP­TO PA­RA SER CON­SU­MI­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.