UNA FA­MI­LIA QUE SE AGRAN­DA CON LA IN­TE­GRA­CION VER­TI­CAL

Los cor­do­be­ses Ger­go­let em­pe­za­ron sem­bran­do en cam­pos al­qui­la­dos y aho­ra ya su­man hec­tá­reas pro­pias ade­más de los fie­rros, el aco­pio y los ca­mio­nes.

Clarín - Revista Rural - - Maquinaria - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“Tra­ba­jan­do en fa­mi­lia se pue­de lle­gar a gran­des co­sas”, ase­gu­ra Jor­ge Ger­go­let, quien jun­to a su her­mano Jo­sé Luis in­te­gra la pro­duc­ción con el acon­di­cio­na­mien­to, aco­pio y trans­por­te de gra­nos en el sud­es­te cor­do­bés. De su pa­dre he­re­da­ron la ve­na fie­rre­ra, pe­ro con­si­de­ran que lo me­jor que les de­jó fue la cul­tu­ra del tra­ba­jo. Aho­ra ya son cua­tro los Ger­go­let que atien­den las 6.000 hec­tá­reas que siem­bran anual­men­te, in­clu­yen­do las 800 pro­pias.

Al equi­po su­ma­ron un hi­jo de ca­da uno: Mar­tín, hi­jo de Jor­ge, se re­ci­bió ha­ce dos años de in­ge­nie­ro agró­no­mo y aho­ra es­tá apli­can­do to­do lo que apren­dió mien­tras que los vier­nes y sá­ba­do cur­sa una maes­tría. Y Joa­quín, hi­jo de Jo­sé Luis, que es li­cen­cia­do en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas y se en­car­ga de la par­te con­ta­ble.

En 1989 falleció el pa­dre de los her­ma­nos Ger­go­let y les de­jó las má­qui­nas con las que sem­bra­ba cam­pos de la zo­na. Por en­ton­ces no te­nían tie­rra pro­pia, to­do se ha­cía so­bre cam­pos de ter­ce­ros. “El vie­jo nos ha­bía en­se­ña­do a aho­rrar y el aho­rro lo hi­ci­mos com­pran­do siem­pre al­gún pe­da­zo de cam­po, a lo que su­ma­mos 135 hec­tá­reas que he­re­da­mos de una tía”, re­cuer­da Ger­go­let, y lue­go mues­tra su ca­ra más fie­rre­ra. Co­men­ta que en la me­di­da en que fue­ron cre­cien­do en su­per­fi­cie sem­bra­da ne­ce­si­ta­ban más equi­po. La ex­pe­rien­cia los lle­vó a in­cli­nar­se por una Le­xion 580 de Claas, y des­de en­ton­ces se que­da­ron con la mar­ca ale­ma­na. “Aho­ra te­ne­mos una Le­xion 600 y otra 780”, di­ce Ger­go­let.

Los Ger­go­let tie­nen con­cen­tra­da la siem­bra en dis­tin­tos cam­pos, todos cer­ca­nos a Pue­blo Ita­liano, la lo­ca­li­dad don­de vi­ven. Son es­tric­tos con las ro­ta­cio­nes, siem­pre el 30% va a maíz y eso les per­mi­te man­te­ner la sus­ten­ta­bi­li­dad pro­duc­ti­va de los sue­los que tra­ba­jan y tam­bién ha­ce que los pro­pie­ta­rios de los cam­pos los pre­fie­ran como arren­da­ta­rios. Al tri­go le des­ti­nan unas 1.000 hec­tá­reas por cam­pa­ña. “Al­gu­nos lo­tes ha­ce más de 20 años que los sem­bra­mos no­so­tros”, ex­pli­can. La ro­ta­ción en la zo­na es­tá in­te­gra­da por tres cul­ti­vos: tri­go, maíz y so­ja.

¿Por qué mantienen al maíz en la ro­ta­ción? “Por un te­ma agro­nó­mi­co –con­tes­ta Jo­sé-. Ade­más, en los números fi­na­les estamos con­ven­ci­dos que lo que más nos rin­de es man­te­ner al maíz y al tri­go en la ro­ta­ción con so­ja. Y al­go que nos vie­ne dan­do buen re­sul­ta­do es el maíz de se­gun­da so­bre tri­go. En­ton­ces ha­ce­mos todos los años unas 600 a 700 hec­tá­reas de maíz de se­gun­da y el res­to de pri­me­ra. Tan­to en un ca­so como en el otro, siem­pre al maíz le si­gue la so­ja”.

Aún en años di­fí­ci­les, como és­te, los Ger­go­let se mantienen fie­les a la tra­di­ción. “Al man­te­ner la pro­duc­ción de 2 o 3 gra­nos dis­tin­tos vamos ven­dien­do lo que más con­vie­ne en ca­da mo­men­to y guar­dan­do el res­to”, di­ce Jor­ge.

La es­tra­te­gia de los Ger­go­let se ba­sa en cu­brir to­das las eta­pas de los gra­nos, des­de la pro­duc­ción con ma­qui­na­ria pro­pia has­ta su des­tino en las in­dus­trias y puer­tos de em­bar­que. “Só­lo el fle­te se lle­va al­re­de­dor de un 15% de la co­se­cha –ex­pli­ca Jo­sé-, no­so­tros lo ha­ce­mos con ca­mio­nes pro­pios y estamos ba­jan­do ese cos­to a al­re­de­dor de la mi­tad. Si a eso su­ma­mos que con­ta­mos con nues­tra pro­pia plan­ta de acon­di­cio­na­mien­to y aco­pio de­be­mos es­tar en un aho­rro del or­den del 10% al 15% del va­lor de nues­tra pro­duc­ción”.

“Pe­ro la ven­ta­ja más im­por­tan­te es co­mer­cial –agre­ga-, ya que tra­ba­jar de es­ta ma­ne­ra nos per­mi­te mo­ver­nos más li­bre­men­te. Y cuan­do uno tie­ne el grano en su po­der es po­si­ble sa­car 20 o 30 pe­sos más por la so­ja”.

Arran­ca­ron al­ma­ce­nan­do en si­los bol­sa, pe­ro des­pués com­pra­ron una plan­ta de aco­pio de 3.000 to­ne­la­das. “Aho­ra la estamos des­ar­man­do pa­ra sa­car­la del pue­blo y compramos una en desuso, de 9.000 to­ne­la­das, que estamos reacon­di­cio­nan­do. De es­ta for­ma lle­ga­re­mos a las 12.000 to­ne­la­das de ca­pa­ci­dad que es lo que más o me­nos pro­du­ci­mos de so­ja por año”, re­la­ta el em­pre­sa­rio.

“Al maíz tra­ta­mos de car­gar­lo di­rec­ta­men­te por los pro­ble­mas de hu­me­dad, en en­tre­gas con pre­cio a fi­jar. Y al tri­go, en ge­ne­ral, lo ven­de­mos a al­gún mo­lino de la zo­na”. La so­ja es ven­di­da a acei­te­ras, a co­rre­do­res o a ex­por­ta­do­res en for­ma di­rec­ta.

Así son los Ger­go­let, pro­duc­to­res de ra­za que apren­die­ron a in­te­grar­se en to­das sus for­mas: agre­gan­do va­lor e in­cor­po­ran­do los co­no­ci­mien­tos fres­cos que apor­tan las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. t

LAS RO­TA­CIO­NES SON ES­TRIC­TAS, SIEM­PRE IN­CLU­YEN UN 30 POR CIEN­TO DE MAIZ Y UNAS 1.000 HEC­TA­REAS DE TRI­GO

JOR­GE Y JO­SE LUIS GER­GO­LET, EN PLE­NA TRILLA DE SO­JA EN EL SUR COR­DO­BES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.