LOS HON­GOS SE HA­CEN RE­SIS­TEN­TES

Pa­ra retrasar la apa­ri­ción de ce­pas re­sis­ten­tes a fun­gi­ci­das se de­be im­ple­men­tar prác­ti­cas in­te­gra­das.

Clarín - Revista Rural - - Portada - Mar­ce­lo Car­mo­na FITOPATOLO­GO DE LA UBA No­ta de la re­dac­ción: El ar­tícu­lo fue es­cri­to por Mar­ce­lo Car­mo­na jun­to a Francisco Sau­tua.

Pa­ra retrasar la apa­ri­ción de ce­pas pro­ble­má­ti­cas se de­be adop­tar prác­ti­cas in­te­gra­das.

El con­trol quí­mi­co de las en­fer­me­da­des es una de las me­di­das de ma­ne­jo más em­plea­das en la agri­cul­tu­ra, de­bi­do a que los fun­gi­ci­das se han con­ver­ti­do en una par­te in­te­gral de la pro­duc­ción efi­cien­te de ali­men­tos. En mu­chas oca­sio­nes la uti­li­za­ción de fun­gi­ci­das cons­ti­tu­ye una me­di­da efi­cien­te, rá­pi­da, prác­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te via­ble. Sin em­bar­go, y al igual de lo que su­ce­de con el uso de her­bi­ci­das e in­sec­ti­ci­das, las po­bla­cio­nes de hon­gos ob­je­to de con­trol pue­den ge­ne­rar re­sis­ten­cia, tor­nan­do a los in­su­mos fi­to­sa­ni­ta­rios des­ti­na­dos a la pro­tec­ción ve­ge­tal in­efi­cien­tes, ge­ne­ran­do gra­ves pro­ble­mas a los pro­duc­to­res, em­pre­sas y a la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral.

En sim­ples pa­la­bras “los hon­gos co­mien­zan a acos­tum­brar­se” a los fun­gi­ci­das. Es­te pro­ce­so se ex­pli­ca por el he­cho de que al­gu­nos in­di­vi­duos de la po­bla­ción fún­gi­ca lo­gran so­bre­vi­vir, mul­ti­pli­car­se y pro­pa­gar­se, a pe­sar de ha­ber si­do ex­pues­tos a la apli­ca­ción de un fun­gi­ci­da que nor­mal­men­te con­tro­la­ba a esa po­bla­ción.

A mo­do de ejem­plo, en Ar­gen­ti­na se ha in­for­ma­do so­bre fa­llas de con­trol de tria­zo­les so­bre la ro­ya de la hoja del tri­go (P. tri­ti­ci­na), la pér­di­da de sen­si­bi­li­dad in vi­vo de Py­ri­cu­la­ria gri­sea a mez­clas de fun­gi­ci­das y de Cer­cos­po­ra ki­ku­chii a car­ben­da­zim in vi­tro.

Pa­ra evi­tar o retrasar la apa­ri­ción de ce­pas fún­gi­cas re­sis­ten­tes a los fun­gi­ci­das se de­be­ría im­ple­men­tar en for­ma in­te­gra­da va­rias prác­ti­cas que, en re­su­men, con­sis­ten en:

Apli­car un fun­gi­ci­da so­lo cuan­do es ne­ce­sa­rio, de acuer­do con los um­bra­les de da­ño eco­nó­mi­co desa­rro­lla­dos y va­li­da­dos en el país.

No lle­gar tar­de, apli­car en el mo­men­to óp­ti­mo de acuer­do con la me­to­do­lo­gía cien­tí­fi­ca dis­po­ni­ble y siem­pre que sea ne­ce­sa­rio.

Usar mez­clas de prin­ci­pios ac­ti­vos con di­fe­ren­te me­ca­nis­mos bio­quí­mi­cos de ac­ción. Am­bos prin­ci­pios ac­ti­vos de­ben te­ner al­ta efi­cien­cia en el con­trol del o de los pa­tó­ge­nos que son ob­je­ti­vo de con­trol. El re­tra­so en la apa­ri­ción de re­sis­ten­cia me­dian­te la mez­cla de un fun­gi­ci­da de al­to ries­go con un fun­gi­ci­da de ba­jo ries­go se pro­du­ce por­que el fun­gi­ci­da de ba­jo ries­go dis­mi­nu­ye aún más el ta­ma­ño de la po­bla­ción del pa­tó­geno sen­si­ble y por lo tan­to el nú­me­ro de mu­tan­tes ge­ne­ra­dos por uni­dad de tiem­po, y por­que dis­mi­nu­ye la efi­cien­cia de in­fec­ción y por lo tan­to la pro­ba­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia de la ce­pa re­sis­ten­te.

Com­ple­men­tar los fun­gi­ci­das con in­duc­to­res de la re­sis­ten­cia (ej. qui­to­sa­nos, fos­fi­tos) y agen­tes de con­trol bio­ló­gi­co.

Al­ter­nar prin­ci­pios ac­ti­vos (en­tre y den­tro de un mis­mo me­ca­nis­mo bio­quí­mi­co de ac­ción).

Res­pe­tar las do­sis de mar­be­te y obe­de­cer las res­tric­cio­nes in­di­ca- das en los mis­mos. Tan­to el tiem­po de vi­da efec­ti­va de una mo­lé­cu­la gas­ta­do du­ran­te la fa­se de apa­ri­ción (emer­gen­cia), como el tiem­po em­plea­do du­ran­te la fa­se de se­lec­ción se pue­den ma­xi­mi­zar, pa­ra un nú­me­ro fi­jo de apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­das por es­ta­ción de cre­ci­mien­to del cul­ti­vo, me­dian­te el uso de la do­sis más ba­ja que pue­da pro­por­cio­nar un con­trol efi­caz de la en­fer­me­dad, es de­cir, la do­sis desa­rro­lla­da ex­pe­ri­men­tal­men­te du­ran­te no me­nos de tres cam­pa­ñas agrí­co­las, que es la in­di­ca­da por el fa­bri­can­te en el mar­be­te.

Cual­quier me­di­da que sig­ni­fi­que dis­mi­nuir do­sis o ha­cer apli­ca­cio­nes di­vi­di­das de­be ser com­pro­ba­da cien­tí­fi­ca­men­te en la­bo­ra­to­rio y a cam­po an­tes de ser re­co­men­da­da, y siem­pre den­tro de un pro­gra­ma de ma­ne­jo in­te­gra­do que im­pli­que mo­ni­to­reo de la re­sis­ten­cia de la po­bla­ción de ce­pas en la re­gión, uso de va­rie­da­des re­sis­ten­tes, ro­ta­ción de cul­ti­vos, tra­ta­mien­to de se­mi­llas efec­ti­vo y prác­ti­cas cul­tu­ra­les, en­tre otras me­di­das.

Ade­más es fun­da­men­tal desa­rro­llar un pro­gra­ma de mo­ni­to­reo de la sen­si­bi­li­dad de las po­bla­cio­nes de los pa­tó­ge­nos prin­ci­pa­les ob­je­to de con­trol, y de va­lo­ra­ción de la fun­gi­to­xi­ci­dad de las prin­ci­pa­les mo­lé­cu­las quí­mi­cas y de de­ter­mi­na­ción de do­sis óp­ti­mas a cam­po. A su vez, im­ple­men­tar un pro­gra­ma de ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des que in­clu­ya siem­bra de ge­no­ti­pos re­sis­ten­tes o to­le­ran­tes, ro­ta­cio­nes, uso de se­mi­lla li­bre de pa­tó­ge­nos, apli­ca­ción de prác­ti­cas cul­tu­ra­les, uti­li­za­ción de la nu­tri- ción como com­ple­men­to pa­ra el ma­ne­jo de en­fer­me­da­des, etc.

La apli­ca­ción in­te­gra­da de to­das es­tas me­di­das se­rá la cla­ve pa­ra po­der ma­xi­mi­zar la vi­da útil y la efi­cien­cia de uso de los prin­ci­pios ac­ti­vos fun­gi­ci­das ac­tual­men­te dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, du­ran­te el ma­yor pe­río­do de tiem­po, ga­ran­ti­zan­do la sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y am­bien­tal.

Sin em­bar­go, y una vez más, se de­ja cons­tan­cia que sin la adop­ción de las me­di­das de an­ti-re­sis­ten­cia den­tro de un pro­gra­ma de ma­ne­jo in­te­gra­do de en­fer­me­da­des, la his­to­ria vol­ve­rá a re­pe­tir­se: so­lo es cues­tión de tiem­po.

Se de­be res­pe­tar las do­sis de mar­be­te pa­ra ma­xi­mi­zar el tiem­po de vi­da de las mo­lé­cu­las

PRE­CI­SION. LAS APLI­CA­CIO­NES DE­BEN SER REA­LI­ZA­DAS EN EL MO­MEN­TO JUS­TO.

AME­NA­ZA REAL. CER­COS­PO­RA KI­KU­CHII YA MOS­TRO RE­SIS­TEN­CIA A CAR­BEN­DA­ZIM IN VI­TRO EN LA AR­GEN­TI­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.