¿CUAL ES LA UTI­LI­DAD REAL DE LOS DRO­NES EN EL CAM­PO?

In­ves­ti­ga­do­res de la Fau­ba y de Aa­crea es­tán ana­li­zan­do a fon­do las ven­ta­jas de es­ta he­rra­mien­ta.

Clarín - Revista Rural - - Tecnologia - FAU­BA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA) co­men­zó a rea­li­zar des­de 2015 una se­rie de en­sa­yos con dro­nes y di­fe­ren­tes sen­so­res so­bre cul­ti­vos de tri­go y maíz. El fo­co es­ta pues­to en “pa­sar un ta­miz a las tec­no­lo­gías”, co­no­cer real­men­te pa­ra qué sir­ven y có­mo po­drían con­tri­buir a la pro­duc­ción de ali­men­tos, y pro­yec­tar las ven­ta­jas que po­drían sig­ni­fi­car ha­cia el fu­tu­ro.

“En el pa­sa­do, en la agri­cul­tu­ra tra­ba­já­ba­mos ma­yor­men­te con im­ple­men­tos que se mo­vían so­bre la tie­rra. Aho­ra con­ta­mos con nue­vas he­rra­mien­tas que es­tán en el ai­re, los dro­nes, que se vie­nen a po­si­cio­nar co­mo com­ple­men­ta­rios de las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les”, di­jo Ga­briel Ting­hi­te­lla, do­cen­te de la cá­te­dra de Ce­rea­les de la FAU­BA y téc­ni­co de la Aso­cia­ción Argentina de Con­sor­cios Re­gio­na­les de Ex­pe­ri­men­ta­ción Agrí­co­la ( Aa­crea), quien lle­va ade­lan­te los en­sa­yos de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía.

El in­ves­ti­ga­dor con­si­de­ró que exis­ten usos po­ten­cia­les de los dro­nes que aún no fue­ron ex­plo­ra­dos y que po­drían ge­ne­rar un fuer­te im­pac­to en el agro pa­ra los pró­xi­mos años: “Po­drían te­ner in­ter­ven­cio­nes di­rec­tas so­bre los cul­ti­vos”, di­jo.

Ting­hi­te­lla vie­ne tra­ba­jan­do jun­to a otros do­cen­tes y te­sis­tas de la FAU­BA, téc­ni­cos de CREA, em­pren­de­do­res y desa­rro­lla­do­res de tec­no­lo­gías vin­cu­la­das con dro­nes y sen­so­res en en­sa­yos que co­men­za­ron a im­ple­men­tar­se so­bre lo­tes ex­pe­ri­men­ta­les de la FAU­BA el año pa­sa­do, con tri­go, y que con­ti­nua­ron du­ran­te 2016 con maíz.

Al res­pec­to, con­si­de­ró que aún que­da mu­cho por in­ves­ti­gar pa­ra co­no­cer los be­ne­fi­cios reales y po­ten­cia­les de es­ta he­rra­mien­ta: “La uti­li­dad de­pen­de de las ca­rac­te­rís­ti­cas del dron, de los sen­so­res que lle­ven mon­ta­dos y de lo que se bus­que sen­sar, así co­mo del mo­men­to del ci­clo del cul­ti­vo en el que se rea­li­za el vue­lo. A su vez, to­do es­ta in­flui­do por cues­tio­nes óp­ti­cas y agro­nó­mi­cas”.

Los en­sa­yos en Agro­no­mía

En 2015, Ting­hi­te­lla y su equi­po sem­bra­ron tri­go en la FAU­BA y lue­go uti­li­za­ron dro­nes de tres em­pre­sas pro­vis­tos de cá­ma­ras que per­mi­ten ver el ín­di­ce de ve­ge­ta­ción de di­fe­ren­cia nor­ma­li­za­da (NDVI, por sus si­glas en in­glés).

Es­te ín­di­ce no mi­de di­rec­ta­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos, pe­ro tie­nen una es­tre­cha re­la­ción con ella por­que per­mi­te iden­ti­fi­car la pre­sen­cia de ve­ge­ta­ción ver­de en la su­per­fi­cie, ca­rac­te­ri­zar su dis­tri­bu­ción espacial y la evo­lu­ción de su es­ta­do a lo lar­go del tiem­po res­pec­to del va­lor his­tó­ri­co.

En los en­sa­yos se bus­có ge­ne­rar he­te­ro­ge­nei­dad. Pa­ra ello se sem­bra­ron dis­tin­tos ge­no­ti­pos, con di­fe­ren­tes do­sis de fer­ti­li­zan­tes y de fun­gi­ci­das, e in­clu­so de rie­go. Las par­ce­las se mi­die­ron con va­rios sen­so­res: cá­ma­ras co­mu­nes y mul­ti­es­pec­tra­les mon­ta­das en dro­nes, ra­dió­me­tros, sen­so­res hi­per­es­pec­tra­les, green see­ker de mano y cá­ma­ras tér­mi­cas.

“Te­ne­mos el se­gui­mien­to del NDVI re­le­va­do con cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les a lo lar­go del ci­clo del cul­ti­vo de tri­go con di­fe­ren­tes re­so­lu­cio­nes es­pa­cia­les. Aho­ra es­ta­mos pro­ce­san­do las mues­tras pa­ra re­la­cio­nar las lec­tu­ras del ín­di­ce de ve­ge­ta­ción cap­tu­ra­das por los dro­nes con los pa­rá­me­tros agro­nó­mi­cos que re­le­vó Ma­ximi­liano Fa­bre, te­sis­ta de la ca­rre­ra de Agro­no­mía. Que­re­mos es­ta­ble­cer las co­rre­la­cio­nes en­tre lo que vie­ron las cá­ma­ras y la evo­lu­ción de los cul­ti­vos”, afir­mó.

Aun sin da­tos fi­na­les, Ting­hi­te­lla an­ti­ci­pó que me­dian­te es­tos es­tu­dios en­con­tra­ron bue­nas co­rre­la­cio­nes de los ni­ve­les de pro­tec­ción con fun­gui­ci­das y de­fo­lia­ción, así co­mo las do­sis de rie­go y las de fer­ti­li­zan­tes, con los re­gis­tros de NDVI y la pro­duc­ción de bio­ma­sa y el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos.

En 2016, so­bre el mis­mo lo­te an­te­rior­men­te ocu­pa­do por el tri­go, los in­ves­ti­ga­do­res de la FAU­BA sem­bra­ron maíz de se­gun­da. Se mi­die­ron do­sis y mo­men­tos de fer­ti­li­za­ción, den­si­da­des, tra­ta­mien­tos con fun­gui­ci­das y rie­go, en­tre otros as­pec­tos.

“Es­te es só­lo un en­sa­yo en la FAU­BA, pe­ro pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón. Es­pe­ra­mos de­tec­tar los usos más ro­bus­tos pa­ra ex­plo­rar­los más ex­haus­ti­va­men­te en la red CREA, en en­sa­yos de gran­des fran­jas a cam­po”, se­ña­ló, y des­ta­có ade­más la ayu­da del cuer­po do­cen­te de la cá­te­dra de Ce­rea­les pa­ra la rea­li­za­ción de los en­sa­yos, así co­mo de Ro­mán Se­rra­go, res­pon­sa­ble del cam­po ex­pe­ri­men­tal, y de los téc­ni­cos Juan Fuen­te y Ma­ximi­liano Ro­drí­guez.

Dro­nes ver­sus sa­té­li­tes

Ting­hi­te­lla ex­pli­có que los dro­nes son una tec­no­lo­gía com­ple­men­ta­ria a los sa­té­li­tes, por­que am­bos tie­nen as­pec­tos a fa­vor y en con­tra. En cuan­to a los dro­nes, des­ta­có al­gu­nas ven­ta­jas: “Po­dés vo­lar cuan­do que­rés, ar­más la geo­me­tría de la cap­tu­ra de la ima­gen co­mo que­rés, le das más o me­nos re­so­lu­ción en fun­ción de la al­tu­ra se­lec­cio­na­da. Ade­más po­dés re­pa­sar el lu­gar las ve­ces que quie­ras”. O sea, es­ta he­rra­mien­ta ofre­ce un gra­do de ver­sa­ti­li­dad que el sa­té­li­te no po­see.

No obs­tan­te, “con el dron no te­nés una geo­me­tría de cap­tu­ra de ima­gen fi­ja, que sí te­nés con el sa­té­li­te, que pa­sa to­dos los días por el mis­mo lu­gar, a la mis­ma al­tu­ra, con el mis­mo án­gu­lo de in­cli­na­ción cuan­do ha­ce la cap­tu­ra y a la mis­ma ve­lo­ci­dad”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta.

Rie­go a dis­tan­cia

En­tre las tec­no­lo­gías que vie­nen eva­luan­do en la FAU­BA hay al­gu­nas que per­mi­ti­rían, por ejem­plo, au­to­ma­ti­zar equi­pos de rie­go y con­tro­lar­los a dis­tan­cia.

En es­te sen­ti­do se vie­ne tra­ba­jan­do con los equi­pos de tres em­pre­sas: Less (que desa­rro­lla sen­so­res pa­ra me­dir hu­me­dad edá­fi­ca), Ki­li­mo (po­see un sis­te­ma pa­ra au­xi­liar la to­ma de de­ci­sio­nes res­pec­to del rie­go me­dian­te el se­gui­mien­to de ba­lan­ces hí­dri­cos sen­ci­llos en fun­ción de las con­di­cio­nes de ofer­ta y de­man­da de agua) y Bio­bot (que desa­rro­lló un con­tro­la­dor a dis­tan­cia). In­te­gra­dos, es­tos gru­pos tie­nen po­ten­cial pa­ra au­to­ma­ti­zar el rie­go y con­tro­lar­lo a dis­tan­cia.

“Ima­gi­na­te es­tar to­man­do un ca­fé en el ba­rrio de Ca­ba­lli­to y que en un cam­po de la pro­vin­cia de San Luis los sen­so­res de Less de­tec­ten que hay un 50 por cien­to del agua útil en el sue­lo. Vos se­teas­te la alar­ma de Ki­li­mo pa­ra que dis­pa­re la no­ti­fi­ca­ción cuan­do se lle­ga a ese um­bral y Bio­bot dis­pa­re el ac­tua­dor que con­tro­la la elec­tro­vál­vu­la que per­mi­te el pa­so de agua pa­ra el pi­vot de rie­go que atien­de ese lu­gar. En tu ce­lu­lar po­dría sal­tar un men­sa­je que di­ga: `¿Abri­mos el pi­vot X?´ Le das Ok y arran­ca el rie­go. O que di­rec­ta­men­te te lle­gue un men­sa­je que di­ce, ` Mi­rá que se abrió el pi­vot X´”, se en­tu­sias­mó Ting­hi­te­lla.

Equi­pos in­cu­ba­dos

Los dro­nes que sir­vie­ron pa­ra ha­cer los en­sa­yos de la FAU­BA fue­ron pro­vis­tos y vo­la­dos por desa­rro­lla­do­res de la ciu­dad de Ro­sa­rio, San­ta Fe, y de Bue­nos Aires. Una de es­tas em­pre­sas, EIWA, fue in­cu­ba­da en AA­CREA, don­de tra­ba­ja Ting­hi­te­lla, con el ob­je­ti­vo de for­mar un área de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca apli­ca­da.

“Cuan­do cree­mos que un te­ma es ne­ce­sa­rio es­tu­diar­lo más y la es­ca­la de lo­te a cam­po no sir­ve pa­ra un es­ta­dío ini­cial, es ne­ce­sa­rio ha­cer en­sa­yos en si­tua­cio­nes más con­tro­la­das, co­mo las que ofre­cen los cam­pos ex­pe­ri­men­ta­les de las uni­ver­si­da­des co­mo la FAU­BA”, ex­pli­ca.

“El en­sa­yo le sir­ve a los em­pren­de­do­res por­que con­tri­bu­ye a que desa­rro­llen sus pro­duc­tos y ser­vi­cios, al es­tu­dian­te pa­ra ha­cer su te­sis de gra­do en una nue­va tec­no­lo­gía con apli­ca­bi­li­dad po­ten­cial en el sec­tor agro­pe­cua­rio y a la FAU­BA, CREA y el sec­tor agro­pe­cua­rio en ge­ne­ral por­que nos po­ne a tra­ba­jar en la eva­lua­ción de una tec­no­lo­gía pa­ra pa­sar­le el ta­miz, pa­ra em­pe­zar a de­tec­tar pa­ra qué sir­ve y pa­ra qué no”, afir­mó.

De es­ta ma­ne­ra, con in­ter­ac­ción pú­bli­co-pri­va­da y sin apu­ro, las he­rra­mien­tas van ga­nan­do so­li­dez pa­ra ju­gar en pri­me­ra. t

EL INDICE DE VEGETACION ES­TA VIN­CU­LA­DO CON LA EVOLUCION DE DI­FE­REN­TES AS­PEC­TOS DE LOS CUL­TI­VOS

LOS DRO­NES SE COM­PLE­MEN­TAN CON LAS IMA­GE­NES SA­TE­LI­TA­LES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.