UNA NUE­VA HO­RA CO­MIEN­ZA

Los fa­bri­can­tes de ma­qui­na­ria es­pe­ran que se con­cre­te una bue­na co­se­cha pa­ra que los pro­duc­to­res in­vier­tan y que la in­dus­tria pue­da vol­ver a cre­cer.

Clarin - Revista Rural - - Nota De Tapa - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ade­más de ser una he­rra­mien­ta pro­duc­ti­va in­dis­pen­sa­ble, la ma­qui­na­ria agrí­co­la cons­ti­tu­ye una ver­da­de­ra in­dus­tria que em­pu­ja al cam­po ar­gen­tino, y en ese es­fuer­zo de per­se­ve­ran­cia e in­no­va­ción les da tra­ba­jo des­de ha­ce más de cien años a mu­chos pue­blos y ciu­da­des del in­te­rior del país. En ple­na eta­pa de tran­si­ción en­tre un ci­clo de su­per­vi­ven­cia y uno que pro­me­te cre­ci­mien­to pa­ra las em­pre­sas del sec­tor, Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta con­ver­só con al­gu­nos de sus protagonistas pa­ra co­no­cer sus ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des.

“Yo soy op­ti­mis­ta. El año pa­sa­do a es­ta al­tu­ra no es­tá­ba­mos ven­dien­do y se de­cía que no íba­mos a ven­der. Des­pués de eso iba de­re­cho a te­ra­pia por­que no ven­día y te­nía la ca­be­za he­cha un bo­li­lle­ro. Aho­ra la fra­se cam­bió, se di­ce que se va a ven­der, y ya se es­tá ven­dien­do”, afir­ma Nés­tor Cestari, un em­ble­ma de la lo­ca­li­dad de Co­lón, en el nor­te bo­nae­ren­se, a la som­bra de su stand en Expoagro, la fe­ria que mar­có el lan­za­mien­to de un nue­vo cli­ma de ne­go­cios agro­pe­cua­rios con ope­ra­cio­nes por 8.000 mi­llo­nes de pe­sos.

Lue­go Cestari re­cuer­da que des­de el con­flic­to por la re­so­lu­ción 125, en 2008, “la gen­te se fue re­tra­yen­do y de­jó de in­ver­tir”. “El re­nue­ve de má­qui­nas ha si­do mí­ni­mo, po­si­ble­men­te en má­qui­nas de gran por­te lo han he­cho, apro­ve­chan­do bue­nos cré­di­tos que han sa­li­do en ese mo­men­to, pe­ro en ge­ne­ral se les pu­so el én­fa­sis a las co­sas pro­ta­gó­ni­cas de la co­se­cha y no así al acom­pa­ña­mien­to, que es lo que no­so­tros ha­ce­mos”, afir­ma el fa­bri­can­te de tol­vas.

Y de­ta­lla que en los úl­ti­mos tres años per­dió en­tre un 15 y un 20 por cien­to de las ven­tas por año. “Lle­ga­mos a ven­der 600 uni­da­des y el año pa­sa­do ron­da­mos las 170 uni­da­des.Hay un re­tra­so im­por­tan­te en el re­cam­bio de nues­tro pro­duc­to”, ase­gu­ra.

Con él coin­ci­de Car­los Bo­sio, del de­par­ta­men­to de ven­tas y ser­vi­cios de Pie­ro­bon, otro fa­bri­can­te na­cio­nal que en los úl­ti­mos años re­mó con­tra la co­rrien­te. “Las ven­tas ca­ye­ron mu­cho, lo que se lo­gró ha­cer fue con mu­cho sa­cri­fi­cio, con al­gún plan de fi­nan­cia­ción por par­te de la em­pre­sa o con pro­duc­to­res

LA EXPORTACION AYU­DO A LAS EM­PRE­SAS A SO­BRE­VI­VIR, PE­RO IGUAL DEBIERON AJUS­TAR VA­RIA­BLES

que han po­di­do ob­te­ner al­gún cré­di­to -afir­ma Bos­sio-. Nues­tra em­pre­sa es­tá pre­pa­ra­da pa­ra pro­du­cir unas 350 sem­bra­do­ras anua­les, pe­ro em­pe­za­mos a de­caer has­ta pro­du­cir el año pa­sa­do ape­nas unas 25 má­qui­nas”.

La ex­por­ta­ción, en es­te es­ce­na­rio, fue el res­pi­ra­dor de mu­chos (Ver La Ex­por­ta­ción..., en Pá­gi­na 8), pe­ro igual Bos­sio ex­pli­ca que a la fir­ma de Cruz Al­ta, en el es­te cor­do­bés, no le que­dó otra al­ter­na­ti­va que tra­ba­jar con ho­ra­rios re­du­ci­dos, tres ve­ces por se­ma­na y por lo tan­to con re­duc­ción de suel­dos. Por su par­te, Cestari en­con­tró otra for­ma de so­bre­vi­vir: “No echa­mos a na­die ni sa­ca­mos ho­ras, lo que hi­ci­mos fue con­vo­car a la re­pa­ra­ción de uni­da­des, ha­cer tra­ba­jos pa­ra ter­ce­ros, di­ver­si­fi­car el uso de nues­tra ma­qui­na­ria”.

Una fir­ma con al­go más de es­pal­da pe­ro que tam­bién sin­tió el cim­bro­na­zo en las ven­tas fue Me­tal­for, la es­pe­cia­lis­ta en pul­ve­ri­za­do­ras con ba­se en Mar­cos Juá­rez, Cór­do­ba. “Ha­ce cua­tro años ven­día­mos unas 1100 pul­ve­ri­za­do­ras y el año pa­sa­do ron­da­mos las 650 má­qui­nas, prác­ti­ca­men­te un 50 por cien­to me­nos”, de­ta­lla Ja­vier Gras­so, ge­ren­te co­mer­cial de la em­pre­sa. Res­pec­to a las co­se­cha­do­ras, otra uni­dad de ne­go­cios im­por­tan­te pa­ra Me­tal­for, Gras­so di­ce que la gen­te ha in­cor­po­ra­do tec­no­lo­gías pe­ro ha caí­do mu­chí­si­mo la ven­ta de má­qui­nas. “El mer­ca­do de co­se­cha­do­ras se ha achi­ca­do te­rri­ble­men­te”.

En la mis­ma lí­nea es­tá Ge­rar­do Richiger, un sím­bo­lo de Sun­cha­les, en el cen­tro de San­ta Fe, quien ase­gu­ra que en los úl­ti­mos años las ven­tas de sus pro­duc­tos pa­ra el ma­ne­jo de las re­ser­vas fo­rra­je­ras han si­do muy se­lec­ti­vas. “Hoy el sec­tor más di­ná­mi­co en­tre nues­tros pro­duc­tos es el li­ga­do a la pro­duc­ción de car­ne. Las má­qui­nas pa­ra agri­cul­tu­ra tam­bién por­que cam­bió el pre­cio del maíz, la ren­ta­bi­li­dad de los gra­nos. El más cas­ti­ga­do de to­dos la­men­ta­ble­men­te si­gue sien­do el sec­tor le­che­ro, don­de no­so­tros te­ne­mos mu­chos clien­tes”, afir­ma el san­ta­fe­sino.

Pe­ro en un sec­tor co­mo es­te, los ma­los tiem­pos no son ex­cu­sa pa­ra dor­mir la sies­ta por­que la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca va a to­da ve­lo­ci­dad, y el que de­ja de apos­tar pier­de el tren. Por eso, Bo­sio ase­gu­ra que en Pie­ro­bon apro­ve­cha­ron el pa­ra­te pa­ra desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos, co­mo una em­bol­sa­do­ra y una sem­bra­do­ra nue­va. “No se ha de­ja­do de in­ver­tir en pro­yec­tos por­que den­tro de lo ma­lo hay que en­con­trar lo bueno, hoy po­de­mos en­fren­tar el mer­ca­do con nue­vas tec­no­lo­gías - di­ce-. Lo que ha avan­za­do mu­cho son las sem­bra­do­ras air drill, por­que son má­qui­nas de gran an­cho de la­bor, gran au­to­no­mía, re­la­ti­va­men­te sen­ci­llas. Ade­más, el sis­te­ma de ple­ga­do pa­ra el trans­por­te es al­go que el pro­duc­tor bus­ca mu­cho, la agi­li­dad pa­ra los cam­bios de la má­qui­na de un lo­te a otro o pa­ra el tras­la­do”.

Cestari, a pe­sar de te­ner un so­lo pro­duc­to, tam­po­co se de­jó es­tar. “Cree­mos que la tol­va, más allá de ser un pro­duc­to sim­ple pa­ra mu­chos, tie­ne mu­chas co­sas que se pue­den me­jo­rar, y no­so­tros es­ta­mos bien con­si­de­ra­dos en el ru­bro y ne­ce­si­ta­mos dar res­pues­tas cla­ras en el ser­vi­cio a la gen­te”, ase­gu­ra. Y ex­pli­ca que a las tol­vas ya se les pue­de po­ner ba­lan­zas que se con­tro­lan des­de un es­cri­to­rio des­de el mo­men­to en que la tol­va se po­ne en mar­cha. Con vis­tas a los pró­xi­mos años, di­ce que se va a vol­ver a pres­tar aten­ción a la com­pac­ta­ción de sue­los con el uso de neu­má­ti­cos de al­ta flo­ta­ción y de oru­gas. “Y to­do lo que es agi­li­dad de des­car­ga pa­ra que las co­se­cha­do­ras es­tén me­jor asis­ti­das, que ten­gan más diá­me­tro de des­car­ga, con me­nos re­vo­lu­cio­nes, me­nos ro­tu­ra de gra- nos… Son co­sas que pa­re­cen sim­ples pe­ro son pun­tua­les pa­ra el que vi­ve de es­ta he­rra­mien­ta”, di­ce.

Y si se ha­bla de tec­no­lo­gía, hoy no se pue­de de­jar de ha­blar de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Fer­nán Zampiero, ge­ren­te co­mer­cial de John Deere, afir­ma: “Las má­qui­nas son ca­da vez más gran­des e in­te­li­gen­tes, traen in­cor­po­ra­dos ca­da vez más ele­men­tos de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Ade­más traen trans­mi­sio­nes más so­fis­ti­ca­das pa­ra ha­cer más fá­cil to­da la ma­nio­bra­bi­li­dad”.

Un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria es An­drés Soto, de la fir­ma D& E, quien afir­ma que la Argentina ha adop­ta­do muy fuer­te­men­te la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. “El 95 por cien­to de las pul­ve­ri­za­do­ras au­to­pro­pul­sa­das sa­len con tec­no­lo­gía de pre­ci­sión, y ade­más sur­gen nue­vos pro­duc­tos y ne­go­cios to­do el tiem­po, la tec­no­lo­gía no tie­ne te­cho y es adic­ti­va”, di­ce. Su em­pre­sa, de­di­ca­da de lleno a las he­rra­mien­tas de pre­ci­sión co­mo pi­lo­tos au­to­má­ti­cos, mo­ni­to­res y dro­nes, tam­po­co es­ca­pó al achi­que. Soto di­ce que en los úl­ti­mos años las de­ci­sio­nes de in­ver­sión que­da­ron re­le­ga­das, y que si bien sus pro­duc­tos ge­ne­ran efi­cien­cia y aho­rro, no son pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. “Pe­ro co­mo la adop­ción ha si­do tan fuer­te, no es di­fí­cil que el pro­duc­tor vea que es­tas tec­no­lo­gías le van a ge­ne­rar aho­rro y le van a per­mi­tir ha­cer me­jor su tra­ba­jo”, acla­ra.

Al res­pec­to, Gras­so re­co­no­ce que la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión ha obli­ga­do a las em­pre­sas a agior­nar­se pa­ra se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vas. “Hoy, en una pul­ve­ri­za­do­ra lo mí­ni­mo que hay que te­ner es un ban­de­ri­lle­ro sa­te­li­tal que tra­ba­je con un sis­te­ma de ma­peo en pan­ta­lla a co­lor pa­ra que el clien­te vea el geo­po­si­cio­na­mien­to de su má­qui­na en el lo­te, y su­ma­do a eso, el cor­te au­to­má­ti­co por sec­ción, que ge­ne­ra una efi­cien­cia ma­yor de tra­ba­jo y una re­duc­ción del cos­to. La ter­ce­ra pa­ta de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión es el pi­lo­to au­to­má­ti­co. Ade­más vie­nen he­rra­mien­tas co­mo el weed see­ker, que por cos­to aun es­tá res­trin­gi­do a gran­des ex­ten­sio­nes y a zo­nas don­de es po­si­ble ha­cer bar­be­chos se­lec­ti­vos”, ex­pli­ca el ge­ren­te de Me­tal­for.

Otro ca­pí­tu­lo tec­no­ló­gi­co que sin du­das cre­ce­rá con fuer­za en los pró­xi­mos años es el rie­go, pe­ro

por su na­tu­ra­le­za, va a ne­ce­si­tar un apo­yo es­pe­cial de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. An­drés Butta es pro­pie­ta­rio de Pam­pa Rie­go, un fa­bri­can­te na­cio­nal que ya tie­ne equi­pos ins­ta­la­dos des­de Río Ne­gro has­ta Cha­co. “Em­pe­za­mos en 2011, en 2012 ha­bía un mer­ca­do muy de­man­dan­te y ven­di­mos 30 equi­pos, y los años si­guien­tes ven­di­mos diez equi­pos por año más al­go de ex­por­ta­ción, pe­ro te­ne­mos una fá­bri­ca que pue­de ha­cer un equi­po por día. No sa­lie­ron las co­sas co­mo las ha­bía­mos pen­sa­do. Es una tec­no­lo­gía que si no hay una po­lí­ti­ca de Go­bierno no pros­pe­ra”, ex­pli­ca.

Se­gún Butta, la Argentina vie­ne de te­ner una opor­tu­ni­dad muy gran­de, con pre­cios muy es­ti­mu­lan­tes, pe­ro no la su­po apro­ve­char.

POR LOS PLA­ZOS DEL NE­GO­CIO, EL RIE­GO ES UNA TECNOLOGIA QUE NE­CE­SI­TA POLITICAS DE ES­TA­DO PA­RA PROS­PE­RAR

“Te­nien­do re­cur­sos hí­dri­cos muy im­por­tan­tes so­mos el país desa­rro­lla­do agrí­co­la que me­nos im­por­tan­cia le ha da­do al rie­go. El rie­go le da la po­si­bi­li­dad al agri­cul­tor de que­dar­se en el cam­po, pe­ro la Argentina no ha desa­rro­lla­do nin­gu­na po­lí­ti­ca pa­ra acer­car­le esa he­rra­mien­ta al me­diano o pe­que­ño pro­duc­tor. No hay una po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra el rie­go”, afir­ma, y aña­de que el rie­go no es una in­ver­sión con pla­zos co­mo los de otras ma­qui­na­rias. “Una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de rie­go tie­ne tres es­tí­mu­los: cré­di­tos a lar­go pla­zo -25 años co­mo ha­cen Bra­sil y Uru­guay-, una des­gra­ba­ción im­po­si­ti­va, y sub­si­dios re­tor­na­bles. Por otro la­do el agua es un te­ma de ju­ris­dic­ción pro­vin­cial, por lo que de­be­ría ha­ber es­tí­mu­los pa­ra que las pro­vin­cias im­pul­sen el rie­go”, di­ce.

Hoy, la Argentina es­tá apro­ve- chan­do so­lo el 3 por cien­to del po­ten­cial to­tal de rie­go. Hay unas 500.000 hec­tá­reas con pi­vots y un mi­llón y me­dio de hec­tá­reas re­ga­dos pa­ra las eco­no­mías re­gio­na­les, en las que se­gún Butta se usa diez ve­ces más agua de la que se ten­dría que usar.

Pe­ro si se tra­ta de po­lí­ti­cas, los otros ac­to­res tam­bién es­tán es­pe­ran­do un em­pu­jón. Richiger ase­gu­ra que “no exis­te una po­lí­ti­ca in­dus­trial pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que le dan real­men­te va­lor agre­ga­do a to­da la ca- de­na de la agroin­dus­tria”. Y ha­ce el mea cul­pa del sec­tor: “Ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar po­lí­ti­cas, coor­di­nar­las y pre­sen­tar­las a ni­vel na­cio­nal. Hoy no lo es­ta­mos ha­cien­do, nues­tra re­pre­sen­ta­ción gre­mial no es­tá a la al­tu­ra”. En­tre los in­con­ve­nien­tes que po­drían ser re­suel­tos, el san­ta­fe­sino enu­me­ra: “Te­ne­mos una car­ga im­po­si­ti­va te­rri­ble: im­pues­to al che­que, impuestos na­cio­na­les, in­gre­sos bru­tos, impuestos pro­vin­cia­les… nos tra­tan de la mis­ma for­ma que pue­den tra­tar a un gru­po eco­nó­mi­co gi­gan­te. Hay que te­ner po­lí­ti­cas es­pe­cia­les pa­ra ge­ne­rar tra­ba­jo ge­nuino en el in­te­rior del país”.

Pe­ro sin ol­vi­dar­se de es­tas ma­te­rias pen­dien­tes, los fie­rre­ros ya sien­ten que so­plan vien­tos de cam­bio. Butta di­ce que el pro­duc­tor es­tá es­pe­ran­do que el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co es­té en su bol­si­llo y que se con­fir­me que hay fi­nan­cia­mien­to. Bo­sio ase­gu­ra que el áni­mo del pro­duc­tor ha cam­bia­do. “Ge­ne­ral­men­te cuan­do el pro­duc­tor es­tá va­rios años sin re­no­var su má­qui­na des­pués lle­ga el em­pu­je de la reno-

CO­SE­CHA. LA SO­JA QUE SE ES­TA TRILLANDO ARRO­JA RE­SUL­TA­DOS DES­PA­RE­JOS.

OLI­VER KHORN­BLITT

En los úl­ti­mos cua­tro años ca­ye­ron las ven­tas en to­dos los ru­bros de ma­qui­na­ria. A pe­sar del es­tan­ca­mien­to, la tec­no­lo­gía avan­zó de la mano de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Aho­ra el áni­mo del sec­tor cam­bió y se es­pe­ra que tras la co­se­cha vuel­van las in­ver­sio­nes.

LA IN­VER­SION EN EQUI­POS DE RIE­GO ES UNA DECISION DE LAR­GO PLA­ZO. HOY, LA ARGENTINA UTI­LI­ZA SO­LO EL 3% DEL AGUA PO­TA­BLE DIS­PO­NI­BLE.

OLI­VER KHORN­BLITT

MO­NI­TO­RES. LA AGRI­CUL­TU­RA DE PRECISION NO PA­RA, HOY EL 95% DE LAS PUL­VE­RI­ZA­DO­RAS LA TIE­NEN IN­COR­PO­RA­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.