POR EL CAM­BIO CLIMATICO

In­ves­ti­ga­do­res de la Fauba afir­man que la so­ja se tor­na­rá más sus­cep­ti­ble a los in­sec­tos.

Clarín - Revista Rural - - Sumario - FAUBA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Se­gún un in­ves­ti­ga­dor de la FAUBA, la so­ja se­rá más re­sis­ten­te a en­fer­me­da­des pe­ro me­nos to­le­ran­te a las pla­gas.

El Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal So­bre Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) in­for­mó au­men­tos dra­má­ti­cos de la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono (CO2) at­mos­fé­ri­co pa­ra lo que res­ta del si­glo XXI. Des­pués de pre­gun­tar­se có­mo eso afec­ta­rá la for­ma en que las plan­tas se de­fien­den de pla­gas y en­fer­me­da­des, in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA) en­con­tra­ron que la so­ja se­ría más sus­cep­ti­ble al ata­que de in­sec­tos y más re­sis­ten­te a las

EN LO QUE RES­TA DEL SI­GLO AU­MEN­TA­RA LA CONCENTRAC­ION DE DIOXIDO DE CAR­BONO EN LA ATMOSFERA

en­fer­me­da­des. Es­tos cam­bios im­pac­ta­rían en los ren­di­mien­tos del cul­ti­vo y ten­drían con­se­cuen­cias agro­nó­mi­cas y eco­ló­gi­cas.

Jor­ge Za­va­la, do­cen­te de la cá­te­dra de Bio­quí­mi­ca de la FAUBA, ex­pli­có que des­de ha­cía tiem­po se sa­bía que la so­ja cul­ti­va­da con ni­ve­les ele­va­dos de CO2 era más ata­ca­da por in­sec­tos que aque­lla que cre­cía con los ni­ve­les ac­tua­les, aun­que se des­co­no­cían las cau­sas. “Mis ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­ron un apor­te en es­te sen­ti­do: las de­fen­sas de las plan­tas con­tra la her­bi­vo­ría por pla­gas de­pen­den de una hor­mo­na lla­ma­da áci­do jas­mó­ni­co. Cuan­do las plan­tas cre­cen con al­tos ni­ve­les de CO2 at­mos­fé­ri­co, es­ta hor­mo­na de­ja de ac­tuar y los in­sec­tos tie­nen ‘luz ver­de’ pa­ra ata­car­las”, se­ña­ló. (co­mo oru­gas y chin­ches) y a al­gu­nas en­fer­me­da­des. Otro es el áci­do sa­li­cí­li­co, que en ge­ne­ral les brin­da re­sis­ten­cia con­tra las en­fer­me­da­des. La cues­tión es que es­tos dos com­pues­tos se com­por­tan de ma­ne­ra an­ta­gó­ni­ca: el au­men­to del sa­li­cí­li­co pro­vo­ca la dis­mi­nu­ción del jas­mó­ni­co. “Mis ex­pe­ri­men­tos de­mos­tra­ron que la so­ja era muy sus­cep­ti­ble al ata­que de in­sec­tos cuan­do con­te­nía mu­cho áci­do sa­li­cí­li­co, da­do que és­te in­hi­bía al jas­mó­ni­co. Es­to su­ce­día só­lo cuan­do el CO2 at­mos­fé­ri­co era al­to”, ex­pli­có Za­va­la.

Un in­for­me del IPCC pre­vé que en el año 2050, la con­cen­tra­ción de es­te gas de efec­to in­ver­na­de­ro au­men­ta­ría al­re­de­dor de 75% con res­pec­to al ni­vel ac­tual. A la luz de es­tas pre­dic­cio­nes, los ex­pe­ri­men­tos de Za­va­la ad­quie­ren gran re­le­van­cia agro­nó­mi­ca y eco­ló­gi­ca. “Los pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos con so­ja cre­cien­do con ele­va­do CO2 se rea­li­za­ron en la­bo­ra­to­rio, y pre­de­cían ren­di­mien­tos muy ele­va­dos”, ex­pli­ca.

Za­va­la reali­zó es­tu­dios pos­te­rio­res en con­di­cio­nes reales de cul­ti­vo en el SoyFACE (Soy­bean Free Air Con­cen­tra­tion En­rich­ment, en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois, Es­ta­dos Uni­dos). Se tra­ta de un sis­te­ma enor­me, a cam­po, con­tro­la­do por compu­tado­ras, don­de se pro­du­cen cul­ti­vos con al­to CO2 de siem­bra a co­se­cha, y allí se vio que ese efec­to ‘fer­ti­li­zan­te’ del gas se per­día. “No­so­tros en­con­tra­mos que la cau­sa eran los in­sec­tos: pre­fe­rían ali­men­tar­se de la so­ja que cre­cía en una at­mós­fe­ra con el ni­vel de CO2 pro­yec­ta­do pa­ra el año 2050”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor.

Lue­go aña­de que el ba­lan­ce en­tre am­bas hor­mo­nas tam­bién afec­ta a otras de­fen­sas de las plan­tas. “La so­ja po­see na­tu­ral­men­te cier­tas pro­teí­nas y com­pues­tos de­fen­si­vos ca­pa­ces de ‘cor­tar­le’ la di­ges­tión a los in­sec­tos y ani­ma­les que la in­gie­ran. Si se usa so­ja pa­ra ali­men­tar ani­ma­les, pri­me­ro hay que ‘des­ac­ti­var’ esos com­pues­tos con ca­lor. De lo con­tra­rio, pue­de traer­les ma­les­ta­res, dia­rreas, pro­ble­mas en el pán­creas y has­ta mor­tan­dad. Aho­ra bien, la so­ja cul­ti­va­da en con­di­cio­nes fu­tu­ras de CO2 po­see ni­ve­les mu­cho me­no­res de esos tó­xi­cos na­tu­ra­les y, por lo tan­to, las pla­gas pre­fie­ren ali­men­tar­se de es­tas plan­tas me­nos de­fen­di­das”.

“Uno es­pe­ra­ría que en po­cos años, las plan­tas sean más sus­cep­ti­bles al ata­que de in­sec­tos. Des­de el pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co, es­to va a im­pac­tar en va­rios ni­ve­les tró­fi­cos. Al dis­po­ner de más ali­men­to, las po­bla­cio­nes de in­sec­tos her­bí­vo­ros van a cre­cer, y es es­pe­ra­ble que tam­bién lo ha­gan las de sus enemi­gos. Es­te es un pun­to muy in­tere­san­te, ya que los de­pre­da­do­res lo­ca­li­zan a sus pre­sas a par­tir del ol­fa­to. Cuan­do las plan­tas son pi­ca­das o mor­di­das, li­be­ran cier­tos olo­res, y la emi­sión de esos olo­res tam­bién es­tán re­gu­la­dos por áci­do jas­mó­ni­co. En una at­mós­fe­ra fu­tu­ra, si es­ta hor­mo­na de­ja de ac­tuar, las pla­gas po­drían ali­men­tar­se con tran­qui­li­dad ya que sus de­pre­da­do­res no po­drían ubi­car­las”, pun­tua­li­zó el in­ves­ti­ga­dor.

Por ejem­plo, al au­men­tar la can­ti­dad de dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra, las avis­pas pa­rá­si­tas y otros in­sec­tos de­pre­da­do­res per­de­rían la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar a las pla­gas agrí­co­las.

Ac­tual­men­te, Jor­ge Za­va­la y su gru­po es­tán es­tu­dian­do có­mo es que los al­tos te­no­res de CO2 en la at­mós­fe­ra ge­ne­ran el au­men­to del áci­do sa­li­cí­li­co en las plan­tas. “Creemos que se re­la­cio­na con la fo­to­sín­te­sis, pe­ro por aho­ra no po­de­mos afir­mar­lo. Te­ne­mos ex­pe­ri­men­tos en mar­cha y es­pe­ra­mos po­der con­tar los re­sul­ta­dos en bre­ve”, ade­lan­tó.

De es­ta ma­ne­ra, con in­ves­ti­ga­cio­nes en­fo­ca­das en ca­da es­la­bón de la agri­cul­tu­ra, la pro­duc­ción de ali­men­tos po­drá adap­tar­se a los cam­bios que es­tán en mar­cha. t

ZA­VA­LA, DO­CEN­TE DE BIOQUIMICA DE LA FAUBA, CON LA SO­JA.

SU IN­CI­DEN­CIA EN LA OLEAGINOSA SERA MA­YOR, AFIR­MAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.