Clarín - Revista Rural - - No­ta De Ta­pa -

po­dría cre­cer en la pro­duc­ción en 25.000 me­tros cú­bi­cos por año”, afir­ma. Y agre­ga: “Hoy la pro­duc­ción de eta­nol an­hi­dro se des­ti­na en un 100 por cien­to al mer­ca­do in­terno, pa­ra el cor­te de las naf­tas que rea­li­zan las pe­tro­le­ras”.

Por su par­te Ma­nuel Ron, ma­na­ger de la fir­ma Bio4, acla­ra que los mer­ca­dos in­ter­nos son el gran mó­vil de los pro­duc­to­res de eta­nol ya que “hoy la Ar­gen­ti­na im­por­ta gas y no hay ma­yor ca­pa­ci­dad de re­fino de naf­tas”.

Bio4 es una em­pre­sa for­ma­da por un gru­po de pro­duc­to­res agrí­co­las de la zo­na de Río Cuar­to cu­ya pri­me­ra apues­ta, con el ob­je­ti­vo de agre­gar­le va­lor al maíz, fue la pro­duc­ción de eta­nol y de su sub­pro­duc­to, la bur­lan­da hú­me­da. “En es­te con­tex­to es­ta­mos pen­san­do en el cre­ci­mien­to del bio­eta­nol, por un la­do, y bus­can­do nue­vos ne­go­cios de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca a par­tir de bio­ma­sa -di­ce Ron-. La in­te­gra­ción ga­na­de­ra es una ex­ce­len­te ac­ti­vi­dad pa­ra di­ver­si­fi­car”.

Con un mer­ca­do in­terno de enor­me po­ten­cial y la ven­ta­ja de in­te­grar­se bien con otras ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias, el eta­nol tie­ne

CON UN MER­CA­DO IN­TERNO DE ENOR­ME PO­TEN­CIAL, EL ETA­NOL TIE­NE TO­DAS LAS DE GA­NAR EN LOS PRO­XI­MOS AÑOS

to­das las de ga­nar en los pró­xi­mos años. Un po­co más com­ple­ja pa­re­ce ser la si­tua­ción del bio­dié­sel, ela­bo­ra­do a par­tir del acei­te de so­ja, cu­ya suer­te es­tá más ata­da a las de­ci­sio­nes del Go­bierno.

Se­gún un in­for­me di­fun­di­do re­cien­te­men­te por la Bol­sa de Ce­rea­les de Cór­do­ba, en­tre el bio­dié­sel y el bio­eta­nol, la pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles subió 32 por cien­to en la pri­me­ra par­te del año, con una ba­ja en la par­ti­ci­pa­ción del eta­nol que pa­só del 26,7 por cien­to del to­tal a 21,5 por cien­to. Se tra­ta del pri­mer re­tro­ce­so de la par­ti­ci­pa­ción del eta­nol en seis años, pe­ro pro­ba­ble­men­te se de­ba a que el bio­dié­sel es­tu­vo muy es­tan­ca­do du­ran­te ese pe­rio­do, en gran par­te de­bi­do a las po­lí­ti­cas del Go­bierno an­te­rior y a las res­tric­cio­nes apli­ca­das por la Unión Eu­ro­pea.

En 2016, se­gún la Bol­sa cor­do­be­sa, el bio­dié­sel tu­vo un cre­ci­mien­to in­ter­anual de 35 por cien­to im­pul­sa­do por las ex­por­ta­cio­nes a los Es­ta­dos Uni­dos. Clau­dio Mo­li­na, di­rec­tor de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Bio­com­bus­ti­bles e Hi­dró­geno, afir­ma que el pre­sen­te año ha si­do en pro­me­dio me­jor que el an­te­rior, fun­da­men­tal­men­te por el sig­ni­fi­ca­ti­vo cre­ci­mien­to de la de­man­da de Es­ta­dos Uni­dos, país don­de se re­gis­tra un im­por­tan­te ni­vel de in­cen­ti­vos pa­ra el bio­die­sel que lo ha­cen com­pe­ti­ti­vo a pe­sar de los ba­jos pre­cios que re­gis­tra el ga­soil mi­ne­ral. “Ello ha per­mi­ti­do un au­men­to de la uti­li­za­ción de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da. La pro­duc­ción se ubi­ca­rá du­ran­te 2016 por en­ci­ma de 2,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das, con ex­por­ta­cio­nes su­pe­rio­res a 1,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das y un con­su­mo in­terno cer­cano a un mi­llón de to­ne­la­das”, de­ta­lla.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da pa­ra pro­du­cir bio­die­sel en el país es del or­den de 4,6 mi­llo­nes de to­ne­la­das, y en pro­me­dio se uti­li­za­rá esa ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en un 55 por cien­to, mien­tras que el año pa­sa­do se uti­li­zó en so­lo un 40 por cien­to. “En el mer­ca­do in­terno hay que des­ta­car que el pe­río­do com­pren­di­do en­tre di­ciem­bre de 2015 y fe­bre­ro de 2016 ha si­do muy ne­ga­ti­vo pro­duc­to del im­pac­to de la de­va­lua­ción so­bre pre­cio y con­su­mo de bio­die­sel. En es­tos mo­men­tos, la de­man­da de bio­die­sel en el mer­ca­do in­terno es­tá prác­ti­ca­men­te ame­se­ta­da”, di­ce Mo­li­na.

¿Cuál pue­de ser, en es­te con­tex­to, el im­pac­to a cor­to pla­zo del re­cien­te fa­llo de la OMC so­bre las ven­tas de bio­die­sel ar­gen­tino a la UE? Por el mo­men­to, se­gún el di­rec­tor de la Aso­cia­ción de Bio­com- bus­ti­bles, “es una ex­ce­len­te se­ñal de mer­ca­do que ra­ti­fi­ca que el re­cla­mo ar­gen­tino es só­li­do. Sin em­bar­go, a par­tir de 2017 la re­com­po­si­ción del mer­ca­do eu­ro­peo pa­ra las ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas de bio­die­sel se­rá muy len­to”.

Es de­cir que pa­ra el bio­dié­sel ar­gen­tino el pa­no­ra­ma no es na­da sen­ci­llo. El mer­ca­do eu­ro­peo tar­da­rá tiem­po en re­com­po­ner­se y el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano es, sin du­das, el más im­por­tan­te, se­gui­do de Pe­rú, don­de tam­bién se es­tá tra­mi­tan­do una cau­sa por dum­ping, ya que ese país bus­ca res­trin­gir el in­gre­so del bio­com­bus­ti­ble ar­gen­tino.

Con­sul­ta­do so­bre la po­lí­ti­ca del Go­bierno ac­tual so­bre la pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles, Mo­li­na es ca­te­gó­ri­co. “En mi opi­nión y has­ta el mo­men­to, la úni­ca área del Go­bierno Na­cio­nal que ha mos­tra­do un com­pro­mi­so in­con­di­cio­nal con el desa­rro­llo de los bio­com­bus­ti­bles ha si­do el Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria”, afir­ma.

Lue­go ar­gu­men­ta: “A la fe­cha de es­ta no­ta no se ha eli­mi­na­do el ré- gi­men de re­ten­cio­nes mó­vi­les del bio­dié­sel es­ta­ble­ci­do por De­cre­to 1719/12, que tan­tos pro­ble­mas ge­ne­ró a la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra (a pe­sar que el Go­bierno Na­cio­nal pro­me­tió fi­jar en ce­ro es­tas re­ten­cio­nes). Si ana­li­za­mos las os­ci­la­cio­nes men­sua­les que han pre­sen­ta­do las alí­cuo­tas de de­re­chos de ex­por­ta­ción del bio­die­sel, es evi­den­te que las mis­mas no son ra­zo­na­bles, he­cho que tam­bién se ve­ri­fi­có en va­rias oca­sio­nes con las va­ria­cio­nes men­sua­les en el pre­cio es­ta­ble­ci­do pa­ra la com­pra­ven­ta en el mer­ca­do in­terno, des­ti­na­da a aten­der el man­da­to de cor­te de ga­soil con bio­dié­sel, pro­ble­ma que afec­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a los pro­duc­to­res de bio­dié­sel que abas­te­cen a es­te mer­ca­do”.

Mo­li­na ad­vier­te que des­de 2014 a las com­pa­ñías pe­tro­le­ras in­te­gra­das que ope­ran en el mer­ca­do in­terno les con­vie­ne des­ti­lar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de pe­tró­leo de pro­duc­ción na­cio­nal, que in­gre­sa a sus plan­tas a un pre­cio de trans­fe­ren­cia muy ele­va­do en tér­mi­nos de pre­cios in­ter­na­cio­na­les. “En ge­ne­ral, a to­das las com­pa­ñías pe­tro­le­ras que ope­ran en el downs­tream les con­vie­ne im­por­tar pe­tró­leo cru­do an­tes que su­mar más bio­com­bus­ti­bles a su ofer­ta. En es­te con­tex­to, re­sul­ta evi­den­te que has­ta la fe­cha, el Mi­nis­te­rio de Ener­gía ha de­te­ni­do el cre­ci­mien­to del bio­dié­sel en el mer­ca­do in­terno”, de­ta­lla.

¿El con­tex­to y las po­lí­ti­cas ac­tua­les tien­den a fa­vo­re­cer más la pro­duc­ción de otros ti­pos de ener­gías re­no­va­bles? Al res­pec­to, Mo­li­na ase­gu­ra: “No ten­go du­das que el Mi­nis­te­rio de Ener­gía es­tá muy com­pro­me­ti­do con el desa­rro­llo de la ener­gía eó­li­ca y so­lar, pres­tan­do po­ca aten­ción al desa­rro­llo de otras ener­gías re­no­va­bles que le ase­gu- ren po­ten­cia en fir­me”.

Ha­ce po­cas se­ma­nas, a tra­vés del Plan Re­no­vAr, el Mi­nis­te­rio de Ener­gía lan­zó la li­ci­ta­ción de 1.000 me­ga­va­tios (MW) en pro­yec­tos de ener­gía re­no­va­ble. Los re­sul­ta­dos ge­ne­ra­ron cier­ta po­lé­mi­ca en­tre los en­ten­di­dos, es­pe­cial­men­te en los sec­to­res li­ga­dos al cam­po, ya que el seg­men­to asig­na­do al bio­gás, una de las po­si­bi­li­da­des pro­duc­ti­vas del agro, fue só­lo de 15 MW. Las ener­gías so­lar y la eó­li­ca, mien­tras tan­to, re­ci­bie­ron cu­pos de 600 y 300 MW res­pec­ti­va­men­te.

Pa­ra Ron, las prin­ci­pa­les opor­tu­ni­da­des de pro­duc­ción, jus­ta­men­te, es­tán en el bio­gás y en la bio­ma­sa pa­ra com­bus­tión. ”Son dos áreas don­de atra­sa­mos mu­chí­si­mo -afir­ma-. La po­lí­ti­ca del Go­bierno ac­tual fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de ener­gías re­no­va­bles, pe­ro de­be­rán ajus­tar el mar­co re­gu­la­to­rio si desean que las bio­ener­gías se ex­pan­dan co­mo en otros paí­ses”. Bio4 ya tie­ne un ojo pues­to en pro­yec­tos vin­cu­la­dos a esa fuen­te ener­gé­ti­ca, al igual que ACA, que en el cria­de­ro de cer­dos Yan­que­truz, ubi­ca­do en la lo­ca­li­dad de Juan Lle­re­na, pro­vin­cia de San Luis, pro­du­ce ener­gía eléc­tri­ca con bio­ma­sa y los pu­ri­nes de los cer­dos. Allí, la com­pa­ñía tie­ne cua­tro bio­di­ges­to­res ins­ta­la­dos con una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de 1,3 MWh.

Hoy en la Ar­gen­ti­na exis­ten 100 plan­tas de desa­rro­llo de bio­gás. En el ám­bi­to agro­pe­cua­rio es fa­mo­so, por ejem­plo, el ca­so del feed­lot

Vic­tor Ac­cas­te­llo Asoc. de Coo­pe­ra­ti­vas Ar­gen­ti­nas

Es una fa­la­cia con­tra­po­ner ali­men­to o ener­gía

Ma­nuel Ron Ma­na­ger de Bio4

Ha­cen fal­ta po­lí­ti­cas de pro­mo­ción es­pe­cí­fi­ca

Clau­dio Mo­li­na Aso­cia­ción Arg. de Bio­com­bus­ti­bles

Los bio­com­bus­ti­bles lle­ga­ron pa­ra que­dar­se

Mi­guel Al­ma­da Di­rec­tor de Pro­yec­to Pro­bio­ma­sa

La bio­ma­sa ga­ran­ti­za po­ten­cia fir­me LAS ENER­GIAS SO­LAR Y EO­LI­CA FUE­RON LAS GA­NA­DO­RAS EN LA LI­CI­TA­CION DEL GO­BIERNO PA­RA LA ENER­GIA RE­NO­VA­BLE

“La Mi­cae­la”, que trans­for­ma to­dos sus efluen­tes en elec­tri­ci­dad pa­ra pro­veer a la lo­ca­li­dad de Car­los Te­je­dor, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Pe­ro el bio­gás y la ge­ne­ra­ción de ener­gía a par­tir de bio­ma­sa no pa­re­cen ser prio­ri­ta­rios pa­ra el Go­bierno. Igual­men­te, exis­te el Pro­yec­to pa­ra la pro­mo­ción de la ener­gía de­ri­va­da de bio­ma­sa, Pro­bio­ma­sa, una ini­cia­ti­va de los Mi­nis­te­rios de Agroin­dus­tria y de Ener­gía y Mi­ne­ría con la asis­ten­cia téc­ni­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO).

“Pro­bio­ma­sa es una pla­ta­for­ma pa­ra ar­ti­cu­lar sec­to­res in­tere­sa­dos en ex­pan­dir el uso de la bio­ma­sa pa­ra ener­gía”, ex­pli­ca Mi­guel Al-

LA BUR­LAN­DA HU­ME­DA, SUB­PRO­DUC­TO DEL ETA­NOL, TIE­NE UN MER­CA­DO EN LA PRO­DUC­CION ANI­MAL

ma­da, di­rec­tor del pro­yec­to.

“La bio­ma­sa con­tri­bu­ye en ca­si 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das equi­va­len­te pe­tró­leo en la ma­triz ener­gé­ti­ca na­cio­nal, y ese vo­lu­men po­dría lle­gar a 37 mi­llo­nes, o sea, seis ve­ces más. Al sec­tor eléc­tri­co la bio­ma­sa apor­ta hoy ape­nas el 0,11 por cien­to”, ex­pli­ca Al­ma­da, y aña­de: “La bio­ma­sa, a di­fe­ren­cia de las otras ener­gías re­no­va­bles, ga­ran­ti­za po­ten­cia fir­me. Es un ex­ce­len­te com­ple­men­to pa­ra otros ti­pos de pro­yec­tos”.

A fin de cuen­tas exis­te un con­sen­so so­bre el cre­ci­mien­to -len­to o rá­pi­do- de las bio­ener­gías. En­ton­ces, en es­te con­tex­to, ca­be pre­gun­tar­se: ¿Si­gue es­tan­do vi­gen­te el de­ba­te que con­tra­po­ne la pro­duc­ción de ali­men­tos con la pro­duc­ción de ener­gía? Ron afir­ma que “el de­ba­te per­dió mu­cho sen­ti­do por­que la gen­te va com­pren­dien­do que es tan éti­co ha­cer ga­seo­sas, whisky o bio­eta­nol a par­tir del maíz”. Y Ac­cas­te­llo agre­ga: “El bio­eta­nol pro­du­ci­do por AcaBio, es el al­mi­dón del grano de maíz, que a tra­vés de un pro­ce­so quí­mi­co-bio­ló­gi­co se trans­for­ma en al­cohol. Los res­tan­tes com­po­nen­tes del grano de maíz -pro­teí­na, ma­te­ria gra­sa, mi­ne­ra­les, etc.– son los gra­nos des­ti­la­dos que se des­ti­nan a la ali­men­ta­ción ani­mal, pro­duc­tos co­no­ci­dos co­mo DDGS y bur­lan­da con­su­mi­dos por va­cas, cer­dos y aves. Por lo tan­to, es una fa­la­cia de­cir ali­men­to o ener­gía, cuan­do en reali­dad se tra­ta de una in­dus­tria que pro­du­ce tan­to ener­gía co­mo ali­men­tos”.

Pe­ro se­gún Mo­li­na, en el ám­bi­to mun­dial el de­ba­te si­gue ins­ta­la­do y apun­ta fun­da­men­tal­men­te a la trans­for­ma­ción de maíz en bio­eta­nol. “Di­cho de­ba­te es­tá mo­to­ri­za­do fun­da­men­tal­men­te por pre­jui­cios o in­tere­ses con­tra­rios al desa­rro­llo de los bio­com­bus­ti­bles. El mis­mo no to­ma en cuen­ta el efec­to que los ele­va­dos pre­cios del pe­tró­leo han oca­sio­na­do en la eco­no­mía mun- dial en ge­ne­ral y so­bre los cos­tos agro­ga­na­de­ros en par­ti­cu­lar, ni el he­cho de que me­nos del 4 por cien­to de la su­per­fi­cie agrí­co­la mun­dial se ocu­pa con cul­ti­vos que lue­go, y muy par­cial­men­te, se trans­for­man pa­ra la pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles –mien­tras par­te de los mis­mos, sea co­mo pro­duc­tos prin­ci­pa­les, co­pro­duc­tos o sub­pro­duc­tos se em­plean pa­ra pro­duc­tos ali­men­ti­cios o fo­rra­jes-”, di­ce Mo­li­na.

Lue­go agre­ga que en el de­ba­te tam­po­co se con­si­de­ra la ba­ja par­ti­ci­pa­ción del cos­to de los com­mo­di- ties agrí­co­las trans­for­ma­dos en ali­men­tos ver­sus el pre­cio fi­nal de és­tos al con­su­mi­dor, ni la cues­tión de fon­do re­fe­ri­da al ham­bre que se re­gis­tra en el mun­do, “la que se vin­cu­la con un pro­ble­ma his­tó­ri­co de ma­la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y la exis­ten­cia de pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les en las po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das al res­pec­to”.

A pe­sar de re­mar­car los pre­jui­cios que en­fren­ta en el plano glo­bal y las di­fi­cul­ta­des de la co­yun­tu­ra lo­cal, Mo­li­na se mues­tra op­ti­mis­ta res­pec­to del de­ve­nir de los bio­com­bus­ti­bles y les au­gu­ra un avan­ce a pa­so fir­me. “Los bio­com­bus­ti­bles en ge­ne­ral y el bio­die­sel en par­ti­cu­lar lle­ga­ron pa­ra que­dar­se, y en el mar­co de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por Ar­gen­ti­na al fir­mar en abril pa­sa­do, en la ONU, el acuer­do de­ri­va­do de la COP21 –Pa­rís, 2015, el fu­tu­ro de los mis­mos en nues­tro país es bueno, al igual que lo es en el mun­do”, di­ce.

El es­pe­cia­lis­ta re­mar­ca que el rol de los bio­com­bus­ti­bles es fa­ci­li­tar un cam­bio de pa­ra­dig­ma ha­cia las ener­gías re­no­va­bles. “En la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, los bio­com­bus­ti­bles re­pre­sen­tan una ex­ce­len­te

op­ción -acla­ra-. Si bien nue­vas tec­no­lo­gías co­mo la del vehícu­lo eléc­tri­co o del hi­dró­geno, pue­den ame­na­zar a los bio­com­bus­ti­bles, la ma­si­va im­ple­men­ta­ción de las mis­mas de­mo­ra­rá mu­chos años y ade­más, los bio­com­bus­ti­bles pue­den te­ner un lu­gar en el pro­ce­so de ge­ne­ra­ción de hi­dró­geno, por ejem­plo”.

Pa­ra Mo­li­na, las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra los bio­com­bus­ti­bles es­tán da­das por “la re­pe­ti­ción de po­lí­ti­cas errá­ti­cas, que pa­san de la eu­fo­ria a su ne­ga­ción o in­di­fe­ren­cia, co­mo ocu­rrió en Ar­gen­ti­na des­de 2012 a la fe­cha. Es fun­da­men­tal que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas si­gan sos­te­nien­do a los bio­com­bus­ti­bles, emi­tien­do se­ña­les cla­ras a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, ade­más de ge­ne­rar es­ta­bi­li­dad en las re­glas de jue­go”.

Al res­pec­to, Ron opi­na que en ma­te­ria de bio­com­bus­ti­bles la Ar­gen­ti­na es un país lí­der a ni­vel mun­dial, so­lo su­pe­ra­do por unos po­cos. Pe­ro acla­ra que des­de la ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca re­no­va­ble que­da mu­chí­si­mo por ha­cer. “Ar­gen­ti­na, con su po­ten­cial agro­pe­cua­rio, po­dría ser lí­der y aún no hay en el Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­ne­ría una con­cien­cia de es­te po- ten­cial agroe­ner­gé­ti­co. Ima­gino un fu­tu­ro bri­llan­te, don­de los pro­duc­to­res di­ver­si­fi­quen su in­ver­sión y con­tri­bu­yan a la me­jo­ra am­bien­tal. Pe­ro pa­ra eso ha­cen fal­ta po­lí­ti­cas de pro­mo­ción es­pe­cí­fi­ca”, re­mar­ca el em­pre­sa­rio de Río Cuar­to.

Ac­cas­te­llo coin­ci­de con él y po­ne sus fi­chas en el fu­tu­ro. “El eta­nol ar­gen­tino pro­du­ci­do a par­tir de maíz tie­ne una gran opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to, es ener­gía re­no­va- ble y tie­ne un ba­lan­ce am­bien­tal muy fa­vo­ra­ble res­pec­to al com­bus­ti­ble de ori­gen fó­sil. Si el Go­bierno acier­ta con el nue­vo mar­co ju­rí­di­co que re­gu­la­rá la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción del bio­eta­nol, con au­men­tos fu­tu­ros del por­cen­ta­je de cor­te de las naf­tas (Bra­sil y Pa­ra­guay cor­tan las naf­tas con un 25 por cien­to de eta­nol), las in­ver­sio­nes que re­que­ri­rán los ma­yo­res vo­lú­me­nes de eta­nol a ela­bo­rar se con­cre­ta­rán en Ar­gen­ti­na”.

BRA­SIL Y PA­RA­GUAY COR­TAN LAS NAF­TAS CON UN 25 POR CIEN­TO DE ETA­NOL, LA AR­GEN­TI­NA, CON UN 12 POR CIEN­TO

LA CO­SE­CHA CRE­CE­RIA EN­TRE 5 Y 10 MI­LLO­NES DE TO­NE­LA­DAS ES­TE AÑO.

BIO­DI­GES­TO­RES. LA TRANS­FOR­MA­CION DE ES­TIER­COL O BIO­MA­SA EN ELEC­TRI­CI­DAD AUN TIE­NE PO­CO DESA­RRO­LLO EN EL PAIS, PE­RO EL PO­TEN­CIAL ES ENOR­ME.

LA LI­CI­TA­CION DEL GO­BIERNO PA­RA ENER­GIAS RE­NO­VA­BLES FA­VO­RE­CIO A LAS ENER­GIAS EO­LI­CA Y SO­LAR.

ACABIO. EL AÑO PA­SA­DO, DES­DE LA PLAN­TA DE VI­LLA MA­RIA SA­LIE­RON 128.000 M3 DE ETA­NOL PA­RA LAS PE­TRO­LE­RAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.