Có­mo en­ca­ran la cam­pa­ña 2018/19 los pro­duc­to­res

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El fra­ca­so de la úl­ti­ma co­se­cha por ra­zo­nes cli­má­ti­cas de­jó si­tua­cio­nes des­pa­re­jas en las em­pre­sas de to­do el país. Có­mo se aco­mo­dan y qué fac­to­res in­ci­den en la to­ma de de­ci­sio­nes de los pro­duc­to­res de ca­ra a una nue­va cam­pa­ña que po­dría mar­car la re­cu­pe­ra­ción.

Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta con­ver­só con pro­duc­to­res agrí­co­las y ase­so­res de di­ver­sas zo­nas pa­ra sa­ber có­mo que­da­ron pa­ra­dos tras la ac­ci­den­ta­da cam­pa­ña 2017/18, có­mo en­ca­ran la que aca­ba de em­pe­zar y cuá­les son las es­tra­te­gias pa­ra avan­zar a pa­so fir­me en el me­diano y lar­go pla­zo.

Ha­ce po­co más de un año, con el re­gre­so de­fi­ni­ti­vo de los cul­ti­vos de in­vierno a las ro­ta­cio­nes y una al­ta in­ten­ción de siem­bra de cul­ti­vos de ve­rano, es­ta­ba to­do da­do pa­ra que el cam­po en­ca­ra­ra una nue­va cam­pa­ña ré­cord. Pe­ro, se sa­be, la agri­cul­tu­ra es­tá sig­na­da por los im­pon­de­ra­bles. Pri­me­ro, las per­sis­ten­tes llu­vias de fin de oto­ño agua­ron la siem­bra de tri­go obli­gan­do a un im­por­tan­te re­cor­te del área, y más tar­de una bru­tal se­quía y lue­go la inun­da­ción gol­pea­ron a los cul­ti­vos es­ti­va­les en la ma­yo­ría de las re­gio­nes pa­ra de­rri­bar el en­tu­sias­mo ini­cial y dar co­mo re­sul­ta­do la peor co­se­cha de los úl­ti­mos años. La so­ja tu­vo una es­tre­pi­to­sa caí­da de 22 mi­llo­nes de to­ne­la­das res­pec­to a la cam­pa­ña an­te­rior y lle­gó ape­nas a los 35 mi­llo­nes de to­ne­la­das, el me­nor vo­lu­men des­de la cam­pa­ña 2008/9. Por su par­te el maíz fre­nó seis años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to y ca­yó al ni­vel de pro­duc­ción de la cam­pa­ña 2012/13: 32 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Por su­pues­to que el efec­to fue des­pa­re­jo, el cli­ma gol­peó más a al­gu­nas zo­nas que a otras. Ade­más, los más pro­li­jos con la ges­tión co­mer­cial lo­gra­ron amor­ti­guar el gol­pe su­fri­do en los rin­des capturando pre­cios atrac­ti­vos, pe­ro aun así la con­se­cuen­cia ac­tual es, en ge­ne­ral, una si­tua- ción de es­tre­chez fi­nan­cie­ra. Es que la de­va­lua­ción que vol­vió más ju­go­so el va­lor de los gra­nos en el mer­ca­do lo­cal tam­bién em­pu­jó ha­cia arri­ba los cos­tos pa­ra la pró­xi­ma apues­ta. Y la es­pal­da de las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes, de pron­to, se hi­zo más an­gos­ta.

“Pen­san­do en em­pre­sas cu­ya ac­ti­vi­dad prin­ci­pal es la agri­cul­tu­ra, hu­bo mu­cha dis­pa­ri­dad de ren­di­mien­tos en­tre zo­nas, ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes muy di­fe­ren­tes. Re­gio­nes co­mo el sud­es­te de Bue­nos Ai­res, par­te del oes­te y la re­gión del NEA tu­vie­ron en ge­ne­ral bue­na pro­duc­ción y ren­ta­bi­li­dad po­si­ti­va. Re­gio­nes co­mo En­tre Ríos o el cen­tro nor­te y el sud­oes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, o el no­res­te de La Pam­pa, fue­ron afec­ta­das por las llu­vias -por ex­ce­so o por de­fec­to se­gún el mo­men­to- con lo cual los rin­des fue­ron muy ba­jos y la ren­ta ne­ga­ti­va so­bre cam­pos arren­da­dos”, de­ta­lla el con­sul­tor de em­pre­sas agrope­cua­rias Teo Zorraquín. Y aña­de: “En fun­ción de es­to, la prin­ci­pal li­mi­tan­te pa­re­cie­ra ser la fi­nan­cie­ra si se mi­ra el pro­me­dio ge­ne­ral, ya sea por­que se per­dió ca­pi­tal de tra­ba­jo o por­que hu­bo un au­men­to de cos­tos”.

Ape­nas su­pe­ra­da la pri­me­ra mi­tad del año y en pleno avan­ce de la cam­pa­ña 2018/19, pa­re­ce ser buen mo­men­to pa­ra mi­rar ha­cia atrás, en­ten­der lo que su­ce­de en el pre­sen­te y

Al­go que in­quie­ta es la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a lo fi­nan­cie­ro y al cos­to del ca­pi­tal. Por su­pues­to que la vo­la­ti­li­dad de la macroeconomía es un fac­tor per­ma­nen­te de in­cer­ti­dum­bre y a ve­ces eno­jo, pe­ro gran par­te de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos han pa­sa­do por si­tua­cio­nes si­mi­la­res en el pa­sa­do” Teo Zorraquín Con­sul­tor de em­pre­sas agrope­cua­rias Tras la flo­ja co­se­cha, mu­chos ne­ce­si­tan fi­nan­cia­mien­to, y el cré­di­to se en­ca­re­ció En el nor­te, la di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos y ac­ti­vi­da­des les da a las em­pre­sas una ba­se de sus­ten­to más amplia. Los ni­ve­les de va­ria­bi­li­dad son tan ele­va­dos que te­ner va­rias ac­ti­vi­da­des les per­mi­te po­der sa­lir de al­gu­nas cri­sis me­jor po­si­cio­na­das” Die­go Se­gu­ra Ase­sor de em­pre­sas en Tu­cu­mán En las últimas cam­pa­ñas, el cul­ti­vo de so­ja vie­ne arro­jan­do los már­ge­nes más ba­jos de to­dos los cul­ti­vos de la ro­ta­ción. Por ello ba­jó en la zo­na el área y au­men­tó gi­ra­sol y maíz, que con ba­jas den­si­da­des y siem­bras tar­días es­tá lo­gran­do muy bue­nos rin­des y es­ta­bi­li­dad” Lu­cas San­tos Pro­duc­tor y ase­sor mar­pla­ten­se Los fac­to­res de in­cer­ti­dum­bre a la to­ma de de­ci­sio­nes son el ti­po de cam­bio y los ele­va­dos cos­tos, en­tre ellos el pre­cio del com­bus­ti­ble. No ha­re­mos nue­vas in­ver­sio­nes es­te año por­que los cré­di­tos es­tán ele­va­dos y las ga­nan­cias son mí­ni­mas” Al­do Ran­ni Pro­duc­tor del nor­te de Bue­nos Ai­res Sa­ca­mos las re­ten­cio­nes por­que te­ne­mos que ex­por­tar y ge­ne­rar tra­ba­jo. Las re­ten­cio­nes no son in­te­li­gen­tes y des­tru­yen el fu­tu­ro. El desafío es con­ver­tir­nos en un país lí­der en ex­por­ta­ción de ali­men­tos y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria” Mau­ri­cio Ma­cri Pre­si­den­te de la Na­ción La so­ja se per­fi­la me­nos atrac­ti­va y se es­pe­ra un au­men­to del área con maíz

aven­tu­rar un rum­bo ha­cia el fu­tu­ro. ¿Cuá­les son las tendencias que se in­si­núan en los lo­tes del país? ¿Si­gue sien­do la so­ja el cul­ti­vo que sal­va la ecua­ción de las em­pre­sas? ¿O es el tri­go el que apor­ta el plus de se­gu­ri­dad a las em­pre­sas?

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la Bol­sa de Co­mer­cio de Ro­sa­rio, el ci­clo 2018/19 apun­ta a de­jar un nue­vo hi­to en la his­to­ria del tri­go al su­pe­rar por ca­si 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das a su ma­yor mar­ca de pro­duc­ción, la del 2016/17. La en­ti­dad afir­ma que los már­ge­nes, la ne­ce­si­dad de ro­tar y com­ba­tir ma­le­zas y la ne­ce­si­dad más im­por­tan­te, la de vol­ver a con­tar con fon­dos pa­ra fi­nan­ciar la pró­xi­ma grue­sa, ex­pan­den la fron­te­ra agrí­co­la del cul­ti­vo. “El au­men­to de área se­ría del 14 por cien­to res­pec­to al ci­clo pa­sa­do. Te­nien­do en cuen­ta los ni­ve­les pro­duc­ti­vos de los úl­ti­mos años, la pro­duc­ción de es­ta cam­pa­ña po­dría de­jar un nue­vo ré­cord his­tó­ri­co, con 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das”, in­di­ca el in­for­me.

Has­ta el mo­men­to de cie­rre de es­ta re­vis­ta -y con­si­de­ran­do los pro­nós­ti­cos-, el cli­ma fa­vo­re­cía la siem­bra. “El ini­cio del in­vierno fue muy hú­me­do y se de­mo­ra­ron los tra­ba­jos de pre­pa­ra­ción de los lo­tes y la siem­bra. Por suer­te, so­bre fin de ju­nio y ju­lio se re­vir­tió y el cli­ma vie­ne sien­do fa­vo­ra­ble”, di­ce Lu­cas San­tos, pro­duc­tor y ase­sor agrí­co­la mar­pla­ten­se que tra­ba­ja en la zo­na que va des­de la cuen­ca del Sa­la­do has­ta Bal­car­ce, un bas- tión triguero. Y agre­ga: “Los úl­ti­mos días se avan­zó mu­cho con los tra­ba­jos de siem­bra y en ge­ne­ral se es­tá sem­bran­do en fe­cha. En la zo­na sud­es­te, en las últimas dos cam­pa­ñas au­men­tó la pro­por­ción de cul­ti­vos de in­vierno (ma­yor­men­te tri­go y lue­go ce­ba­da). Creo que es­ta cam­pa­ña se va a man­te­ner es­ta ten­den­cia”,

La si­tua­ción del sud­es­te bo­nae­ren­se es si­mi­lar a la de mu­chas zo­nas de San­ta Fe, por ejem­plo, don­de es­te año se apos­tó fuer­te por el tri­go, pe­ro no se pa­re­ce a la que des­cri­be pa­ra Tu­cu­mán el pro­duc­tor y ase­sor Die­go Se­gu­ra. “Ac­tual­men­te la su­per­fi­cie sem­bra­da con tri­go ron­da en un 50 por cien­to con res­pec­to a los úl­ti­mos años, y en el ca­so del gar­ban­zo es­ta­mos en un 25 por cien­to con res­pec­to al úl­ti­mo año. La prin­ci­pal cau­sa se lla­ma “hu­me­dad de sue­lo”. Tu­vi­mos un ve­rano muy com­pli­ca­do en cuan­to a pre­ci­pi­ta­cio­nes y en­tra­mos al oto­ño con los per­fi­les muy se­cos (40 por cien­to de la ca­pa­ci­dad del cam- po)”, des­cri­be.

Se­gún ex­pli­ca Se­gu­ra, en Tu­cu­mán -y se­gu­ra­men­te en mu­chas zo­nas del NOA y NEA don­de las llu­vias se con­cen­tran en el ve­rano- el rie­go se trans­for­mó en una he­rra­mien­to fun­da­men­tal, so­bre to­do pa­ra cul­ti­vos co­mo el tri­go que exi­gen una in­ver­sión ini­cial muy al­ta. “En la zo­na, cuan­do el lo­te sa­le de so­ja, man­te­ner­lo lim­pio en bar­be­cho quí­mi­co cues­ta unos 70 dó­la­res por hec­tá­rea, un im­por­te pa­ra na­da des­pre­cia­ble. Ac­tual­men- te, el cos­to di­rec­to del tri­go es de 140 dó­la­res por hec­tá­rea, por lo que so­lo al­gu­nos pro­duc­to­res se ani­ma­ron a sem­brar asu­mien­do un ries­go al­to de que no vuel­va a llo­ver na­da”, di­ce el ase­sor.

Pe­ro más allá de las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da zo­na, lo cier­to es que en la ma­yo­ría de las re­gio­nes agrí­co­las el año pin­ta bueno pa­ra los ce­rea­les de in­vierno. Co­mo re­mar­ca Zorraquín, “la cam­pa­ña 2018/19 pre­sen­ta una ma­yor su­per­fi­cie de­di­ca­da a la co­se­cha fi­na (tri­go y ce­ba­da) que se va sem­bran­do en ge­ne­ral sin res­tric­cio­nes cli­má­ti­cas”.

El pro­duc­tor y con­tra­tis­ta Al­do Ran­ni, de As­cen­sión, en el nor­te de Bue­nos Ai­res, re­pre­sen­ta la fo­to ac­tual de los pro­duc­to­res me­dia­nos de esa zo­na. Él ex­pli­ca que los contratiempos de la úl­ti­ma cam­pa­ña fue­ron so­bre to­do cli­má­ti­cos, que el tem­po­ral da­ñó mu­cho tan­to a la so­ja de pri­me­ra co­mo de se­gun­da en rin­de y ca­li­dad, pe­ro que aun así la siem­bra de in­vierno cre­ció un 30 por cien­to res­pec­to a otros años. “En in­vierno se es­tán sem­bran­do tri­go y ce­ba­da, pe­ro en el ve­rano pen­sa­mos ha­cer un po­co me­nos de so­ja de pri­me­ra y al­go más de maíz”, de­ta­lla.

Pa­ra el ve­rano aún que­dan me­ses en los que pue­de pa­sar cual­quier co­sa, pe­ro los pro­duc­to­res ya em­pie­zan a ar­mar sus es­tra­te­gias. Pa­ra so­ja se es­pe­ran, se­gún la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, al­go más de 18,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas sem­bra­das, y

La di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos y ac­ti­vi­da­des es una es­tra­te­gia muy ex­ten­di­da La ga­na­de­ría, a pe­sar de su ajus­ta­da ren­ta ac­tual, apor­ta so­li­dez a las em­pre­sas

pa­ra maíz la su­per­fi­cie es­ta­ría en el or­den de los 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Es­tas ci­fras, su­ma­das a las al­go me­nos de 6 mi­llo­nes de hec­tá­reas es­ti­ma­das pa­ra el tri­go y las dos mi­llo­nes de hec­tá­reas de gi­ra­sol, son una bue­na no­ti­cia que ha­bla de una ro­ta­ción más equi­li­bra­da que la de ha­ce unos años, cuan­do el maíz no lle­ga­ba a ocu­par un cuar­to de lo que ocu­pa­ba la so­ja y el tri­go era ape­nas una aven­tu­ra de los con­ser­va­cio­nis­tas.

“La grue­sa pre­sen­ta un es­ce­na­rio don­de au­men­ta­ría la su­per­fi­cie sem­bra­da en ge­ne­ral, con su­per­fi­cies de so­ja y maíz al­go su­pe­rio­res al año pa­sa­do y gi­ra­sol en va­lo­res si­mi­la­res. La caí­da del pre­cio de to­dos los gra­nos to­da­vía ge­ne­ra al­gu­nas du­das. Si se cum­ple es­te pro­nós­ti­co cre­ce­ría al­go más la su­per­fi­cie de gra­mí­neas que la de so­ja y gi­ra­sol, pe­ro to­da­vía fal­ta un po­co pa­ra que se de­fi­na con ma­yor pre­ci­sión”, re­su­me Zorraquín.

Por su par­te, el mar­pla­ten­se San­tos co­men­ta que en las últimas cam­pa­ñas el cul­ti­vo de so­ja vie­ne arro­jan­do los már­ge­nes más ba­jos de to­dos los cul­ti­vos de la ro­ta­ción. “Por eso ba­jó en la zo­na el área y au­men­tó gi­ra­sol y maíz. En el ca­so del maíz, de la mano del ma­ne­jo de ba­jas den­si­da­des y siem­bras tar­días se es­tán lo­gran­do muy bue­nos rin­des, más es­ta­bi­li­dad y ba­ja en los cos­tos de se­mi­lla, por ello se vio un au­men­to en el área. Creo que es­ta cam­pa­ña se man- ten­drá es­ta ten­den­cia”, di­ce.

Co­no­cien­do las in­ten­cio­nes de siem­bra, ca­be pre­gun­tar­se cuá­les son las va­ria­bles que pue­den mo­di­fi­car el es­ce­na­rio. Con­cre­ta­men­te, ¿cuá­les son, en es­te mo­men­to, los prin­ci­pa­les fac­to­res de in­cer­ti­dum­bre en la to­ma de de­ci­sio­nes?

Pa­ra Ran­ni, son “el ti­po de cam­bio y los ele­va­dos cos­tos, en­tre ellos el pre­cio del com­bus­ti­ble”. San­tos agre­ga el va­lor de los arren­da­mien­tos. “En el ca­so de tra­ba­jar en cam­pos al­qui­la­dos es siem­pre la prin­ci­pal va­rian­te del ries­go. Y la in­cer­ti­dum­bre en el va­lor del dó­lar, que ha­rá que se re­ten­gan los gra­nos has­ta po­si­cio­nar­se en in­su­mos o arren­da­mien­tos”, di­ce.

Y a es­tos, sin du­da en las últimas se­ma­nas se agre­gó el fan­tas­ma de las re­ten­cio­nes, aun­que el mie­do pa­re­ce es­tar asen­ta­do en ru­mo­res sin de­ma­sia­do sus­ten­to. Zorraquín lo re­su­me de es­ta ma­ne­ra: “Al­go que in­quie­ta es la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a lo fi­nan­cie­ro y al cos­to del ca­pi­tal. Por su­pues­to que la vo­la­ti­li­dad de la macroeconomía es un fac­tor per­ma­nen­te de in­cer­ti­dum­bre y a ve­ces eno­jo, pe­ro gran par­te de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos han pa­sa­do por si­tua­cio­nes si­mi­la­res en el pa­sa­do. Sí ge­ne­ran in­cer­ti­dum­bre cier­tas de­cla­ra­cio­nes de los opo­si­to­res al go­bierno ac­tual pro­po­nien­do au­men­to de re­ten­cio­nes, lí­mi­tes a la ex­por­ta­ción o me­di­das si­mi­la­res que fue­ron pro­ba­das ha­ce po­co tiem­po y que sin du­da fra­ca­sa­ron co­mo he­rra­mien­ta pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas del agro o del país”.

Las pa­la­bras del Pre­si­den­te Mau- ri­cio Ma­cri res­pec­to a las re­ten­cio­nes fue­ron cla­ras: “Sa­ca­mos las re­ten­cio­nes, por­que te­ne­mos que ex­por­tar y ge­ne­rar tra­ba­jo. Las re­ten­cio­nes no son in­te­li­gen­tes y des­tru­yen el fu­tu­ro”, di­jo ha­ce po­cos días en una con­fe­ren­cia de pren­sa. Y agre­gó: “El desafío es con­ver­tir­nos en un país lí­der en ex­por­ta­ción de ali­men­tos y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”.

El rum­bo po­lí­ti­co pa­re­ce ser cla­ro pe­ro la des­con­fian­za tar­da en ir­se. Por eso, mu­chas em­pre­sas man­tie­nen en la he­la­de­ra las in­ten­cio­nes in­no­va­do­ras, pe­ro tam­bién es­tán los que le­van­tan la vis­ta ha­cia el me­diano y lar­go pla­zo y se apo­yan en esa vi­sión pa­ra di­se­ñar sus es­tra­te­gias.

Ran­ni, por ejem­plo, di­ce que en es­te mo­men­to no tie­ne en men­te nin­gu­na in­ver­sión im­por­tan­te “por­que los cré­di­tos es­tán ele­va­dos y las ga­nan­cias son mí­ni­mas”, y pa­ra el fu­tu­ro afir­ma que su es­tra­te­gia con­sis­te en “se­guir di­ver­si­fi­can­do, sem­brar to­dos los cul­ti­vos -ya que tri­go y maíz es­tán sin re­ten­cio­nes- y man­te­ner la ga­na­de­ría pa­ra el me­jo­ra­mien­to de las tie­rras y di­ver­si­fi­ca­ción”.

Zorraquín po­ne én­fa­sis en acla­rar que las de­ci­sio­nes so­bre el rum­bo de­pen­den de ca­da em­pre­sa y de cuál sea su ac­ti­vi­dad. “No es la mis­mo si ha­ce agri­cul­tu­ra que ga­na­de­ría, tam­bo o al­gu­nas ac­ti­vi­da­des de economía re­gio­nal, pe­ro la in­no­va­ción sue­le ser per­ma­nen­te en los pro­ce­sos y en la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción”, di­ce el con­sul­tor. Y aña­de: “Res­pec­to a las in­ver­sio­nes, pa­re­cie­ra que se­gui­rá sien­do al­ta la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía y qui-

Pa­ra quie­nes tra­ba­jan en cam­po arren­da­do, ese siem­pre es un fac­tor de ries­go Zorraquín: “Los que ha­cen agri­cul­tu­ra de es­ca­la bus­can ’ha­cer me­jor lo que ha­cen’”

zás se fre­nen tem­po­ral­men­te al­gu­nas in­ver­sio­nes es­pe­ran­do un me­nor cos­to del di­ne­ro”.

Por su par­te, Se­gu­ra tam­bién men­cio­na a la la di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos y ac­ti­vi­da­des y ex­pli­ca que en el nor­te, a las em­pre­sas eso les da una ba­se de sus­ten­to más amplia. “Los ni­ve­les de va­ria­bi­li­dad son tan ele­va­dos que te­ner va­rias ac­ti­vi­da­des les per­mi­te po­der sa­lir de al­gu­nas cri­sis me­jor po­si­cio­na­das. En ge­ne­ral, las em­pre­sas es­tán ten­dien­do a te­ner una amplia ga­ma de cul­ti­vos y ac­ti- vi­da­des re­la­cio­na­das al cam­po que no so­lo son ha­cer so­ja/tri­go y maíz”, di­ce. Res­pec­to a las in­ver­sio­nes fac­ti­bles, el ase­sor del NOA agre­ga que en el úl­ti­mo tiem­po las em­pre­sas vie­nen in­vir­tien­do en ma­qui­na­rias nue­vas y de ma­yor tec­no­lo­gía.

Mu­chos ki­ló­me­tros más al sur, San­tos di­ce que en su zo­na es­tá vien­do ca­da vez un ma­yor in­te­rés en el uso de cul­ti­vos de ser­vi­cios. “En el ca­so de es­ta zo­na, lo pen­sa­mos co­mo es­tra­te­gia pa­ra ayu­dar al con­trol de ma­le­zas re­sis­ten­tes y la dis­mi­nu­ción en el uso de agro­quí­mi­cos”, afir­ma.

Lue­go , el pro­duc­tor mar­pla­ten­se agre­ga que la ga­na­de­ría tam­bién es­tá des­per­tan­do ca­da vez ma­yor in­te­rés pa­ra apor­tar es­ta­bi­li­dad a las em­pre­sas, su­ma­do a que se es­tá vien­do en el me­diano pla­zo una me­jo­ra en el ne­go­cio. “Creo que en los plan­teos mix­tos hay mu­cha si­ner­gia en­tre ac­ti­vi­da­des”, re­su­me.

Y Zorraquín apor­ta su vi­sión glo­bal de las em­pre­sas agrope­cua­rias. “La di­ver­si­fi­ca­ción en­tre cul­ti­vos es ha­bi­tual co­mo fac­tor de dis­tri­bu­ción de ries­gos, y en al­gu­nos ca­sos hay un au­men­to de la ga­na­de­ría apro­ve­chan­do sue­los de me­nor po­ten­cial. Es­ta ac­ti­vi­dad aún pre­sen­ta al­gu­nas re­la­cio­nes de pre­cios que com­pli­can su ren­ta ac­tual, aun­que con ex­pec­ta­ti­va de me­jo­ra. La in­te­gra­ción se da en me­nor can­ti­dad de em­pre­sas, aun­que pa­ra al­gu­nas sea una lí­nea de ac­ción po­si­ble. La ma­yor par­te de las em­pre­sas que ha­cen agri­cul­tu­ra de es­ca­la pa­re­ce que bus­can “ha­cer me­jor lo que ha­cen”, ajus­tan­do tec­no­lo­gía, sem­bran­do por am­bien­tes, ca­pa­ci­tan­do a sus equi­pos y tra­tan­do de no per­der es­ca­la”, con­clu­ye.

DIE­GO GIUDICE/BLOOMBERG

El in­vierno mar­ca un buen co­mien­zo pa­ra la nue­va cam­pa­ña, con un cre­ci­mien­to del área sem­bra­da y pers­pec­ti­vas cli­má­ti­cas po­si­ti­vas. El ve­rano, por aho­ra, una in­cóg­ni­ta. Siem­bra.

Maíz. De la mano de siem­bras tar­días, el ce­real se trans­for­mó en una op­ción atrac­ti­va en mu­chas re­gio­nes. BLOOMBERG

De ca­ra. El gi­ra­sol po­dría ocu­par 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas en es­ta cam­pa­ña, se­gún la Bol­sa de Ce­rea­les.

La so­ja, li­der de las ro­ta­cio­nes de los úl­ti­mos tiem­pos, su­frió mu­cho la úl­ti­ma se­quía y los pre­cios in­ter­na­cio­na­les ya no la fa­vo­re­cen. Gol­pea­da.

JO­SE AL­MEI­DA A con­ver­sar. El va­lor de los arren­da­mien­tos es siem­pre una va­ria­ble de­ci­si­va a la ho­ra de plan­tear es­tra­te­gias

Cría. Los nú­me­ros de la ac­ti­vi­dad es­te año no son los más atrac­ti­vos, pe­ro si­gue sien­do fuen­te de so­li­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.