Un es­tu­dio que des­ta­ca el bio­dié­sel ar­gen­tino

Un es­tu­dio del INTA y de Car­bio cal­cu­ló que es sus­ten­ta­ble casi el 100% del bio­com­bus­ti­ble ex­por­ta­do a Eu­ro­pa.

Clarin - Rural - - TAPA -

El INTA y Car­bio ase­gu­ran que el bio­com­bus­ti­ble que se ex­por­ta a la U.E es sus­ten­ta­ble.

Ho­mo­lo­gar una pro­duc­ción es uno de los ma­yo­res desafíos pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das. Y la cer­ti­fi­ca­ción de sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal es una de las prin­ci­pa­les exi­gen­cias im­pues­tas pa­ra el co­mer­cio de los di­fe­ren­tes bio­com­bus­ti­bles. Pa­ra eso, es ne­ce­sa­rio cuan­ti­fi­car las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI), que se ex­pre­sa co­mo uni­dad el dió­xi­do de car­bono (CO2).

En ese con­tex­to, gra­cias a un es­tu­dio rea­li­za­do por el INTA y la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Bio­com­bus­ti­bles (Car­bio), la Ar­gen­ti­na pue­de cer­ti­fi­car que casi el 100 % del bio­com­bus­ti­ble ex­por­ta­do a la Unión Eu­ro­pea es sus­ten­ta­ble, de­bi­do a que emi­te un 70% me­nos de dió­xi­do de car­bono, com­pa­ra­do con los va­lo­res de re­fe­ren­cia que es­ta­ble­ce la Di­rec­ti­va 2009/28/CE del Par­la­men­to Eu­ro­peo y el Con­se­jo de la Unión Eu­ro­pea. Lue­go de ana­li­zar la pro­duc­ción de so­ja y los es­ta­ble­ci­mien­tos que trans­for­man los gra­nos en biodiesel du­ran­te tres cam­pa­ñas con­se­cu­ti­vas, de­ter­mi­na­ron que el bio­com­bus­ti­ble ar­gen­tino emi­te 26 gra­mos de dió­xi­do de car­bono equi­va­len­te por me­ga­jou­le (26 g CO2/MJ). Com­pa­ra­do con la nor­ma­ti­va de la UE que es­ta­ble­ce de for­ma pre­de­ter­mi­na­da 83,8 g CO2/MJ, la di­fe­ren­cia por­cen­tual re­mar­ca las ven- ta­jas del sis­te­ma agroin­dus­trial ar­gen­tino.

Jor­ge Hil­bert, re­fe­ren­te en bio­com­bus­ti­bles del INTA, di­jo que “pa­ra ob­te­ner un va­lor úni­co del biodiesel ar­gen­tino se con­si­de­ra­ron los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos uti­li­za­dos en la pro­duc­ción de so­ja, su­ma­do a la lo­gís­ti­ca, el trans­por­te y a los va­lo­res de la in­dus­tria que trans­for­ma el grano”.

En es­te sen­ti­do Hil­bert, di­rec­tor del es­tu­dio, se­ña­ló que uno de los prin­ci­pa­les in­su­mos que se uti­li­za­ron pa­ra el cálcu­lo de emi­sio­nes en la eta­pa de pro­duc­ción pri­ma­ria fue la de­fi­ni­ción de los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos uti­li­za­dos –adop­ción de la siem­bra di­rec­ta, ma­te­ria­les ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos e in­cor­po­ra­ción de he­rra­mien­tas de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión– en las di­fe­ren­tes re­gio­nes agrí­co­las del país. La mi­nu­cio­si­dad del es­tu­dio con­tem­pla el cálcu­lo de to­das las em­pre­sas que ex­por­tan, el ori­gen de los in­su­mos, el trans­por­te y los va­lo­res de mo­lien­da.

“El sis­te­ma de Re­le­va­mien­to de Tec­no­lo­gía Agrí­co­la Apli­ca­da (ReTAA) de la Bol­sa de Ce­rea­les nos per­mi­tió con­tar con los in­su­mos por re­gión –in­su­mo cla­ve en el cálcu­lo– pa­ra ob­te­ner con pre­ci­sión las emi­sio­nes en so­ja por re­gio­nes tec­no­ló­gi­cas ho­mo­gé­neas e iden­ti­fi­car el per­fil tec­no­ló­gi­co del pro­duc­tor, con un al­to ni­vel de de­ta­lle”, se­ña­ló Hil­bert, y aña­diò que “un con­ve­nio re­cien­te­men­te fir­ma­do con es­ta en­ti­dad nos per­mi­ti­rá ex­pan­dir es­te ti­po de es­tu­dios a otros cul­ti­vos ex­ten­si­vos”.

Una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas del sis­te­ma de pro­duc­ción ar­gen­tino es la siem­bra di­rec­ta, “un sis­te­ma que per­mi­te un aho­rro de has­ta el 40 % en el uso de com­bus­ti­ble y re­du­ce la can­ti­dad de la­bo­res en el sue­lo. Ade­más, la ma­yor con­cen­tra­ción de pro­duc­ción de so­ja es­tá en una zo­na de 300 ki­ló­me­tros a la re­don­da, apro­xi­ma­da­men­te”, in­di­có Vic­tor Cas­tro, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Car­bio.

En re­la­ción a ello, las ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos de las úl­ti­mas cam­pa­ñas con­tri­bu­yen a la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma. “Es­te fuer­te cam­bio de ten­den­cia po­dría sig­ni­fi­car un gra­dual des­cen­so de las emi­sio­nes del cul­ti­vo que me­jo­ra­rían los va­lo­res fi­na­les del biodiesel. Y eso nos per­mi­te ser más op­ti­mis­tas con nues­tros in­di­ca­do­res”, des­ta­có Hill­bert.

Con to­da esa in­for­ma­ción, pu­die­ron es­ta­ble­cer que el va­lor pro­me­dio en la re­duc­ción to­tal de las emi­sio­nes lle­ga al 70%.“Con es­tos re­sul­ta­dos po­de­mos cer­ti­fi­car y de­mos­trar que los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de los bio­com­bus­ti­bles ar­gen­ti­nos cum­plen con los cri­te­rios de sus­ten­ta­bi­li­dad es­ta­ble­ci­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”, ex­pre­só el re­fe­ren­te del INTA. “El es­tu­dio nos per­mi­te com­pro­bar que nues­tro sis­te­ma de pro­duc­ción es efi­cien­te en la re­duc­ción de emi­sio­nes. De­mos­tra­mos que el biodiesel de ori­gen ar­gen­tino cum­ple con los re­qui­si­tos más exi­gen­tes, los que im­po­ne la Unión Eu­ro­pea”, aña­dió Cas­tro.

Las ener­gías re­no­va­bles cons­ti­tu­yen la in­dus­tria con ma­yor cre­ci­mien­to del mun­do, con una ta­sa me­dia del 64% pa­ra los úl­ti­mos cin­co años. En La­ti­noa­mé­ri­ca, as­cien­de a 145% du­ran­te el mis­mo pe­río­do. “Es­to re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad in­elu­di­ble pa­ra el país. De he­cho, la Ar­gen­ti­na se en­cuen­tra en­tre los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de bio­com­bus­ti­bles y pu­do con­so­li­dar­se co­mo pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de biodiesel”, afir­mó Hil­bert.

La Ar­gen­ti­na tie­ne el se­gun­do com­ple­jo in­dus­trial olea­gi­no­so más im­por­tan­te del mun­do. A pe­sar de que Chi­na li­de­ra la pro­duc­ción mun­dial, el gi­gan­te asiá­ti­co tie­ne una gran par­te de sus fá­bri­cas acei­te­ras inac­ti­vas.

De los tres gran­des pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res de so­ja, la Ar­gen­ti­na tie­ne un per­fil cla­ra­men­te ex­por­ta­dor. En el país, las ven­tas ex­ter­nas de los pro­duc­tos so­je­ros equi­va­len al 84% de la pro­duc­ción de la olea­gi­no­sa, mien­tras que en Bra­sil llegan al 69% y en los Es­ta­dos Uni­dos al 59%.

La com­ple­ji­dad y el po­ten­cial de la ca­de­na de va­lor de la olea­gi­no­sa en­cuen­tran en el ac­tual es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal una opor­tu­ni­dad in­com­pa­ra­ble. Y el ti­po de agri­cul­tu­ra que se fo­men­ta en el país es, qui­zás, lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en el mer­ca­do mun­dial de bio­com­bus­ti­bles. “Si bien, los prin­ci­pa­les paí­ses con­su­mi­do­res del ru­bro son Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea, cree­mos que es­to pue­de ser un dis­pa­ra­dor pa­ra ac­ce­der a otros mer­ca­dos más chi­cos y que po­seen otras ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo Ca­na­dá”, ana­li­zó Cas­tro.

Hue­lla am­bien­tal. La siem­bra di­rec­ta es cla­ve pa­ra la bue­na pon­de­ra­ción del sis­te­ma pro­duc­ti­vo ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.