Se­men y vien­tres, de re­ma­te

Los re­ma­tes de Pa­ler­mo 2018 mar­ca­ron un hi­to pa­ra la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na con pre­cios ré­cord. Un aná­li­sis a fon­do de los fac­to­res clave pa­ra la efi­ci­cien­cia re­pro­duc­ti­va y la ca­li­dad de car­ne.

Clarin - Rural - - TAPA - Sil­vio Baioc­co Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ba­jo un cie­lo gris en la are­na de Pa­ler­mo, ha­ce un año, el juez es­ta­dou- ni­den­se Jeff Da­me­ron se pa­ró fren­te a la fi­la de ma­chos de la ra­za An­gus. Du­dó un ins­tan­te, dio un gi­ro de 180 gra­dos y po­só su mi­ra­da fi­ja en la cu­la­ta de los toros. La de­ci­sión ya estaba to­ma­da. Mi­cró­fono en mano no ne­ce­si­tó ser com­pla­cien­te ante una tri­bu­na que que­da­ba chi­ca pa­ra tan­ta gen­te y sin te­mor a la de­ma­go­gia, dijo: “los quie­ro fe­li­ci­tar, es­ta tar­de es­ta­mos en pre­sen­cia del me­jor An­gus del mun­do”. Lue­go fue ca­mi­nan­do pa­ra dar­le una pal­ma­da a Don Emilio, que en ho­nor a Emilio Pe­rey­ra Iraola, se con­ver­tía en el Gran Cam­peón de la ra­za. Un año más tar­de y ba­jo la per­sis­ten­te es­to­ca­da de una ga­rúa ca­si fa­mi­liar, se re­pli­có la mis­ma emo­ción pa­ra la fa­mi­lia Gu­tié­rrez.

En es­ta oca­sión, el juez Lu­cas La­gran­ge, en­con­tró en ese to­ro los mis­mos atri­bu­tos de en­ton­ces, que aho­ra le da­ba el bi­cam­peo­na­to y la vi­ge­si­mo­cuar­ta co­ro­na­ción pa­ra Tres Ma­rías en la pis­ta cen­tral.

Al­guien, en el tu­mul­to de gen­te que se acer­ca­ba a sa­lu­dar le pre­gun­tó a Fran­cis­co Gu­tié­rrez si el me­jor ex­po­nen­te de la ra­za lí­der se iba a po­ner en ven­ta. La res­pues­ta era una ob­vie­dad, ya que Don Emilio se ha­bía ven­di­do a un con­sor­cio bra­si­le­ño, tras la co­ro­na­ción en 2016 co­mo me­jor ter­ne­ro en la mis­ma are­na.

}La ven­ta se ha­bía con­cre­ta­do en la subas­ta anual de la ca­ba­ña que se rea­li­za to­dos los años en Be­ni­to Juá­rez. Por la mi­tad de ese ejem­plar los bra­si­le­ños Ores­te Me­lo y Car­los Gre­gory ha­bían pa­ga­do $ 710.000, lo que re­pre­sen­ta­ba por en­ton­ces unos u$s 47.500.

En las úl­ti­mas dé­ca­das se em­pe­zó a no­tar la in­di­fe­ren­cia de los cria­do­res de las ra­zas bri­tá­ni­cas al mo­men­to de de­ci­dir la sa­li­da a ven­ta de los me­jo­res re­pro­duc­to­res. Le­jos de tra­tar­se de un boi­cot a la mues­tra, la es­tra­te­gia se re­la­cio­nó con el for­ta­le­ci­mien­to de los re­ma­tes en el ám­bi­to de las ca­ba­ñas.

Con la pre­po­ten­cia de la so­ja en la zo­na cen­tral, se pre­ci­pi­tó la mu­dan­za de mu­chos pro­duc­to­res mix­tos a las mal lla­ma­das zo­nas mar­gi­na­les. La evo­lu­ción del nor­te y li­to­ral ar­gen­ti­nos re­ve­la que eran ám­bi­tos mar­gi­na­dos. De ahí que ve­ni­mos ob­ser­van­do que to­da esa re­gión no tie­ne te­cho y se apo­ya en la ga­na­de­ría co­mo una aliada es­tra­té­gi­ca pa­ra desa­rro­llar plan­teos de cría y ci­clo com­ple­to. Con aque­lla ex­plo­sión fue ne­ce­sa­ria la ge­ne­ro­si­dad de com­par­tir re­sul­ta­dos en ma­te­ria ge­né­ti­ca, pa­ra po­der ga­ti­llar un efec­to iner­cial ca­paz de ace­le­rar los tiem­pos y re­sul­ta­dos. Fue cuan­do las de­no­mi­na­das ra­zas sin­té­ti­cas ba­ja­ron del nor­te pa­ra ga­nar es­pa­cio en Pa­ler­mo. Ahí na­ció el Bran­gus Show, una ce­na pa­ra aglu­ti­nar vo­lun­ta­des y ofre­cer, ca­si sin con­di­cio­na­mien­tos, a los ani­ma­les más en­cum­bra­dos. El re­cuer­do de Raúl Pey­rano es ne­ce­sa­rio. Una vez me dijo que pa­ra él, la ga­na­de­ría era un pro­yec­to de vi­da. Cuan­do lo con­sul­té so­bre la po­ten­cial ven­ta de un gran cam­peón no va­ci­ló: “có­mo no lo voy a ven­der, si en el cam­po no ten­go la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar al­go me­jor, lo que ha­go no tie­ne sen­ti­do”.

Ese le­ga­do en Ran­cho Gran­de es­tá in­cor­po­ra­do. Las hi­jas de Raúl pu­sie­ron en el es­ce­na­rio de ven­ta lo me­jor que te­nían. El ter­cer me­jor se­nior, así con­si­de­ra­do por el juez Ro­ber­to Amal­fi un día an­tes en la pis­ta cen­tral, fue la es­tre­lla de la fies­ta. De acuer­do a la con­si­de­ra­ción de ex­per­tos en es­ta ma­te­ria sub­je­ti­va, se tra­ta­ba de un ver­da­de­ro pa­dre de san­gre abier­ta, con una cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal de 48 cm. y un área de ojo de bi­fe de 130 cm. Iván O’Fa­rrell, el mar­ti­lle­ro ofi­cial de la ra­za, em­pe­zó la pu­ja mu­cho más de­ba­jo de lo que iba a ter­mi­nar. Miguel Se­le­me, tu­cu­mano de Lea­les, pa­gó $2,450 millones pa­ra es­ta­ble­cer un nue­vo ré­cord. Su ca­ba­ña, “El Guar­da­mon­te”, ya pu­so a tra­ba­jar a es­te ma­cho en Se­mex con una pro­yec­ción de ven­tas de unas 30 mil do­sis de se­men al año. Los bra­si­le­ños, de vi­si­ta por la mues­tra, ha­bían re­ve­la­do mu­cho in­te­rés, co­mo otros pro­duc­to­res lo­ca­les. Si es­tas es­ti­ma­cio­nes no fa­llan, los in­ver­so­res po­drían re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do al ca­bo de un año.

Esa mis­ma no­che, Ran­cho Gran­de ven­dió el 50 por cien­to de una hem­bra pre­ña­da y con cría por 1,5 millones de pe­sos. Ga­na­de­ra Los La­zos, de Pa­ra­guay, ga­nó la pu­ja. Es­ta em­pre­sa ins­ta­la­da en el Cha­co pa­ra­gua­yo tie­ne un plan­teo de ci­clo com­ple­to, don­de la ca­ba­ña es la pun­ta de la pi­rá­mi­de, con el ob­je­ti­vo de de­rra­mar ca­li­dad de car­ne a sus ro­deos co­mer­cia­les que ter­mi­nan en no­vi­llos con des­tino de ex­por­ta­ción. Miguel Cha­gra, uno de sus due­ños, con­fir­mó que no es­tán in­te­gra­dos con la in­dus­tria, pe­ro que es­ta con­va­li­da el kg. de car­ne en gan­cho pa­ra la ex­por­ta­ción a u$s 3,50 –unos 80 cen­ta­vos más, de esa mo­ne­da, de lo que per­ci­be en la ac­tua­li­dad un pro­duc­tor ar­gen­tino-.

Otra ani­ma­do­ra fa­mi­liar de las subas­tas en las no­ches de Pa­ler­mo fue Ma­ris Llo­rens, que pa­gó $ 950 mil por el Gran Cam­peón ma­cho de la Sul­ta­na, de la fa­mi­lia Grop­po. En es­te ca­so la in­te­gra­ción ver­ti­cal con la in­dus­tria es una de sus for­ta­le­zas, po­ten­cia­das por las ven­ta­jas del ti­po de cam­bio.

“Es una pe­na lo que le su­ce­de a la eco­no­mía ar­gen­ti­na, no­so­tros en Pa­ra­guay no su­fri­mos la in­fla­ción y tenemos un es­que­ma im­po­si­ti­vo muy be­ne­fi­cio­so. De­be­mos tra­ba­jar jun­tos en el ám­bi­to del Mer­co­sur co­mo un só­lo blo­que. Ha­ce tiem­po que vuel­vo a la Ar­gen­ti­na a com­prar su me­jor ge­né­ti­ca, por eso, no­so­tros tam­bién po­de­mos dar ga­ran­tías de ca­li­dad”, dijo Llo­rens de Vi­ra­dol­ce, des­pués de com­prar la me­jor ma­triz Bra­ford. La re­ser­va­da de Gran Cam­peón fue ven­di­da por Juan Pe­dro Co­lom­bo en $ 800 mil.

Las en­se­ñan­zas que de­jan es­tos even­tos, don­de con­flu­ye el es­fuer­zo de años de se­lec­ción con des­te­llos de glamour, es que na­die es­tá dis­pues­to a re­ga­lar na­da. Las in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas ter­mi­nan de­rra­man­do re­sul­ta­dos, que no só­lo se per­ci­ben en un re­torno eco­nó­mi­co, sino en el cam­po. Los pro­ta­go­nis­tas lo sa­ben. Mo­vi­li­za­dos por la pa­sión, arro­pan el sue­ño de mol­dear un me­jor re­pro­duc­tor pa­ra la pró­xi­ma. Aquel ca­paz de vol­ver a ser­vir en el pla­to el me­jor bi­fe del mun­do.

His­tó­ri­co. Miguel Se­le­me, tu­cu­mano de Lea­les, pa­gó $ 2,450 millones por es­te re­pro­duc­tor Bran­gus. Su ca­ba­ña, “El Guar­da­mon­te”, uti­li­za a es­te ma­cho aso­cia­da con bra­si­le­ños.

Va­ca. Por el 50% del re­pro­duc­tor Bran­gus pa­ga­ron $ 1,5 millones.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.