De grano a le­che

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Es­ta se­ma­na, el pre­si­den­te Ma­cri con­vo­có a los ac­to­res de la me­sa le­che­ra. Se sen­ta­ron en la Ca­sa Ro­sa­da los re­pre­sen­tan­tes de la pro­duc­ción y la in­dus­tria, ex­po­nien­do ca­da uno su pro­ble­má­ti­ca y ela­bo­ran­do pre­su­pues­tos mí­ni­mos pa­ra in­ten­tar re­sol­ver la pro­fun­da cri­sis que afec­ta al sec­tor.

Des­fi­la­ron to­dos los te­mas, des­de la fal­ta de trans­pa­ren­cia has­ta los pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra, financiamiento, cos­to la­bo­ral y to­do lo que qui­ta com­pe­ti­ti­vi­dad a la ca­de­na lác­tea. Una pe­na, por­que no hay du­da que la le­che­ría es uno de los sectores de va­lor agre­ga­do con más po­ten­cial, so­bre to­do si nos pro­po­ne­mos acor­tar la bre­cha que se ha ido abrien­do con los paí­ses más avan­za­dos en el ru­bro.

Más allá de lo mu­cho que hay que ha­cer tran­que­ras afue­ra, y que sin du­da es de­ter­mi­nan­te pa­ra el fu­tu­ro, con­vie­ne in­te­rro­gar­se tam­bién acer­ca de có­mo es­ta­mos tran­que­ras aden­tro. Por­que hay mu­chas vi­sio­nes y ra­zo­nes. Pe­ro los es­ce­na­rios cam­bian y nun­ca es bueno ce­ñir­se a los pa­ra­dig­mas tra­di­cio­na­les.

En la Ar­gen­ti­na, pre­va­le­ció du­ran­te mu­chos años la idea de que la for­ma más ba­ra­ta y efi­cien­te de pro­du­cir le­che se ba­sa en “el pas­to”. To­dos nos for­ma­mos ba­jo la im­pron­ta de Camp­bell Percy Mc Mee­kan, el neo­ce­lan­dés que con su li­bro “De pas­to a le­che” cau­ti­vó y cautiva a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de in­ge­nie­ros agró­no­mos. Se con­vir­tió en una fi­lo­so­fía, ca­si una re­li­gión.

Pe­ro una co­sa era cuan­do el tri­go ren­día 25 quin­ta­les, el maíz 40, y no ha­bía so­ja, y otra muy dis­tin­ta cuan­do la nue­va tec­no­lo­gía per­mi­tió du­pli­car los rin­des de los ce­rea­les. Y en­ci­ma lle­gó la so­ja con siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía, y la agri­cul­tu­ra per­ma­nen­te de­jó de re­que­rir la ro­ta­ción con pas­tu­ras co­mo un he­cho man­da­to­rio.

La ga­na­de­ría de car­ne, en par­ti­cu­lar la in­ver­na­da tra­di­cio­nal, tu­vo que in­gre­sar en el co­rral. Lo mis­mo ha­bía su­ce­di­do en el Corn Belt de los EEUU: el pas­to es muy ba­ra­to, pe­ro no pue­de com­pe­tir con un maíz de 100 quin­ta­les. Apa­re­ció el feed­lot, que fue ade­más la for­ma de agre­gar­le va­lor al maíz. La ga­na­de­ría no se achi­có, sino que se ex­pan­dió a lí­mi­tes im­pen­sa­dos. Lo mis­mo su­ce­de aho­ra con el tam­bo.

Y acá tam­bién. Se es­tán dan­do los pri­me­ros ca­sos. La se­ma­na pa­sa­da Cla­rín Ru­ral dis­tin­guió a uno de los pio­ne­ros de la nue­va le­che­ría, Car­los Chia­vas­sa, que en Car­los Pe­lle­gri­ni, en el co­ra­zón de la cuen­ca le­che­ra san­ta­fe­si­na, ya ha­ce años que pu­so sus va­cas ba­jo gal­pón y las ali­men­ta con fo­rra­jes co­se­cha­dos y con­ser­va­dos. La pro­duc­ti­vi­dad por va­ca se dis­pa­ró y ca­si du­pli­ca a la de sus ve­ci­nos. Su “cos­to me­dio” –que no es el cos­to por hec­tá­rea, sino por li­tro de le­che pro­du­ci­do—ba­jó. Y se man­tie­ne com­pe­ti­ti­vo con los mis­mos pre­cios que a otros los sa­ca­ron del ring.

Aun­que la ma­yo­ría de los tam­bos si­guen sien­do sus­tan­cial­men­te pas­to­ri­les, lo cier­to es que ca­da vez más ba­san su pro­duc­ción en el uso de si­la­jes y con­cen­tra­dos. Los en­cie­rres son ca­da vez más fre­cuen­tes, y se ha ge­ne­ra­li­za­do la uti­li­za­ción del ca­rro mez­cla­dor (mi­xer). Pe­ro en ge­ne­ral en co­rra­les pre­ca­rios, don­de la “fun­ción va­ca” (trans­for­ma­do­ra de fo­rra­je en le­che) se cas­ti­ga has­ta ni­ve­les aún des­co­no­ci­dos. Cuan­do se prio­ri­za el con­fort ani­mal, los re­sul­ta­dos dan un res­pin­go, co­mo su­ce­de en el tam­bo de Chia­vas­sa y en el aho­ra más co­no­ci­do de Ade­co­agro. Am­bos ori­llan los 40 li­tros de le­che por va­ca y por día.

Ha­brá mu­cho de­ba­te. Los de­fen­so­res del mo­de­lo neo­ce­lan­dés in­sis­ti­rán en que por al­go NZ es el ma­yor ex­por­ta­dor de le­che en pol­vo del mun­do. Otros re­ba­ti­rán di­cien­do que la le­che en pol­vo pro­du­ci­da en tam­bos es­ta­cio­na­dos en pri­ma­ve­ra-ve­rano no es pre­ci­sa­men­te el de­ri­va­do más ren­ta­ble. Lo cier­to es que al tam­bo le lle­gó la ho­ra de con­ver­tir en le­che los re­cur­sos agrí­co­las de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.