Una ca­brio­la ima­gi­na­ti­va, pe­ro mor­tal

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El go­bierno le en­con­tró la vuel­ta al te­ma de las re­ten­cio­nes. Con una ima­gi­na­ti­va ca­brio­la, le bir­la­rá a los pro­duc­to­res de so­ja unos 800 mi­llo­nes de dólares de la pró­xi­ma cam­pa­ña, sin afec­tar el cro­no­gra­ma de re­duc­ción de las re­ten­cio­nes al po­ro­to, ar­chi pro­me­ti­da a los cha­ca­re­ros por el pro­pio pre­si­den­te Mauricio Ma­cri.

La gam­be­ta cor­ta con­sis­tió en man­te­ner la caí­da de me­dio pun­to men­sual de los de­re­chos de ex­por­ta­ción de la ma­te­ria pri­ma, el po­ro­to de so­ja (hoy en 26%), pe­ro man­te­ner el de los pro­duc­tos de­ri­va­dos de su mol­tu­ra­ción (“crus­hing”): la ha­ri­na de al­to con­te­ni­do pro­tei­co, y el acei­te. Am­bos pa­ga­ban 3% me­nos que la so­ja cru­da, un di­fe­ren­cial aran­ce­la­rio que se adop­tó ha­ce mu­chos años co­mo po­lí­ti­ca “es­pe­jo” de las res­tric­cio­nes que im­po­nían los im­por­ta­do­res. Pri­me­ro, la Unión Eu­ro­pea, el ma­yor im­por­ta­dor mun­dial, que de­ja en­trar la so­ja sin aran­cel pe­ro cas­ti­ga a los de­ri­va­dos de va­lor agre­ga­do, pa­ra fa­vo­re­cer la in­dus­tria­li­za­ción. Y aho­ra en par­ti­cu­lar Chi­na, que nun­ca im­por­tó ha­ri­na y so­lo quie­re po­ro­to.

La cues­tión es que mien­tras ba­jan los aran­ce­les pa­ra el po­ro­to, se man­tie­nen los de la ha­ri­na y el acei­te. En seis me­ses, es de­cir, en fe­bre­ro de 2019, am­bos con­ver­gen en el 23%. Y des­de allí ba­ja­rán jun­tos a ra­zón de me­dio pun­to por mes, co­mo aho­ra.

Pe­ro la reali­dad es que la ha­ri­na y el acei­te, de ha­ber­se man­te­ni­do el cro­no­gra­ma ac­tual, en fe­bre­ro ten­drían un aran­cel de 3 pun­tos me­nos. Es de­cir, no del 23 sino del 20. Y a par­tir de allí se­guir ba­jan­do con el mis­mo rit­mo que aho­ra.

El ar­did, que sor­pren­dió al sec­tor con un de­cre­to en­tre ga­llos y me­dia­no­che, tie­ne un re­sul­ta­do no muy di­fí­cil de cal­cu­lar: la in­dus­tria tie­ne una ca­pa­ci­dad de mo­lien­da de más de 60 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Es el vo­lu­men es­pe­ra­do en la pró­xi­ma co­se­cha, que jus­to arran­ca en mar­zo. Si se pro­ce­sa­ra to­da la pro­duc­ción, ese 3% sig­ni­fi­ca­ría 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das. A los precios actuales de ha­ri­na y acei­te, equi­va­len a 800 mi­llo­nes de dólares. Es lo que re­sig­na la ca­de­na en su conjunto.

Ob­via­men­te, la exac­ción re­cae­rá so­bre to­dos los es­la­bo­nes, pe­ro en par­ti­cu­lar so­bre los pro­duc­to­res. La in­dus­tria inexo­ra­ble­men­te tras­la­da­rá su me­nor po­der de com­pra al pre­cio de la ma­te­ria pri­ma. Es lo que se no­tó de in­me­dia­to: es­ta se­ma­na la so­ja subió 15 dólares en Chica­go, y aquí que­dó prác­ti­ca­men­te sin cam­bios. Ex­tra­ño que des­de sec­to­res en­cum­bra­dos del agro se alen­ta­ra y se aplau­die­ra la me­di­da. Otros, te­me­ro­sos, de­cían que es­to es co­mo es­cu­pir pa­ra arri­ba.

Es una cues­tión muy se­ria. El clus­ter so­je­ro cre­ció sin ce­sar, a pe­sar del pie en la puer­ta gi­ra­to­ria del go­bierno kirch­ne­ris­ta, pa­ra cons­ti­tuir­se en el más com­pe­ti­ti­vo, ge­nui­na­men­te, del pla­ne­ta. Na­die en el mun­do tie­ne se­me­jan­te po­si­cio­na­mien­to geo­grá­fi­co, ni es­ca­la, ni tec­no­lo­gía. No se lle­ga así no­más a ex­por­tar por 25.000 mi­llo­nes de dólares, cua­dru­pli­can­do el va­lor de la si­guien­te ex­por­ta­ción in­dus­trial. En un mo­men­to do­mi­na­do por una cri­sis de na­tu­ra­le­za esen­cial­men­te cam­bia­ria, al­te­rar las re­glas en es­te sec­tor es co­mo mí­ni­mo te­me­ra­rio.

Más allá de lo que va a sig­ni­fi­car pa­ra los pro­duc­to­res, las con­se­cuen­cias más se­rias son de­le­té­reas. Los más fa­vo­re­ci­dos son los chi­nos, que son gran­des com­pra­do­res de po­ro­to y no quie­ren com­prar ni acei­te (lo ha­cen con cuen­ta­go­tas por­que no tie­nen más re­me­dio) ni ha­ri­na (don­de di­rec­ta­men­te es­tán ce­rra­dos). La de­ci­sión ar­gen­ti­na les sir­vió la me­sa: se lle­va­rán la so­ja más ba­ra­ta, mien­tras es­pe­ran di­ri­mir su con­flic­to co­mer­cial con los Es­ta­dos Uni­dos. Son los ma­yo­res im­por­ta­do­res del mun­do, con una ne­ce­si­dad que du­pli­ca la co­se­cha ar­gen­ti­na. Pe­ro con ella no con­ta­ban por­que aquí se pro­ce­sa­ba to­do. Aho­ra la ten­drán más a mano.

Pe­ro bueno, en la Ar­gen­ti­na, ya sa­be­mos, lle­ga­mos a aplau­dir un de­fault.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.