Si que­re­mos ju­gar en pri­me­ra…

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

To­das las ma­ña­nas, yen­do al dia­rio, subo por la Ave­ni­da Ga­ray des­de Pa­seo Co­lón ha­cia Ta­cua­rí. En pleno San Tel­mo, se re­pi­te el es­pec­tácu­lo: las puer­tas abier­tas de fur­gon­ci­tos des­ven­ci­ja­dos, y un mu­cha­cho con ro­pa y pe­lo su­cios car­gan­do al hom­bro una me­dia res pa­ra la car­ni­ce­ría de la cua­dra. Por su­pues­to, es­ca­sean fac­tu­ras y re­mi­tos. Inad­mi­si­ble en el si­glo XXI.

Ha­ce mu­cho que que­ría es­cri­bir so­bre es­to. Al­go se dis­pa­ró en mi men­te pa­ra sen­tir que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to, y aquí es­toy. ¿Qué pa­só?

Pa­só que leí en Va­lor Eco­nó­mi­co, el pres­ti­gio­so me­dio bra­si­le­ño, una sa­ga fe­no­me­nal so­bre los mo­vi­mien­tos que se ha­bían pro­du­ci­do en el mun­do de la car­ne va­cu­na. Y que te­nían, una vez más, a Bra­sil co­mo epi­cen­tro. Vea­mos un po­qui­to.

El he­cho sa­lien­te fue la com­pra de la em­pre­sa Keys­to­ne por par­te del gi­gan­te nor­te­ame­ri­cano Ty­son Foods. Pa­gó na­da me­nos que 3 mil mi­llo­nes de dó­la­res al gru­po Mar­frig, due­ño de Keys­to­ne, una pla­ta­for­ma lo­gís­ti­ca gi­gan­tes­ca, que abas­te­ce de ham­bur­gue­sas a McDo­nald´s en to­do el mun­do.

Se­gún Va­lor, el ob­je­ti­vo de Ty­son es sa­lir­le al cru­ce a otro gi­gan­te bra­si­le­ño, JBS, con ope­ra­cio­nes in­dus­tria­les y co­mer­cia­les en to­do el mun­do. In­clu­so en los Es­ta­dos Uni­dos y has­ta ha­ce po­co tam­bién en la Ar­gen­ti­na, cuan­do (apre­mia­da por el es­cán­da­lo de co­rrup­ción en Bra­sil) ven­dió sus tres plan­tas a otro gru­po bra­si­le­ño, Mi­ner­va.

Ty­son está re­la­ti­va­men­te mu­cho más fuer­te en cer­dos y po­llos. Con Keys­to­ne van por la car­ne va­cu­na, que es don­de JBS está me­jor po­si­cio­na­da, in­clu­so con ope­ra­cio­nes en Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, don­de la cer­ca­nía con el con­ti­nen­te asiá­ti­co es una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va for­mi­da­ble. Keys­to­ne tam­bién está allí.

A Mar­frig, por su par­te, la ope­ra­ción le sir­ve pa­ra achi­car su deu­da (sus di­rec­ti­vos in­for­ma­ron que des­ti­na­rían a ello 1500 mi­llo­nes, la mi­tad del in­gre­so per­ci­bi­do) y el res­to pa­ra in­cre­men­tar su ca­ja. Mar­frig ha­bía ad­qui­ri­do ha­ce po­cos me­ses la ma­yo­ría de Na­tio­nal, la cuar­ta com­pa­ñía de car­ne va­cu­na de Es­ta­dos Uni­dos. Es una em­pre­sa ori­gi­na­da en un gru­po de ga­na­de­ros de eli­te, que que­ría ma­ne­jar su pro­pia car­ne y pa­ra ello se vin­cu­ló con un fon­do de in­ver­sión. Mar­frig com­pró las ac­cio­nes de es­te fon­do y los ga­na­de­ros man­tie­nen su par­ti­ci­pa­ción. En el di­rec­to­rio de Na­tio­nal aho­ra está el pro­pio ti­tu­lar de Mar­frig, el bra­si­le­ño Mar­cos Mo­reno, se­cun­da­do por un uru­gua­yo, Martín Sec­co, su CEO glo­bal, y el ar­gen­tino Alain Mar­ti­net, quien con­du­ce ac­tual­men­te la ope­ra­ción en nues­tro país. In­tere­san­te.

E in­tere­san­te el con­tras­te. Cuan­do uno vi­si­ta un fri­go­rí­fi­co ex­por­ta­dor en la Ar­gen­ti­na, tie­ne que po­ner­se ro­pa hi­gié­ni­ca, cas­co, co­fia, bo­tas, y pa­ra pa­sar de zo­na su­cia a lim­pia hay que ce­pi­llar­se las bo­tas re­cién pues­tas. Esa car­ne sa­le al mun­do en­va­sa­da al va­cío, con tra­za­bi­li­dad, e ins­pec­cio­nes sa­ni­ta­rias des­de que en­tra el ani­mal has­ta que sa­le una ca­ja pa­le­ti­za­da.

Si a al­go de lo que tie­ne que ver con el cam­po y la agroin­dus­tria le de­di­có tiem­po el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri es a la car­ne. Se reunió es­te año cua­tro o cin­co ve­ces con la me­sa mul­ti­tu­di­na­ria, don­de pa­re­ce que to­dos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de sa­near la ca­de­na, en lo sa­ni­ta­rio, fis­cal y la­bo­ral. Exis­te un do­ble stan­dard que no se com­pa­de­ce con la vi­sión ex­por­ta­do­ra que des­vi­ve al go­bierno, que por otro la­do aca­ba de re­du­cir un 70% los re­in­te­gros a la ex­por­ta­ción. Al­go aten­di­ble por la an­gus­tia fis­cal, pe­ro que im­pli­ca un pa­so que ob­je­ti­va­men­te ope­ra en contra de las ex­por­ta­cio­nes. Mien­tras tan­to, un es­tu­dio pró­xi­mo a co­no­cer la luz in­di­ca que la eva­sión fis­cal as­cien­de a mil mi­llo­nes de dó­la­res. Es vein­te ve­ces el cos­to del re­in­te­gro sus­pen­di­do.

Lo que hay que ha­cer es ba­jar­le el te­lón a la me­dia res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.