Va por más, con ma­yor área e in­ver­sio­nes

Clarin - Rural - - ESPECIAL MAIZ - Alberto Mo­re­lli

Hoy nos en­con­tra­mos an­te otra cam­pa­ña ex­cep­cio­nal pa­ra el maíz. Se­gún las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes, se es­pe­ra un nue­vo in­cre­men­to del área sem­bra­da, que ron­da­ría en­tre un 8-10%, res­pec­to de la cam­pa­ña an­te­rior. La mag­ni­tud fi­nal de es­te cre­ci­mien­to es­ta­rá de­ter­mi­na­da se­gún la evo­lu­ción de dis­tin­tos fac­to­res eco­nó­mi­cos, téc­ni­cos y cli­má­ti­cos.

El con­su­mo glo­bal de maíz vie­ne cre­cien­do fuer­te y su­peran­do a la pro­duc­ción. Se­gún lo pro­yec­ta­do por el USDA, se es­pe­ra un con­su­mo glo­bal de 1.100 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra 2019. En Chi­na es­tán ca­yen­do los stocks, por lo que des­de allí po­drían in­cre­men­tar­se con­si­de­ra­ble­men­te los vo­lú­me­nes im­por­ta­dos en los pró­xi­mos años. Con­se­cuen­te­men­te, se es­pe­ra un es­ce­na­rio de de­man­da fir­me, con bue­nos pre­cios. Los va­lo­res de mer­ca­do pa­ra la co­se­cha 2018/19 ofre­cen una pers­pec­ti­va po­si­ti­va.

A la par de los pre­cios, tam­bién me­jo­ra la re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to y cre­ce el área de siem­bra; es­te año, en­tre lo des­ti­na­do a grano co­mer­cial (5,8 Mde ha) y pa­ra si­lo (1 M de ha) se acer­ca­ría co­mo nun­ca al ré­cord de 1939/1940: 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Tam­bién se es­pe­ra una me­jo­ra del pa­que­te tec­no­ló­gi­co apli­ca­do, que se tra­du­ci­ría en una pro­duc­ción ré­cord. En­tre los fac­to­res téc­ni­cos, la ne­ce­si­dad de ma­ne­jar ma­le­zas re­sis­ten­tes y de me­jo­rar la re­la­ción ce­rea­les/olea­gi­no­sas pa­ra dar sus­ten­ta­bi­li­dad a los sis­te­mas de pro­duc­ción, tam­bién in­cen­ti­van la siem­bra del cul­ti­vos. Es cla­ve que los pro­duc­to­res to­men con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de sem­brar el 10% re­co­men­da­do de un hí­bri­do sin tec­no­lo­gía Bt co­mo re­fu­gio, pa­ra pre­ser­var una tec­no­lo­gía cu­yas po­si­bi­li­da­des de re­em­pla­zo son in­via­bles en el cor­to pla­zo. Tam­bién abo­ga­mos por la pron­ta apro­ba­ción de una ley de se­mi­llas, que con­tem­ple los avan- ces que se pro­du­je­ron en la agri­cul­tu­ra en los úl­ti­mos años y ase­gu­re la lle­ga­da de pró­xi­mas in­no­va­cio­nes.

El co­mer­cio internacional de los pro­duc­tos de la ca­de­na tam­bién cre­ce y nos ofre­ce una gran opor­tu­ni­dad pa­ra mul­ti­pli­car el va­lor ge­ne­ra­do. Es in­dis­pen­sa­ble desa­rro­llar to­do nues­tro po­ten­cial de pro­duc­ción in­te­gra­da, en car­nes, lác­teos, pro­duc­tos de mo­lien­da, bio­eta­nol, bio­gás y bio­ma­te­ria­les. Sin em­bar­go, hay al­gu­nos sec­to­res, co­mo el lác­teo, el por­cino o las in­dus­trias de mo­lien­da, que hoy en­cuen­tran si­tua­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les. De­be­mos tra­ba­jar pa­ra que va­yan re­sol­vien­do los pro­ble­mas que afec­tan su com­pe­ti­ti­vi­dad.

Los cos­tos in­ter­nos, al­tos en mano de obra, trans­por­te, fi­nan­cia­mien­to, ener­gía y ad­mi­nis­tra­ti­vos, de­jan a la Ar­gen­ti­na en des­ven­ta­ja fren­te a otros paí­ses. Los ele­va­dos im­pues­tos, la eva­sión im­po­si­ti­va y el re­tra­so en la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía tam­bién da­ñan la com­pe­ti­ti­vi­dad. Co­mo con­se­cuen­cia, la Ar­gen­ti­na trans­for­ma me­nos del 35% de su pro­duc­ción de maíz, mien­tras los Es­ta­dos Uni­dos pro­ce­san un 87% y Bra­sil un 65%.

Pa­ra el de­sa­rro­llo de la ca­de­na de va­lor es cla­ve acom­pa­ñar al go­bierno en el tra­ba­jo que está rea­li­zan­do pa­ra la aper­tu­ra de nue­vos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, a tra­vés de acuer­dos eco­nó­mi­cos o sa­ni­ta­rios, co­mo es el ca­so del Pro­to­co­lo fir­ma­do pa­ra el in­gre­so de nue­vos pro­duc­tos de car­ne bo­vi­na a Chi­na, y la aper­tu­ra de car­ne bo­vi­na y ovi­na des­de la Pa­ta­go­nia a Ja­pón. Es­tas aper­tu­ras nos per­mi­ti­rán se­guir au­men­tan­do el área sem­bra­da con maíz, en zo­nas co­mo las pro­vin­cias pa­ta­gó­ni­cas, al sur del río Co­lo­ra­do. Exis­ten hí­bri­dos adap­ta­dos, agua pa­ra rie­go y tec­no­lo­gía, por lo cual se po­drá desa­rro­llar allí un gran po­lo de trans­for­ma­ción de gra­nos o si­lo en car­ne li­bre de af­to­sa.

La aper­tu­ra al mun­do nos ofre­ce nue­vas opor­tu­ni­da­des pe­ro nos obli­ga a tra­ba­jar so­bre re­que­ri­mien­tos sa­ni­ta­rios ca­da vez más exi­gen­tes. Si no cum­pli­mos con los re­qui­si­tos de ca­li­dad que de­man­dan los con­su­mi­do­res nues­tras po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a los mer­ca­dos po­drían ver­se se­ria­men­te afec­ta­das. Por ejem­plo, la Unión Eu­ro­pea vie­ne avan­zan­do rá­pi­da­men­te con nor­mas de pro­tec­cio­nis­mo, co­mo la hue­lla am­bien­tal, que tie­nen un al­to gra­do de acep­ta­ción en­tre los con­su­mi­do­res, que son quie­nes fi­nal­men­te de­ci­den si com­prar o no un de­ter­mi­na­do pro­duc­to. La hue­lla am­bien­tal no se re­fie­re so­la­men­te a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro sino que tam­bién con­tem­pla el im­pac­to so­bre la bio­di­ver­si­dad, los re­cur­sos na­tu­ra­les, y so­bre el uso y ma­ne­jo del agua, etc.

Más allá de lo ali­men­ta­rio, la in­dus­tria­li­za­ción de los gra­nos de maíz y sor­go con fi­nes ener­gé­ti­cos es una de las ac­ti­vi­da­des de ma­yor cre­ci­mien­to en el mun­do. Los be­ne­fi­cios de la ge­ne­ra­ción de bio­eta­nol y bio­gás pro­du­cen un im­pac­to cen­tral en la economía. Un au­men­to del por­cen­ta­je de cor­te con bio­eta­nol en las naf­tas per­mi­ti­ría su­bir la ofer­ta de com­bus­ti­bles lí­qui­dos en el país y fa­vo­re­ce­ría el de­sa­rro­llo de las eco­no­mías re­gio­na­les, con el con­si­guien­te im­pac­to po­si­ti­vo en las in­ver­sio­nes y el em­pleo, ade­más de co­la­bo­rar en la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma pro­duc­ti­vo.

Por otra par­te, en el mun­do ac­tual, el de­sa­rro­llo de bio­ma­te­ria­les es la in­dus­tria de ma­yor so­fis­ti­ca­ción y tec­no­lo­gía, y la prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma pa­ra pro­du­cir­los es el grano de maíz. Ce­le­bra­mos la crea­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ase­so­ra en Bio­ma­te­ria­les -COBIOMAT, des­ti­na­da a pro­mo­ver la pro­duc­ción y con­su­mo de bio­ma­te­ria­les ge­ne­ra­dos a par­tir de ma­te­rias pri­mas agroin­dus­tria­les.

El tra­ba­jo pú­bli­co-pri­va­do es cla­ve pa­ra di­se­ñar po­lí­ti­cas sus­ten­ta­bles y efi­ca­ces que den cer­te­za y com­pe­ti­ti­vi­dad a las dis­tin­tas pro­duc­cio­nes y per­mi­tan rea­li­zar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra pro­mo­ver el de­sa­rro­llo. Las opor­tu­ni­da­des que nos ofre­cen los mer­ca­dos son enor­mes, pe­ro tam­bién las di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der apro­ve­char­las.

No­ta de re­dac­ción: el au­tor es pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Maíz y Sor­go Ar­gen­tino (Mai­zar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.