Es­tra­te­gias de fer­ti­li­za­ción pa­ra no per­der ki­los

Clarin - Rural - - ESPECIAL MAIZ - Ga­briel Es­pó­si­to, Ce­ci­lia Cer­lia­ni yRa­fael Na­vi­lle. No­ta de re­dac­ción:

Los sue­los de la re­gión pam­pea­na, re­co­no­ci­dos por su ca­li­dad, es­tán de­te­rio­ra­dos en su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, por una intensa de­man­da de nu­trien­tes que no han si­do re­cu­pe­ra­dos me­dian­te es­tra­te­gias de fer­ti­li­za­ción ade­cua­das que con­si­de­ren la fuen­te, dosis, épo­ca, lo­ca­li­za­ción de ca­da nu­trien­te y las in­ter­ac­cio­nes en­tre ellos. En ge­ne­ral los cua­tro nu­trien­tes que es­tán de­fi­ci­ta­rios pa­ra el cul­ti­vo de maíz son fós­fo­ro (P), azufre (S), zinc (Zn) y ni­tró­geno (N). El fós­fo­ro se en­cuen­tra par­cial­men­te en la frac­ción mi­ne­ral, mien­tras que los res­tan­tes son prin­ci­pal­men­te or­gá­ni­cos. Las ne­ce­si­da­des de N es­tán aso­cia­das al ren­di­mien­to del maíz, mien­tras que P, S y Zn de­pen­den más de su dis­po­ni­bi­li­dad en el sue­lo.

El diag­nós­ti­co de las ne­ce­si­da­des de P, de­pen­de de la es­tra­te­gia que adop­te ca­da em­pre­sa: re­po­ner lo que el maíz ex­trae (3 ki­los por to­ne­la­da); adi­cio­nar lo ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar un ni­vel crí­ti­co en el sue­lo pre­vio a la siem­bra del maíz (15-18 mg/kg) des­de el P dis­po­ni­ble por el mé­to­do de Bray u Ol­sen (se­gún el pH edá­fi­co); o re­cu­pe­rar la fer­ti­li­dad del sue­lo agre­gan­do una dosis ma­yor a la ex­traí­da. Es­te nu­trien­te está fuer­te­men­te aso­cia­do con el cre­ci­mien­to ra­di­cal y por lo tan­to nun­ca de­be es­tar de­fi­ci­ta­rio pa­ra me­jo­rar la to­le­ran­cia al es­trés hí­dri­co. Ade­más, am­plian­do la ex­plo­ra­ción ra­di­cal se pue­den ab­sor­ber otros nu­trien­tes de ba­ja mo­vi­li­dad. Por lo que el P de­be adi­cio­nar­se al mo­men­to de la siem­bra o pre­vio a la mis­ma con su­fi­cien­te an­te­la­ción pa­ra que las llu­vias lo in­cor­po­ren.

Jun­to con el P de­be con­si­de­rar­se la fer­ti­li­za­ción con Zn, ya que el pri­me­ro lo an­ta­go­ni­za por in­hi­bir la sim­bio­sis con las mi­co­rri­zas ar­bus­cu­la­res, res­pon­sa­bles del 50% de la ab­sor­ción del Zn. Es­te mi­cro­nu­trien­te es de muy ba­ja mo­vi­li­dad edá­fi­ca y los sue­los ar­gen­ti­nos pre­sen­tan una ba­ja dis­po­ni­bi­li- dad, su ni­vel crí­ti­co pa­ra maíz se de­ter­mi­nó en 1 mg/kg (ex­trac­tan­te DTPA), fer­ti­li­zan­do con Zn cuan­do el sue­lo ten­ga una me­nor dis­po­ni­bi­li­dad, in­de­pen­dien­te­men­te del ren­di­mien­to al­can­za­ble. El Zn cum­ple un rol cru­cial en me­ta­bo­li­zar sus­tan­cias per­ju­di­cia­les ori­gi­na­das ba­jo con­di­cio­nes de es­trés, ade­más está aso­cia­do a la pro­duc­ción de hor­mo­nas del cre­ci­mien­to por lo que se re­co­mien­da apli­car­lo a la siem­bra o en es­ta­dios muy tem­pra­nos. En el azufre de­be con­si­de­rar­se que el mé­to­do de de­ter­mi­na­ción de azufre de sul­fa­tos es muy va­ria­ble y da­do que no se re­por­ta­ron res­pues­tas a la fer­ti­li­za­ción en dosis ma­yo­res a los 15 kg/ha, va­rios in­ves­ti­ga­do­res su­gie­re­nu­sar es­ta dosis en for­ma cons­tan­te.

Un as­pec­to cen­tral ra­di­ca en la in­ter­ac­ción en­tre es­tos nu­trien­tes. Va­rios ex­pe­ri­men­tos han evi­den­cia­do que, aun­que al­guno de ellos se en­cuen­tre en va­lo­res su­pe­rio­res al re­que­ri­do, la in­ter­ac­ción con los res­tan­tes jus­ti­fi­ca su apli­ca­ción con­jun­ta, sien­do más im­por­tan­te la in­ter­ac­ción (po­si­ti­va o ne­ga­ti­va) que la dis­po­ni­bi­li­dad in­di­vi- dual. La fer­ti­li­za­ción ba­lan­cea­da in­cre­men­ta la efi­cien­cia agro­nó­mi­ca de ca­da nu­trien­te, me­jo­ran­do la ren­ta­bi­li­dad del uso de fer­ti­li­zan­tes.

En el maíz, la de­man­da de N se aco­pla a su ta­sa de cre­ci­mien­to, por lo tan­to, no se re­quie­ren gran­des can­ti­da­des de N has­ta el es­ta­do de 8 ho­jas com­ple­ta­men­te des­ple­ga­das. Por ello, se de­be mi­ni­mi­zar el N apli­ca­do a la siem­bra y pos­ter­gar la re­fer­ti­li­za­ción has­ta es­ta­dios avan­za­dos, pa­ra evi­tar pér­di­das. Otro as­pec­to, es la in­ter­ac­ción con la den­si­dad de siem­bra, de mo­do tal que al sem­brar más plan­tas re­quie­re una ma­yor can­ti­dad de N, por ello no pue­de do­si­fi­car­se ade­cua­da­men­te sin con­si­de­rar la den­si­dad de siem­bra y el ren­di­mien­to po­si­ble de ob­te­ner. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to pu­bli­ca­ron, que, a la den­si­dad óp­ti­ma de siem­bra, ca­da plan­ta de maíz re­quie­re con­tar con 2,3 g de N en­tre lo que pre­sen­ta el sue­lo en V6 y lo que se in­cor­po­re vía fer­ti­li­za­ción.

En re­gio­nes don­de el re­lie­ve de­ter­mi­na el ren­di­mien­to del maíz, de­be­rían em­plear­se mo­de­los de diag­nós­ti­co ni­tro­ge­na­do es­pa­cial y tem­po­ral­men­te va­ria­bles. En es­te sen­ti­do des­de el año 2013, se dis­po­ne pa­ra el oes­te de Cór­do­ba de un mo­de­lo que de­ter­mi­na la dosis óp­ti­ma eco­nó­mi­ca de N de­pen­dien­te de las con­di­cio­nes hí­dri­cas de ca­da cam­pa­ña y de un ín­di­ce de to­po­gra­fía que es sen­si­ble a la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en ca­da pun­to del lo­te.

En otras re­gio­nes del país, se han es­ta­ble­ci­do re­la­cio­nes en­tre la dosis óp­ti­ma de N con la ma­te­ria or­gá­ni­ca jo­ven, con el ni­tró­geno ob­te­ni­do por in­cu­ba­ción anae­ró­bi­ca, con ín­di­ces de ve­ge­ta­ción o con va­lo­res de ver­dor me­di­dos con cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas.

To­das las es­tra­te­gias de­man­dan de in­ge­nie­ros agró­no­mos que to­men de­ci­sio­nes apro­pia­das con aná­li­sis de sue­lo y/o de cul­ti­vos.

los au­to­res son do­cen­tes de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía y Ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.