El de­ba­te so­bre la sus­ten­ta­bi­li­dad

En el con­gre­so se des­ta­có el apor­te de car­bono que ha­ce el cul­ti­vo y có­mo me­jo­ra la es­truc­tu­ra del sue­lo.

Clarin - Rural - - ESPECIAL MAIZ -

El im­pe­ra­ti­vo de la sus­ten­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción agrí­co­la es una de­man­da de to­da la sociedad y fue el fo­co de un mó­du­lo del XI Con­gre­so de Maíz y de va­rios pa­ne­les es­pe­cí­fi­cos.

Ernesto Vi­gliz­zo, re­co­no­ci­do in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet, ex­pli­có por­qué el cho­clo es un cul­ti­vo tan va­lio­so a la ho­ra de ba­lan­cear el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. “El sec­tor agroin­dus­trial se en­cuen­tra an­te un enor­me desafío am­bien­tal”, re­mar­có; y en­tre los vec­to­res de ese desafío enume­ró el car­bo- no y los nu­trien­tes, el agua y la bio­di­ver­si­dad y la con­ta­mi­na­ción por pla­gui­ci­das y nu­trien­tes.

Se­gún ex­pli­có, el maíz ge­ne­ra más car­bono en la bio­ma­sa sub­te­rrá­nea que en la bio­ma­sa aé­rea, y su ga­nan­cia es ma­yor en com­pa­ra­ción con los otros cul­ti­vos, por eso es tan im­por­tan­te en las ro­ta­cio­nes.

“Los ren­di­mien­tos de gra­nos han au­men­ta­do mu­cho, y tam­bién se in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad del cul­ti­vo de in­cor­po­rar car­bono, que se ha más que du­pli­ca­do. A me­di­da que los ren­di­mien­tos au­men­tan, tam­bién lo ha­ce el secuestro de car­bono or­gá­ni­co. A su vez, el ren­di­mien­to del cul­ti­vo está aso­cia­do al car­bono apor­ta­do por el sue­lo”, de­ta­lló Vi­gliz­zo.

Ma­ría Ca­ro­li­na Sa­sal, es­pe­cia­lis­ta del INTA Pa­ra­ná, re­cor­dó que se de­tec­tó la pre­sen­cia de her­bi­ci­das y pla­gui­ci­das en la desem­bo­ca­du­ra de los arro­yos, que vie­nen de las zo­nas agrí­co­las de San­ta Fe y En­tre Ríos, en el río Pa­ra­ná (un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta).

“Se es­tán en­con­tran­do re­si­duos y tra­zas de mo­lé­cu­las quí­mi­cas en lu­ga­res que no son blan­co y en los que no de­be­rían es­tar”, in­sis­tió. En el ca­so de En­tre Ríos, que tie­ne pendientes im­por­tan­tes, la ero­sión hí­dri­ca -cuan­do llue­ve con in­ten­si­dad- es la que sue­le lle­var es­tas mo­lé­cu­las has­ta los cur­sos de agua.

Lo que vie­nen ob­ser­van­do en el INTA Pa­ra­ná es que el maíz rea­li­za un apor­te im­por­tan­te pa­ra mi­ti­gar es­te pro­ble­ma am­bien­tal. En los lo­tes en los que la ro­ta­ción fue maíz, tri­go y so­ja mi­die­ron una pér­di­da de gli­fo­sa­to por es­cu­rri­mien­to del 1%. En cam­bio, en los que se hi­zo mo­no­cul­ti­vo de so­ja ese va­lor lle­gó al 5%. “Es que la pri­me­ra se­cuen­cia fa­vo­re­ce la in­fil­tra­ción del agua de llu­via y re­du­ce la ero­sión hí­dri­ca”, ex­pli­có.

En su di­ser­ta­ción, la in­ge­nie­ra Sil­vi­na Res­to­vich, del INTA Per­ga­mino, ad­vir­tió que en los es­que­mas agrí­co­las ac­tua­les hay una pér­di­da de ca­li­dad de sue­lo, una al­ta de­pen­den­cia del sis­te­ma fó­sil y una me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra pres­tar ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos. “Hay que re­ver­tir es­ta si­tua­ción y ges­tio­nar las nu­trien­tes y la ma­te­ria or­gá­ni­ca pa­ra me­jo­rar la fer­ti­li­dad”, pro­pu­so.

En es­te ca­mino, di­jo que es fun­da­men­tal con­si­de­rar le­gu­mi­no­sas co­mo la vi­cia pa­ra in­cor­po­rar car­bono y ni­tró­geno, y no so­lo la fer­ti­li­za­ción clá­si­ca. “De­be­mos fo­men­tar la ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca en los sue­los y las re­ser­vas de car­bono y ni­tró­geno, es una cues­tión crí­ti­ca pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad de los sis­te­mas agrí­co­las. Pa­ra lo­grar­lo hay que di­ver­si­fi­car se­cuen­cias y de­jar de per­der nu­trien­tes”, in­sis­tió.

Emer­ge. Re­co­men­da­ron di­ver­si­fi­car se­cuen­cias pa­ra cui­dar el sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.