Có­mo uti­li­zar los an­ti­mi­cro­bia­nos

Un ex­per­to in­di­ca la for­ma de uti­li­zar­los pa­ra pre­ve­nir las en­fer­me­da­des y no agra­var las re­sis­ten­cias.

Clarin - Rural - - RURAL - Daniel Ever­ton No­ta de re­dac­ción: el au­tor es ge­ren­te de tec­no­lo­gía pa­ra cer­dos de Car­gill Nu­tri­ción Ani­mal.

Los an­ti­mi­cro­bia­nos se han uti­li­za­do pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des y co­mo pro­mo­to­res de crecimiento du­ran­te dé­ca­das en la cría de por­ci­nos. Pe­ro hay que pres­tar aten­ción a su uso ex­ce­si­vo por­que con­tri­bu­yen al de­sa­rro­llo de la re­sis­ten­cias bac­te­ria­nas, que se­gún la OME en 2050 se­rá la prin­ci­pal cau­sa de muer­te de los hu­ma­nos.

En cer­dos, el des­te­te es una fa­se crí­ti­ca y no con­tar con la le­che ma­ter­na y pa­sar a una die­ta só­li­da es un gran desafío, es­pe­cial­men­te en ca­sos don­de el ali­men­to no tie­ne al­ta di­ges­ti­bi­li­dad, el me­dio am­bien­te y el trac­to di­ges­ti­vo es­tán con­ta­mi­na­dos por mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos o hay ma­las con­di­cio­nes de hi­gie­ne y de manejo.

En es­tas si­tua­cio­nes, es fre­cuen­te que los fár­ma­cos se uti­li­cen ex­ce­si­va­men­te pa­ra en­mas­ca­rar es­tos pro­ble­mas, ge­ne­ran­do re­sis­ten­cia y un des­equi­li­brio de la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal de los le­cho­nes.

Pa­ra que el le­chón no su­fra las con­se­cuen­cias de esa eta­pa, de­be­mos con­si­de­rar va­rios pun­tos crí­ti­cos.

1- Nu­tri­ción: ges­tión de la ali­men­ta­ción de la cer­da. La vi­ta­li­dad de los le­cho­nes al na­cer y el crecimiento du­ran­te la lac­tan­cia im­pac­tan en su desem­pe­ño fu­tu­ro. Las hem­bras so­bre­ali­men­ta­das son más pro­pen­sas a pre­sen­tar pro­ble­mas de ede­ma ma­ma­rio y dis­mi­nu­ción del con­su­mo du­ran­te la lac­tan­cia.

Tam­bién es im­por­tan­te el su­mi­nis­tro de fuen­tes y los ni­ve­les co­rrec­tos de lí­pi­dos que me­jo­ran la ca­li­dad de la le­che, así co­mo los adi­ti­vos que ac­túan so­bre la in­mu­ni­dad de los le­cho­nes.

2- Ca­li­dad de ca­los­tro pa­ra los re­cién na­ci­dos. El ca­los­tro, ade­más de una im­por­tan­te fuen­te de nu­trien­tes, pro­por­cio­na in­mu­no­glo­bu­li­nas que ayu­da­rán a la sa­lud y el de­sa­rro­llo de los le­cho­nes.

Cuan­do se tra­ta de hem­bras con al­to nú­me­ro de le­cho­nes na­ci­dos, es­te pun­to es to­da­vía más im­por­tan­te, ya que hay que re­cor­dar que la pro­duc­ción de ca­los­tro no acom­pa­ña el au­men­to en el nú­me­ro de le­cho­nes en la mis­ma pro­por­ción. El su­mi­nis­tro de ali­men­to en ma­ter­ni­dad es la pre­pa­ra­ción pa­ra el des­te­te, aun­que no ge­ne­re un au­men­to de pe­so sig­ni­fi­ca­ti­vo. Ade­más, se re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la dia­rrea cuan­do los ani­ma­les re­ci­ben ali­men­to a los 5 días de edad.

Gra­dual­men­te, ade­más, se lo­gra equi­li­brar la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal y se me­jo­ra el ren­di­mien­to en eta­pas fu­tu­ras.

3- Ali­men­ta­ción de al­ta ca­li­dad pa­ra el le­chón aún no des­te­ta­do. El pH in­tes­ti­nal de los le­cho­nes des­pués del des­te­te no es óp­ti­mo pa­ra la di­ges­tión de las die­tas tí­pi­cas uti­li­za­das.

Los in­gre­dien­tes que se uti­li­zan en las ra­cio­nes post-des­te­te son fun­da­men­ta­les pa­ra no de­te­rio­rar aún más la ca­pa­ci­dad de aci­di­fi­ca­ción del me­dio, y así pro­mo­ver el de­sa­rro­llo de pa­tó­ge­nos.

La fer­men­ta­ción de la pro­teí­na no di­ge­ri­da pue­de lle­var a la formación de com­pues­tos me­ta­bó­li­cos tó­xi­cos que da­ñan la mu­co­sa in­tes­ti­nal, pro­vo­can dia­rrea y em­peo­ran del ren­di­mien­to zoo­téc­ni­co.

Los áci­dos or­gá­ni­cos pue­den ser una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te por su ac­ción en el pH In­tes­ti­nal, ya que ayu­dan a eli­mi­nar bac­te­rias, me­jo­ran­do la se­cre­ción en­zi­má­ti­ca y fa­vo­re­cien­do la di­ges­ti­bi­li­dad de la die­ta.

Hay una am­plia ga­ma de acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les que tam­bién es­ti­mu­lan la se­cre­ción en­zi­má­ti­ca, me­jo­ran la di­ges­ti­bi­li­dad de la die­ta por­ci­na y pue­den ser una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te pa­ra dis­mi­nuir la fer­men­ta­ción de com­pues­tos no desea­dos en el in­tes­tino.

Es­tos acei­tes ade­más in­cre­men­tan el con­su­mo y el pe­so, y tie­nen pro­pie­da­des an­ti­mi­cro­bia­nas, fa­vo­re­cien­do la sa­lud in­tes­ti­nal. Tam­bién se ha com­pro­ba­do que el óxi­do de Zn en al­tas do­sis cau­sa re­sis­ten­cia mi­cro­bia­na y al­gu­nos paí­ses ya han em­pe­za­do a li­mi­tar su uso.

Te­nien­do en cuen­ta es­tos pun­tos po­dre­mos te­ner una ex­ce­len­te pro­duc­ti­vi­dad zoo­téc­ni­ca y ra­cio­na­li­zar el uso de an­ti­mi­cro­bia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.