“Po­de­mos ser el pri­mer país que trai­ga la bio­tec­no­lo­gía al tri­go”

Clarin - Rural - - RURAL | MERCADOS AGRICOLAS - Mau­ri­cio Bár­to­li mbar­to­li@cla­rin.com

Una de las gran­des no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas del mo­men­to pa­ra el agro es un re­vo­lu­cio­na­rio de­sa­rro­llo ar­gen­tino. Se tra­ta de una se­mi­lla de tri­go con to­le­ran­cia a se­quía, sa­li­ni­dad y un her­bi­ci­da lo­gra­da por Bio­ce­res, pe­ro cu­ya apro­ba­ción se en­cuen­tra de­mo­ra­da en los pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos lo­ca­les. Cla­rín Ru­ral con­ver­só con Federico Truc­co, Di­rec­tor de la fir­ma de bio­tec­no­lo­gía, pa­ra me­dir su im­pac­to po­ten­cial y co­no­cer la im­por­tan­cia de su apro­ba­ción. “He­mos lo­gra­do los vis­tos bue­nos del Se­na­sa, la Co­na­bia, y nos he­mos tra­ba­do en un ter­cer as­pec­to que eva­lúa el Es­ta­do ar­gen­tino que es el im­pac­to que pue­da te­ner una bio­tec­no­lo­gía en el co­mer­cio ex­te­rior. No hay nin­gún tri­go trans­gé­ni­co en el mun­do, en­ton­ces hay que ana­li­zar ries­gos, ver có­mo po­de­mos lle­gar a escenarios que nos per­mi­tan ser pri­me­ros sin asu­mir con­tin­gen­cias co­mer­cia­les”, ex­pli­có.

-¿Qué so­lu­cio­nes eva­lúan pa­ra el fu­tu­ro de es­ta tec­no­lo­gía?

-Plan­tea­mos tres escenarios po­si­bles. Un es­ce­na­rio que nos per­mi­ti­ría dis­po­ner de es­ta tec­no­lo­gía hoy mis­mo se­ría li­mi­tar­la al mer­ca­do in­terno, lo que im­pli­ca­ría que el sis­te­ma ten­ga al­gún ti­po de se­gre­ga­ción, y eso pue­de ser no desea­ble por­que hay un 50-60 por cien­to de la pro­duc­ción de tri­go que se ex­por­ta. La se­gun­da po­si­bi­li­dad es ha­cer lo que ha­ce­mos en so­ja, que ya te­ne­mos apro­ba­da es­ta tec­no­lo­gía pe­ro no la po­de­mos co­mer­cia­li­zar has­ta que Chi­na la aprue­be pa­ra con­su­mo. La Chi­na del tri­go es Bra­sil, en­ton­ces ha­ga­mos una apro­ba­ción con­di­cio­na­da a la li­be­ra­ción en Bra­sil, don­de ya te­ne­mos pre­sen­ta­do el trá­mi­te. Hay mer­ca­dos adi­cio­na­les que no tie­nen mar­co re­gu­la­to­rio a los que tam­bién se po­dría ven­der, y de es­ta ma­ne­ra, asu­mien­do un es­ce­na­rio de pro­duc­ción de 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das, po­dría­mos ven­der un 60-70 por cien­to del tri­go ar­gen- tino sin pro­ble­mas. Y en un ter­cer es­ce­na­rio se po­dría ha­cer una lis­ta de los paí­ses que se con­si­de­ran im­por­tan­tes y que tie­nen mar­co re­gu­la­to­rio y que nos per­mi­tan a no­so­tros sa­ber dón­de te­ne­mos que ha­cer las in­ver­sio­nes pa­ra po­der te­ner es­to co­mo una reali­dad en Ar­gen­ti­na. De es­ta ma­ne­ra nos po­dría­mos pre­sen­tar co­mo el pri­mer país que tra­jo la bio­tec­no­lo­gía al tri­go.

-¿Por qué es im­por­tan­te traer la bio­tec­no­lo­gía al tri­go?

-Por­que creo que con el mis­mo cos­to de pro­duc­ción que te­ne­mos hoy po­dría­mos te­ner 3 mi­llo­nes de to­ne­la­das más. Creo que ha­bi­li­ta­ría al tri­go a com­pe­tir con el maíz en uso fo­rra­je­ro, pa­ra la pro­duc­ción de eta­nol, pa­ra la pro­duc­ción de bio­ma­te­ria­les, pa­ra sa­lir un po­co del mun­do de la ali­men­ta­ción hu­ma­na, sien­do el ce­real de in­vierno por ex­ce­len­cia, y no te­ner el pro­ble­ma de que si pro­du­ci­mos mu­cho no te­ne­mos a quién ven­dér­se­lo. Si que­re­mos sus­ti­tuir hi­dro­car­bu­ros, el tri­go pue­de ser una op­ción si tie­ne las mis­mas he­rra­mien­tas que tie­nen los cul­ti­vos más com­pe­ti­ti­vos.

-¿Por qué creés que el Es­ta­do es­tá sien­do len­to en es­te pro­ce­so?

-Creo que la reac­ción ini­cial an­te cual­quier cam­bio es el miedo, el pá­ni­co, no tan­to la co­di­cia de lo que po­dría ser sino qué pa­sa si la pi­fia­mos. Es una ló­gi­ca que tie­ne sen­ti­do, yo no le pi­do a un fun­cio­na­rio pú­bli­co que to­me el ries­go de un em­pren­de­dor o un empresario de bio­tec­no­lo­gía. Lo que sí creo es que si nos que­da­mos en eso la va­mos a se­guir vien­do de afue­ra. Te­ne­mos que lle­gar a un pun­to in­ter­me­dio, y pa­ra eso hay que te­ner diá­lo­go y te­ner vo­ca­ción ge­nui­na de li­de­rar.

-Re­cor­dan­do la se­quía de la úl­ti­ma cam­pa­ña, ¿cuál es el im­pac­to de es­te gen en los cul­ti­vos?

-Sa­li­mos de una cam­pa­ña don­de Ar­gen­ti­na per­dió unas 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja por la se­quía. Si es­ta tec­no­lo­gía -que tam­bién pue­de ser apli­ca­da en so­ja- hu­bie­ra si­do usa­da en la to­ta­li­dad de las hectáreas hu­bié­ra­mos te­ni­do unas 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das más, una for­tu- na, más que el pre­su­pues­to anual de mu­chos or­ga­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción. Una pe­que­ña in­ver­sión ter­mi­na te­nien­do un efec­to fe­no­me­nal cuan­do vos ope­rás en la so­cie­dad de co­no­ci­mien­to. Te­ne­mos que tran­si­cio­nar de una eco­no­mía pri­ma­ria a una eco­no­mía de va­lor agre­ga­do don­de no se pien­se que la úni­ca for­ma de com­pe­tir es con ba­jo cos­to de re­cur­sos hu­ma­nos.

-¿Có­mo es­tá Bio­ce­res en es­te con­tex­to?

-Te­ne­mos la am­bi­ción de ser lí­de­res glo­ba­les en la bio­tec­no­lo­gía pa­ra el agro. Em­pe­za­mos a ca­mi­nar en el mun­do de los agroin­su­mos con ac­ti­vos bio­ló­gi­cos. So­mos un gru­po que fac­tu­ra 150 mi­llo­nes dó­la­res anua­les y vie­ne cre­cien­do en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va y quie­re tri­pli­car en los pró­xi­mos tres o cua­tro años, y eso re­quie­re ca­pi­tal. La so­cie­dad es­tu­vo en un pro­ce­so de ca­pi­ta­li­za­ción y hay un ob­je­ti­vo de con­ver­tir­nos en una com­pa­ñía pú­bli­ca que pue­da usar las he­rra­mien­tas de ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les pa­ra cre­cer a una ta­sa mu­cho más ele­va­da que la que hoy nos per­mi­te el fi­nan­cia­mien­to lo­cal.

-¿Có­mo los afecta la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca lo­cal en ese ob­je­ti­vo?

-Al ini­cio de es­te año es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra ha­cer una ofer­ta pú­bli­ca en la Bol­sa de Nue­va York y en la de Bue­nos Ai­res, pla­ni­fi­cá­ba­mos jun­tar en­tre 100 y 150 mi­llo­nes de dó­la­res. En fe­bre­ro hu­bo una co­rrec­ción en el mer­ca­do por la que de­ci­di­mos pos­ter­gar la sa­li­da e hi­ci­mos una ca­pi­ta­li­za­ción privada por 62 mi­llo­nes de dó­la­res y des­pués, cuan­do te­nía­mos los nú­me­ros ac­tua­li­za­dos pa­ra po­der son­dear el mer­ca­do, em­pe­zó a ha­ber una co­rri­da cam­bia­ria lo­cal. Es­pe­ra­mos que la si­tua­ción ar­gen­ti­na se nor­ma­li­ce pa­ra no te­ner que con­tes­tar tan­tas pre­gun­tas vin­cu­la­das a la ma­cro y cen­trar­nos en las que tie­nen que ver con los fun­da­men­tos de nues­tro negocio.

En­tu­sias­ma­do. Federico Truc­co, Di­rec­tor de la fir­ma lo­cal Bio­ce­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.