Eco­no­mía vs fi­lo­so­fía, el ver­da­de­ro de­ba­te

El au­tor plan­tea que hay que de­ba­tir la Ley de Se­mi­llas so­bre el as­pec­to eco­nó­mi­co y sa­lir de la dis­cu­sión fi­lo­só­fi­ca. Es­to abar­ca cos­tos, me­jo­ras en el tra­ba­jo, sos­te­ni­bi­li­dad y no teo­rías po­lí­ti­cas.

Clarin - Rural - - RURAL | PRIMER NIVEL - Pa­tri­cio Wat­son

Se­guir ha­blan­do de la Ley de Se­mi­llas des­pués de vein­te años de dis­cu­sio­nes sin que se lo­gre un acuer­do pa­ra su tra­ta­mien­to en las Cá­ma­ras nos mues­tra co­mo una so­cie­dad in­ca­paz de ce­der al­gu­na pe­que­ña por­ción del in­te­rés pro­pio en aras del in­te­rés co­mún. Pe­ro hoy te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de re­ver­tir ese con­cep­to ya que pro­duc­to­res a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes e in­dus­tria­les se­mi­lle­ros es­tán a un pa­so de al­can­zar el con­sen­so ne­ce­sa­rio y así pa­sar­le la pos­ta a los le­gis­la­do­res pa­ra que fi­nal­men­te se san­cio­ne una ley acor­de a los tiem­pos que vi­vi­mos.

To­dos sa­be­mos que no es ca­sual que en nues­tro país las nue­vas tec­no­lo­gías se adop­ten rá­pi­da­men­te, eso su­ce­de por­que de lo que es­ta­mos ha­blan­do no es un te­ma fi­lo­só­fi­co sino eco­nó­mi­co. Sin nin­gu­na du­da de­be­mos dis­cu­tir es­te te­ma en el plano eco­nó­mi­co y sa­lir­nos de la tram­pa fi­lo­só­fi­ca que nos man­tu­vo du­ran­te tan­to tiem­po sin po­der avan­zar y nos man­tu­vo fue­ra de fo­co.

Lo que dis­cu­ti­mos son cos­tos, me­jo­ras en el tra­ba­jo, di­vi­sas pa­ra el país, sos­te­ni­bi­li­dad y no teo­rías po­lí­ti­cas, en de­fi­ni­ti­va hay que qui­tar­se los há­bi­tos o ca­re­tas y ha­blar de los in­tere­ses que ca­da uno tie­ne sin es­con­der­los.

Por con­se­cuen­cia no con­tar con una ley ac­tua­li­za­da que pro­te­ja la pro­pie­dad in­te­lec­tual del ger­mo­plas­ma in­clui­do en la se­mi­lla tie­ne un al­to im­pac­to en la es­truc­tu­ra de cos­tos de los pro­duc­to­res.

Por otro la­do es im­por­tan­te des­ta­car que una ley de se­mi­llas se de­be pen­sar pa­ra me­jo­rar la con­di­ción de los se­mi­lle­ros quie­nes, al ver pro­te­gi­dos los de­re­chos de sus ob­ten­cio­nes, in­vier­ten co­mo co­rres­pon­de.

No hay que ol­vi­dar que sin una ley ade­cua­da y que pro­te­ja la in­ves­ti­ga­ción y el de­sa­rro­llo nos lle­vó a una con­cen­tra­ción de la ofer­ta de se­mi­llas en dos o tres se­mi­lle­ros lo cual nos achi­có la com­pe­ten­cia.

Aho­ra bien, si la in­no­va­ción y lan­za­mien­to de nue­vos ger­mo­plas­mas se con­vier­te en un buen negocio rá­pi­da­men­te apa­re­ce­rá el in­te­rés por par­ti­ci­par de mu­chos que, al mis­mo tiem­po al pre­ten­der lle­var­se par­te de la nue­va tor­ta, aho­ra más gran­de, de­be­rán com­pe­tir por los clien­tes.

El ob­je­ti­vo de una nue­va ley es la me­jo­ra di­rec­ta del negocio pa­ra los se­mi­lle­ros y mul­ti­pli­ca­do­res lo cual in­di­rec­ta­men­te se­rá una me­jo­ra pa­ra los pro­duc­to­res y pa­ra el país.

Los pun­tos que sub­sis­ten hoy co­mo con­flic­ti­vos en un ac­ta de acuer­do que se fir­mó ha­ce un tiem­po son prin­ci­pal­men­te el que tra­ta la tran­si­ción ha­cia la nue­va ley y el ca­rác­ter de or­den pú­bli­co que pre­ten­den dar­le al­gu­nos.

Par­ti­cu­lar­men­te pien­so res­pec­to del pri­me­ro que la pues­ta en vi­gen­cia de una nue­va ley tie­ne efec­to ex­clu­si­vo so­bre las nue­vas ob­ten­cio­nes y de nin­gu­na ma­ne­ra so­bre los pre­sen­ta­dos ba­jo un ré­gi­men an­te­rior, pa­ra ellos si­gue vi­gen­te la vie­ja ley.

El se­gun­do pun­to es ma­te­ria de cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, pe­ro mi hu­mil­de opinión es que to­das las le­yes son pa­ra cum­plir­las y en es­te ca­so se tra­ta de una ley que re­gla­men­ta­rá el co­mer­cio de se­mi­llas con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, pe­ro no muy dis­tin­ta al res­to de pro­duc­tos que se co­mer­cia­li­zan pa­ra los cua­les no exis­te el or­den pú­bli­co.

Cla­ra­men­te se tra­ta de dos pun­tos ne­go­cia­bles en­tre sí, ya que res­pon­den a di­fe­ren­tes gru­pos de in­te­rés.

No pue­do de­jar de men­cio­nar co­mo ar­gu­men­to con­tun­den­te el úl­ti­mo in­for­me de USDA que nos mues­tra los nú­me­ros de pro­duc­ción de so­ja pa­ra es­ta cam­pa­ña en los Es­ta­dos Uni­dos en el or­den de las 125 mi­llo­nes de to­ne­la­das cuan­do ha­cen me­nos de 10 años con una su­per­fi­cie si­mi­lar se pro­du­cían 90 mi­llo­nes, es­to sig­ni­fi­ca un avan­ce ge­né­ti­co de tres pun­tos por año el cual con­tras­ta con el po­bre 1 % de nues­tro país.

Por otro la­do tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que la le­gis­la­ción de Es­ta­dos Uni­dos no exi­ge pa­ra la ins­crip­ción de nue­vas ob­ten­cio­nes que és­tas su­peren a las an­te­rio­res co­mo en nues­tro ca­so lo cual de­mues­tra que la com­pe­ten­cia por si so­la lo­gra ob­je­ti­vos mu­cho más im­por­tan­tes que los re­gla­men­tos.

De una vez por to­das ar­gen­ti­na de­be pro­mul­gar una re­gla cla­ra pa­ra que en el negocio de se­mi­llas se pro­mue­va la li­bre com­pe­ten­cia, so­lo así po­dre­mos atraer las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra el de­sa­rro­llo y así de­jar de ser una pro­me­sa co­mer­cial pa­ra con­ver­tir­nos en una reali­dad co­mo to­dos desea­mos.

Se­mi­llas. La fal­ta de una nor­ma hi­zo que ha­ya una con­cen­tra­ción de la ofer­ta y achi­có la com­pe­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.