Las ro­yas vuel­ven a en­cen­der la alar­ma en los lo­tes de tri­go

Afir­man que el 80 por cien­to del área es­tá sem­bra­da con va­rie­da­des sus­cep­ti­bles a la en­fer­me­dad.

Clarin - Rural - - RURAL -

La Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­tec­ción Pro­fe­sio­nal de Cul­ti­vos Ex­ten­si­vos (AAPCE) re­cien­te­men­te di­fun­dió da­tos que dan cuen­ta del gran cre­ci­mien­to de par­ti­ci­pa­ción de siem­bra de va­rie­da­des sus­cep­ti­bles a ro­yas, en­tre las cua­les se des­ta­can Al­ga­rro­bo, la más sem­bra­da con el 50% del área, Cei­bo y La­pa­cho.

En pa­ra­le­lo, in­ten­sas he­la­das si­guen ca­yen­do sobre el tri­go, con un im­pac­to li­mi­ta­do que no pa­sa de da­ños en puntas en ho­jas, y no ame­na­za­ría aún al po­ten­cial de su rin­de. Lo que preo­cu­pa en al­gu­nas zo­nas del cen­tro del país es la fal­ta de agua. Es­to em­pie­za a no­tar­se en lo­tes mal ro­ta­dos o en los po­cos cua­dros que es­tán em­pe­zan­do a en­ca­ñar. Fal­tan 1 a 2 se­ma­nas pa­ra que los tri­gos en­ca­ñen y au­men­ten su de­man­da hí­dri­ca. En la zo­na nú­cleo es­tán en con­di­cio­nes bue­nas a muy bue­nas. Pe­ro es­te año, al no con­tar con las na­pas, si no llue­ve en for­ma ade­cua­da, se es­ti­ma que se­rá muy di­fí­cil acer­car­se a los 40 a 50 quin­ta­les que se ob­tu­vie­ron el año pa­sa­do en el es­te de la pro­vin­cia, o los 30 a 40 quin­ta­les del oes­te.

“Muy pro­ba­ble­men­te la ro­ya ama­ri­lla del tri­go arran­que nue­va­men­te des­de tem­prano una vez pa­sa­do el pe­río­do de he­la­das fuer­tes”, es­ti­ma el Ing. Agr. En­ri­que Al­be­rio­ne, es­pe­cia­lis­ta en Fi­to­pa­to­lo­gía y Me­jo­ra­que mien­to Ge­né­ti­co del Cul­ti­vo de Tri­go del INTA Mar­cos Juá­rez.

Des­de el Sud­es­te de Bue­nos Ai­res, el fi­to­pa­tó­lo­go del INTA Bal­car­ce, Ig­na­cio Erre­gue­re­na com­par­tió su vi­sión del pa­no­ra­ma sa­ni­ta­rio de la fi­na: “La ro­ya ama­ri­lla es una de las pri­me­ras que apa­re­ce. Ve­nía­mos con tem­pe­ra­tu­ras un po­co al­tas has­ta ma­yo por lo me­nos en es­ta re­gión y abrup­ta­men­te lle­gó el frío con lo que las en­fer­me­da­des que­da­ron un po­co re­le­ga­das”. En ce­ba­da, man­cha en red y es­cal­da­du­ra son de es­pe­rar. Son las que pri­me­ro apa­re­cen y se mues­tran bas­tan­te di­fe­ren­tes en el ini­cio. La dis­tri­bu­ción en el lo­te de es­cal­da­du­ra, por el pe­so de sus es­po­ras, em­pie­za más en man­cho­nes y des­pués se ge­ne­ra­li­za en el lo­te. Es una man­cha elip­soi­dal con bor­des de­fi­ni­dos co­lor ma­rrón ne­cró­ti­co os­cu­ro, con un cen­tro pa­ji­zo que pue­de en­ca­lle­cer esas man­chas en la ho­ja. En cam­bio, man­cha en red, em­pie­za co­mo su nom­bre lo in­di­ca en for­ma lon­gi­tu­di­nal, si- guien­do la es­truc­tu­ra de la ho­ja y se­gún va avan­zan­do se da es­ta dis­tri­bu­ción ti­po red que es bas­tan­te característica. Es­ta se dis­tri­bu­ye de mo­do ge­ne­ra­li­za­do en el lo­te.

La re­co­men­da­ción des­de INTA es em­pe­zar a mo­ni­to­rear muy tem­prano, una vez por se­ma­na por lo me­nos. Una vez que te­ne­mos una bue­na iden­ti­fi­ca­ción de ese lo­te, to­man­do la in­ci­den­cia y se­ve­ri­dad, si ha­bla­mos de es­ta­dios tem­pra­nos, se habla de un 30% pro­me­dio de um­bral de in­ci­den­cia y a par­tir de ese límite de­be­ría­mos es­tar pen­san­do en una apli­ca­ción. Pe­ro no es tan li­neal, de­be­mos te­ner en cuen­ta el es­ta­dio en el es­tá el cul­ti­vo y la fi­sio­lo­gía de la plan­ta, si es que ella to­da­vía no ha ma­co­lla­do. Mu­chas ve­ces la ta­sa de cre­ci­mien­to so­bre­pa­sa la del pa­tó­geno y po­de­mos re­tra­sar la apli­ca­ción”.

Ro­ya ama­ri­lla. Tras la épo­ca de he­la­das es una de las pri­me­ras que apa­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.