En bus­ca de una nue­va uto­pía

Bio­eco­no­mía. El au­tor afir­ma que en la trans­for­ma­ción de la bio­ma­sa pue­de es­tar la cla­ve pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma ener­gé­ti­co, ac­ti­var una nue­va ma­triz pro­duc­ti­va y re­in­ser­tar a la Ar­gen­ti­na en el mun­do.

Clarin - Rural - - RURAL - Eduar­do J. Tri­go Especial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Las cuen­tas pú­bli­cas no cie­rran y las tur­bu­len­cias in­ter­na­cio­na­les ful­mi­na­ron el gra­dua­lis­mo que Cam­bie­mos pro­pu­so pa­ra vol­ver al mun­do de los nor­ma­les. Nue­va­men­te se plan­tea el ajus­te, una pe­lí­cu­la re­pe­ti­da aun­que es­ta vez trai­ga una va­rian­te: se re­co­no­ce que el dé­fi­cit es par­te del pro­ble­ma pe­ro no su cau­sa pro­fun­da. Es­ta es una so­cie­dad que gas­ta más de lo que pro­du­ci­mos. Lo que vi­vi­mos es la cri­sis de nues­tra for­ma de in­ser­ción en el mun­do. Ven­de­mos com­mo­di­ties agro­pe­cua­rias, co­mo lo ha­cía­mos ha­ce cien años, aun­que no to­do lo que po­dría­mos, y el ex­ce­den­te, en ge­ne­ral, va a com­pen­sar la po­ca com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­trial lo­cal.

Es­te es­que­ma sir­vió al­gu­na vez, in­clu­so, pa­ra po­ner­nos en­tre los pri­me­ros paí­ses del mun­do, pe­ro ha­ce mu­cho que de­jó de ser efec­ti­vo por­que el mun­do cam­bió, pe­ro fun­da­men­tal­men­te por­que abu­sa­mos de él.

En es­tos días, un país nor­mal, in­te­gra­do al mun­do, su­per­mer­ca­do en lu­gar de gra­ne­ro, pa­re­cen con­cep­tos en la dirección ade­cua­da, pe­ro in­su­fi­cien­tes. Ha­ce fal­ta una idea glo­ba­li­za­do­ra que con­ju­gue ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad ex­ter­na con más em­pleo, in­clu­sión so­cial y la po­si­bi­li­dad con­cre­ta de que to­dos los te­rri­to­rios sean par­te del cam­bio. La in­tui­ción di­ce que se re­quie­re una es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca di­fe­ren­te a la que te­ne­mos y no so­la­men­te en cuan­to a lo eco­nó­mi­co, sino tam­bién en cuan­to a las for­mas de asen­ta­mien­to de la po­bla­ción en el te­rri­to­rio y co­mo es­tos se in­te­gran a la eco­no­mía na­cio­nal y glo­bal.

En es­to el pa­pel del sec­tor agro­pe­cua­rio es un eje cen­tral del fu­tu­ro. Pe­ro no so­lo por ser la por­ción más com­pe­ti­ti­va de nues­tra eco­no­mía; el pun­to cen­tral es que es la ba­se pa­ra el desa­rro­llo de la bio­eco­no­mía, una vi­sión que nos ofre­ce la uto­pía pa­ra ima­gi­nar un país bas­tan­te di­fe­ren­te, que se re­de­fi­ne fue­ra de los lí­mi­tes sec­to­ria­les que se plan­tea­ron con la re­vo­lu­ción in­dus­trial. En par­te por­que es un con­cep­to del mun­do que vie­ne y, no un te­ma me­nor, por­que re­fle­ja y se nu­tre de nues­tras for­ta­le­zas y saber ha­cer. Ofre­ce ali­men­tos, in­su­mos in­dus­tria­les y ener­gías lim­pias en un mun­do preo­cu­pa­do por su se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y cre­cien­te­men­te aco­ta­do por el de­te­rio­ro de los re­cur­sos na­tu­ra­les y el cam­bio cli­má­ti­co, que de­man­da al­ter­na­ti­vas a los re­cur­sos fó­si­les. Un mun­do don­de –al me­nos por un tiem­po- la bio­ma­sa es una fuen­te es­tra­té­gi­ca de car­bono re­no­va­ble pa­ra el inevi­ta­ble pro­ce­so de “des­car­bo­ni­za­ción” que de­man­dan los ac­tua­les acuer­dos in­ter­na­cio­na­les. Tam­bién per­mi­ti­ría avan­zar sobre la cri­sis ener­gé­ti­ca con so­lu­cio­nes re­la­ti­va­men­te rá­pi­das y con ma­yo­res be­ne­fi­cios so­cia­les (em­pleo) y am­bien­ta­les. Es­to no sig­ni­fi­ca aban­do­nar “Va­ca Muer­ta”, pe­ro si re­di­ri­gir­la ha­cia la ex­por­ta­ción, al tiem­po que se trans­for­ma nues­tra ma­triz ener­gé­ti­ca ha­cia ener­gía lim­pia y dis­tri­bui­da.

Es­ta tran­si­ción ya se es­tá dan­do y se acu­mu­lan las ex­pe­rien­cias em­pre­sa­ria­les en bio­ener­gías, el agre­ga­do de va­lor en ori­gen y el desa­rro­llo de bio­ma­te­ria­les. Y hay un sec­tor cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co in­vo­lu­cra­do en los nue­vos te­mas y ha­cien­do apor­tes a so­lu­cio­nes lo­ca­les in­no­va­do­ras y con tec­no­lo­gías de pun­ta.

El Es­ta­do tam­bién es­tá acom­pa­ñan­do a tra­vés de al­gu­nos me­ca­nis­mos, pe­ro el grue­so de las po­lí­ti­cas si­gue concentrado la vie­ja orien­ta­ción. Eins­tein de­cía que si se quie­ren re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes, no se pue­de con­ti­nuar ha­cien­do lo mis­mo que se es­tá ha­cien­do. Qui­zás ha lle­ga­do la ho­ra de plan­tear­se la bio­eco­no­mía co­mo la nue­va uto­pía pa­ra nues­tra in­ser­ción en el mun­do y re­di­se­ñar las po­lí­ti­cas en con­se­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.