BIO4 inau­gu­ró su se­gun­da plan­ta de bio­gás

En Río Cuar­to, la em­pre­sa es un mo­de­lo de eco­no­mía cir­cu­lar y que sur­gió a par­tir de la aso­cia­ción.

Clarin - Rural - - BIOECONOMIA - Emi­li­ano Huer­go Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Con la pre­sen­cia del pre­si­den­te Mauricio Ma­cri y el go­ber­na­dor cor­do­bés Juan Schia­ret­ti que­dó inau­gu­ra­da en Río Cuar­to, ayer, la se­gun­da plan­ta de bio­gás de BIO4, una em­pre­sa mo­de­lo que lle­va a la má­xi­ma ex­pre­sión el nue­vo pa­ra­dig­ma de la bio­eco­no­mía y la eco­no­mía cir­cu­lar.

“Es­te es el ca­mino del pro­gre­so con dig­ni­dad, con tra­ba­jo de ca­li­dad pa­ra ca­da uno de los ar­gen­ti­nos, con mu­cha ener­gía co­mo la que va­mos a pro­du­cir en es­te es­ta­ble­ci­mien­to”, con­clu­yó el dis­cur­so de aper­tu­ra del pri­mer man­da­ta­rio, en el que des­ta­có el va­lor del aso­cia­ti­vis­mo.

La pues­ta en fun­cio­na­mien­to de Bioe­léc­tri­ca 2, tal co­mo se la de­no­mi­nó a es­ta uni­dad del gru­po BIO4, mar­ca un nue­vo hi­to en la cor­ta his­to­ria de es­ta com­pa­ñía.

Lo que na­ció ha­ce 6 años co­mo una usi­na de eta­nol, hoy se ha con­ver­ti­do en un eco­sis­te­ma de plan­tas que trans­for­man maíz en bio­com­bus­ti­bles, ener­gía, ali­men­tos y fer­ti­li­zan­tes or­gá­ni­cos. Un sis­te­ma pro­duc­ti­vo de agre­ga­do de va­lor en ori­gen, con un fuer­te com­pro­mi­so so­cial con la co­mu­ni­dad rio­cuar­ten­se.

“El ca­mino no fue fá­cil”, con­tó Ma­nuel Ron, uno de los ges­to­res de la idea ha­ce 15 años y uno de los 25 pro­duc­to­res mai­ce­ros de la zo­na que so­ña­ban con agre­gar­le va­lor al maíz.

“Vi­mos la opor­tu­ni­dad en el bio­eta­nol, pe­ro in­di­vi­dual­men­te sa­bía­mos que no te­nía­mos mu­chas op­cio­nes. En­ton­ces de­ci­di­mos aso­ciar­nos pa­ra ha­cer un pro­yec­to de es­ca­la”, re­cor­dó.

Re­cién en 2010 con­si­guie­ron jun­tar el ca­pi­tal ne­ce­sa­rio pa­ra ini­ciar las obras. Dos años más tar­de, BIO4 se con­ver­tía en la pri­me­ra em­pre­sa argentina en ela­bo­rar bio­eta­nol com­bus­ti­ble a par­tir del maíz.

Po­co tiem­po más tar­de, y em­ba­la­dos por el éxito de BIO4, se su­ma­ron nue­vos pro­duc­to­res pa­ra con­cre­tar la idea de in­ser­tar el maíz en la ma­triz eléc­tri­ca argentina.

El pro­yec­to con­sis­tió en uti­li­zar maíz pi­ca­do pa­ra ge­ne­rar bio­gás y es­te con­ver­tir­lo en elec­tri­ci­dad, apro­ve­chan­do el ca­lor re­sul­tan­te de la com­bus­tión pa­ra ca­le­fac­cio­nar el bio­di­ges­tor y me­jo­rar la efi­cien­cia de fer­men­ta­ción. Así sur­gió Bioe­léc­tri­ca, la pri­me­ra plan­ta de bio­gás en en­tre­gar elec­tri­ci­dad al sis­te­ma in­ter­co­nec­ta­do na­cio­nal.

El maíz pi­ca­do re­sul­ta­ba muy ca­ro y los em­pre­sa­rios no­ta­ron que ha­bía al­ter­na­ti­vas pa­ra me­jo­rar la ecua­ción eco­nó­mi­ca.

Una de ellas fue me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de la vi­na­za li­via­na, un sub­pro­duc­to de la pro­duc­ción de eta­nol. Ge­ne­ral­men­te, es­te pro­duc­to es con­cen­tra­do y agre­ga­do a la bur­lan­da. In­cor­po­rar­lo hú­me­do al mix con si­lo de maíz, aho­rra el al­to cos­to ener­gé­ti­co de su se­ca­do y me­jo­ra la pro­duc­ción de bio­gás. Doble be­ne­fi­cio.

Del mis­mo mo­do, sur­gió la op­ción de uti­li­zar es­tiér­col de los tam­bos y feed­lots ve­ci­nos, con­su­mi­do­res de la bur­lan­da que pro­du­ce la des­ti­le­ría. Uno de es­tos feed­lots, BIO5, es par­te del gru­po eco­nó­mi­co.

La pro­duc­ción de bio­gás aumentó e hi­zo fal­ta ins­ta­lar un se­gun­do mo­tor de 1,2 MW, si­mi­lar al an­te­rior. Aho­ra el ca­lor pa­ra en­viar a los di­ges­to­res re­sul­ta­ba de­ma­sia­do. En­ton­ces se cons­tru­ye­ron los duc­tos pa­ra que el ca­lor pue­da ser apro­ve­cha­do tér­mi­ca­men­te en la des­ti­le­ría.

La ma­te­ria no ga­seo­sa de los reac­to­res es se­pa­ra­da en sus fa­ses só­li­da y lí­qui­da a tra­vés de una pren­sa. La frac­ción só­li­da es uti­li­za­da pa­ra la pro­duc­ción hor­tí­co­la y la lí­qui­da se vuel­ca co­mo bio­fer­ti­li­zan­te a lo­tes de maíz, que lue­go de co­se­cha in­gre­sa­rá nue­va­men­te a es­te cir­cui­to. Así Bioe­léc­tri­ca se con­ver­tía en un mo­de­lo eco­no­mía cir­cu­lar.

La pro­duc­ción de al­cohol al­can­zó el má­xi­mo de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da y ya se están lle­van­do a ca­bo las in­ver­sio­nes pa­ra lle­var la plan­ta de los 250 me­tros cú­bi­cos actuales a 400 me­tros cú­bi­cos.

Y aho­ra que hay su­fi­cien­te ener­gía, se pue­de se­car la bur­lan­da, un plus pa­ra es­te pro­duc­to de gran de­man­da en la pro­duc­ción ga­na­de­ra. Se ins­ta­la­ron tres hor­nos de se­ca­do, co­mo par­te de la se­rie de in­ver­sio­nes que se vie­nen rea­li­zan­do en la plan­ta, en­tre las cua­les se en­cuen­tra Bioe­léc­tri­ca 2.

Ger­mán Di­be­lla, so­cio y res­pon­sa­ble de Bioé­lec­tri­ca, le con­tó a Cla­rín

Ru­ral que en­tre los pro­yec­tos a fu­tu­ro se en­cuen­tra el tras­la­do del feed­lot BIO5 al pre­dio de Bioe­léc­tri­ca.

In­clu­so fue más allá y se ani­mó a so­ñar con un te­cho con pa­ne­les so­la­res pa­ra ex­por­tar aún más ener­gía. Des­ta­có que aún creen que pue­den ha­cer un uso más efi­cien­te del ca­lor de los ga­ses de es­ca­pe de los ge­ne­ra­do­res. “Ca­da mo­tor po­dría ge­ne­rar el ca­lor su­fi­cien­te pa­ra un in­ver­na­de­ro de 10 hec­tá­reas”, ase­gu­ró.

Pa­ra Pa­tri­cia Ri­chie­ri, ge­ren­te ge­ne­ral de la em­pre­sa, “la for­ta­le­za de BIO4 es­tá en los re­cur­sos hu­ma­nos. Te­ne­mos un gru­po ex­ce­len­te. Tan­to en plan­ta co­mo a ni­vel di­ri­gen­cial. Los so­cios nos reuni­mos ca­da dos se­ma­nas a de­ba­tir ideas”, con­clu­yó.

A to­da mar­cha. La com­pa­ñía trans­for­ma el maíz en bio­eta­nol, ener­gía, ali­men­tos y fer­ti­li­zan­tes or­gá­ni­cos.

Hay equi­po. El pre­si­den­te Mauricio Ma­cri par­ti­ci­pó de la inau­gu­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.