El pa­so a pa­so pa­ra sem­brar con ma­yor pre­ci­sión

Có­mo ca­li­brar la sem­bra­do­ra pa­ra em­pe­zar la nue­va cam­pa­ña con el pie de­re­cho.

Clarin - Rural - - MAQUINARIA AGRICOLA - Juan B. Rag­gio Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Co­mien­za la siem­bra de maíz y co­mo siem­pre, es ne­ce­sa­rio un fuer­te con­trol de los cos­tos de im­plan­ta­ción de los cul­ti­vos y por ello es opor­tuno re­pa­sar al­gu­nos as­pec­tos que ha­cen a la eje­cu­ción de la ta­rea.

Pa­ra lo­grar una bue­na emer­gen­cia, rá­pi­da y uni­for­me en el tiem­po, las se­mi­llas re­quie­ren de una dis­tri­bu­ción pre­ci­sa que in­vo­lu­cre ade­más de la dis­tan­cia en­tre ellas, la pro­fun- di­dad de siem­bra.

Pa­ra lo­grar ta­les con­di­cio­nes, la sem­bra­do­ra de di­rec­ta en­tra en el sue­lo por su pe­so el cual es ge­ne­ro­so, ya que se tra­ba­ja en lo­tes de ras­tro­jo o pas­tu­ras sin la­bo­reo pre­vio. Es por ello que su es­truc­tu­ra se con­for­ma por ro­bus­tos per­fi­les y ór­ga­nos de buen por­te, pre­ci­sa­men­te pa­ra que la má­qui­na ten­ga el su­fi­cien­te pe­so a fin de cor­tar el sue­lo du­ro.

Tal es así que ca­da cuer­po de siem­bra es ca­paz de ejer­cer una fuer­za de arri­ba ha­cia aba­jo de unos 250 kg, in­de­pen­dien­te de la car­ga de las tol­vas la cual pue­de ser de 9.000 kg o más, por so­bre esos 250 kg.

No obs­tan­te ese gran pe­so dis­po­ni­ble, to­da uni­dad de siem­bra ofre­ce me­ca­nis­mos que per­mi­ten evi­tar ex­ce­sos de car­ga en ca­da cuer­po a fin de mi­ni­mi­zar la com­pac­ta­ción del te­rreno, el des­gas­te pre­ma­tu­ro de la má­qui­na y a la vez lo­grar uni­for­mi­dad en la pro­fun­di­dad de siem­bra.

Es que la du­re­za del sue­lo es va­ria­ble, y en­ton­ces va­ría la ne­ce­si­dad del pe­so pa­ra cor­tar le mis­mo. Cuan­do el sue­lo es du­ro pue­de ocu­rrir que la car­ga en los cuer­pos no sea su­fi­cien­te pa­ra que los sur­ca­do­res ha­gan su ta­rea. Tal con­di­ción se de­tec­ta con los doble dis­co apo­ya­dos en el sue­lo, ha­cien­do gi­rar las rue­das li­mi­ta­do­ras de pro­fun­di­dad (ni­ve­la­do­ras) a mano, y si sem­bra­mos, las se­mi­llas quedan en su­per­fi­cie.

Pe­ro la du­re­za de un sue­lo pue­de ser cam­bian­te en me­tros de re­co­rri­do, y en­ton­ces se pro­du­cen ex­ce­sos de pe­so tran­si­to­rios, de­bi­do a que el ope­ra­dor de la má­qui­na car­ga de ma­ne­ra ge­ne­ro­sa los cuer­pos a fin de evi­tar que la pro­fun­di­dad de siem­bra cam­bie de­ma­sia­do y que la se­mi­lla que­de sin sur­co en su­per­fi­cie.

Los me­ca­nis­mos que ofre­cen las má­qui­nas pa­ra es­te ajus­te de car­ga pue­den ser los re­sor­tes de re­gu­la­ción ma­nual que a su vez pue­den ser de “car­ga va­ria­ble” de “car­ga cons­tan­te”.

Cual­quie­ra sea el re­cur­so de la sem­bra­do­ra que se ope­re, es im­por­tan­te ma­ne­jar­lo pa­ra lo­grar la dis­tri­bu­ción de se­mi­lla bus­ca­da en el plano ho­ri­zon­tal (dis­tan­cia en­tre las se­mi­llas en la hi­le­ra) y en el plano ver­ti­cal (pro­fun­di­dad de siem­bra).

En mar­cha. La siem­bra del maíz ya co­men­zó en al­gu­nas zo­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.