Los cul­ti­vos hi­dro­pó­ni­cos se abren ca­mino

En Mon­te­vi­deo, Uru­guay, la em­pre­sa Ver­dea­gua Hi­dro­po­nia co­men­zó a pro­du­cir ha­ce 20 años y hoy ya tri­pli­can la pro­duc­ción. La ma­yor de­man­da vie­ne del la­do de los ve­ge­ta­les lis­to pa­ra con­su­mir.

Clarin - Rural - - TAPA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Agri­cul­tu­ra ur­ba­na. Huer­tas verticales. Te­chos ver­des. To­dos los días nos sor­pren­de al­gu­na no­ti­cia con­vo­can­te acer­ca de las nue­vas pro­pues­tas pa­ra pro­du­cir y dis­tri­buir ali­men­tos. Des­de la Ca­sa Ro­sa­da, que abas­te­ce su gas­tro­no­mía con las hor­ta­li­zas pro­du­ci­das en el te­cho, has­ta Who­le Foods, la ca­de­na de pro­duc­tos or­gá­ni­cos ad­qui­ri­da re­cien­te­men­te por Ama­zon, que ha­ce cre­cer la le­chu­ga en sus pro­pios lo­ca­les.

Exis­te un boom de pro­yec­tos de hi­dro­po­nía que atraen a fon­dos de in­ver­sión en to­do el mun­do. Amé­ri­ca del Nor­te, Asia y Me­dio Orien­te li­de­ran esas in­ver­sio­nes, con fi­nes prin­ci­pal­men­te ali­men­ta­rios y me­di­ci­na­les. Ha­bía que in­ves­ti­gar el te­ma. A po­co an­dar, al­guien nos ha­bló de un em­pren­di­mien­to hi­dro­pó­ni­co gran­de en Uru­guay, Ver­dea­gua Hi­dro­po­nia. “Es uno de los más an­ti­guos y re­co­no­ci­dos de la re­gión”, nos avi­sa­ron, y allá fui­mos.

Ver­dea­gua tie­ne su ba­se pro­duc­ti­va en Me­li­lla, un pun­to es­tra­té­gi­co de Mon­te­vi­deo, pró­xi­mo al fu­tu­ro Par­que Agroa­li­men­ta­rio. Allí es­tá el in­ver­nácu­lo de 10.000 m2, im­por­ta­do de Fran­cia, con to­dos los ele­men­tos y ac­ce­so­rios pa­ra un ma­ne­jo in­te­li­gen­te (y a la vez sen­ci­llo y prác­ti­co) del agua y los nu­trien­tes. Aden­tro, mi­les de ban­de­jas ge­ne­ran­do el mo­sai­co mul­ti­co­lor de una pa­ra­fer­na­lia de hor­ta­li­zas de ho­ja, cre­cien­do en un am­bien­te don­de to­do es­tá ba­jo con­trol: la tem­pe­ra­tu­ra, el flu­jo de agua, la luz. No hay un me­tro cua­dra­do sin apro­ve­char, las ban­de­jas flu­yen des­de una es­qui­na don­de se siem­bran has­ta las me­sas don­de per­ma­ne­ce­rán has­ta la co­se­cha. De allí van a un gal­pón de acon­di­cio­na­mien­to y em­pa­que, de don­de par­ten dia­ria­men­te ha­cia las bo­cas de ven­ta de Mon­te­vi­deo has­ta Pun­ta del Es­te.

Los en­va­ses tie­nen un có­di­go QR por lo que se pue­de ac­ce­der a la tra­za­bi­li­dad

To­do em­pe­zó ha­ce 20 años, de la mano de Se­bas­tián Fi­gue­rón y Juan He­rre­ra. Ha­bían apren­di­do las ba­ses de la pro­duc­ción hi­dro­pó­ni­ca, y vie­ron que les brin­da­ba la opor­tu­ni­dad de co­mer­cia­li­zar ve­ge­ta­les hi­dro­pó­ni­cos lis­tos pa­ra con­su­mir.

“De en­tra­da no­ta­mos que éra­mos lí­de­res en ca­li­dad, pe­ro siem­pre nos fal­tó vo­lu­men. Nos pe­dían más y nos fui­mos lar­gan­do, con apor­tes de ca­pi­tal de in­ver­so­res que se su­ma­ron al pro­yec­to. En los úl­ti­mos años he­mos ini­cia­do un fuer­te pro­ce­so de cre­ci­mien­to de nues­tra ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da. Com­pa­ra­do con 2016, hoy te­ne­mos el do­ble de pro­duc­ción, y pa­ra 2019 es­pe­ra­mos tri­pli­car nues­tra pro­duc­ción ac­tual”.

Prue­bas al can­to: en un cam­po ad­ya­cen­te, un con­tai­ner es­pe­ra con el se­gun­do in­ver­nácu­lo, mien­tras una pa­la me­cá­ni­ca alis­ta el te­rreno y lo de­ja ni­ve­la­do pa­ra que el agua co­rra co­mo co­rres­pon­de.

El pro­ce­so de pro­duc­ción de Ver­dea­gua con­su­me un 90% me­nos de agua que la hor­ti­cul­tu­ra tra­di­cio­nal. “Es­ta­mos im­ple­men­tan­do un sis­te­ma de re­co­lec­ción y tra­ta­mien­to del agua de llu­via pa­ra rie­go, y pla­nea­mos in­cor­po­rar ener­gía fo­to­vol­tai­ca pa­ra prác­ti­ca­men­te in­de­pen­di­zar­nos de la pro­vi­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos”, agre­ga Fi­gue­rón. Una pe­que­ña re­pre­sa, en­tre el gal­pón ac­tual y el que vie­ne, al­ma­ce­na el agua de llu­via.

El ma­yor cre­ci­mien­to de la de­man­da les lle­gó por el la­do de los ve­ge­ta­les lis­tos pa­ra con­su­mir. Su pro­duc­to in­sig­nia se co­mer­cia­li­za ba­jo la mar­ca “Ins­pi­ra­da”, y cons­ta de una se­lec­ción de ho­jas de le­chu­ga Sa­la­no­va lis­tas pa­ra con­su­mir; le­chu­ga co­mún, rú­cu­la y un top­ping que cam­bia se­gún la pre­sen­ta­ción.

Co­mer­cia­li­za su pro­duc­ción en Uru­guay a tra­vés de una re­co­no­ci­da ca­de­na de 12 su­per­mer­ca­dos bou­ti­que. Pa­ra al­can­zar el ni­vel de ca­li­dad que exi­ge es­ta ca­de­na, tra­ba­jan ex­clu­si­va­men­te con ma­te­rias pri­mas de pro­duc­ción pro­pia. Qui­zá aquí ra­di­que una de las gran­des ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de pro­du­cir “sin sue­lo”: “Nues­tro pro­ce­so 100% hi­dro­pó­ni­co y el pos­te­rior sa­ni­ti­za­do ase­gu­ran la al­tí­si­ma ca­li­dad y la inocui­dad de to­dos nues­tros pro­duc­tos”. Los en­va­ses cuen­tan con un có­di­go QR “con lo que el con­su­mi­dor pue­de ac­ce­der a la tra­za­bi­li­dad del pro­ce­so de pro­duc­ción de ca­da pa­que­te que ad­quie­ren”, des­ta­ca Fi­gue­rón.

La em­pre­sa se ha cer­ti­fi­ca­do en Uru­guay co­mo Em­pre­sa B. Son las que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner un tri-

ple im­pac­to, en desa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial y pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. “La em­pre­sa ofre­ce pro­duc­tos de la más al­ta ca­li­dad, con un gran pro­ce­so hu­mano y de pro­tec­ción del me­dio am­bien­te de por me­dio”, co­men­ta Die­go Giay, uno de los ar­gen­ti­nos que se in­cor­po­ró a Ver­dea­gua con la mi­sión de es­ca­lar el ne­go­cio. “El equi­po de tra­ba­jo, que es­tá com­pues­to en un 70% por mu­je­res,

El equi­po de tra­ba­jo de la em­pre­sa es­tá com­pues­to en un 70% por mu­je­res

es­tá muy com­pro­me­ti­do e iden­ti­fi­ca­do con la em­pre­sa y eso lo de­mues­tra el al­tí­si­mo ni­vel de pre­sen­tis­mo que te­ne­mos, un he­cho des­ta­ca­ble en el ám­bi­to ru­ral”, agre­ga Giay, un jo­ven abo­ga­do oriun­do de Arre­ci­fes que tra­ba­jó on­ce años en el Es­tu­dio Mar­val y O’Fa­rrel. Se es­pe­cia­li­zó en Agro­ne­go­cios, via­jó a Es- ta­dos Uni­dos y se enamo­ró de la hi­dro­po­nía. Bus­can­do qué ha­cer, co­no­ció Ver­dea­gua y…aquí es­tá.

“Nues­tra as­pi­ra­ción en el cor­to pla­zo es co­mer­cia­li­zar los pro­duc­tos en el Mer­co­sur, y en el me­diano pla­zo afian­zar­se co­mo el lí­der re­gio­nal en el di­se­ño y ope­ra­ción de pro­yec­tos hi­dro­pó­ni­cos a es­ca­la co­mer­cial”, co­men­ta Giay

Uno de los ma­yo­res desafíos del sec­tor es la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos que pue­dan ope­rar exi­to­sa­men­te pro­yec­tos a es­ca­la co­mer­cial. A di­fe­ren­cia de las huer­tas ho­ga­re­ñas y pe­que­ños pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, los pro­yec­tos a es­ca­la co­mer­cial tie­nen una cur­va de apren­di­za­je muy al­ta de­bi­do a las vi­ci­si­tu­des y com­ple­ji­da­des pro­pias de la es­ca­la, y de la di­ver­si­dad de ne­go­cios que in­vo­lu­cra: pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción y lo­gís­ti­ca.

Otro de los gran­des desafíos es la au­sen­cia de ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da dis­po­ni­ble, da­do que la se­lec­ción de pro­vee­do­res y cons­truc­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria es un pro­ce­so que pue­de de­mo­rar años.

In­ver­nácu­lo. Los hor­ta­li­zas cre­cen en un am­bien­te don­de to­do es­tá ba­jo con­trol: la tem­pe­ra­tu­ra, el flu­jo de agua y la luz. No hay un me­tro cua­dra­do sin apro­ve­char.

In­ver­nácu­lo. Ver­dea­gua Hi­dro­po­nia co­mer­cia­li­za su pro­duc­ción en Uru­guay a tra­vés de una re­co­no­ci­da ca­de­na de 12 su­per­mer­ca­dos bou­ti­que.

Con­trol de pro­ce­sos. Uno de los desafíos es for­mar re­cur­sos hu­ma­nos.

Co­se­cha. Cre­ce jun­to a la de­man­da de ve­ge­ta­les lis­tos pa­ra con­su­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.