Es la so­ja, es­tú­pi­do

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La som­bra do­lien­te de las re­ten­cio­nes vuel­ve a po­sar­se so­bre la pam­pa ar­gen­ti­na. Cuan­do pa­re­cían di­ge­rir­se los de­le­té­reos efec­tos del re­gre­so de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, con el pa­lia­ti­vo de que “por lo me­nos es­ta vez son pa­ra to­dos los sec­to­res”, un ar­tícu­lo del pro­yec­to de ley de Pre­su­pues­to 2019 pu­so nue­va­men­te en ten­sión a las ca­de­nas agroin­dus­tria­les. Es el que fa­cul­ta al Po­der Eje­cu­ti­vo a ele­var­las has­ta un 33%, “en ca­so de ne­ce­si­dad”, sin mu­chas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes.

Quie­nes re­dac­ta­ron es­te ar­tícu­lo pa­re­cen ig­no­rar lo ele­men­tal. Más allá de de­jar ex­pues­ta la in­ten­ción de se­guir a los mor­dis­co­nes (se­gu­ra­men­te con el agro en pri­mer lu­gar, por­que, ya sa­be­mos, es el bo­tín más ten­ta­dor), lo que los au­to­res no per­ci­ben es el da­ño que agre­gan al fun­cio­na­mien­to del sec­tor. Se ve que no tie­nen idea de có­mo ope­ran los mer­ca­dos, ya de por sí bas­tan­te vo­lá­ti­les. Pe­ro una co­sa es la vo­la­ti­li­dad in­trín­se­ca del ne­go­cio, don­de in­ci­den des­de los pro­nós­ti­cos me­teo­ro­ló­gi­cos en to­do el mun­do, has­ta el hu­mor de Trump y sus be­li­co­sos arre­ba­tos. Y otra muy di­fe­ren­te es agre­gar la in­cer­ti­dum­bre del ma­ni­pu­leo de los de­re­chos de ex­por­ta­ción.

Ya te­nía­mos bas­tan­te con la in­cer­ti­dum­bre cam­bia­ria, que se pue­de ar­bi­trar en los mer­ca­dos del dó­lar fu­tu­ro. El fla­man­te ti­tu­lar del Ban­co Cen­tral fi­jó una ban­da de flo­ta­ción, con epi­cen­tro en los 40 pe­sos y un ajus­te del 3% men­sual, lo que da­ba al­gún ho­ri­zon­te. Pe­ro el agre­ga­do de es­ta suerte de re­ten­cio­nes ad li­bi­tum in­fec­ta a to­do el sis­te­ma de co­ber­tu­ras con el vi­rus de la dis­cre­cio­na­li­dad.

Va­le la pe­na re­pa­sar dón­de es­ta­mos pa­ra­dos. Es­ta se­ma­na hu­bo dos even­tos de ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia: el lan­za­mien­to de la cam­pa­ña 2018/2019 en la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, y el Se­mi­na­rio de Ac­so­ja en la Bol­sa de Co­mer­cio de Ro­sa­rio. Los vi­ví muy de aden­tro, y muy in­ten­sa­men­te, por­que me to­có mo­de­rar dos pa­ne­les cru­cia­les, con ac­to­res de pri­me­ra lí­nea en la ca­de­na de la so­ja, que es la ma­dre de to­das las ba­ta­llas.

La so­ja, de la no­che a la ma­ña­na, se ha­bía con­ver­ti­do en la abanderada de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. El uno a uno de la con­ver­ti­bi­li­dad ge­ne­ró enor­mes di­fi­cul­ta­des de adap­ta­ción en el seg­men­to de los pro­duc­to­res. Pe­ro desató una co­rrien­te fe­no­me­nal de tecnología y fue un enor­me im­pul­so a la in­ver­sión. Aho­ra ha­bía un so­lo dó­lar pa­ra to­do lo que se com­pra­ba y pa­ra to­do lo que se ven­día. Era al­go nue­vo, por­que an­tes en­tre re­ten­cio­nes y cam­bios múl­ti­ples, equi­pos e in­su­mos se pa­ga­ban ca­rí­si­mos en tér­mi­nos del pro­duc­to ob­te­ni­do. La pro­duc­ción era de­fen­si­va, “ex­ten­si­va”, se ten­día a pro­du­cir a ba­se de tie­rra, el in­su- mo que siem­pre es­ta­ba, pe­ro ca­da vez más de­te­rio­ra­do.

Así, la Ar­gen­ti­na pu­do cap­tar to­dos los atri­bu­tos de la nue­va tecnología, des­de la ge­né­ti­ca en se­mi­llas has­ta la me­ca­ni­za­ción, pa­san­do por la pro­tec­ción y nu­tri­ción de los cul­ti­vos. La so­ja, que se ha­bía es­tan­ca­do en las 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das, can­tó las 40 ape­nas diez años des­pués. Y si­guió su­bien­do, por iner­cia y por la ayu­da de bue­nos pre­cios in­ter­na­cio­na­les, cuan­do la cri­sis del 2002 lle­vó a apli­car­le de­re­chos de ex­por­ta­ción. Pri­me­ro, del 10%. En­se­gui­da, el go­bierno de Nes­tor Kirch­ner las lle­vó al 20. Lue­go, al 27, y al fi­nal de su man­da­to, al 35 pa­ra de­jar­le la me­sa ser­vi­da a su su­ce­so­ra. El in­ten­to de las re­ten­cio­nes mó­vi­les fra­ca­só, pe­ro que­da­ron en el 35%.

La con­cep­ción del “yu­yo” ge­ne­ró la ima­gen de que no pa­sa­ba na­da, que igual la so­ja se­gui­ría flu­yen­do. Co­mo ade­más ha­bía re­ten­cio­nes del 20% pa­ra el maíz y del 23% pa­ra el tri­go, a los que se su­ma­ban las res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción, la so­ja fue la úni­ca al­ter­na­ti­va. Pe­ro to­do se es­tan­có. El go­bierno K ha­bía pues­to el pie en la puer­ta gi­ra­to­ria y ter­mi­na­ría ago­ni­zan­do por fal­ta de di­vi­sas.

La ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri cam­bió la ten­den­cia. Li­be­ró el ti­po de cam­bio y eli­mi­nó las re­ten­cio­nes a los ce­rea­les. Y hu­bo una ex­plo­sión. A la so­ja le pro­me­tie­ron una re­duc­ción. No pu­die­ron cum­plir. El es­tan­ca­mien­to se hi­zo más evi­den­te. Ha­ce diez años que no po­de­mos des­pe­gar de las 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Gra­ve pa­ra el prin­ci­pal pro­duc­to ex­por­ta­ble de la Ar­gen­ti­na, que lle­gó a apor­tar más de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res por año.

Y aho­ra no so­lo se in­sis­te con la ga­be­la, sino que se eli­mi­nó el di­fe­ren­cial aran­ce­la­rio del 3%, un pe­que­ño pre­mio al agre­ga­do de va­lor, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra ha­ber con­ver­ti­do a la Ar­gen­ti­na en el pri­mer pro­vee­dor mun­dial, con un ex­tra­or­di­na­rio flu­jo de in­ver­sio­nes en plan­tas de crus­hing y puer­tos so­bre el Pa­ra­ná. En el Se­mi­na­rio de Ac­so­ja de la BCR el em­pre­sa­rio Ro­ber­to Ur­quía mos­tró el im­pac­to de­le­té­reo so­bre to­da la ca­de­na de es­ta de­ci­sión ex­tem­po­rá­nea. Hoy to­dos los paí­ses del mun­do, des­de los com­pe­ti­do­res en el ru­bro has­ta los con­su­mi­do­res, han re­ci­bi­do un ines­pe­ra­do im­pul­so a la idea de lle­var­se el tra­ba­jo a su ca­sa. Des­truc­ción sin na­da a cam­bio, por­que ni el go­bierno ni los pro­duc­to­res van a me­jo­rar sus in­gre­sos por es­ta me­di­da, que el di­rec­ti­vo de AGD lla­mó a re­ver de in­me­dia­to.

El es­tan­ca­mien­to so­je­ro tie­ne otra ver­tien­te. Se ha ero­sio­na­do pa­té­ti­ca­men­te el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co. La fal­ta de un sis­te­ma de pro­tec­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual de­ter­mi­nó un es­ta­do de con­flic­to per­ma­nen­te en­tre ob­ten­to­res y pro­duc­to­res. El te­ma vie­ne de le­jos, pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri ya lle­va tres años. El Mi­nA­gro, en ma­nos de los pro­duc­to­res, no ha ex­hi­bi­do avan­ces sus­tan­cia­les en un te­ma que es­tá ge­ne­ran­do un cre­cien­te atraso y un enor­me lu­cro ce­san­te. El lu­cro ce­san­te es la va­ria­ble más di­fí­cil de me­dir. Pe­ro la de efec­tos más de­vas­ta­do­res.

Es­ta­mos es­tan­ca­dos, y es la so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.