Cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, al ser­vi­cio del ce­real

Clarin - Rural - - MERCADOS AGRICOLAS -

Los sis­te­mas agrí­co­las en re­gio­nes se­mi­ári­das y sub­hú­me­das del nor­te del país, se ba­san en los cul­ti­vos de so­ja y maíz con es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción de cul­ti­vos in­ver­na­les. En es­tos sis­te­mas el apor­te de re­si­duos ve­ge­ta­les es in­fe­rior al de la ve­ge­ta­ción na­tu­ral o ro­ta­cio­nes mix­tas que in­clu­yen pas­tu­ras pe­ren­nes. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, gra­dual­men­te dis­mi­nu­yó el con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los y por lo tan­to car­bono y nu­trien­tes aso­cia­dos, cam­bios que ge­ne­ra­ron o po­drán ge­ne­rar mo­di­fi­ca­cio­nes en el fun­cio­na­mien­to fí­si­co-hí­dri­co del sue­lo, li­mi­tan­do la cap­ta­ción y efi­cien­cia de uso del agua. Su­ma­do a es­to, por la ba­ja rea­li­za­ción de cul­ti­vos in­ver­na­les, los pe­río­dos de bar­be­cho quí­mi­cos se ex­ten­die­ron (de 7 a 9 me­ses), lo que au­men­tó la pre­sen­cia de ma­le­zas con re­sis­ten­cia a her­bi­ci­das e in­cre­men­tó los cos­tos del con­trol de las ma­le­zas.

En es­te contexto, la rea­li­za­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra en re­em­pla­zo de los pro­lon­ga­dos pe­río­dos de bar­be­cho se­ría una es­tra­te­gia de ma­ne­jo que co­la­bo­ra­ría en re­ver­tir los efec­tos ne­ga­ti­vos. Por es­te mo­ti­vo, ses­de el INTA y gru­pos Crea vie­nen tra­ba­jan­do ha­ce más de 6 años eva­luan­do el efec­to de dis­tin­tas es­tra­te­gias.

En pri­mer tér­mino, el té­ni­co del INTA de San­tia­go del Es­te­ro, Sal­va­dor Prie­to An­guei­ra, des­ta­có que la rea­li­za­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, co­mo tri­go, cen­teno, tri­ti­ca­le o vi­cia vi­llo­sa con­tri­bu­ye­ron a me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad del agua por dos mo­ti­vos. Pri­me­ro, per­mi­ten uti­li­zar lo que se per- de­ría por eva­po­ra­ción du­ran­te el pe­río­do de bar­be­cho. “En pro­me­dio se eva­po­ran 70 mi­lí­me­tros du­ran­te ma­yo a sep­tiem­bre”, sos­tu­vo. Y vien­do la efi­cien­cia de uso de agua pro­me­dio ob­te­ni­da pa­ra la pro­duc­ción de bio­ma­sa en di­fe­ren­tes cul­ti­vos de co­ber­tu­ra fue de 19 kg de bio­ma­sa por mi­lí­me­tro con­su­mi­do, sos­tu­vo que se po­drían pro­du­cir con esos mi­lí­me­tros al me­nos 1.300 ki­los de bio­ma­sa.

A su vez, in­di­có que la bio­ma­sa ge­ne­ra­da por los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, que en pro­me­dio fue de 4.000 kg, po­si­bi­li­tan tan­to du­ran­te el pe­río­do de tran­si­ción en­tre el se­ca­do y siem­bra del maíz tar­dío, co­mo du­ran­te la pri­me­ra eta­pa del ci­clo del maíz, in­cre­men­tar la in­fil­tra­ción de las pre­ci­pi­ta­cio­nes y re­du­cir la eva­po­ra­ción.

Asi­mis­mo, Prie­to An­guei­ra re­mar­có que la in­clu­sión de gra­mí­neas co­mo co­ber­tu­ra pre­vio al maíz tar­dío en lo­tes con ma­yor in­ten­si­fi­ca­ción agrí­co­la y sin fer­ti­li­zar pue­den ge­ne­rar efec­tos ne­ga­ti­vos co­mo con­se­cuen­cia de una al­ta in­mo­vi­li­za­ción y me­nor dis­po­ni­bi­li­dad de ni­tró­geno du­ran­te el ci­clo del maíz. “En es­tos ca­sos se de­be­ría rea­li­zar vi­cia vi­llo­sa ya que la le­gu­mi­no­sa en los ex­pe­ri­men­tos per­mi­tió in­cre­men­tar la dis­po­ni­bi­li­dad del nutriente has­ta un má­xi­mo de 100 kg por hec­tá­rea de ni­tró­geno co­mo ni­tra­to”, re­sal­tó.

Fi­nal­men­te, en cuan­to al con­trol de ma­le­zas, los re­sul­ta­dos de­mos­tra­ron que cen­teno y vi­cia vi­llo­sa no so­lo disminuyen la pre­sen­cia de ma­le­zas du­ran­te el ci­clo del cul­ti­vo sino que en la me­di­da que se ge­ne­ra una ma­yor bio­ma­sa de co­ber­tu­ra, me­jor es el con­trol de la emer­gen­cia de ma­le­zas lue­go del se­ca­do de los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.