El rum­bo que mar­ca la llu­via tec­no­ló­gi­ca

Es­pe­cia­lis­tas, pro­duc­to­res y em­pre­sa­rios ana­li­zan la efer­ves­cen­cia de he­rra­mien­tas que lle­nan de in­for­ma­ción a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria pa­ra en­ten­der cuá­les son las que echarán raí­ces.

Clarin - Rural - - TAPA - CAR­LOS CA­SA­RES. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pi­lo­tos au­to­má­ti­cos, ban­de­ri­lle­ros sa­te­li­ta­les, mo­ni­to­res de rin­de, dro­nes, imá­ge­nes NDVI, sen­so­res de ma­le­zas, cor­te au­to­má­ti­co por sec­ción, do­si­fi­ca­ción va­ria­ble, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, block­chain, big da­ta, tra­za­bi­li­dad con có­di­go QR, agtech… Ni los pio­ne­ros de la siem­bra di­rec­ta se hu­bie­sen ima­gi­na­do, allá por los años ochen­ta, la abun­dan­te llu­via de tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos que rie­ga la agri­cul­tu­ra ac­tual. Es tal la efer­ves­cen­cia que ma­rea un po­co, por lo que va­le la pe­na fre­nar la má­qui­na, mi­rar al ho­ri­zon­te y pre­gun­tar­se dón­de es­ta­mos pa­ra­dos hoy, en la Ar­gen­ti­na, en ma­te­ria de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra la evo­lu­ción agrí­co­la.

Lo pri­me­ro que cual­quier pro­duc­tor y con­tra­tis­ta avi­sa de en­tra­da es que los pi­lo­tos au­to­má­ti­cos y la siem­bra y apli­ca­ción va­ria­bles ya es­tán bien asen­ta­dos en­tre las exi­gen­cias bá­si­cas. Se tra­ta de he­rra­mien­tas que hoy to­da má­qui­na nue­va de­be traer in­cor­po­ra­das, y que tie­nen un feno- me­nal im­pac­to en la efi­cien­cia y ca­li­dad de las la­bo­res a cam­po.

“Los pi­lo­tos au­to­má­ti­cos son una tec­no­lo­gía muy adop­ta­da, y de la mano de la me­jo­ra en la se­ñal au­men­ta la in­cor­po­ra­ción de siem­bra con do­sis va­ria­ble y apli­ca­ción con cor­te por sec­ción”, detalla el es­pe­cia­lis­ta en agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión del In­ta Manfredi Die­go Vi­lla­rroel. Lue­go agre­ga que en­tre las he­rra­mien­tas más ven­di­das tam­bién es­tán los mo­ni­to­res de siem­bra, los ban­de­ri­lle­ros sa­te­li­ta­les y los mo­ni­to­res de rin­de, pe­ro ad­vier­te que fal­ta ca­pa­ci­ta­ción por par­te de ope­ra­rios y, so­bre to­do, de in­ge­nie­ros agró­no­mos pa­ra sa­ber có­mo apro­ve­char esa gran ma­sa de in­for­ma­ción que se ge­ne­ra.

Con él coin­ci­de el con­sul­tor pri­va­do An­drés Méndez, quien re­mar­ca, por ejem­plo, que en las uni­ver­si­da­des no hay una ma­te­ria de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, pe­ro ase­gu­ra que igual­men­te las em­pre­sas es­tán usan­do las tec­no­lo­gías más de lo que se cree y que ya es­tán lle­gan­do a con­clu­sio­nes in­tere­san­tes. “Los pro­duc­to­res in­vier­ten en el aná­li­sis de da­tos y re­cu­pe­ran esa in­ver­sión con cre­ces,

y las gran­des em­pre­sas pro­vee­do­ras de in­su­mos ya to­ma­ron no­ta de eso, ya tie­nen sus edi­fi­cios de aná­li­sis de da­tos”, di­ce.

Cla­rín Ru­ral con­ver­só con Vi­lla­rroel, Méndez y al­gu­nos pro­duc­to­res la se­ma­na pa­sa­da en Car­los Ca­sa­res, don­de la fir­ma de ser­vi­cios pa­ra el agro To­más Hnos reali­zó una jor­na­da de re­fle­xión so­bre la adop­ción de tec­no­lo­gías en el cam­po. Jus­ta­men­te en esa lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se la em­pre­sa cuen­ta con un cam­po tec­no­ló­gi­co de 76 hec­tá­reas en el que po­ne a prue­ba la uti­li­dad y via­bi­li­dad de las he­rra­mien­tas que van apa­re­cien­do.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos que con es­tos co­no­ci­mien­tos po­de­mos pro­du­cir en for­ma ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, con los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les y con las co­mu­ni­da­des ur­ba­nas adon­de per­te­ne­ce­mos. Pe­ro ade­más va­mos a te­ner la ma­yor pro­duc­ción po­si­ble por hec­tá­rea, co­mo una for­ma de so­bre­vi­vir a las pre­sio­nes fis­ca­les y a las gue­rras co­mer­cia­les que exis­ten en el mun­do”, di­jo Car­los Bor­la, pre­si­den­te de To­más Hnos, en la aper­tu­ra de la jor­na­da.

En esa bús­que­da de ma­yor pro­duc­ción con me­nos cos­to, otra he­rra­mien­ta cu­yo ni­vel de adop­ción avan­za fir­me es el sen­sor de ma­le­zas, que al ha­cer una apli­ca­ción exac­ta del pro­duc­to per­mi­te aho­rrar has­ta un 90 por cien­to en in­su­mos y re­du­cir el im­pac­to de la pro­duc­ción en el am­bien­te. Y en el mis­mo ru­bro se en­cuen­tran los do­si­fi­ca­do­res eléc­tri­cos en sem­bra­do­ras, que per­mi­ten au­men­tar la ve­lo­ci­dad y pre­ci­sión del tra­ba­jo.

Y no es so­lo la agri­cul­tu­ra la que in­cor­po­ra es­te ti­po de tec­no­lo­gías, ya que la in­ten­si­fi­ca­ción ga­na­de­ra tam­bién de­man­da efi­cien­cia y ca­li­dad. Es por eso que el con­tra­tis­ta fo­rra­je­ro Car­los Ma­las­pi­na de­bió in­cor­po­rar pi­ca­do­ras que va­len más de un mi­llón de dó­la­res, pe­ro que gra­cias a los sen­so­res e im­ple­men­tos con que vie­nen equi­pa­das le per­mi­te­no­fre­cer un pro­duc­to fi­nal de ca­li­dad óp­ti­ma. “La­men­ta­ble­men­te, to­da­vía no es fá­cil tras­la­dar ese di­fe­ren­cial al pre­cio del ser­vi­cio”, co­men­ta. A su la­do Jo­sé Per­kins, pro­duc­tor de la zo­na de Pehua­jó, afir­ma: “Las he­rra­mien­tas son cos­to­sas pe­ro ya se ve que va­len la pe­na. No sir­ve el ma­pa sa­te­li­tal si no es­tá la he­rra­mien­ta que per­mi­ta apro­ve­char la in­for­ma­ción”. Es que es­tos im­ple­men­tos son la pa­ta te­rres­tre que per­mi­te sa­car pro­ve­cho de otro de los gran­des avan­ces de los úl­ti­mos tiem­pos: las imá­ge­nes aé­reas y los ma­peos sa­te­li­ta­les, que me­re­cen un pá­rra­fo apar­te.

Vi­lla­rroel ex­pli­ca que los dro­nes fa­ci­li­tan el mo­ni­to­reo de gran­des áreas y, si bien no in­cre­men­tan el ren­di­mien­to, per­mi­ten de­tec­tar si­tua­cio­nes a tiem­po. Lue­go co­men­ta que las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras es­tán in­cor­po­ran­do dro­nes pa­ra cuan­ti­fi­car da­ños de ma­ne­ra más sim­ple, y que hay una enor­me de­man­da de ca­pa­ci­ta­ción en in­ter­pre­ta­ción de ma­pas de ren­di­mien­to. El In­ta brin­da cur­sos

El pi­lo­to au­to­má­ti­co y la apli­ca­ción va­ria­ble de in­su­mos ya son exi­gen­cias bá­si­cas

pa­ra 450 per­so­nas por año, la ma­yo­ría agró­no­mos jó­ve­nes a los que el mer­ca­do la­bo­ral les exi­ge que ten­gan esa com­pe­ten­cia.

Pe­ro Méndez po­ne la mi­ra­da un po­co más ade­lan­te en el tiem­po y di­ce que se­rán las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, no las fo­tos sa­ca­das des­de dro­nes, las que apor­ta­rán la in­for­ma­ción. “Los dro­nes se usa­rán pa­ra apli­ca­cio­nes. En Ar­gen­ti­na ya se es­tá pro­ban­do con vehícu­los que lle­van has­ta 100 li­tros de pro­duc­to”, re­mar­ca.

Y lue­go men­cio­na otra he­rra­mien­ta que ya es­tá ha­cien­do su in­gre­so si­len­cio­so en el mun­do fie­rre­ro y que lle­ga pa­ra com­ple­men­tar los da­tos que caen del cie­lo. Es el lla­ma­do “smart fir­mer”, un sen­sor de sue­lo en tiem­po real que se in­cor­po­ra en la co­li­ta que va de­trás de la siem­bra y, a la vez que cie­rra el sur­co, mi­de va­ria­bles del sue­lo co­mo ma­te­ria or­gá­ni­ca, hu­me­dad, tem­pe­ra­tu­ra y can­ti­dad de ras­tro­jo pa­ra co­rre­gir en el ac­to la den­si­dad de siem­bra. Méndez re­mar­ca que su prin­ci­pal ven­ta­ja es la re­co­lec­ción de da­tos del sue­lo con un ni­vel de de­ta­lle y una in­me­dia­tez ma­yor que la que hoy apor­tan las imá­ge­nes aé­reas y sa­te­li­ta­les. “Nun­ca fue el mo­men­to ideal pa­ra in­ver­tir en nue­vas tec­no­lo­gías, so­bre to­do si no sa­be­mos pa­ra qué las va­mos a apli­car, pe­ro a la lar­ga po­ner la se­mi­lla don­de no va cues­ta muy ca­ro”, di­ce.

Fal­ta ca­pa­ci­ta­ción por par­te de ope­ra­rios y, so­bre to­do, de in­ge­nie­ros agró­no­mos” Die­go Vi­lla­rroel Es­pe­cia­lis­ta del In­ta Manfredi

Las em­pre­sas ya es­tán usan­do las tec­no­lo­gías más de lo que se cree” An­drés Méndez Con­sul­tor pri­va­do

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, pa­ra es­tar a la al­tu­ra de las exi­gen­cias del mer­ca­do en los pró­xi­mos años ha­brá que di­fe­ren­ciar la pro­duc­ción, ven­der­la me­jor. “En ese ca­mino, la com­bi­na­ción de he­rra­mien­tas es la que nos ha­rá más efi­cien­tes en la pro­duc­ción y nos ha­rá di­fe­ren­ciar el pro­duc­to”, detalla. Co­mo ejem­plo del agre­ga­do de va­lor que se le pue­de dar a la pro­duc­ción ha­bla de la tra­za­bi­li­dad, y cuen­ta que ya hay pro­duc­tos lo­ca­les que lle­gan a las gón­do­las con có­di­gos QR que per­mi­ten que el con­su­mi­dor, con so­lo es­ca­near el có­di­go con su te­lé­fono, co­noz­ca la in­for­ma­ción de to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción. “Al que no en­tre en es­ta mo­vi­da se le va a ha­cer di­fí­cil com­pe­tir”, ase­gu­ra.

“Es­ta mo­vi­da”, co­mo la lla­ma Méndez, es la fu­sión a la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión y las AgTech, que vie­nen a po­ten­ciar las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles y fa­ci­li­tar el aná­li­sis de la gran can­ti­dad de da­tos ge­ne­ra­dos. Son el sal­to del lo­te a la nu­be. Y en ese sal­to hay mu­chos que se quie­ren su­mar. Por eso ger­mi­nan star­tups que desa­rro­llan apps y ser­vi­cios pa­ra el agro, de las cua­les so­lo las que de­mues­tren uti­li­dad y buen fun­cio­na­mien­to lle­ga­rán a flo­re­cer. Pa­ra que echen raí­ces ha­rá fal­ta, en­tre otras co­sas, me­jo­rar la co­nec­ti­vi­dad en los cam­pos. Y cla­ro, ca­pa­ci­ta­ción. En em­pre­sas que tra­ba­jan su­per­fi­cies gran­des, Méndez ya re­co­mien­da la in­cor­po­ra­ción de un in­ge­nie­ro en sis­te­mas.

Mien­tras tan­to, el tes­teo y adop­ción de tec­no­lo­gías lo van ha­cien­do los téc­ni­cos ase­so­res o las em­pre­sas pro­vee­do­ras, co­mo To­más Hnos. En el even­to de Car­los Ca­sa­res, el pre­si­den­te de Aa­pre­sid, Ale­jan­dro Pe­tek, anun­ció que esa en­ti­dad es­tá lan­zan­do una tien­da vir­tual de apps de AgTech, en la que se po­drá eva­luar a ca­da una. Ha­brá que ver en­ton­ces, cuá­les son las que pa­san el fil­tro y se suben a la ola pro­duc­ti­va.

Mo­ni­to­res. La gran ma­sa de in­for­ma­ción dis­po­ni­ble per­mi­te rea­li­zar siem­bras ca­da vez más pre­ci­sas, pe­ro pa­ra eso son fun­da­men­ta­les la ca­pa­ci­ta­ción y un co­rrec­to aná­li­sis de da­tos.

Siem­bra. Po­ner la se­mi­lla en el lu­gar equi­vo­ca­do sa­le ca­ro, y con las he­rra­mien­tas e in­for­ma­ción dis­po­ni­bles es al­go que se pue­de evi­tar.

Sen­sor de ma­le­zas. Per­mi­te aho­rrar has­ta un 90 por cien­to en el uso de her­bi­ci­das y su­mar ren­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.