De­trás de la pol­va­re­da, el mun­do

Clarin - Rural - - RURAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Las ur­gen­cias le­van­tan tal pol­va­re­da que nos im­pi­den ver el ho­ri­zon­te. Mien­tras re­sol­ve­mos nues­tras cui­tas, el mun­do, que por cier­to es­tá tam­bién bas­tan­te com­pli­ca­do, es­tá dan­do se­ña­les cla­ras de por dón­de va la co­sa. Va­ya­mos al grano.

El pri­mer grano es la so­ja. El prin­ci­pal pro­duc­to de la eco­no­mía ar­gen­ti­na, ge­ne­ra­dor de un com­ple­jo que —con em­bar­ques por 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les— hi­zo via­ble al país. Pe­ro que pa­ra el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo es un yu­yo, y pa­ra la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es sim­ple­men­te una fuen­te (¿inago­ta­ble?) de dó­la­res y re­cur­sos fis­ca­les. Sin em­bar­go, que la so­ja se es­tá con­vir­tien­do en una cues­tión es­tra­té­gi­ca a ni­vel mun­dial es un he­cho sub­ra­ya­do con grue­sos tra­zos de evi­den­cias.

Es­ta se­ma­na se agu­di­zó la gue­rra co­mer­cial en­tra las dos gran­des po­ten­cias del si­glo XXI (Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na), que co­mo sos­tie­ne Jor­ge Cas­tro es só­lo una ex­pre­sión de la lu­cha por el po­der a ni­vel pla­ne­ta­rio. Y la so­ja es el eje del con­flic­to.

Pa­ra Chi­na, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria hoy pa­sa por sos­te­ner el pro­ce­so de tran­si­ción die­ta­ria. Las pro­teí­nas ani­ma­les, que se ob­tie­nen a par­tir de gra­nos fo­rra­je­ros y ha­ri­na de so­ja, mo­to­ri­za­ron la ex­pan­sión del con­su­mo de car­nes. Es­to los obli­gó a im­por­tar so­ja, a un rit­mo de 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das adi­cio­na­les por año des­de el 2000. Así, lle­ga­ron al ni­vel de unas 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das, que en des­tino son 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Tu­vie­ron has­ta el mo­men­to dos gran­des pro­vee­do­res: Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil. La Ar­gen­ti­na, ter­cer pro­duc­tor mun­dial, es­ta­ba afue­ra del jue­go por­que de aquí sa­le la ma­yor par­te de la so­ja con­ver­ti­da en ha­ri­na pro­tei­ca, acei­te y bio­die­sel. Los chi­nos cas- ti­gan es­tos pro­duc­tos con de­re­chos de im­por­ta­ción, quie­ren im­por­tar la ma­te­ria pri­ma (po­ro­to) pa­ra mo­ler­la ellos.

Pe­ro la geo­po­lí­ti­ca pu­do más. Chi­na se ti­ró a la pi­le­ta y le me­tió de­re­chos de im­por­ta­ción del 25% a la so­ja nor­te­ame­ri­ca­na. Fue un exo­cet a la lí­nea de flo­ta­ción de los far­mers, que vo­ta­ron ma­si­va­men­te por Do­nald Trump. Es­ta­dos Uni­dos es­tá aba­rro­ta­do de so­ja, los pre­cios ba­ja­ron a me­nos de 9 dó­la­res el bus­hel (300 dó­la­res la to­ne­la­da). La mer­ca­de­ría sud­ame­ri­ca­na, en cam­bio, que­dó fa­vo­re­ci­da, por­que es­tá exen­ta de la ga­be­la.

¿Y có­mo se van a arre­glar los chi­nos? La in­ten­ción es re­du­cir el con­su­mo de car­nes, y sus­ti­tuir­la con otras fuen­tes de pro­teí­nas ve­ge­ta­les. Y bus­car otras fuen­tes de apro­vi­sio­na­mien­to, ade­más de Bra­sil. La que tie­nen más a mano es la Ar­gen­ti­na. Pe­ro se­ría una pe­na que no apro­ve­che­mos la bo­la­da pa­ra ne­go­ciar una aper­tu­ra más ple­na pa­ra to­dos los pro­duc­tos de va­lor agre­ga­do que re­quie­re el gi­gan­te asiá­ti­co. To­do ti­po de pro­teí­nas ani­ma­les, pe­ro tam­bién ha­ri­na y acei­te, que es lo que más abun­da y don­de más po­de­mos cre­cer. Es lo que se apres­ta a ha­cer Jair Bol­so­na­ro, que ha ra­ti­fi­ca­do su pac­to con el sec­tor del agri­bu­si­ness bra­si­le­ño pa­ra re­lan­zar su avan­ce ha­cia la fron­te­ra agrí­co­la.

Ur­ge ha­cer lo mis­mo. El go­bierno es­tá muy en­fras­ca­do en ata­jar pe­na­les. Una gran se­ñal se­ría que las má­xi­mas au­to­ri­da­des con­vo­ca­ran a las ca­de­nas por pro­duc­to (Ac­so­ja, Mai­zar, Ar­gen­tri­go, Asa­gir), jun­to a las gre­mia­les, pa­ra re­lan­zar el pac­to agroin­dus­trial im­plí­ci­to en el arran­que de la era Ma­cri. Al me­nos es­ta se­ma­na se neu­tra­li­zó par­cial­men­te el em­ba­te im­po­si­ti­vo, con la me­dia san­ción de un pre­su­pues­to que aco­mo­dó re­la­ti­va­men­te bien la cues­tión de bie­nes per­so­na­les, li­mi­tó al 30% la fa­cul­tad de au­men­tar las re­ten­cio­nes a la so­ja, y bo­rró la ame­na­za de gra­var a los bio­com­bus­ti­bles.

Es­tá bien im­pul­sar Va­ca Muer­ta. Pe­ro el mun­do nos es­tá pi­dien­do más de la otra va­ca, la que es­tá vi­vi­ta y co­lean­do a pe­sar de nues­tras dis­trac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.