El de­li­ca­do ar­te de in­te­grar car­ne, pas­tu­ras y gra­nos

En sus cam­pos de Bue­nos Ai­res y En­tre Ríos, La Biz­na­ga, del Gru­po Le­des­ma, ar­mó un es­que­ma fle­xi­ble que fun­cio­na ali­nea­do con un feed­lot y una gran­ja por­ci­na.

Clarin - Rural - - RURAL - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ci­clo ga­na­de­ro com­ple­to ci­men­ta­do en pas­tu­ras y una so­cie­dad al­ta­men­te ren­ta­ble con la agri­cul­tu­ra: pas­to­reos con­tro­la­dos de cul­ti­vos de ser­vi­cio en una ecua­ción ga­nar-ga­nar (eco­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca) sin fi­su­ras. ¿El re­sul­ta­do? Un ba­jo cos­to por ki­lo pro­du­ci­do, efi­cien­cia y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción en la ven­ta de ani­ma­les.

Es­ta es la es­tra­te­gia con la que La Biz­na­ga, que ge­ren­cia el Gru­po Le­des­ma, reor­de­nó y re­vo­lu­cio­nó su pro­duc­ción de car­ne. “Ha­ce 4 ó 5 años em­pe­za­mos a ana­li­zar imá­ge­nes NDVI y ma­pas pro­duc­ti­vos de las úl­ti­mas 15 cam­pa­ñas de to­das las zo­nas don­de ha­cía­mos agri­cul­tu­ra con al­to ries­go de pér­di­das por anega­mien­to en Bue­nos Ai­res y por poca pro­duc­ti­vi­dad en En­tre Ríos, pu­si­mos ba­jo la lu­pa to­do lo que es­ta­ba al fi­lo y ar­ma­mos un plan a 2021/22”, ex­pli­có el ge­ren­te de La Biz­na­ga, An­drés Bla­quier, a Cla­rín Ru­ral.

Así, lo­tes que eran ma­los pa­ra agri­cul­tu­ra se con­vir­tie­ron en bue­nos pa­ra la pro­duc­ción de pas­tu­ras. En En­tre Ríos, la su­per­fi­cie con pas­tu­ras pa­só de 800 a 4.500 hec­tá­reas y en Bue­nos Ai­res la su­per­fi­cie ga­na­de­ra au­men­tó 20%.

En el ca­so Cen­te­lla (el cam­po en­tre­rriano), el ob­je­ti­vo era pa­ra 2021 pa­sar de pro­du­cir 1,5 mi­llo­nes de ki­los de car­ne a 3,5 mi­llo­nes. “Pe­ro ya es­te año lle­ga­mos a esa me­ta y nos fal­tan aún in­cor­po­rar dos blo­ques más de pas­tu­ras con lo que cree­mos que en tres años po­dría­mos al­can­zar los 4 a 4,5 mi­llo­nes de ki­los tri­pli­can­do la pro­duc­ción de car­ne”, ex­pli­có Bla­quier.

En Cen­te­lla tie­nen dos am­bien­tes, uno de mon­te (6.000 hec­tá­reas de un área na­tu­ral pro­te­gi­da con in­ter­ven­ción ca­si nu­la), don­de se ha­ce ga­na­de­ría de cría, y otro cul­ti­va­ble en la

que se desa­rro­lla la agri­cul­tu­ra, los cul­ti­vos de ser­vi­cio y las pas­tu­ras. En to­tal son 26.700 hec­tá­reas.

En el área ga­na­de­ra, la se­cuen­cia de cul­ti­vos es de 4 años de pas­tu­ra con­so­cia­da (fes­tu­ca, ce­ba­da­di­lla, lo­tus, al­fal­fa y tré­bol blan­co) y el quin­to año, se­gún ba­lan­ce fo­rra­je­ro, ha­cen ver­deo de in­vierno y lue­go sor­go de pas­to­reo y maíz de pas­to­reo. Los ver­deos de ve­rano son com­ple­men­ta­rios en la ca­de­na, y una vez ba­lan­cea­da la ofer­ta y de­man­da en el área re­ma­nen­te se com­ple­ta con soja.

“Ha­ce­mos mu­cho hin­ca­pié en el cos­to del ki­lo pro­du­ci­do y por eso nues­tra apues­ta es a una re­cría a cam­po usan­do el corral só­lo pa­ra ter­mi­na­ción”, in­di­có Bla­quier. Y agre­gó: “Otra es­tra­te­gia que ge­ne­ró un cam­bio im­por­tan­te en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo es el ma­ne­jo de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra o cul­ti­vos de ser­vi­cio, un be­ne­fi­cio pa­ra una agri­cul­tu­ra más eco­nó­mi­ca y sus­ten­ta­ble, pe­ro tam­bién, en nues­tro ca­so, un ré­di­to pa­ra la pro­duc­ción de car­ne”.

En Cen­te­lla, en los cam­pos agrí­co­las tie­nen una se­cuen­cia de ro­ta­ción de 8 años con 8 blo­ques dis­tin­tos en los que se desa­rro­llan 14 cul­ti­vos (10 de co­se­cha y 4 de co­ber­tu­ra). El pri­mer año se arre­glan las te­rra­zas (que re­du­je­ron la ero­sión hí­dri­ca y la for­ma­ción de cár­ca­vas) y se siem­bra un maíz tem­prano en con­ven­cio­nal.

So­bre ese maíz co­se­cha­do a fi­nes de fe­bre­ro se siem­bra una ave­na ne­gra (o stri­go­sa). “Co­mo re­cur­so fo­rra­je­ro no es muy bueno, pe­ro sir­ve pa­ra lo que la ne­ce­si­ta­mos pri­mor­dial­men­te: con­trol de ma­le­zas”, ex­pli­có Bla­quier. Es­te ver­deo re­ci­be una car­ga ani­mal de 500 ki­los por hec­tá­rea (dos ter­ne­ros y me­dio) que pro­du­cen me­dio ki­lo por día por ca­be­za o sea 1,25 kg/día/ha que en 100 días per­mi­ten pro­du­cir 125 ki­los de car­ne/hec­tá­rea “gra­tis” –co­mo di­jo Bla­quier-. La car­ga es con­tro­la­da, po­dría ser del do­ble, pe­ro no hay que ol­vi­dar que el ob­je­ti­vo pri­mor­dial de ese ver­deo es som­brear y cre­cer lo su­fi­cien­te pa­ra dispu­tar­le la ba­ta­lla a las ma­le­zas.

Des­pués de esa ave­na se siem­bra soja de pri­me­ra. Lue­go tri­go/soja de se­gun­da y al cuar­to año soja de pri­me­ra. En­tre la co­se­cha de es­ta soja (ma­yo) y el si­guien­te cul­ti­vo que es un maíz tar­dío que se siem­bra en di­ciem­bre, se im­plan­ta ave­na ne­gra jun­to con vi­cia vi­llo­sa y tré­bol per­sa. “Una mez­cla de le­gu­mi­no­sas y gra- mí­neas, con un po­co me­nos de gra­mí­neas por­que co­mo el cul­ti­vo si­guien­te es maíz tra­ta­mos de no apo­car­le el ni­tró­geno al sue­lo”, ex­pli­có Bla­quier.

La ro­ta­ción al sex­to año si­gue con otro cul­ti­vo de co­ber­tu­ra des­pués del maíz y soja de pri­me­ra. Al año si­guien­te tri­go/maíz de se­gun­da pa­ra ter­mi­nar al oc­ta­vo año con un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra y otra soja de pri­me­ra. “Al maíz de se­gun­da y al maíz tar­dío le sem­bra­mos ave­na ne­gra con avión, en mar­zo, cuan­do em­pie­za a aga­char la es­pi­ga y aflo­ja el ín­di­ce de área fo­liar, en­ton­ces, cuan­do se co­se­cha el maíz en ju­nio la ave­na ya es­tá cre­ci­da co­mo pa­ra com­ba­tir­le bien a las ma­le­zas”, ex­pli­có Bla­quier.

En re­su­men, es una se­cuen­cia gra­mí­neas/le­gu­mi­no­sas de 60/40 con un ín­di­ce de cul­ti­vos por año de 1,75, en la que 4 de los 8 blo­ques de agri­cul­tu­ra se pas­to­rean. “Es­to a no­so­tros nos ba­ja vio­len­ta­men­te el cos­to por los her­bi­ci­das que no usa­mos pe­ro ade­más te­nés co­mi­da gra­tis pa­ra pro­du­cir car­ne”, con­ta­bi­li­zó Bla­quier. Y agre­gó: “Ba­ja­mos el ín­di­ce de to­xi­ci­dad por­que pa­san, en al­gu­nos plan­teos 11 me­ses sin apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios”.

En Cen­te­lla tra­ba­jan ge­né­ti­ca pro­pia, an­gus ne­gros pro­ve­nien­tes de 25 de Ma­yo, de su es­tan­cia La Be­lla­ca. Apun­tan a un ani­mal mo­de­ra­do, muy rús­ti­co, muy fér­til, con al­ta ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va y plas­ti­ci­dad, que se pue­den ter­mi­nar con 400 ó 460 ki­los.

En lo que res­pec­ta a la pre­ñez y el des­te­te, es dis­tin­to en Bue­nos Ai­res y en En­tre Ríos. En el mon­te en­tre­rriano (van va­cas con­so­li­da­das, de más de 4 años y sa­can la va­ca vie­ja cuan­do tie­ne me­dio dien­te) lo­gran 80% de pre­ñez y fue­ra del mon­te, in­clu­so en Cen­te­lla, su­pe­ran el 90%. En el des­te­te tie­nen un 9% de pér­di­da de ter­ne­ros en va­qui­llo­nas de pri­me­ra pa­ri­ción (15 me­ses), 5% en la va­ca fue­ra del mon­te y 6% en el mon­te.

El feed­lot tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 3.000 ca­be­zas ins­tan­tá­neas. Los ani­ma­les que in­gre­san con 330/350 ki­los re­cria­dos so­bre pas­tu­ra y se los ter­mi­na co­mo no­vi­llos de 430/450 ki­los en un pro­me­dio de en­cie­rre de 100 días.

Ca­da eta­pa del ne­go­cio ga­na­de­ro se ana­li­za por se­pa­ra­do. En­ton­ces, cuan­do el no­vi­llo lle­ga a 300 ki­los pro­yec­tan los nú­me­ros del feed­lot. Si es ne­go­cio, en­tran, de lo con­tra­rio, tra­tan de ven­der la ha­cien­da por un la­do y el maíz por otro. “Es­to es es­tra­té­gi­co y com­ple­men­ta la plan­ta de si­los ya que per­mi­te de­fi­nir an­tes de en­ce­rrar ani­ma­les si con­vie­ne el ne­go­cio in­te­gra­do de maíz a la ga­na­de­ría o con­cluir el ci­clo con la re­cría y ven­der maíz de ma­ne­ra lo­cal con muy bue­nos pre­cios a la in­dus­tria aví­co­la”, re­pa­só Bla­quier.

“Cuan­do em­pe­za­mos el cam­bio ima­gi­ná­ba­mos un ma­yor con­su­mo in­terno de las car­nes de cer­do y po­llo, más ac­ce­si­bles que la car­ne va­cu­na, y que és­ta ten­ga res­to pa­ra sa­lir a com­pe­tir al mun­do, lo otro que ima­gi­na­mos que pa­se es que se pro­duz­can ani­ma­les más pe­sa­dos, co­mo de­man­dan los fri­go­rí­fi­cos de ex­por­ta­ción”, re­fle­xio­nó Bla­quier.

En su sal­sa. An­drés Bla­quier, ge­ren­te de la Biz­na­ga, en un po­tre­ro con ro­deo An­gus, que pro­vie­ne de la es­tan­cia de la em­pre­sa “La Be­lla­ca”.

Ver­deo. La vi­cia se siem­bra con ave­na ne­gra y tré­bol per­sa.

Ave­na stri­go­sa. Es cla­ve pa­ra el con­trol de las ma­le­zas.

Eta­pa fi­nal. El feed­lot pue­de alo­jar unos 3.000 ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.