Las deu­das de hoy no ta­pan la po­ten­cia del ma­ña­na

Aun­que los ín­di­ces pro­duc­ti­vos es­tén es­tan­ca­dos, las he­rra­mien­tas de pre­ci­sión y la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal traen ai­res de cre­ci­mien­to pa­ra la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na.

Clarin - Rural - - ESPECIAL GANADERIA - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Apun­ta­la­da por una de­man­da glo­bal que ofre­ce bue­nas pers­pec­ti­vas y por un mer­ca­do in­terno siem­pre pu­jan­te, la ga­na­de­ría se man­tie­ne co­mo una de las po­ten­cia­li­da­des pro­duc­ti­vas más só­li­das en mu­chas re­gio­nes de la Ar­gen­ti­na. Pe­ro la ex­pe­rien­cia in­di­ca que na­da su­ce­de sin es­fuer­zo, los desafíos es­tán a la or­den del día.

En pri­mer lu­gar, pa­ra no sal­tear eta­pas, es ne­ce­sa­rio en­fo­car­se en al­gu­nas trabas que afec­tan al sec­tor des­de ha­ce dé­ca­das. El 63 por cien­to de pro­me­dio de des­te­te a ni­vel na­cio­nal es un kar­ma que vie­ne arras­tran­do la Ar­gen­ti­na. Se­gún el pro­duc­tor y con­sul­tor ga­na­de­ro Fernando Ca­no­sa, la ne­ce­si­dad más ur­gen­te es au­men­tar la can­ti­dad de pas­to pro­du­ci­da. “Es­te ni­vel de efi­cien­cia res­pon­de a la can­ti­dad de pas­to que hay. Si qui­sie­ras te­ner un des­te­te del 85 por cien­to, la can­ti­dad de pas­to no al­can­za­ría”, afir­ma.

En­ton­ces, el pri­mer pa­so es au­men­tar el co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble so­bre siem­bra de pas­tu­ras, fer­ti­li­za­ción y co­no­ci­mien­to y ma­ne­jo del cam­po na­tu­ral. El es­pe­cia­lis­ta del IN­TA An­guil Ani­bal Por­do­min­go es op­ti­mis­ta res­pec­to a un cam­bio de ac­ti­tud en la adop­ción de tec­no­lo­gía fo­rra­je­ra. Afir­ma que se es­tá usan­do ma­te­ria­les me­jo­ra­dos y más fer­ti­li­za­ción. “Hay otra vi­sión de la pro­duc­ti­vi­dad y se bus­ca ha­cer efi­cien­tes los sue­los in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gías que es­ta­ban un po­co pos­ter­ga­das. Ya na­die dis­cu­te el pas­to­reo ro­ta­ti­vo e in­clu­so se em­pie­za a ir ha­cia pas­to­reos más in­ten­si­vos, por ejem­plo, cam­bian­do a los ani­ma­les de lo­te ca­da dos días en lu­gar de ca­da sie­te”, re­mar­ca.

Y le­van­tan­do la mi­ra­da un po­co más le­jos di­ce que se em­pie­za a aco­mo­dar la ga­na­de­ría a los am­bien­tes, re­es­truc­tu­ran­do el di­se­ño del po­tre-

ro pa­ra que ca­da po­tre­ro ten­ga la ro­ta­ción ga­na­de­ra en fun­ción de su po­ten­cial. “Eso es­tá ocu­rrien­do y en el fu­tu­ro lo va­mos a ver ca­da vez más”, ase­gu­ra.

Ca­no­sa, con los pies en la tie­rra, in­sis­te con que hay una gran ma­sa de pro­duc­to­res que tie­nen que em­pe­zar por el abc: pro­du­cir más pas­to. Y pa­ra lo­grar con­ven­cer­los apun­ta a cues­tio­nes cul­tu­ra­les. “Hay al­go que no es­ta­mos en­ten­dien­do de las mo­ti­va­cio­nes del pro­duc­tor. El pro­duc­tor ve en su ha­cien­da una reserva de es­ta­bi­li­dad, en­ton­ces es difícil que se des­ha­ga de ani­ma­les. En lu­gar de de­cir­les que hay que ba­jar la can­ti­dad de ca­be­zas hay que de­cir­les que au­men­ten la can­ti­dad de pas­to”, di­ce, y agre­ga que el pro­ble­ma de la co­mi­da tam­bién es una tra­ba pa­ra el desa­rro­llo de la re­cría, una eta­pa fun­da­men­tal en el ob­je­ti­vo de au­men­tar el pe­so de fae­na, otra de las prio­ri­da­des en la agen­da del sec­tor.

En se­gun­do lu­gar, pa­ra ha­cer más efi­cien­te y sus­ten­ta­ble a la cría, Ca­no­sa men­cio­na el es­ta­cio­na­mien­to del ser­vi­cio, una he­rra­mien­ta de ma­ne­jo bá­si­ca que per­mi­te avan­zar ha­cia la re­vi­sa­ción de to­ros y el tac­to de hem­bras, vi­ta­les pa­ra el con­trol de en­fer­me­da­des ve­né­reas. “Ape­nas el 50 por cien­to del ro­deo na­cio­nal de vien­tres re­ci­be tac­to y so­lo se con­tro­la al 20 por cien­to de los to­ros”, di­ce.

Pe­ro no to­do es­tá mal en ma­te­ria re­pro­duc­ti­va, tam­bién hay mo­ti­vos de ale­gría. “La ge­né­ti­ca es una he­rra­mien­ta que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la pro­duc­ción, so­bre to­do en el nor­te del país, y se tra­ta de una ge­né­ti­ca con in­for­ma­ción ob­je­ti­va so­bre la per­for­man­ce en la pro­duc­ción de car­ne”, di­ce Por­do­min­go, y sus pa­la­bras son fá­cil­men­te cons­ta­ta­bles en las ex­po­si­cio­nes y re­ma­tes de to­do el país.

Ge­né­ti­ca y fo­rra­je, con el ma­ne­jo ade­cua­do en ca­da ca­so, son el com­bo que mo­to­ri­za­rá el cre­ci­mien­to, y quie­nes ya tie­nen re­suel­tos esos dos es­la­bo­nes pue­den dar­se el lu­jo de es­piar el fu­tu­ro. Tal co­mo su­ce­dió con la agri­cul­tu­ra, se bus­ca ir ha­cia una ga­na­de­ría de pre­ci­sión. “Los sis­te­mas de in­for­ma­ción de los in­di­vi­duos y el me­dio de for­ma remota se van a ve­nir muy rá­pi­do”, ase­gu­ra Por­do­min­go an­tes de des­cri­bir un sis­te­ma que ya se es­tá im­po­nien­do en Aus­tra­lia y que pron­to em­pe­za­rá a desa­rro­llar­se a ni­vel lo­cal.

Es así: ca­da in­di­vi­duo tie­ne una ca­ra­va­na con un re­gis­tro elec­tró­ni­co úni­co que es iden­ti­fi­ca­do por un sen­sor ca­da vez que el ani­mal va a la agua­da o el co­me­de­ro, y ese sen­sor a su vez es­tá co­nec­ta­do con una ba­lan­za que re­gis­tra au­to­má­ti­ca­men­te el pe­so de ca­da ani­mal y en­vía los da­tos a una compu­tado­ra. To­da la in­for­ma­ción que­da dis­po­ni­ble en una pla­ta­for­ma web y per­mi­te iden­ti­fi­car ano­ma­lías. “Se pue­de sa­ber si ga­na o pier­de pe­so la va­ca de cría, si ya pa­rió, si un ani­mal es­tá en­fer­mo... Has­ta aho­ra ma­ne­ja­mos ani­ma­les en lo­te, y aho­ra ten­dre­mos co­no­ci­mien­to in­di­vi­dual”, re­mar­ca el téc­ni­co del IN­TA.

Lue­go de­di­ca un ca­pí­tu­lo apar­te al úl­ti­mo es­la­bón de la ca­de­na, que ya in­cor­po­ró he­rra­mien­tas pa­ra dar va­lor agre­ga­do en el mo­men­to de la co­mer­cia­li­za­ción de la car­ne. “En el en­gor­de a co­rral se asu­mió que hay que me­dir me­jor, se es­tá in­cor­po­ran­do de for­ma sis­te­má­ti­ca el pe­sa­je de los ani­ma­les al igual que el re­le­va­mien­to de da­tos de aden­tro del ani­mal -co­mo el área de ojo de bi­fe, el es­pe­sor de gra­sa, mar­mo­reo- pa­ra ho­mo­ge­nei­zar lo­tes. La eco­gra­fía an­tes se usa­ba pa­ra ani­ma­les en­fer­mos y hoy se usa pa­ra or­ga­ni­zar ne­go­cios”, ex­pli­ca.

Es­tá cla­ro que en la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na hay una gran di­ver­si­dad de plan­teos y ni­ve­les tec­no­ló­gi­cos, y que hay es­la­bo­nes de la ca­de­na de la car­ne más avan­za­dos que otros. Pe­ro hay un dato alen­ta­dor en el que coin­ci­den Ca­no­sa y Por­do­min­go. Una nue­va ge­ne­ra­ción de em­pre­sa­rios em­pie­za a aso­mar tra­yen­do ai­re re­no­va­dor. ”An­tes ibas a una reunión ga­na­de­ra y éra­mos siem­pre los mis­mos, pe­ro aho­ra me lla­ma la aten­ción la can­ti­dad de gen­te jó­ven, se es­tá vi­nien­do una nue­va ge­ne­ra­ción que tie­ne otra ca­be­za”, ase­gu­ra Ca­no­sa. Y Por­do­min­go aña­de: “Tie­ne que ha­ber cier­ta ex­pec­ta­ti­va de ne­go­cios pa­ra que se ge­ne­re el círcu­lo vir­tuo­so, y hoy el pro­duc­tor per­ci­be que su ne­go­cio in­vi­ta a que­dar­se”.

A cam­po. Au­men­tar la pro­duc­ción de pas­to es el pri­mer pa­so pa­ra po­der apun­tar a me­jo­res ín­di­ces re­pro­duc­ti­vos y a una ga­na­de­ría de pre­ci­sión.

Feed­lot. La me­di­ción de da­tos ya es un im­pe­ra­ti­vo que abre mer­ca­dos.

Por­do­min­go. Mi­ran­do al fu­tu­ro.

Ca­no­sa. Con fo­co en el ABC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.