La re­ce­ta pa­ra co­ci­nar un ro­llo per­fec­to

Qué hay que con­si­de­rar so­bre con­di­cio­nes del am­bien­te y ca­li­bra­do de la má­qui­na en el mo­men­to de en­rro­llar.

Clarin - Rural - - ESPECIAL GANADERIA - Juan Bau­tis­ta Rag­gio jrag­gio@fyea.com.ar

La ar­qui­tec­tu­ra y uni­for­mi­dad de la an­da­na de pas­to orea­do son so­lo dos de los múl­ti­ples as­pec­tos que in­flu­yen en el fun­cio­na­mien­to co­rrec­to de la ro­toen­far­da­do­ra y el lo­gro de ro­llos de ca­li­dad. La an­da­na ideal es de for­ma ten­dien­te a rec­tan­gu­lar, con al­tu­ra y an­cho uni­for­mes en to­da su lon­gi­tud. Ello brin­da una ali­men­ta­ción más bien pa­re­ja y cons­tan­te de la ro­toen­far­da­do­ra, con lo cual se­rá uni­for­me en el tiem­po la pre­sión de en­rro­lla­do que so­por­ta. La den­si­dad de pas­to es óp­ti­ma cuan­do la can­ti­dad del mis­mo se ubi­ca en­torno a los 2 ki­los por me­tro li­neal de an­da­na de le­gu­mi­no­sa, y al­go me­nor pa­ra el ca­so de las gra­mí­neas. Así se lo­gra una bue­na com­pac­ta­ción del ro­llo.

En cuan­to a la ve­lo­ci­dad de avan- ce, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les se di­ce que ron­da en­tre los 5 y 7 km/h. No obs­tan­te, hilando más fino se pue­de de­cir que la ve­lo­ci­dad de­pen­de­rá de la den­si­dad de la an­da­na, es de­cir que es im­por­tan­te el cau­dal de en­tra­da de pas­to a la cá­ma­ra. Si el cau­dal es ex­ce­si­vo, es de­cir la ro­toen­far­da­do­ra avan­za a ma­yor ve­lo­ci­dad que la desea­da, el ama­sa­do del pas­to ha­rá que los ro­llos ter­mi­na­dos se aplas­ten en po­co tiem­po, ha­cien­do per­der ca­li­dad de fo­rra­je por en­tra­da de hu­me­dad. Si la ve­lo­ci­dad de tra­ba­jo es me­nor, se per­de­rá ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, lo cual tam­po­co es con­ve­nien­te pa­ra el ne­go­cio de la con­fec­ción de heno.

Asi­mis­mo, pa­ra lo­grar un buen ro­llo de for­ma ci­lín­dri­ca es bueno pres­tar especial aten­ción a la car­ga de los bor­des de la má­qui­na, lue­go se­guir con uno o dos zig­za­gueos con­ti­nuos has­ta que el ro­llo se ha­ya for­ma­do. La pe­ri­cia del ope­ra­dor se­rá su­pli­da por un buen y com­ple­to mo­ni­tor ubi­ca­do en la ca­bi­na del trac­tor y sen­so­res en las correas la­te­ra­les que in­di­can con qué fre­cuen­cia se de­be­rán ha­cer los zig­za­gueos.

Otro de­ta­lle que ayu­da a re­du­cir las pér­di­das de ho­jas, es que la di­rec­ción de avan­ce del equi­po se­rá la mis­ma que la apli­ca­da pa­ra la cor­ta­do­ra y el ras­tri­llo, lo cual brin­da un tra­to más sua­ve y por en­de re­sul­ta me­nor la pér­di­da de ho­jas. Re­cor­dar tam­bién que las an­da­nas ras­tri­lla­das tem­prano con­ser­van la hu­me­dad por más tiem­po, y en­ton­ces se­rá bueno de­jar­las pa­ra en­far­dar­las a lo úl­ti­mo.

La pre­sión de tra­ba­jo es la que de­fi­ne ro­llos más com­pac­tos con ma­yo­res chan­ces de man­te­ner­se con ca­li­dad por más tiem­po, por ello la pre­sión de en­far­da­do se­rá la ma­yor que el equi­po per­mi­ta. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, con las correas tra­ba­jan­do a 200 ba­res de pre­sión los ro­llos lo­gran una bue­na den­si­dad, de unos 160 kg/m3.

En cuan­to al mo­men­to de con­fec­ción de los ro­llos, es bueno em­pe­zar cuan­do el fo­rra­je al­can­zó un 20% de hu­me­dad apro­xi­ma­da­men­te, pun­to que se de­fi­ne con la ayu­da de hu­me­dí­me­tros elec­tró­ni­cos. En los días de mu­cho ca­lor es bueno co­men­zar a la ma­ña­na an­tes de que la tem­pe­ra­tu­ra lle­gue a to­pe o la hu­me­dad re­la­ti­va sea ba­ja, por­que es cuan­do se pier­den ho­jas ya que el fo­rra­je es­ta re­se­co y que­bra­di­zo. En ese tiem­po, es de­cir cuan­do se co­mien­zan a ver ho­jas en el sue­lo, es me­jor de­te­ner el en­rro­lla­do y se­guir en ho­ras más cer­ca­nas a la noche, con me­nos tem­pe­ra­tu­ra. Ob­via­men­te, es ne­ce­sa­rio evi­tar el rocío en el en­rro­lla­do. Las gra­mí­neas co­mo la moha tie­nen me­nos pro­ble­mas de pér­di­da de ho­jas.

En lo re­fe­ren­te al re­co­lec­tor, es bueno con­tro­lar que ten­ga to­dos sus de­dos com­ple­tos y en buen es­ta­do y la rue­da co­pia­do­ra del sue­lo se en­cuen­tre en bue­nas con­di­cio­nes

El sis­te­ma de ata­do de­be ser sin trabas, con mo­vi­mien­to sua­ve y sin so­bre­sal­tos, sea cual­quier can­ti­dad de hi­los por vuelta (1, 2 ó 4) o red.

Otros as­pec­tos a re­vi­sar en la ro­toen­far­da­do­ra son la pre­sión de los neu­má­ti­cos -la que in­di­ca el ma­nual de la má­qui­na-, y el fun­cio­na­mien­to co­rrec­to del ta­ble­ro de con­trol, con sus co­ne­xio­nes en tra­ba­jo.

Ci­lin­dro. La pre­sión es la que de­fi­ne la ca­li­dad y du­ra­bi­li­dad del ro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.