El Mau­ri­cio que no vo­ta­mos

Clarín - Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Fir­po hfir­[email protected]­rin.com

La fe se relaciona con lo in­vi­si­ble y es­te hom­bre pa­sa des­aper­ci­bi­do aun­que su se­de po­lí­ti­ca ten­ga diez pi­sos y es­té ubi­ca­da a me­tros de San­ta Fe y Rodríguez Pe­ña. Si se tra­ta­ra de pe­ro­nis­tas, se­ría la uni­dad bá­si­ca más gran­de del mundo. Si fue­ran co­rre­li­gio­na­rios, lo mis­mo. Una de dos: o es verdad que el sol se pue­de ta­par con la mano o se tra­ta del ele­fan­te en el ba­zar de la po­lí­ti­ca argentina.

Maur­cio Yat­tah fue can­di­da­to a pre­si­den­te en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Su se­de par­ti­da­ria tie­ne, además de edi­fi­cio en­te­ro, una vi­drie­ra con vis­tas a Ba­rrio Nor­te. El y su Mo­vi­mien­to So­li­da­rio Po­pu­lar que­da­ron afuera en las PASO. Un sá­ba­do cual­quie­ra mien­tras atien­de un pues­to de flo­res cer­cano, Yat­tah cree que la Argentina se per­dió la po­si­bi­li­dad de una uto­pía. “Me con­si­de­ro un anaquis­ta del si­glo 21”.

Una it girl ta­tua­da has­ta el cue­llo se le acer­ca para con­vi­dar­le un ma­te que Yat­tah re­cha­za por­que la yer­ba le qui­ta el sue­ño. Un tal Ha­rol­do, dia­rie­ro, le son­ríe co­mo se le son­ríe a un can­tan­te de pro­tes­ta. “Hay que cui­dar­lo”, pi­de.

An­tes de la sies­ta, Mau­ri­cio es­ta­ba re­par­tien­do es­tam­pi­tas con la ca­ra de un Ma­cri en es­ta­do de tran­ce. El vo­lan­te tie­ne una leyenda.

Para tu pro­pia su­bli­ma­ción. Re­za­le. Y des­pués, la fir­ma:

Yat­tah, pre­si­den­te YA!!!

Algunos lo ven co­mo un Fe­de­ri­co Pe­ral­ta Ra­mos, pe­ro... ay, per­dón, ¿ese no es Ri­car­di­to Al­fon­sín? Sí, es él. Cla­ro, vive ahí no­más. -Ri­car­di­to, có­mo le va, bue­nas tar­des, ¿qué le pa­re­ce Yat­tah?

-¿Es­tás haciendo una nota?

-Sí.

-¡Flor de ti­po! Sim­pa­ti­quí­si­mo. Lo veo siem­pre aten­dien­do la flo­re­ría pe­ro sin­ce­ra­men­te no lo tra­té de­ma­sia­do. -Fue can­di­da­to a pre­si­den­te...

-Sí, sí, lo sé, pe­ro no lo co­noz­co.

“Su­bli­mar es cam­biar. Cam­biar de es­ta­do so­li­do al ga­seo­so sin pa­sar por el lí­qui­do”, dice Yat­tah. El ver­bo cam­biar re­sul­ta de una trans­ver­sa­li­dad in­sos­pe­cha­da. Es­te Mau­ri­cio no vo­tó ni a uno ni a otro y asu­me que tam­po­co de­mos­tró in­te­rés por la an­cha ave­ni­da del me­dio.

Fe­de­ri­co Pe­ral­ta Ra­mos se hi­zo famoso en la televisión haciendo in­ter­ven­cio­nes su­rrea­lis­tas con Ta­to Bo­res. Cuan­do ga­nó la Be­ca Gug­gen­heim se gas­tó to­da la pla­ta en una ce­na en el Ho­tel Alvear. “Leo­nar­do pin­tó La última ce­na; yo la di”.

En el ba­rrio a Yat­tah lo co­no­cen me­nos por su ape­lli­do que por un apo­do: el lo­co del me­gá­fono. Pa­re­ce que al po­lí­ti­co le gus­ta mu­cho aso­mar­se al pri­mer pi­so de su edi­fi­cio y can­tar con­sig­nas des­de “el bal­cón de la verdad”. En las úl­ti­mas elec­cio­nes se re­ci­bió de can­di­da­to des­co­no­ci­do. Ce­rró su cam­pa­ña en Mar del Pla­ta en me­dio de un di­lu­vio bí­bli­co y com­ple­ta­men­te so­lo. No fue ni su as­pi­ran­te a vi­ce.

“Soy so­be­ra­nis­ta”, se plan­ta. “Es­toy en con­tra

de to­do. So­la­men­te creo en el so­be­rano. El po­der de­be des­can­sar en los pue­blos. Yo cons­tru­yo des­de la ar­mo­nía y creo que las tác­ti­cas para con­se­guir el ob­je­ti­vo deseado es­tán ba­sa­das en la verdad in­di­vi­dual y social”. -No en­tien­do.

-Me interesa la de­mo­cra­cia de par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta co­mo lo son las co­mu­nas de la Ciudad Au­to­no­ma de Bue­nos Aires. Un au­to­go­bierno.

Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez, si vi­vie­ra, lo in­vi­ta­ría a co­mer a su ca­sa. Ma­ce­do­nio de­cía que mu­chas per­so­nas con­si­de­ra­ban la po­si­bi­li­dad de abrir un kios­co, pe­ro muy po­cas pen­sa­ban en la po­si­bi­li­dad de ser pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca. En con­se­cuen­cia, era más fá­cil ser pre­si­den­te que abrir un kios­co.

“Los medios nun­ca me qui­sie­ron es­cu­char. Es­te es un Es­ta­do de opre­sión. To­do los go­bier­nos que tu­vi­mos son el Gran Her­mano”, dice bajo al aten­ta mi­ra­da de la it girl. “Me con­si­de­ro una fi­su­ra den­tro del sis­te­ma (...) Los tres can­di­da­tos que tu­vi­mos eran los tres jua­ni­tos. En Cen­troa­mé­ri­ca se le dice jua­ni­to al de­li­very boy (...) Yo trabajo den­tro del sis­te­ma por­que no hay otra co­sa, pe­ro siem­pre res­pi­ro en con­flic­to”.

Pue­de que cuan­do una per­so­na con am­bi­cio­nes de fi­gu­ra pú­bli­ca es olím­pi­ca­men­te ig­no­ra­da, la pa­ra­noia se con­vier­ta en un es­ta­do de áni­mo común y co­rrien­te. Se­gún Yat­tah esta nota no va a pu­bli­car­se nun­ca. -¿Por qué?

-Por­que es­toy prohi­bi­do.

Mau­ri­cio cuenta que vive so­lo en su edi­fi­cio de diez pi­sos. Que decidió no al­qui­lar nin­gún de­par­ta­men­to por­que allí pon­drá en marcha su pro­yec­to edu­ca­ti­vo. El “Me­to­do Fu­sión”, un ga­bi­ne­te “para la pe­da­go­gía de la len­gua”. En la vi­drie­ra de su lo­cal par­ti­da­rio se anun­cia con bom­bos y pla­ti­llos : En ocho se­ma­nas ha­blá en in­glés YA... TTAH.

“La idea es que se em­pie­ce con los idio­mas an­tes de que la gra­má­ti­ca lle­gue a la vida de los ni­ños. Al idioma se lo in­cor­po­ra en los pri­me­ros años. Cuan­do el chi­co en­tra en la Pri­ma­ria em­pie­za a ser tar­de por­que el pen­sa­mien­to in­hi­be el pro­ce­so natural del ha­bla”.

Du­ran­te muchos años el edi­fi­cio de San­ta Fe 1688 per­ten­ció a su fa­mi­lia, due­ña de la Se­de

ría Víc­tor. “Una es­pe­cie de tien­da co­mo Ha­rrod’s, en la ca­lle Flo­ri­da”. Mau­ri­cio es he­re­de­ro y nie­to del fun­da­dor. “Mi abue­lo fue el sas­tre y con­fe­sor de Evi­ta. Ave­ri­guá”.

En los dis­tin­tos ra­tos de char­la, Yat­tah bus­có mos­trar­se hui­di­zo y de­sin­te­re­sa­do por la apro­xi­ma­ción del cro­nis­ta. Di­jo que no le im­por­ta­ba na­da la nota. So­bre su bio­gra­fía des­li­zó que de Me­nem a la fe­cha ini­ció plei­tos ju­di­cia­les con­tra to­dos los pre­si­den­tes que hu­bo. Es más, re­cor­dó que su nom­bre sal­tó a la pren­sa en la dé­ca­da del ‘90 por una fe­roz dispu­ta edi­li­cia: La gue­rra de la me­dia­ne­ra.

Tal co­mo lo pin­ta Ri­car­di­to Al­fon­sín, Yat­tah pa­re­ce un buen ti­po, un ti­po in­te­li­gen­te al que se le su­ma una hos­pi­ta­li­dad extraña y la mi­san­tro­pía ló­gi­ca de las mi­no­rías ab­so­lu­tas.

En la plan­ta ba­ja don­de fun­cio­na su lo­cal par­ti­da­rio no hay em­plea­dos. O atien­de él o es­tá ce­rra­do. Un car­tel dice que si uno es­tá in­tere­sa­do de­be to­car el tim­bre. En un ex­hi­bi­dor se ven los 43 li­bros que au­to­pu­bli­có con diseño de apun­te uni­ver­si­ta­rio y nombres que in­clu­yen jue­gos de pa­la­bras co­mo De­mos... Cra­cia.

El PRO ob­je­tó la bo­le­ta de Yat­tah Pre­si­den­te por­que el nom­bre de es­te Mau­ri­cio te­nía un ta­ma­ño de­ma­sia­do con­si­de­ra­ble para el vo­tan­te in­cau­to. En busca de con­sig­nas mun­da­nas, su dis­cur­so me­te frases co­mo “cam­biar el sis­te­ma des­de adentro” y “erra­di­car la co­rrup­ción”. Eso lo igua­la. Lo que si­gue, lo diferencia.

“Fo­tos no. Soy na­da más que uno de los 50 mi­llo­nes. Uno del mon­tón Si apa­rez­co yo, que apa­rez­ca en la fo­to to­do el pue­blo ar­gen­tino”. -Per­dón, 40 mi­llo­nes…

-Cin­cuen­ta.hay diez mi­llo­nes más vi­vien­do en el ex­te­rior. w

Ce­rró su cam­pa­ña en Mar del Pla­ta en me­dio de un di­lu­vio bí­bli­co y com­ple­ta­men­te so­lo. No fue ni su as­pi­ran­te a vi­ce.

FO­TO: DAVID FER­NÁN­DEZ

Se­de. Yat­tah tie­ne to­do un edi­fi­cio “plo­tea­do” en San­ta Fe y Rodríguez Pe­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.