Un talento en el ar­te de la que­ja y la pro­tes­ta

Iti el Her­mo­so. “Así me lla­ma has­ta mi ma­dre”

Clarín - Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Fir­po hfir­[email protected]­rin.com

“Yo con­si­de­ro que la que­ja es­cri­ta es po­ten­te por el mis­te­rio que tie­ne de­trás. La que­ja en per­so­na tie­ne al­go más vis­ce­ral, pe­ro lo que ven es lo que sos, no te­men que ha­ya al­go más”.

-¿Te es­tás que­jan­do mu­cho úl­ti­ma­men­te?

-Mi ac­ti­vi­dad nun­ca ce­sa. Aho­ra es­toy con una pe­que­ña co­lum­na se­ma­nal en el­can­ci­ller­li­ve, en Ins­ta­gram, don­de mues­tro la ca­ra y me que­jo de co­sas co­ti­dia­nas. Des­de que pu­bli­qué mi “Li­bro de quejas” (Ga­le­ría Edi­to­rial) acu­mu­lé un mon­tón de re­cla­mos nue­vos que tam­bién fi­gu­ran en mi Fa­ce­book. Hay mu­cha gen­te a las que le gus­ta que­jar­se co­mo a mí.

Iti el Her­mo­so, “así me lla­ma has­ta mi ma­dre”, hi­zo del re­cla­mo un so­be­rano li­festy­le. Su li­bro es co­mo la To­rá de la au­to­su­pera­ción. Iti ase­gu­ra que que­jar­se ha­ce bien a la sa­lud y que si­guien­do su mé­to­do de “ca­tar­sis pa­ra el con­su­mi­dor” es po­si­ble lle­gar a fin de mes y has­ta re­du­cir el gas­to men­sual del súper.

Otro­ra ad­mi­ra­ble em­pre­sa Mo­li­nos: Es ca­si pa­tó­lo­gi­ca la re­la­ción que ten­go con us­te­des, ya que nue­va­men­te me co­mu­ni­co por una que­ja, lo que mues­tra que a pe­sar de que su po­lí­ti­ca ofi­cial sea fa­llar­me y fa­llar­me, yo si­go po- nien­do la otra me­ji­lla. Ha­ce tan so­lo 5 días ad­qui­rí un FRITOLIM marca CO­CI­NE­RO fa­bri­ca­do por us­te­des. El mis­mo, aún es­tan­do lleno, no es­cu­pe su pro­duc­to. El con­te­ni­do es­tá ATRA­PA­DO den­tro del en­va­se co­mo el ge­nio en su lám­pa­ra. NO PA­GUÉ LO MU­CHO QUE PA­GUÉ POR SU PRO­DUC­TO POR­QUE DIS­FRU­TÉ DE SU DI­SE­ÑO. NO NE­CE­SI­TA­BA UN INÚ­TIL PISAPAPELES CON FORMA DE FRITOLIM. Yo que­ría co­ci­nar. PE­RO NO PU­DE. LES PI­DO QUE FABRIQUEN UN FRITOLIM QUE SE PUE­DA USAR. Que los amos de ca­sa CO­MO YO po­da­mos es­tar tran­qui­los de que no nos va a sol­tar la mano en me­dio del par­ti­do. HAY QUE GE­NE­RAR CON­FIAN­ZA CLIEN­TE EM­PRE­SA.

-¿Qué es la que­ja pa­ra vos?

-Gue­rri­lla co­ti­dia­na. Nos tie­nen su­til­men­te mi­li­tan­do por por­que­rías. Yo quie­ro des­truir ese víncu­lo. Quie­ro que las co­sas de­jen de po­seer a las per­so­nas. Que los pro­duc­tos de­jen de con­su­mir a los con­su­mi­do­res.

-¿Hay que que­jar­se pa­ra vi­vir me­jor?

-De­fi­ni­ti­va­men­te. La pa­si­vi­dad an­te el des­tra­to só­lo pue­de traer abu­so. Que­jar­nos nos ha­ce re­cor­dar quié tie­ne el po­der real­men­te.

-¿No que­jar­se en­fer­ma?

-Ter­mi­na de­vo­rán­do­te el al­ma. Por eso la gen­te es­tá tan vio­len­ta to­do el día. Tra­gan, tra­gan y en un mo­men­to es­ta­llan. La que­ja no ex­pre­sa­da que­da en­quis­ta­da den­tro nues­tro.

-¿Se na­ce o se apren­de a re­cla­mar?

-Hay que ave­ri­guar el co­rreo elec­tró­ni­co de la en­ti­dad en cues­tión y to­das sus re­des so­cia­les de aten­ción al clien­te y es­cri­bir un úni­co men­sa­je, uno so­lo, que se co­pia y se pe­ga in­fi­ni­ta­men­te en to­dos los por­ta­les exis­ten­tes. Mien­tras más pien­sen que el te­ma es al­go que te ob­se­sio­na, más va­lor le van a dar a la que­ja.

-¿Se ob­tie­nen re­sul­ta­dos?

-En ge­ne­ral las em­pre­sas más gran­des sa­ben que te tie­nen en el bol­si­llo y que no vas a de­jar de con­su­mir­las, en­ton­ces no se ca­lien­tan. No es lo mis­mo Co­caco­la que Guay­ma­llén. Te ha­cen pa­sar por mil fil­tros has­ta que tu que­ja lle­ga a des­tino y en ese mo­men­to te dan mi­ga­jas. Las em­pre­sas me­dia­nas y chi­cas se de­ses­pe­ran, no quie­ren per­der ni un clien­te, en­ton­ces te lla­man per­so­nal­men­te al ins­tan­te y te dan lo que sien­ten que te cal­ma­ría.

-De­cís que la “lu­cha” tie­ne su pre­mio...

-Las bol­sas de pro­duc­tos que me man­dan con la in­ten­ción de apa­ci­guar un po­co mi ira só­lo sir­ven pa­ra re­afir­mar que mi ca­mino es el co­rrec­to. Ellos ad­mi­ten sus erro­res. Me gus­ta­ría que es­ta­mos dis­con­for­mes con cual­quier ca­rac­te­rís­ti­ca del pro­duc­to, no sim­ple­men­te por­que al­go vie­ne “fa­lla­do”. Por ejem­plo, los en­va­ses de las co­sas son ca­da vez más chi­cos...

-De­be ser una ten­ta­ción com­pren­der el pro­ce­di­mien­to. ¿Po­dés lle­gar a que­jar­te por de­por­te?

-Em­pe­zar a que­jar­se es un ca­mino de ida. Es­cu­cha­me, mien­tras más des­pier­to es­tás, más fa­llas ves y más te quejas.

-Sos co­mo el per­so­na­je de “V de Ven­det­ta”...

-Yo me con­si­de­ro un troll vi­vien­te.

-¿Acon­se­jás más que­jar­se a multinacionales o a las de in­dus­tria na­cio­nal?

-Siem­pre voy a pre­fe­rir lu­char con­tra los pe­ces gor­dos, pe­ro tu que­ja va a lle­gar a me­jor puer­to con la in­dus­tria lo­cal. Son más ge­ne­ro­sos y tie­nen me­jor tra­to. Ojo, al­gu­nas em­pre­sas ar­gen­ti­nas son te­rri­bles. Cier­ta marca cho­co­la­te­ra fa­ran­du­le­ra me ha mal­tra­ta­do por te­lé­fono ca­si a los gri­tos y una em­pre­sa ro­sa­ri­na me res­pon­dió con una car­ta co­mo las mías, in­sul­tán­do­me. Los ar­gen­ti­nos son más ga­lli­tos, pe­ro en ge­ne­ral te dan más. Y hay ve­ces que las quejas me dan una do­ta­ción im­por­tan­te co­mo pa­ra no cru­zar­me al chino por unos cuan­tos días, lo cual es ideal, ya que le de­bo pla­ta.

Otro­ra Es­ti­ma­da Em­pe­sa Mon­de­lez Arg: “Buen día” po­dría ha­ber si­do mi sa­lu­do si mi ma­ña­na no hu­bie­se su­fri­do un aten­ta­do te­rro­ris­ta/gastronómico de par­te de su em­pre­sa. No hay otra forma de lla­mar a la afren­ta re­ci­bi­da en ma­nos de un pa­que­te de sus ga­lle­ti­tas “Va­rie­da­des” en el día de la fe­cha. Mi pa­re­ja tra­tó de ha­cer­me desis­tir de com­prar­las. “Ya no son lo mis­mo” , me di­jo, “só­lo vie­nen esas que pa­re­cen va­gi­nas (lo di­jo por la es­pe­cia­li­dad lla­ma­da “bo­ca de da­ma”) y las go­ti­tas de cho­co­la­te esas si­nies­tras”, qui­so ad­ver­tir­me. Yo no le creí na­da.

Al abrir el pa­que­te, mi cuer­po se PA­RA­LI­ZÓ y al me­ter la mano pa­ra sa­car mi pri­mer bo­ca­do lo que sa­lió fue un MENJUNJE de ga­lle­ti­tas uni­das co­mo sia­me­sas y qua­si­mó­di­cas. Qui­zás otro in­di­vi­duo la co­me­ría igual, pe­ro yo no me lle­vo cual­quier co­sa a la bo­ca (...) ¿El con­trol de ca­li­dad es­tá en vías de ex­tin­ción co­mo los te­lé­fo­nos de lí­nea?” (...) En­tien­do que la pa­la­bra VA­RIE­DAD es muy am­plia y po­dría, en teo­ría, abar­car es­tos fe­tos de ha­ri­na que me die­ron, pe­ro les pi­do que no se pa­sen de lis­tos (…)”

-¿Que per­ci­bis­te en tan­tos años de CEOS?

-Bueno, yo ven­go es­cri­bien­do quejas des­de 2013 y real­men­te me pa­re­ce que se sub­es­ti­ma al clien­te. Pien­san que so­mos unas ove­jas a las que sa­ben ma­ni­pu­lar. Cuan­do vie­ne al­guien y des­aco­mo­da sus es­truc­tu­ras no tie­nen ni idea de qué hacer. Ellos ven el mun­do cua­dra­do, pre­vi­si­ble. No­so­tros te­ne­mos que apro­ve­char eso pa­ra des­ar­ti­cu­lar sus ar­ti­ma­ñas y do­ble­gar­los... Aho­ra mues­tro la ca­ra por­que quie­ro trans­mi­tir un men­sa­je de va­len­tía. No ten­go mie­do. Que los po­de­ro­sos vean es­te ros­tro an­ge­li­cal y que tiem­blen.w

“La que­ja es gue­rri­lla co­ti­dia­na. Quie­ro que los pro­duc­tos de­jen de con­su­mir a los con­su­mi­do­res”.

SIL­VA­NA BOEMO

La mar­cha de la bron­ca. Iti el Her­mo­so pro­po­ne co­piar y man­dar­les el mis­mo men­sa­je a to­das las re­des so­cia­les de la en­ti­dad a que­jar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.