“Quiero tra­ba­jar en ci­ne y pa­rar de ha­cer tan­tos shows por año”

El ra­pe­ro puer­to­rri­que­ño, ex Ca­lle 13, di­ce que ne­ce­si­ta un des­can­so des­pués de la lar­ga gi­ra que lo trae por Bue­nos Ai­res. Es­ta no­che se pre­sen­ta en el Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo.

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Mar­ce­lo Fernández Bi­tar

Ape­nas inicia la char­la, Re­si­den­te de­cla­ra que es­tá can­sa­do y es­tre­sa­do, aun­que lo lle­na de en­tu­sias­mo pen­sar que só­lo le fal­tan cin­co re­ci­ta­les pa­ra terminar una gi­ra que re­sul­tó ser ca­si tan ex­te­nuan­te co­mo las de Ca­lle 13. “Lle­va­mos un año y me­dio gi­ran­do, pe­ro es­toy con la ale­gría de los úl­ti­mos con­cier­tos, y le voy a me­ter con to­do. Me po­ne con­ten­to es­tar acá con par­te de mi fa­mi­lia, y ten­go a mi hi­jo”.

El ra­pe­ro por­to­rri­que­ño se re­fie­re a Mi­lo, su hi­jo de 4 años, cu­ya ma­dre es So­le­dad Fan­di­ño, su es­po­sa de 2013 a 2017, cuan­do se se­pa­ra­ron. “Es com­pli­ca­do ver­lo con tan­tos via­jes, pe­ro siem­pre ha­go ma­nio­bras pa­ra es­tar con él. Es­tu­ve aquí en agos­to y tam­bién en sep­tiem­bre. Siem­pre vengo”. -¿Lo po­dés sa­car a pa­sear tran­qui­lo o es com­pli­ca­do por los fans?

-Yo sal­go tran­qui­lo. Lo que pa­sa es que sé adón­de ir, co­mo un par­que. Siem­pre hay gen­te que te pa­ra, pe­ro cuan­do lo lle­vo a la escuela ya me co­no­cen y na­die me mo­les­ta. Yo me lo trae­ría to­do el tiem­po, y en al­gún mo- men­to lo voy a po­der ha­cer, pe­ro tam­bién sé que voy a pa­rar de to­car. Es­tos cin­co shows son los úl­ti­mos, y no creo que va­ya a to­car tan­to por un buen tiem­po. Tam­po­co voy a sa­car un dis­co nue­vo en­se­gui­da. An­tes ha­cía cien­to y pi­co de con­cier­tos por año. Aho­ra, co­mo Re­si­den­te, hi­ce 60, que tam­bién es un mon­tón, y quiero to­car 15 por año no­más. No es que es­té can­sa­do, por­que ten­go un mon­tón de ener­gía, pe­ro quiero ha­cer ci­ne y es­tar con mi hi­jo en un mis­mo lu­gar. -¿Có­mo vie­ne es­te tra­mo fi­nal de la gi­ra?

-Muy bien. Ha si­do in­tere­san­te to­do el pro­ce­so de acep­ta­ción de la gen­te, y tam­bién de tra­du­cir lo que ve­nía ha­cien­do con Ca­lle 13 a un pro­yec­to nue­vo. Pen­sé que me iba a lle­var más tiem­po pa­sar to­da esa ener­gía a lo nue­vo, y que la gen­te lo en­ten­die­ra. Pe­ro lo han en­ten­di­do bas­tan­te rá­pi­do, y ha si­do una gi­ra sú­per bue­na. Aho­ra es­toy can­sa­do, por­que es­te tra­mo ha si­do sin pa­rar des­de ju­nio has­ta aho­ra; pri­me­ro en Eu­ro­pa, lue­go los Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra La­ti­noa­mé­ri­ca. Ya es­tu­ve en Mé­xi­co y Chi­le, y aho­ra es­toy acá.

-Qui­zás el pro­ble­ma fue cuan­do deseas­te que te fue­ra bien con es­te pro­yec­to. ¡No ha­gas un de­seo por­que se pue­de cum­plir! -(Ri­sas) Me fue bas­tan­te bien. La re­per­cu­sión es un ex­tra que te ayu­da a sen­tir que en­ten­die­ron lo que es­ta­bas ha­cien­do. Pe­ro lo que ver­da­de­ra­men­te me ha­ce sen­tir que me fue bien es cuan­do ter­mino de ha­cer el pro­yec­to y me gus­ta, ar­tís­ti­ca­men­te ha­blan­do. Y cuan­do en los con­cier­tos en vi­vo me sien­to bien con la ban­da y me gus­ta co­mo sue­na, y me sien­to bien en la ta­ri­ma y dis­fru­to ca­da mo­men­to con ellos. Pa­ra mí es la me­jor ban­da que he te­ni­do, no só­lo a ni­vel mu­si­cal sino tam­bién a ni­vel de co­ne­xión, por­que es co­mo que me ani­man mu­cho. Los mú­si­cos son bien ta­len­to­sos y me ayu­dan mu­cho, es­cu­cho to­do sú­per bien y na­da me des­pis­ta ni dis­trae. To­do sue­na co­mo tie­ne que so­nar, y ellos en vi­vo le me­ten una ener­gía ex­tra que es muy bue­na. -¿Có­mo com­pa­ra­rías esos pri­me­ros shows con el más re­cien­te en Chi­le, la se­ma­na pa­sa­da? -Aho­ra la ma­du­rez es otra. Cuan­do uno em­pie­za la gi­ra se va ajus­tan­do, y en los shows aho­ra hay una quí­mi­ca más cla­ra. Pa­re­ce­mos una ban­da que lle­va años jun­ta. Y aho­ra hay una com­pli­ci­dad que ha­ce que po­da­mos im­pro­vi­sar más en don­de es­ta­mos y sen­tir­nos más suel­tos. Eso se sien­te en la ta­ri­ma. Aho­ra, en es­tos shows en Cór­do­ba, Ro­sa­rio y Bue­nos Ai­res van a aga­rrar lo me­jor de la ban­da. -An­tes se ter­mi­na­ba un dis­co y só­lo se to­ca­ba en vi­vo, sin vol­ver al es­tu­dio has­ta terminar la gi­ra. Pe­ro aho­ra se sa­can can­cio­nes nue­vas que no es­tán en el ál­bum y se suben vi­deos y no­ti­cias a las re­des. ¿Te lle­vás bien con es­ta di­ná­mi­ca ac­tual? -Pue­do ha­cer las dos co­sas, pe­ro a mí me gus­ta la cues­tión de ha­cer un dis­co que sea un con­jun­to de can­cio­nes y que ten­ga una his­to­ria, por más que le lla­ma­mos “dis­co”, y en reali­dad es una co­sa que es­tá en el es­pa­cio. No es­toy en con­tra de que pue­da sa­car sen­ci­llos suel­tos, por­que no me mo­les­ta. Pa­ra mí la ve­lo­ci­dad no es un fac­tor del cual es­toy pen­dien­te a la ho­ra de ha­cer música o de es­cri­bir, en­ton­ces no voy a es­tar sa­can­do de­ma­sia­dos te­mas de co­rri­do, a no ser que ten­ga un ál­bum y de­ci­da crear men­sual­men­te una can­ción. -Con­ta­me de “Rap bru­to”, que sa­lió ha­ce me­nos de un mes y ya tie­ne ca­si 14 mi­llo­nes de vi­si­tas. -Me lla­mó Nach pa­ra ha­cer un te­ma. Es un ra­pe­ro de Es­pa­ña, que vie­ne de un es­ti­lo más de hip-hop. Le di­je pues da­le, y lo hi­ci­mos. Él que­ría ha­blar de sus in­fluen­cias, así que yo ha­blé de las mías, que son lo con­tra­rio. Tam­bién ha­blo de las re­des so­cia­les, y de la im­por­tan­cia que le es­tán dan­do a te­ner se­gui­do­res en Ins­ta­gram o vi­deos de Youtu­be, ver­sus si es­tán ha­cien­do al­go ver­da­de­ra­men­te crea­ti­vo o bueno mu­si­cal­men­te ha­blan­do. Un po­co ha­blo de eso que pa­sa en el gé­ne­ro ur­bano, pe­ro que ocu­rre en to­dos los gé­ne­ros mu­si­ca­les. Y des­pués hay un freesty­le que es bas­tan­te ra­pe­ro. Ha­cer el te­ma fue un ejer­ci­cio in­tere­san­te, y co­la­bo­rar con él fue sú­per ché­ve­re, por­que lo co­noz­co ha­ce mil años y tam­bién di­ri­gí el vi­deo. Pien­so que es un buen te­ma. -¿La de­ci­sión de de­jar Ca­lle 13, fue al­go que ve­nías pen­san­do ha­ce tiem- po y hu­bo que es­pe­rar al mo­men­to in­di­ca­do? -Yo lle­va­ba un tiem­po que­rien­do ha­cer un pro­yec­to mío y ha­cer otras co­sas, pe­ro nun­ca ha­bía po­di­do en­con­trar el mo­men­to. A ve­ces de­cía­mos que íba­mos a pa­rar, pe­ro pa­sá­ba­mos a otra co­sa que te­nía­mos que ha­cer, y siem­pre era así, co­mo una ca­de­na de acon­te­ci­mien­tos. Has­ta que se dio un mo­men­to en que di­je que que­ría ha­cer es­to, y creo que ha­ber to­ma­do esa de­ci­sión ayu­dó a que mi her­mano hi­cie­ra otro pro­yec­to, y mi hermana tam­bién. Ca­da uno em­pe­zó a tra­ba­jar en su pro­yec­tos in­di­vi­dua­les, que es­tán bue­ní­si­mos, y lo ge­nial es que aho­ra hay tres pro­pues­tas que -mi­rán­do­las de afue­ra- a mí me gus­ta­ría es­cu­char. Creo que lo ve­nía pen­san­do des­de an­tes del quin­to dis­co, pe­ro hu­bo que pa­sar por ese dis­co y to­do ese pro­ce­so. -¿Te gus­ta­ría en un fu­tu­ro ha­cer un “Ca­lle 13 Fest” o un “Ca­lle­tre­ce­pa­loo­za”, con shows de ca­da uno de us­te­des, y lue­go una unión en el es­ce­na­rio? -Bueno, ahí es­tás ti­ran­do una idea pa­ra los pro­mo­to­res de con­cier­tos. Aho­ra mis­mo no veo cer­ca­na una reunión de Ca­lle 13; veo que ca­da uno es­tá bien con sus pro­pios pro­yec­tos. Yo me sien­to có­mo­do y me sien­to muy bien con lo que es­toy ha­cien­do. Lo que quiero ge­ne­rar es tran­qui­li­dad y sen­tir­me bien con lo que ha­go. Me sien­to re­la­ja­do... Bueno, ten­go mu­cho es­trés, pe­ro aho­ra cuan­do pa­re la gi­ra voy a es­tar re­la­ja­do. -¿Es­trés o can­san­cio?

-Las dos co­sas. Han si­do mu­chas ac­ti­vi­da­des, por­que no es só­lo es­tar pen­dien­te de ca­da detalle de la gi­ra, sino que es­toy es­cri­bien­do, ha­cien­do los vi­deos y un sin­nú­me­ro de co­sas cuan­do es­toy li­bre. Tam­bién me cui­do la voz y no sal­go, por­que si ten­go cua­tro con­cier­tos se­gui­dos me pue­do que­dar sin voz. Lo bueno es que soy ra­pe­ro y no ten­go que en­to­nar tan­to co­mo un buen can­tan­te. -Es­te año cum­plis­te 40. ¿Te afec­tó la fe­cha o es al­go a lo que le die­ron más im­por­tan­cia los de­más? -Nun­ca lo ha­bía pen­sa­do. Me pa­sa­ba que mi­ra­ba las no­ti­cias y si de­cían que ha­bían ase­si­na­do a al­guien de 38 años, pen­sa­ba: “Ah, es vie­jo”. ¡Y de gol­pe me da­ba cuen­ta de que yo era más vie­jo! To­da­vía es­toy en­ten­dien­do lo de te­ner 40 años. La edad no me mo­les­ta, pe­ro es co­mo una eta­pa nue­va de sen­tir que ya es­tás más gran­de, y que la gen­te tam­bién te ve di­fe­ren­te en mu­chos as­pec­tos, co­mo con un res­pe­to dis­tin­to. Tam­bién pa­sa que men­cio­nás una película y na­die la vio por­que es de ha­ce tiem­po. Uno di­ce al­go que cree que es sú­per co­ol, y los jó­ve­nes te mi­ran co­mo a un vie­jo. -¿Cuán­do ter­mi­nás es­ta gi­ra?

-Aho­ra, en no­viem­bre. Me que­dan es­tos con­cier­tos en la Ar­gen­ti­na, lue­go uno en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y dos en Co­lom­bia. Des­pués me voy con Mi­lo pa­ra mi ca­sa, en Puer­to Ri­co, y me que­do con él to­do lo que pue­da. Quiero es­tar tran­qui­lo, re­la­jar­me y es­cri­bir. Pa­ra mí, es­cri­bir son va­ca­cio­nes. Es al­go que me cau­sa pla­cer. Es­toy tra­ba­jan­do en una se­rie y en una película. Le voy a me­ter con to­do, co­mo hi­ce con la música. Quiero ha­cer­lo bien y sien­to que es mi fuer­te, lo que ver­da­de­ra­men­te sé ha­cer. Es lo que es­tu­dié y lo ten­go bien cla­ro. Es­toy lo­co por me­ter­me con eso.

No voy a sa­car un dis­co nue­vo en­se­gui­da. Quiero es­tar más tiem­po con mi hi­jo en un mis­mo lu­gar”.

Aho­ra mis­mo no veo cer­ca­na una reunión de Ca­lle 13. Creo que ca­da uno es­tá bien con sus pro­pios pro­yec­tos”.

JU­LIO JUÁ­REZ

Con­ten­to y es­tre­sa­do. Así asegura es­tar aho­ra Re­si­den­te. Acá, en Bue­nos Ai­res, apro­ve­cha a es­tar con Mi­lo, el hi­jo de 4 años que tu­vo con So­le­dad Fan­di­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.