“Con las mu­je­res, Ur­qui­za era una suer­te de acu­mu­la­dor”

La fie­bre del amor se vol­vía irre­fre­na­ble pa­ra el pró­cer. Có­mo las pa­sio­nes ali­men­ta­ron nues­tra his­to­ria.

Clarin - Spot - - Cultura - Pa­tri­cia Suá­rez sec­cion­cul­tu­ra@cla­rin.com

No­ve­lis­ta y pe­rio­dis­ta, Florencia Ca­na­le aca­ba de pu­bli­car nue­vo li­bro, Sal­va­je, de­di­ca­do a la fi­gu­ra de Jus­to Jo­sé de Ur­qui­za. Per­so­na­je his­tó­ri­co, su uni­ver­so apa­re­ce con fre­cuen­cia en la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na, así co­mo la fi­gu­ra de otros cau­di­llos. Ur­qui­za, Ramírez y López Jor­dán son re­cu­rren­tes, in­clu­so, en los escritos de Bor­ges. El pa­dre de ese au­tor na­cio­nal cla­ve ha­bía lle­ga­do a es­cri­bir una no­ve­la ti­tu­la­da El cau­di­llo y am­bien­ta­da en los úl­ti­mos dí- as del ma­yor líder en­tre­rriano. Aho­ra, la tra­ma ele­gi­da por Ca­na­le va de los pri­me­ros amo­res del pró­cer en­tre­rriano, a los 18 años, a su con­so­li­da­ción co­mo hé­roe pa­trio.

En­tre lá­gri­mas y en­ga­ños a mu­je­res aban­do­na­das, Ca­na­le pinta un hom­bre pa­ra quien el arre­ba­to y la fie­bre del amor era un es­ta­do del cuer­po y la po­lí­ti­ca, un es­ta­do del al­ma. Po­dría dis­cu­tir­se mu­cho so­bre cuán­to hay de ri­gor his­tó­ri­co -y si es ne­ce­sa­rio en es­te ti­po de re­la­to- y cuán­to hay de ima­gi­na­ción y de in­ter­pre­ta­ción de par­te del na­rra­dor de he­chos que no es­tán con­sig­na­dos en do­cu­men­tos. Mu­chas ve­ces, los sen­ti­mien­tos de un per­so­na­je his­tó­ri­co son par­te de la fic­ción del no­ve­lis­ta. Mien­tras la au­to­ra ya de­va­na la la­na del pró­xi­mo li­bro que tie­ne en men­te -aun­que se re­ser­va esa tra­ma-, responde las pre­gun­tas de Cla­rín:

-¿Por qué Ur­qui­za y có­mo lle­gó a él?

-Por­que in­tuía que ha­bía al­gu­na des­me­su­ra en su vi­da, por la le­yen­da de los cien­tos de hi­jos, por­que me des­per­ta­ba mu­cha cu­rio­si­dad; y des­pués de la tri­lo­gía de Ro­sas me pa­re­cía per­ti­nen­te con­ti­nuar con Ur­qui­za. Por otro la­do se ha­bía es­cri­to mu­cho de él po­lí­ti­ca­men­te pe­ro no la no­ve­la, sal­vo una es­cri­ta ha­ce mu­chos años por Ma­ría Est­her de Mi­guel, en la que ha­cía re­fe­ren­cia tan­gen­cial a Ur­qui­za por­que el pro­ta­go­nis­ta era Bla­nes, el pin­tor.

-Sal­va­je mues­tra un Ur­qui­za que sin ser Don Juan Tenorio, a su mo­do usa y abu­sa de las mu­je­res, es­tén uni­das a él en la con­di­ción que es­tén. ¿Có­mo lle­gó a la con­clu­sión de que es­ta pin­tu­ra del pró­cer era la más ve­ro­sí­mil?

-En cuan­to a la per­cep­ción del uso y abu­so de mu­je­res es­tá más uni­da a prác­ti­cas de la mo­der­ni­dad. El amor co­mo lo co­no­ce­mos o prac­ti­ca­mos hoy tie­ne po­co que ver con lo que se acos­tum­bra­ba en el si­glo XIX. Sí, Ur­qui­za tu­vo mu­chas mu­je­res y mu­chos hi­jos, la ma­yo­ría de ellas no re­cla­mó na­da ni mu­cho me­nos. Aho­ra, cuan­do lee­mos hoy el mo­do que te­nía pa­ra vin­cu­lar­se con las mu­je­res nos pue­de re­sul­tar, en prin­ci­pio, in­có­mo­do; esa vo­ra­ci­dad, esa an­sia de acu­mu­lar, lo que fue­ra y co­mo fue­ra. Que sus ca­ma­ra­das le re­cla­ma­ran que era tiem­po de ca­sar­se fue así; pe­ro yo in­ten­to no juz­gar, só­lo con­tar los he­chos, aun­que es­tos re­sul­ten fe­ro­ces o des­lum­bran­tes a la ho­ra de la lec­tu­ra.

-Re­sul­ta di­fí­cil perfilar hoy a un per­so­na­je his­tó­ri­co con las ca­rac­te­rís­ti­cas de Ur­qui­za, pa­dre -se­gún el mi­to­de 50 hi­jos. Po­dría ha­blar­se de un adic­to al se­xo, sin em­bar­go, él iba más allá pues­to que só­lo lo de­te­nía la pro­crea­ción de hi­jos. ¿Có­mo lo de­fi­ni­ría us­ted?

-No creo que lo de­tu­vie­ra la pro­crea­ción por­que con al­gu­nas tu­vo más de un hi­jo. Creo que era un se­duc­tor na­to, una suer­te de acu­mu­la­dor. De to­do, de ri­que­za, de te­rri­to­rio, de po­der y tam­bién de mu­je­res. Un co­lec­cio­nis­ta, em­be­le­sa­do por la mu­jer, cau­ti­va­do por lo femenino, de­jan­do de la­do la re­fle­xión y el pen­sa­mien­to y do­mi­na­do ex­clu­si­va­men­te por la pul­sión.

-¿Por qué cree que las mu­je­res de la épo­ca le per­do­na­ban su pro­ce­der amo­ro­so? Aban­do­nó mu­chas -aun­que no a sus hi­jos- y las trai­cio­nó con fre­cuen­cia. En Sal­va­je cuen­ta que ha­cia los 45 años, él te­nía diez hi­jos -re­co­no­ci­dos de al­gu­na ma­ne­ra­de ocho mu­je­res di­fe­ren­tes, ¿có­mo vi­vían es­tas mu­je­res co­no­cien­do unas la exis­ten­cia de las otras?

Cuan­do lee­mos hoy el mo­do que te­nía de vin­cu­lar­se nos pue­de re­sul­tar, en prin­ci­pio, in­có­mo­do.”

-Ahí es­tá lo in­tere­san­te, el per­dón cons­tan­te de la lis­ta de mu­je­res. Nin­gu­na hi­zo re­cla­mos, tal vez las fa­mi­lias, aque­llos pa­dres de fa­mi­lia “prin­ci­pal”, ha­blo de los Cal­ven­to y los López Jor­dán, ape­lli­dos de la so­cie­dad en­tre­rria­na. Los her­ma­nos -hi­jos de dis­tin­tas ma­dres -vi­vían jun­tos sin de­ma­sia­dos cues­tio­na­mien­tos en­tre ellos, sal­vo con Do­lo­res Cos­ta, con la que se ca­sa, que al prin­ci­pio es mi­ra­da con re­ce­lo.

-¿Fue un desafío abor­dar una per­so­na­li­dad co­mo la de Ur­qui­za en un mun­do don­de el pa­ra­dig­ma cul­tu­ral res­pec­to de lo mas­cu­lino-femenino en cuan­to a la con­cep­ción y crian­za de los hi­jos cam­bió tan­to?

-Siem­pre es un desafío abor­dar las vi­das de nues­tros hé­roes y he­roí­nas del si­glo XIX. Pro­pon­go en­trar a las his­to­rias de­rrum­ban­do pa­ra­dig­mas del pre­sen­te, des­po­ján­do­se de jui­cios y pre­jui­cios.

-¿Qué pien­sa de la his­to­ria ar­gen­ti­na una es­cri­to­ra tan sin­gu­lar co­mo us­ted, que la ve des­de la vi­da pri­va­da de sus ha­ce­do­res?

-Yo es­cri­bo so­bre la pa­sión de la His­to­ria ar­gen­ti­na, un sen­ti­mien­to in­ten­so por de­más. Creo que nues­tra His­to­ria es una su­ce­sión de trai­cio­nes y ven­gan­zas, de ciu­da­des te­ñi­das de san­gre, de la­zos san­gui­no­len­tos, de clan­des­ti­ni­da­des des­ve­la­das pe­ro so­bre to­do de in­men­sas pa­sio­nes.

EM­MA­NUEL FERNANDEZ

Otro pa­ra­dig­ma. La au­to­ra po­ne én­fa­sis en que de­ben evi­tar­se los jui­cios con­tem­po­rá­neos pa­ra na­rrar he­chos del si­glo XIX.

Sal­va­je, Ur­qui­za y sus mu­je­res. Editorial Pla­ne­ta. 344 pá­gi­nas. $ 540.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.