La prohi­bi­da pa­sión de Ar­letty

Clarin - Spot - - Con Pasión - Silvia Fes­quet sfes­quet@cla­rin.com

Lle­gó a ser la más fa­mo­sa de las ac­tri­ces fran­ce­sas y la pro­ta­go­nis­ta de la película que mu­chos con­si­de­ran la más im­por­tan­te de ese ori­gen del si­glo XX, Los ni­ños del paraíso. Pre­mia­da en Ve­ne­cia, can­di­da­ta al Oscar al me­jor guión ori­gi­nal a ma­nos de Jac­ques Pre­vert en 1946, no pu­do ella asis­tir al es­treno: es­ta­ba pre­sa. Ha­bía co­me­ti­do el error, el pe­ca­do, o la osa­día, de enamo­rar­se de la per­so­na equi­vo­ca­da. Aun­que no se­ría esa, se­gu­ra­men­te la pa­la­bra que ella ele­gi­ría pa­ra de­fi­nir la pa­sión que la lle­vó a la cár­cel. Con la sol­tu­ra de len­gua que la ca­rac­te­ri­za­ba, lan­zó en la ca­ra de su in­te­rro­ga­dor: “Mi co­ra­zón es fran­cés, pe­ro mi cu­lo es in­ter­na­cio­nal”. No eran tiem­pos fá­ci­les pa­ra dar rien­da suel­ta a los des­va­ríos sen­ti­men­ta­les. Y Ar­letty - tal el nom­bre que le re­ga­ló Tris­tan Ber­nard en ho­nor a un per­so­na­je de Guy de Mau­pas­sant-, ha­bía caí­do ren­di­da an­te los encantos del ofi­cial ale­mán Hans Jür­gen Soeh­ring, ase­sor del con­se­jo de gue­rra de la Luft­waf­fe du­ran­te la ocu­pa­ción nazi en París. Aten­to a aque­llo de que el co­ra­zón tie­ne ra­zo­nes que la ra­zón no com­pren­de, la ra­zón de las au­to­ri­da­des la acu­só de co­la­bo­ra­cio­nis­ta en lo que se dio en lla­mar “trai­ción ho­ri­zon­tal” y la man­dó al cam­po de con­cen­tra­ción de Drancy pri­me­ro y al pre­si­dio de Fres­nes des­pués, don­de per­ma­ne­ció cua­tro me­ses y del que sa­lió rum­bo a dos años de pri­sión do­mi­ci­lia­ria y a tres de prohi­bi­ción pa­ra tra­ba­jar.

La his­to­ria pre­via in­di­ca que quien se con­ver­ti­ría en Ar­letty ha­bía na­ci­do en 1898 en Cour­be­voie, cer­ca de París, ba­jo el nom­bre de Léo­nie Bat­hiat, en una fa­mi­lia de cla­se tra­ba­ja­do­ra, hi­ja de un je­fe de tran­vía y una la­van­de­ra. Des­pués de la muer­te del pa­dre, a sus 18 años, tra­ba­jó en una fá­bri­ca, fue ta­quí­gra­fa, y su­frió otra pér­di­da que mar­ca­ría su fu­tu­ro: su no­vio Ciel mu­rió en el ter­cer día de la Pri­me­ra Gue­rra. Fue en­ton­ces cuan­do ju­ró que nun­ca se ca­sa­ría, pa­ra no con­ver­tir­se “en viu­da de gue­rra ni, lo que se­ría peor, en ma­dre de sol­da­do”. Ven­dría des­pués la re­la­ción con un po­de­ro­so ban­que­ro, y los con­tac­tos que la ayu­da­rían a en­trar al mun­do del ci­ne y el ar­te. Po­só pa­ra va­rios pin­to­res; Moï­se Kis­ling la re­tra­tó en un des­nu­do que hoy se ex­hi­be en el Mu­seo del Pe­tit Pa­lais de Ginebra, Sui­za. Si bien in­cur­sio­nó pri­me­ro en el lla­ma­do mu­sic hall, en al­gu­nas obras de tea­tro y ca­ba­ret des­pués, y en las de Jean Coc­teau más tar­de, su ver­da­de­ro des­pe­gue se pro­du­jo en 1938 con el pa­pel de Ray­mon­de, una pros­ti­tu­ta, en Hô­tel du Nord, película que pro­ta­go­ni­zó jun­to a Louis Jou­vet. Tan fuer­te fue la im­pron­ta de es­te rol que, en los años ‘70, y en oca­sión de un conflicto en­tre las pros­ti­tu­tas y la po­li­cía, Ar­letty lle­gó has­ta el lu­gar e in­clu­so fue a mi­sa con ellas: “Eran mu­je­res con au­tén­ti­ca ca­te­go­ría. Se preo­cu­pa­ron por mí y me tra­ta­ron con gran de­fe­ren­cia. No me ex­tra­ñó, por­que me re­ci­bie­ron co­mo si fue­se su de­ca­na”, di­jo en­ton­ces.

Pe­ro si su in­ter­pre­ta­ción de Ray­mon­de fue cla­ve en su tra­yec­to­ria, la de Ga­ran­ce en Los ni­ños del paraíso, fue con­sa­gra­to­ria. Coin­ci­dió con la eta­pa del ro­man­ce con Hans, que atra­ve­só zo­zo­bras va­rias, co­mo el abor­to que se prac­ti­có Ar­letty sin que su ama­do lo su­pie­ra. Re­cha­za­do, con el tiem­po se ca­sa­rá con otra mu­jer y se con­ver­ti­rá en pa­dre. Ella vol­ve­rá del im­pues­to os­tra­cis­mo, fil­ma­rá al­gu­nas pe­lí­cu­las más, otra vez a las ór­de­nes de Mar­cel Car­né; se­rá Blan­che Du­bois en la ver­sión tea­tral de Un tran­vía lla­ma­do De­seo mon­ta­da en París. Un ac­ci­den­te la de­ja­rá ca­si cie­ga y en su pa­pel en Via­je a Bia­rritz, la película don­de ac­tua­rá con Fer­nan­del, usa­rá las voces de sus com­pa­ñe­ros pa­ra orien­tar­se en el set. De a po­co se irá ale­jan­do de la ac­tua­ción.

En 1960 Hans, con quien nun­ca ha­bían de­ja­do de es­cri­bir­se, mo­ri­rá pre­sun­ta­men­te aho­ga­do en el Con­go, su des­tino di­plo­má­ti­co. Ella pu­bli­ca­rá dos li­bros de me­mo­rias y mo­ri­rá en París, a los 94 años. Cuen­tan que el cor­te­jo fú­ne­bre se de­tu­vo fren­te a la lo­ca­ción en que fil­mó Ho­tel du Nord, es­ce­na­rio de una de las pe­lí­cu­las don­de bri­lló su nom­bre. Más de dos dé­ca­das des­pués, otra pe­li­cu­la, Ar­letty, una pa­sión cul­pa­ble, pro­ta­go­ni­za­da por Lae­ti­tia Cas­ta, in­mor­ta­li­za­ría su his­to­ria.

Cuan­do Ciel mu­rió ju­ró no ca­sar­se nun­ca, pa­ra no con­ver­tirs en viu­da de gue­rra ni en ma­dre de sol­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.