El tea­tro in­fan­til, más in­clu­si­vo

La Ga­le­ra En­can­ta­da in­cor­po­ra a su elen­co ac­to­res con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes pa­ra dos obras.

Clarin - Spot - - Chicos -

Si hay al­go que en­se­ñan los chi­cos es que los pre­jui­cios y la discriminación son co­sas de gran­des. Es por eso que Héc­tor Pre­sa, ac­tor, di­rec­tor y au­tor tea­tral de La ga­le­ra en­can­ta­da, pen­só que en una so­cie­dad que tie­ne tan­to por apren­der, lo me­jor era em­pe­zar por los más ba­ji­tos.

De es­ta for­ma, re­es­cri­bió las his­to­rias de El Mago de Oz y Ro­bin Hood, pen­sán­do­las pa­ra ser re­pre­sen­ta­das por dis­tin­tos ac­to­res con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

“Lo que se bus­ca en ca­da una de es­tas his­to­rias es ha­cer una adap­ta­ción pa­ra el pú­bli­co in­fan­til. En el ca­so de Ro­bin Hood, que ori­gi­nal­men­te no es una obra pa­ra chi­cos, se in­ten­ta fo­ca­li­zar en la dispu­ta en­tre los bue­nos y los ma­los del po­der, y pa­ra­le­la­men­te a eso, la his­to­ria de amor en­tre Lady Ma­rian y Ro­bin Hood. En el ca­so de El Mago de Oz se bus­ca va­lo­ri­zar la re­la­ción en­tre los per­so­na­jes, el he­cho de que si to­dos se ayu­dan y co­la­bo­ran en­tre sí, las di­fi­cul­ta­des pue­dan so­lu­cio­nar­se”, ex­pli­ca Pre­sa.

“El cuen­to ori­gi­nal se to­ma co­mo pun­to de par­ti­da, pe­ro fi­nal­men­te ter­mi­na sien­do una his­to­ria nue­va, adap­ta­da a la mo­tri­ci­dad y al len­gua­je que pue­den ma­ne­jar los ac­to­res, pe­ro tam­bién a las exi­gen­cias que tie­ne to­da obra pa­ra chi­cos: el rit­mo, las imá­ge­nes, en­tre otras”, agre­ga.

En cuan­to a la pues­ta en es­ce­na, se man­tie­ne una es­té­ti­ca sim­ple: pa­ra Ro- bin Hood, se al­zan tres es­truc­tu­ras me­tá­li­cas y va­rios pa­ra­guas. El Mago de Oz cuen­ta con un pi­so vio­le­ta que per­mi­te es­ta­ble­cer el re­co­rri­do del fa­mo­so ca­mino ama­ri­llo del cuen­to. Ade­más, la música es esen­cial pa­ra la am­bien­ta­ción, y le da fuer­za a al­gu­nos de los te­mas que se van to­can­do.

El di­rec­tor re­co­no­ce que de­rri­bar ba­rre­ras no es al­go sen­ci­llo, pe­ro que, sin du­da, va­le la pe­na: “Ini­cial­men­te me ma­ni­fes­té preo­cu­pa­do por no sa­ber en­ca­rar el te­ma, por­que no te­nía nin­gún ti­po de ex­pe­rien­cia. Y cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar me di cuen­ta de que el pro­ce­so no cam­bia, ca­da uno de mis ac­to­res tie­ne las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que uno se en­cuen­tra co­ti­dia­na­men­te. Al­gu­nos se ba­san en la le­tra, otros en la ac­ción, al­gu­nos son más emo­cio­na­les y otros, más prag­má­ti­cos. Ca­da uno en­ri­que­ce el tra­ba­jo con esas cua­li­da­des úni­cas que tie­ne pa­ra ofre­cer”.

Y su­ma: “Creo que atra­ve­sa­mos una épo­ca en la que si­gue sien­do ne­ce­sa­rio mos­trar que hay elen­cos in­clu­si­vos, gru­pos de tea­tro que se preo­cu­pan por esos ac­to­res con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. Me pa­re­ce que la di­fu­sión es im­por­tan­te pa­ra po­der in­for­mar­les a to­dos que es­ta reali­dad exis­te, y que ellos pue­den desa­rro­llar su tra­ba­jo co­mo to­dos”, con­clu­ye Pre­sa.

Dos in­fan­ti­les en los que se di­ver­ti­rán tan­to gran­des co­mo chi­cos.

De ma­gos y sal­va­do­res. En­tre los bue­nos y los ma­los del po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.