Cuan­do lo cel­ta es mu­cho más que duen­des en la bru­ma

El gai­te­ro y flau­tis­ta ga­lle­go ha­bla de la ex­plo­ra­ción de las raí­ces que ali­men­tan su música.

Clarin - Spot - - Música - Eduardo Slu­sar­czuk es­lu­sar­czuk@cla­rin.com

“En nues­tro país aún no he­mos te­ni­do un León Gie­co que ha­ya he­cho un De Us­huaia a La Quia­ca de Es­pa­ña”. Co­no­ce­dor de la Ar­gen­ti­na, y de su música, en un ho­tel del mi­cro­cen­tro por­te­ño, el gai­te­ro y flau­tis­ta Car­los Nú­ñez po­ne co­mo ejem­plo la mo­nu­men­tal obra del can­tau­tor ar­gen­tino pa­ra ex­pli­car, en par­te, de qué va su tra­ba­jo La her­man­dad de los cel­tas, un li­bro que ex­plo­ra en torno a los orí­ge­nes y la evo­lu­ción de esa música, que lle­va el mis­mo tí­tu­lo que el es­pec­tácu­lo que pre­sen­ta es­ta no­che en el tea­tro Co­li­seo.

“He es­ta­do tra­ba­jan­do du­ran­te tres años con ar­queó­lo­gos, mu­si­có­lo­gos y lin­güis­tas, tra­tan­do de ir más allá de esa idea su­per­fi­cial que la gen­te tie­ne so­bre los cel­tas, co­mo si se tra­ta­ra de un in­ven­to ro­mán­ti­co del si­glo XIX, al que ima­gi­na con duen­des en­tre la bru­ma, la ma­gia y el mis­te­rio. Y yo que­ría ver reali­da­des cien­tí­fi­cas”, ex­pli­ca.

Po­si­ble­men­te esa de­di­ca­ción que pu­so en su in­ves­ti­ga­ción ha­ya te­ni­do mu­cho que ver en su “se­quía” dis­co­grá­fi­ca pos­te­rior al ál­bum In­ter Cel­tic, edi­ta­do en 2014. Na­da que no pue­da ser re­me­dia­do con un ir y ve­nir a tra­vés de su ex­ten­sa dis­co­gra­fía, ba­sa­da en gran me­di­da en una música de tra­di­ción oral, en per­ma­nen­te desa­rro­llo.

“Ahí es don­de ha­bi­ta lo cel­ta: en la ora­li­dad. No só­lo co­mo una me­mo­ria RAM o co­mo un mé­to­do de trans­mi­sión, sino que tam­bién es un mé­to­do de crea­ción”, di­ce.

-¿Có­mo se­ría el fun­cio­na­mien­to?

- Re­ci­bi­mos las co­sas de nues­tros an­te­pa­sa­dos, de nues­tros abue­los, o bu­cea­mos y va­mos en bus­ca de aque­lla pie­dra que nos si­gue le­gi­ti­man­do, a par­tir de la cual bus­ca­mos un nue­vo desa­rro­llo. Pe­ro pa­ra eso hay que re­co­no­cer nues­tro pa­sa­do real.

-¿En qué me­di­da se lo co­no­ce, cuan­do se ha­bla de lo cel­ta?

-En ge­ne­ral, la ver­dad es que siem­pre fue su­fi­cien­te con que fue­ra un ima­gi­na­rio, del mis­mo mo­do que pa­ra un mú­si­co de flamenco po­día su­ce­der con su música. Uno po­dría de­cir que no se sa­be de dón­de vie­ne, pe­ro exis­te un ima­gi­na­rio flamenco. Con só­lo es­cu­char so­nar un par de no­tas, la gen­te ya sa­be re­co­no­cer que es al­go flamenco. Y lo mis­mo ocu­rre con la música cel­ta. Es co­mo si fue­se un flamenco trans­na­cio­nal, com­par­ti­do en­tre mu­chos paí­ses. Pe­ro yo ne­ce­si­ta­ba sa­ber qué es lo que ha­bía ahí.

-¿Qué ca­mino se­guis­te pa­ra ha­cer­lo?

-Fui por los gran­des co­no­ce­do­res de los cel­tas. Y es fas­ci­nan­te, por­que los ar­queó­lo­gos, a di­fe­ren­cia de los mu­si­có­lo­gos, que pue­den es­tar más ce­rra­dos al man­da­to de la música clá­si­ca, son co­mo los Sher­lock Hol­mes de la his­to­ria. Pa­ra ellos, una pie­dra, una le­yen­da, un mí­ni­mo in­di­cio es su­fi­cien­te pa­ra em­pe­za­ra a leer da­tos e in­for­ma­ción de la ora­li­dad o lo que sea. Y eso es muy im­por­tan­te. Si to­más la lí­nea del desa­rro­llo de nues­tra vi­da, la de los hu­ma­nos, la es­cri­tu­ra es al­go que apa­re­ció ayer, y la ma­yor par­te de los co­no­ci­mien­tos fue trans­mi­ti­da oral­men­te. Pe­ro lo más in­tere­san­te es que hay evi­den­cia de que lo cel­ta no na­ce en el si­glo XIX con la le­yen­da del rey Ar­tu­ro, sino que apa­re­ce en tes­ti­mo­nios de tres mil años atrás.

-Me que­dé pen­san­do en has­ta qué me­di­da la li­ber­tad que otor­ga la trans­mi­sión oral de trans­for­mar lo re­ci­bi­do se con­tra­po­ne con la música clá­si­ca co­mo un ám­bi­to en el cual se de­be res­pe­tar una par­ti­tu­ra cris­ta­li­za­da en el pa­pel.

-Es po­si­ble ha­cer­lo. Pe­ro creo que de la mis­ma for­ma en que la música clá­si­ca ha te­ni­do el de­re­cho de ser­vir­se de las mú­si­cas ora­les, tra­di­cio­na­les, pa­ra po­ner­las en una par­ti­tu­ra y que ya no se pue­dan cam­biar, la ora­li­dad dis­po­ne de la po­si­bi­li­dad de to­mar­las de allí nue­va­men­te y vol­ver a ha­cer­las su­yas. Y se ha­cen más po­pu­la­res.

-¿De dón­de sa­le la idea de “her­man­dad cel­ta”?

- A par­tir de es­tu­dios re­cien­tes, a di­fe­ren­cia de cuan­do se de­cía que los cel­tas ha­bían te­ni­do su ori­gen en la Eu­ro­pa del Nor­te, ac­tual­men­te se en­cuen­tran las len­guas cél­ti­cas más an­ti­guas en la fran­ja atlán­ti­ca, don­de to­do lo que lle­ga­ba se cel­ti­za­ba y des­de don­de se ex­pan­día ha­cia el nor­te, en una fran­ja que pa­sa­ba por Bre­ta­ña y lle­ga­ba a Es­co­cia e Ir­lan­da, tra­zan­do un co­rre­dor, des­de ha­ce unos dos mil años. Lo cu­rio­so es que si­gue sien­do la mis­ma zo­na don­de se ha­ce la música cel­ta, que es un es­ti­lo de vi­da, un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción, un sis­te­ma de in­ter­cam­bo; una her­man­dad. Eran pue­blos di­fe­ren­tes, pe­ro que ha­cían el es­fuer­zo por co­nec­tar.

- En los ‘90, la música cel­ta tu­vo un pi­co de po­pu­la­ri­dad, aso­cia­da con la “new age”, pe­ro uno de­be­ría en­ten- der que eso es só­lo una par­te...

-Tal cual. Re­cuer­do que en mi pri­me­ra gi­ra por ja­pón, los in­te­gran­tes de The Chief­tains se “tron­cha­ban” de ri­sa cuan­do es­cu­cha­ban a Lo­ree­na Mc­ken­nit, que era la te­lo­ne­ra, ha­blar de la na­tu­ra­le­za, los duen­des y los pa­ja­ri­tos. Ellos eran la tra­di­ción, y Lo­ree­na, el ima­gi­na­rio.

-¿Y vos?

-Yo, en los con­cier­tos que es­ta­mos ha­cien­do, co­mo ocu­rri­rá en el Co­li­seo, voy a usar ins­tru­men­tos del Pór­ti­co de la Glo­ria, de la Ca­te­dral de Santiago de Com­pos­te­la, co­mo el or­ga­nis­trum, las fí­du­las o las ar­pas me­die­va­les, ha­cien­do una música que responde a teo­rías más an­ti­guas que las de la música clá­si­ca que nos han en­se­ña­do los ale­ma­nes, los Beet­ho­ven, los Mo­zart... Y que tie­nen una con­ti­nui­dad, en el afán de re­no­var­se pa­ra no mo­rir. Por­que las mú­si­cas cel­tas se han ido rein­ven­tan­do pa­ra lle­gar has­ta hoy. Y si­guen vi­vas en el rock, en el pop bri­tá­ni­co y en al­gu­nas música fol­cló­ri­cas de Amé­ri­ca la­ti­na, con la que bus­ca­re­mos des­cu­brir los pun­tos de con­tac­to.w

Ahí es don­de ha­bi­ta lo cel­ta: en la ora­li­dad. No só­lo co­mo una me­mo­ria RAM, sino que tam­bién es un mé­to­do de crea­ción.”

NÉS­TOR GAR­CÍA

Car­los Nú­ñez. El gai­te­ro so­bre el te­ja­do de la tra­di­ción cel­ta, hoy se pre­sen­ta en el Co­li­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.