Dé­fi­cit de aten­ción: el mal del si­glo XXI

Con la tec­no­lo­gía se am­plió la can­ti­dad de es­tí­mu­los dia­rios y dis­mi­nu­yó la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción de gran­des y chi­cos.

Clarin - Spot - - Estilos De Vida - Clau­dio Ma­raz­zi­ta Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Col­ga­do de una nu­be. Se asien­te con un mo­vi­mien­to de ca­be­za mien­tras se di­va­ga en las ta­reas que hay que ha­cer más tar­de. Se abre el ce­lu­lar en una reunión de tra­ba­jo, con la fa­mi­lia o con ami­gos, sin im­por­tar el diá­lo­go. El dé­fi­cit de aten­ción ha­ce es­tra­gos en la ac­tua­li­dad y la mul­ti­ta­rea evi­ta la re­fle­xión.

Uno de los di­le­mas del si­glo XXI es la dis­per­sión, ya que ca­da vez cues­ta más con­cen­trar­se. ¿Por qué su­ce­de?

“El pro­ble­ma es que hay mu­chos es­tí­mu­los que dan en el cla­vo con la for­ma de fun­cio­nar de la men­te”, ex­pli­ca San­tia­go Na­der, di­rec­tor de la So­cie­dad Mind­ful­ness y Sa­lud. En ese sen­ti­do, Pablo Ri­chly, di­rec­tor del Cen­tro de Sa­lud Ce­re­bral (CE­SAL), con­si­de­ra que na­die “es­tu­vo tan exi­gi­do en cuan­to a va­rie­dad, ve­lo­ci­dad y can­ti­dad de in­cen­ti­vos co­mo en la ac­tua­li­dad”, de­ta­lla.

Se­gún di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos, los se­res hu­ma­nos te­ne­mos en­tre 50 y 60 mil pen­sa­mien­tos dia­rios, aun­que el 94 por cien­to son re­pe­ti­ti­vos. “A la men­te le cues­ta mu­cho man­te­ner­se sin adre­na­li­na. Es­tá cons­tan­te­men­te bus­can­do es­tí­mu­los por­que se trans­for­ma en un mo­do de fun­cio­na­mien­to ca­si de­pen­dien­te. Tie­ne que ver con una cuestión emo­cio­nal, pe­ro tam­bién con un área de re­com­pen­sa del ce­re­bro que se mo­vi­li­za cuan­do a uno le lle­ga un men­sa­je de tex­to o al­go le lla­ma la aten­ción. Cual­quier co­sa que ge­ne­re cier­to in­te­rés pue­de ac­ti­var esa sen­sa­ción”, des­cri­be Mar­tín Rey­no­so, psi­có­lo­go, coor­di­na­dor de Mind­ful­ness, en INE­CO, au­tor de Mind­ful­ness, la me­di­ta­ción cien­tí­fi­ca.

Nicholas Carr, au­tor de Su­per­fi­cia­les. ¿Qué es­tá ha­cien­do In­ter­net con nues­tras men­tes?, sos­tie­ne que la tec­no­lo­gía es­tá de­ter­mi­nan­do la “esen­cia de la li­ber­tad pa­ra po­der es­co­ger a qué de­di­car­le aten­ción. Lo que pro­du­ce es una ero­sión de la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar nues­tros pen­sa­mien­tos de ma­ne­ra au­tó­no­ma”.

“Es pro­ba­ble que el ce­re­bro no es­té adap­ta­do pa­ra los es­tí­mu­los ac­tua­les. El dé­fi­cit de con­cen­tra­ción tam­bién pue­de ser ex­pli­ca­do a tra­vés de la red mo­do re­po­so que tie­ne el ce­re­bro. Se ac­ti­va so­la bus­can­do di­va­gar en me­mo­rias, re­cuer­dos o pen­sa­mien­tos que te­ne­mos al­ma­ce­na­dos. Man­te­ner el fo­co en una cla­se o reunión tie­ne un pun­to de quie­bre: los 40 mi­nu­tos. Pa­sa­do ese um­bral la aten­ción sue­le en­trar en zo­na de des­cen­so. No te­ne­mos una ca­pa­ci­dad in­fi­ni­ta de con­cen­tra­ción”, acla­ra Ri­chly. La mo­ti­va­ción es un ele­men­to vi­tal pa­ra no col­gar­se, ya que “si no me in­tere­sa o me abu­rre lo pue­do che­quear en el ce­lu­lar”, se pue­de caer en el di­va­gue men­tal.

Ade­más, la ve­lo­ci­dad de las re­des so­cia­les y las pan­ta­llas pro­du­jo un amol­da­mien­to del ce­re­bro, que bus­ca re­ci­bir el es­tí­mu­lo de in­me­dia­to y “cuan­do no apa­re­ce, sur­ge la frus­tra­ción”, co­men­ta Na­der.

¿Qué con­se­cuen­cias trae la dis­per­sión? “Se es­tá es­tu­dian­do que el mo­do de di­va­gar de la men­te pue­de con­du­cir a la ansiedad, a sín­to­mas de­pre­si­vos o al es­trés -es­ti­ma Rey­no­so-. La úni­ca ma­ne­ra de no des­con­cen­trar­se es to­mar con­cien­cia del cuel­gue. El me­ca­nis­mo fun­da­men­tal es dar­se cuen­ta cuán­do la aten­ción se fue ha­cia otro la­do. Pa­ra es­to hay prác­ti­cas de me­di­ta­ción muy sen­ci­llas. No es tan im­por­tan­te es­tar con­cen­tra­do to­do el tiem­po, sino re­gis­trar la dis­trac­ción y vol­ver al fo­co. Te acos­tum­brás a un ni­vel y des­pués es di­fí­cil com­pe­tir. Es co­mo que te doy un jue­go de Pla­ys­ta­tion in­ten­so y lue­go ¿có­mo te con­ven­zo de ju­gar al back­gam­mon?”, se pre­gun­ta Ri­chly.w

Aten­ción. Du­ra 40 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.