“Les adul­tes pri­me­ro fue­ron chi­ques”: el Prin­ci­pi­to que ha­bla con len­gua­je in­clu­si­vo

Una pe­que­ña editorial pu­bli­có la ver­sión. El per­so­na­je, ade­más, uti­li­za el “vos”. Di­cen que los chi­cos ya usan es­tas for­mas, pe­ro no te­nían li­bros.

Clarin - Spot - - Cultura - Pa­tri­cia Ko­les­ni­cov pko­les­ni­cov@cla­rin.com

Les ade­lan­to: lo que se vie­ne es Fran­kens­tein. Sí, Fran­kens­tein in­clu­si­vo. Pe­ro por aho­ra la editorial ar­gen­ti­na Et­hos es­tá mo­vien­do el avis­pe­ro con su tra­duc­ción de El Prin­ci­pi­to. Un ejem­plo, ya: A les adul­tes les en­can­tan los nú­me­ros. Cuan­do ha­blás de une ami­gue nue­ve, nun­ca te pre­gun­tan lo más im­por­tan­te. Nun­ca te di­cen: “¿Có­mo es el so­ni­do de su voz?” “¿Cuá­les son sus jue­gos pre­fe­ri­dos?” “¿Co­lec­cio­na ma­ri­po­sas?” Te pre­gun­tan: “¿Qué edad tie­ne? ¿Cuán­tes her­ma­nes tie­ne?”

Y qui­zás mu­chos re­cuer­den la de­di­ca­to­ria del li­bro de An­toi­ne de Saint-exu­péry que hi­zo Bo­ni­fa­cio del Ca­rril: Pi­do per­dón a los ni­ños por ha­ber de­di­ca­do es­te li­bro a una per­so­na gran­de. Ten­go una se­ria ex­cu­sa: es­ta per­so­na gran­de es el me­jor ami­go que ten­go en el mun­do. Ten­go otra ex­cu­sa: es­ta per­so­na gran­de pue­de com­pren­der to­do; in­clu­so los li­bros pa­ra ni­ños.

Así -pe­ro no así sino que en fran­cés­lo es­cri­bió el au­tor. Y en la nue­va tra­duc­ción di­ce: Pi­do per­dón a les chi­ques por de­di­car es­te li­bro a un adul­to. Ten­go una ex­cu­sa muy se­ria: es­te adul­to es mi me­jor ami­go en to­do el mun­do. Ten­go otra ex­cu­sa: es­te adul­to pue­de en­ten­der to­do, has­ta los li­bros pa­ra chi­ques.

Se en­tien­de, con es­to se en­tien­de pa­ra dón­de va el li­bro que hi­cie­ron la tra­duc­to­ra Ju­lia Buc­ci y la ilus­tra­do­ra Ma­le­na Ga­glie­si que “tra­du­jo” los di­bu­jos, se­gún se ex­pli­ca en la ta­pa. Lo sa­có la editorial Et­hos en su co­lec­ción In­su­mi­ses. En su pá­gi­na en Fa­ce­book, Et­hos se pre­sen­ta co­mo “Editorial de tra­duc­torxs”. Y eso es lo que es: un pro­yec­to de tra­duc­to­res.

Ha­ce unos días se su­po que ha­bía sa­li­do La Prin­ci­pe­sa, otra adap­ta­ción del clá­si­co in­fan­til, pro­ta­go­ni­za­da por una mu­jer. Era obra del pro­yec­to es­pa­ñol Es­pe­jos Li­te­ra­rio.

La no­ti­cia ge­ne­ró enojo en las re­des: ¿có­mo osa­ban me­ter­se con un li­bro así y de­for­mar­lo?, cla­ma­ron los más res­pe­tuo­sos (los me­nos, pa­sa­ron de­re­cho al in­sul­to). Co­mo si la li­te­ra­tu­ra fue­ra un he­cho sa­gra­do.

De na­da va­lió ar­gu­men­tar que la li­te­ra­tu­ra se ha he­cho me­tién­do­se con tex­tos de otros. Que el pro­pio Jor­ge Luis Bor­ges, por ejem­plo, re­to­mó a Jo­sé Her­nán­dez y has­ta le pu­so nom­bre a Cruz, el com­pa­ñe­ro de Mar­tín Fie­rro: el “Isi­do­ro Ta­deo” del cuen­to de Bor­ges no es­tá en el poe­ma na­cio­nal. Que el ita­liano Ales­san­dro Ba­ric­co hi­zo su ver­sión con­tem­po­rá­nea de La Ilía­da. Que en An­cho mar de los sar­ga­zos la ca­ri­be­ña Jean Rhys ha­ce una pre­cue­la de Ja­ne Ey­re, de Char­lot­te Bron­të.

El enojo per­sis­tió. Tan­to que al­can­zó a las tra­duc­to­ras de es­ta ver­sión de El Prin­ci­pi­to: aun­que no ha­bían si­do ellas las que ima­gi­na­ron un per­so­na­je fe­me­nino, aun­que no al­te­ran el tex­to sino que “sim­ple­men­te” lo tra­du­cen, li­ga­ron las agre­sio­nes en las re­des, co­mo el pre­vi­si­ble: “¿Per qué ne se ven a le mer­de?”.

La ver­sión de Et­hos no so­la­men­te es­tá en in­clu­si­vo, los per­so­na­jes aquí hablan de “vos” y no de “tú”, con­tra­di­cien­do lo que en el mun­do de la tra­duc­ción es -di­ce Vi­llal­ba- una prohi­bi­ción.

Et­hos es una pe­que­ña y jo­ven editorial fun­da­da por tra­duc­to­res. Su directora, Ga­brie­la Vi­llal­ba, es for­ma­do­ra de tra­duc­to­res e investigadores en el Len­guas Vi­vas, don­de es candidata a di­ri­gir el tra­duc­to­ra­do en fran­cés. De ella fue la idea: “Es la obra li­te­ra­ria más tra­du­ci­da del mun­do -di­ce a Cla­rín- y la tra­duc­ción es una nue­va lec­tu­ra so­bre la obra. Siem­pre es ga­nan­cia”, ex­pli­ca. Una tra­duc­ción pue­de acom­pa­ñar los mo­vi­mien­tos es­té­ti­cos de la épo­ca: y no hay tra­duc­cio­nes in­clu­si­vas de la li­te­ra­tu­ra ca­nó­ni­ca” .

-¿Y ha­cía fal­ta?

-La li­te­ra­tu­ra siem­pre es el lu­gar de le­gi­ti­ma­ción de de­ter­mi­na­dos usos del len­gua­je. Los chi­cos hoy es­tán em­pe­zan­do a ha­blar en in­clu­si­vo y no tie­nen li­te­ra­tu­ra ca­nó­ni­ca que prue­be es­ta for­ma. Si mar­co que en el len­gua­je es­tán in­clui­das per­so­nas que se per­ci­ben va­ro­nes o que se per­ci­ben no bi­na­ries, ahí apa­re­ce la po­ten­cia que tie­ne el in­clu­si­vo

-¿No es al­go anacró­ni­co?

-Siem­pre que tra­du­cís po­nés el tex­to en una len­gua más ac­tual que en la que fue enun­cia­do en su con­tex­to pri­me­ro. Ha­ce tres años tra­du­je El Prin­ci­pi­to pa­ra la editorial Es­tra­da; ahí qui­se mos­trar el tex­to tal co­mo lo pue­de leer un ne­ne fran­cés hoy y es un tex­to que en al­gu­nas zo­nas es­tá ave­jen­ta­do, es de 1943. Pe­ro ade­más vi­mos que Saint-exu­péry ha­bla de re­yes ne­gros y re­yes blan­cos, es de­cir, to­ma una po­si­ción de in­clu­sión; to­ma­mos eso co­mo una ha­bi­li­ta­ción pa­ra me­ter la in­clu­sión en el li­bro.

-¿Y qué nos di­ce el len­gua­je in­clu­si­vo?

-Ca­da uno pue­de ha­blar co­mo quie­ra. Lo que me pa­re­ce fuer­te es la reac­ción de la so­cie­dad an­te el len­gua­je in­clu­si­vo. Uno lee to­do el tiem­po co­sas es­cri­tas con len­gua­je fas­cis­ta y no di­ce na­da; más bien pen­sa­mos cuá­les son las cau­sas, lo po­ne­mos en con­tex­to. Ellos ven el len­gua­je in­clu­si­vo y di­cen que so­mos to­dos es­tú­pi­dos, sin po­ner­se a pen­sar qué es­ta­mos ha­cien­do con eso. Es un ges­to.

-¿Ha­bría que ha­cer­lo con to­da la li­te­ra­tu­ra, co­mo un nue­vo idio­ma?

-No que­re­mos ha­cer to­do in­clu­si­vo. Es­te ca­so, yo pe­dí que se hi­cie­ra así y Ju­lia es­tu­vo de acuer­do. Pe­ro aho­ra son los y las tra­duc­to­res los que eli­gen. El tra­duc­tor de Fran­kens­tein de­ci­dió ha­cer­lo in­clu­si­vo tam­bién. Es

su de­ci­sión co­mo tra­duc­tor. -¿Dio mu­cho tra­ba­jo la tra­duc­ción? No hay re­glas...

-Dio mu­cho tra­ba­jo, tu­vi­mos que ha­cer mu­chas pa­sa­das, el ma­chis­mo en el len­gua­je es­tá tan na­tu­ra­li­za­do que se nos pa­sa­ban co­sas. Fui­mos vien­do có­mo se es­tá usan­do y es­ta­mos aten­tos a la vi­da co­ti­dia­na. Lle­va­mos la e a los su­fi­jos mas­cu­li­nos. Cuan­do di­ce “fa­ro­le­ros” pu­si­mos “fa­ro­le­res”. Pe­ro cuan­do di­ce “exploradores” pu­si­mos “ex­plo­ra­de­res”, por­que “exploradores”, con “e” se usa tam­bién pa­ra

los va­ro­nes so­los y qui­si­mos mar­car la di­fe­ren­cia, in­cluir. Pe­ro de­ja­mos “ca­za­do­res” en mas­cu­lino por­que son to­dos va­ro­nes en el tex­to. Tam­bién pu­si­mos “las per­so­nas” don­de de­cía “los hom­bres” pa­ra ha­blar de to­da la hu­ma­ni­dad. -En la ta­pa di­ce que tra­du­je­ron las ilus­tra­cio­nes. ¿Qué es tra­du­cir una ilus­tra­ción? -So­mos una editorial de tra­duc­to­res, se tra­tó de tra­du­cir las imá­ge­nes al len­gua­je gráfico ac­tual, con la mis­ma téc­ni­ca que es lá­piz y acua­re­la. Agre­ga­mos un so­lo dibujo, el del na­rra­dor. Co­mo pa­ra de­cir “és­te es nues­tro pro­yec­to, es­tar en bus­ca del Prin­ci­pi­to, co­mo ob­je­to li­te­ra­rio”. Es nues­tra bús­que­da, ahí es­ta­mos no­so­tros. Por eso es un na­rra­dor ro­dea­do de pa­pe­les y con el ma­te, co­mo tra­ba­ja­mos no­so­tros. -¿Les es­tá yen­do bien?

-Nos lla­man de mu­chas li­bre­rías, tam­bién del ex­te­rior. -¿Es­tán sa­tis­fe­chos?

-Sí, es una tra­duc­ción muy cui­da­da. Y tam­bién es una ex­plo­ra­ción. Cuan­do que­re­mos ser in­ge­nio­ses, pue­de que a ve­ces min­ta­mos un po­co,

di­ce el na­rra­dor ha­cia la mi­tad del li­bro. Ha­ce unos me­ses, ha­blan­do del len­gua­je in­clu­si­vo, la es­cri­to­ra Ga­brie­la Ca­be­zón Cá­ma­ra re­fle­xio­na­ba: “Las pa­la­bras cuen­tan su his­to­ria y la x ha­bla de una in­co­mo­di­dad, de una pe­lea, se tra­ta de po­ner en cuestión el len­gua­je y de­jar hue­lla de lo que se es­tá ha­cien­do”.

Se tra­ta de mos­trar lo que trae de­trás lo que pa­re­ce “na­tu­ral”, un he­cho da­do, co­mo el len­gua­je. Por­que, co­mo di­ce en la pá­gi­na que cierra El

Prin­ci­pi­to ver­sión in­clu­si­va, “lo in­vi­si­ble es esen­cial a los ojos”.

Ilus­tra­cio­nes. El tra­ba­jo que acom­pa­ña la edi­ción, de Ma­le­na Ga­glie­si; a la de­re­cha, ima­gen que se su­ma en la nue­va pu­bli­ca­ción pa­ra des­ta­car la fi­gu­ra del na­rra­dor, con un ma­te.

El Prin­ci­pi­to. Tra­duc­ción: Ju­lia Buc­ci. Adap­ta­ción de ilus­tra­cio­nes: Ma­le­na Ga­glie­si.Editorial Et­hos.

En­fo­que. En la tra­duc­ción de Ju­lia Buc­ci, el per­so­na­je se­ña­la: “Es tris­te ol­vi­dar a une ami­gue”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.