Virginia Woolf y el tra­ves­tis­mo ins­pi­ra­dor

Clarin - Spot - - Alphazeta - Ma­til­de Sán­chez msan­chez@cla­rin.com

“Y Or­lan­do des­per­tó. Se des­pe­re­zó. Se le­van­tó. Se ir­guió com­ple­ta­men­te des­nu­do an­te nues­tros ojos y mien­tras las trom­pe­tas ru­gían, “¡Ver­dad!, ¡Ver­dad!, ¡Ver­dad!”, no te­ne­mos más op­ción que con­fe­sar­lo: él era una mu­jer.”

Los clá­si­cos no es­tán su­je­tos a la ti­ra­nía ba­nal del spoi­ler. Or­lan­do, una bio­gra­fía lo es. La no­ve­la más ter­sa y veloz de Virginia Woolf, tra­du­ci­da por Jor­ge Luis Bor­ges (aun­que el ru­mor siem­pre atri­bu­yó esa ta­rea a su ma­dre, Leo­nor Ace­ve­do) co­no­ce un re­vi­val des­de ha­ce dé­ca­das, im­pul­sa­do so­bre to­do por las lu­chas por los de­re­chos ci­vi­les. Las lec­tu­ras queer la con­vir­tie­ron en pre­cur­so­ra, en el em­ble­ma de la se­xua­li­dad flui­da. Aca­ba de ser pu­bli­ca­da en un be­llí­si­ma re­edi­ción, con pró­lo­go de la bri­llan­te no­ve­lis­ta in­gle­sa Jean­net­te Win­ter­son e ilus­tra­cio­nes de Helena Pé­rez Gar­cía, en la ex­qui­si­ta Lu­men. Se tra­ta de una no­ve­la so­bre el de­ve­nir y el cam­bio per­pe­tuo, en­car­na­dos en una iden­ti­dad que atra­vie­sa los si­glos mu­tan­do sin trai­cio­nar­se. Win­ter­son ve en ella “una sá­ti­ra bru­tal so­bre el se­xis­mo”. Es, ade­más, una de las no­ve­las in­gle­sas más di­ver­ti­das de to­dos los tiem­pos…

Los mo­ti­vos del fer­vor por Or­lan­do siem­pre fue­ron su ori­gi­na­li­dad y un des­par­pa­jo en la tra­ma que ca­si em­pa­ren­ta a la au­to­ra con Kafka, en el arte de con­tar lo inau­di­to sin apelar a lo fan­tás­ti­co. To­do lo que le ocu­rre a Or­lan­do es real –qui­zá la pri­me­ra for­ma de un rea­lis­mo ma­ra­vi­llo­so.

A me­dia­dos del si­glo XVI, la vi­da de es­te jo­ven pri­vi­le­gia­do re­cuer­da una tardía no­ve­la de ca­ba­lle­ría –con su melancolía por aven­tu­ras que han per­di­do au­da­cia. Pe­ro ha­cia la mi­tad, en­tre sus mu­chas an­dan­zas, el mu­cha­cho ex­pe­ri­men­ta­rá la más in­con­ce­bi­ble, el cam­bio de se­xo.

Or­lan­do es la na­rra­ción tes­ti­go de la cul­tu­ra queer, del mis­mo mo­do en que De Pro­fun­dis y La Ba­la­da de la cár­cel de Rea­ding reivin­di­can de mo­do pio­ne­ro la cul­tu­ra ho­mo­se­xual. Se pu­bli­có en 1928, cuan­do Virginia te­nía 40 años, y su si­guien­te li­bro, el en­sa­yo Un cuar­to pro­pio, se con­vir­tió en lec­tu­ra ca­pi­tal del fe­mi­nis­mo in­glés.

Qui­zá el ma­yor mé­ri­to li­te­ra­rio de Or­lan­do, las pa­la­bras con que le ha­bla al pre­sen­te, es el que se des­ta­ca en el pró­lo­go. Win­ter­son sub­ra­ya la ale­gría ins­pi­ra­do­ra con que Or­lan­do se en­tre­ga a la sor­pre­sa, dó­cil­men­te, bus­can­do vi­vir pa­ra en­ten­der. Ale­gría, re­sal­ta, ha­bi­da cuen­ta del do­ble sen­ti­do de la pa­la­bra gay en in­glés. Co­mo si la no­ve­la, ¡ja!, hu­bie­ra to­ca­do la cam­pa­na­da ini­cial pa­ra el cam­bio de una épo­ca y no lo con­tra­rio. Win­ter­son con­clu­ye en lo re­vul­si­vo de esa ale­gría; se­rá su “ga­ya cien­cia” pa­ra vi­vir una pos­te­ri­dad fue­ra de to­do cálcu­lo.

Na­ci­da en 1882 en In­gla­te­rra, Woolf era hi­ja de un es­cri­tor; des­de la ju­ven­tud cul­ti­vó la no­ve­la psi­co­ló­gi­ca de van­guar­dia, y desa­rro­lló con ge­nio inigua­la­ble la téc­ni­ca del fluir de la con­cien­cia y el mo­nó­lo­go in­te­rior, en torno de tra­mas mí­ni­mas.

Or­lan­do es­tá de­di­ca­da a su gran ami­ga y oca­sio­nal aman­te, la ideo­sin­crá­ti­ca na­rra­do­ra Vi­ta Sack­vi­lle-west, com­pa­ñe­ra del círcu­lo li­te­ra­rio Blooms­bury group y una muy apre­cia­da no­ve­lis­ta de su épo­ca. De las dos, Vi­ta era quien en­car­na­ba la ener­gía vi­tal; de he­cho, so­lía tra­ves­tir­se de va­rón pa­ra vi­si­tar a sus se­ño­ri­tas que­ri­das. Las eras de la Rei­na Vic­to­ria y Eduar­do VI, con to­do su al­ti­so­nan­te pa­la­bre­río con­ser­va­dor, fue­ron tam­bién un pe­río­do en el que el trans­for­mis­mo tu­vo cul­to­res cé­le­bres.

Virginia era en­fer­ma de de­pre­sión; es­to aca­ba­ría em­pu­ján­do­la al sui­ci­dio. En una de sus úl­ti­mas no­tas a su ma­ri­do, es­cri­be: “Sien­to que me vuel­vo lo­ca otra vez. Creo que no po­de­mos pa­sar otra vez por una de esas épo­cas te­rri­bles.” A los 59 años, con su abri­go pues­to –y los bol­si­llos lle­nos de pie­dras-, Virginia se in­ter­nó en el río Ou­se, cer­ca de su ca­sa. ¿Qué lle­va­ría pues­to y que se­xo ha­bría asu­mi­do al emer­ger del otro la­do?

Ci­ne. La ac­triz Til­da Swin­ton en la ver­sión de “Or­lan­do” de 1993.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.