Y ha­bló el pre­sun­to hi­jo de Ju­lio Igle­sias

“No es bo­ni­to ser fa­mo­so y po­bre”, di­ce Ja­vier San­tos, quien po­dría ser el oc­ta­vo heredero del es­pa­ñol.

Clarin - Spot - - Telones Y Pantallas -

Ja­vier Sán­chez San­tos. A par­tir de hoy es­te nom­bre pue­de ser mu­cho más que dos sim­ples y po­pu­lo­sos ape­lli­dos de guía te­le­fó­ni­ca. Ese hom­bre po­dría ser el oc­ta­vo hi­jo de Ju­lio Igle­sias.

Aho­ra di­cen que hay prue­bas de ADN lo su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­tes co­mo pa­ra que la Jus­ti­cia es­pa­ño­la re­abra el ca­so y pon­ga al can­tan­te a un pa­so de una nue­va pa­ter­ni­dad. Sin em­bar­go, a quien más dis­cos ven­dió en la his­to­ria no se le mue­ve un pe­lo.

El tal Sán­chez San­tos cre­ció le­jos de la Miami que acu­nó a En­ri­que (Igle­sias). Se de­cla­ra po­bre, di­ce que cre­ció en un ba­rrio com­pli­ca­do de Va­len­cia y que, le­jos del gla­mour y los bron­cea­dos en el ya­te de sus her­ma­nos, pa­de­ció “bull­ying y bur­las a raíz de su fa­ma de hi­jo bas­tar­do”, un se­cre­to a vo­ces en su ciu­dad.

“¿Tú te acuer­das de la pe­lí­cu­la

Wa­rriors? Pues era pa­re­ci­do”, le di­jo a El País el hom­bre que aho­ra de­cla­ra 42 años. “A mí me atra­ca­ron mu­chas ve­ces -re­cuer­da-. Más que gue­rras con cha­va­les de otros ba­rrios, ha­bía gue­rras en­tre los que iban a unos par­ques y los que iban a otros. Nun­ca me me­tí, tra­ta­ba de pa­sar lo más des­aper­ci­bi­do po­si­ble”.

Su ma­dre es la ex bai­la­ri­na de ori­gen por­tu­gués Ma­ría Edi­te San­tos. En 1991, con la pri­me­ra de­man­da de pa­ter­ni­dad, Ja­vier Sán­chez San­tos pa­só a ser una ca­ra co­no­ci­da en no­ti­cie­ros y pro­gra­mas de chi­men­tos. Sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio em­pe­za­ron a aco­sar­lo. “Fue du­ro”, res­pon­de cuan­do se le pre­gun­ta so­bre su ado­les­cen­cia. “No es bo­ni­to ser fa­mo­so y po­bre. La mía, al me­nos en­ton­ces, ha si­do una fa­ma in­có­mo­da”.

En 1992, un juez de Va­len­cia no tu­vo du­das y lo de­cla­ró hi­jo del ar­tis­ta co­no­ci­do co­mo Ju­lio Jo­sé Igle­sias de la Cue­va. Fue des­pués de que el can­tan­te, po­co afec­to a los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, ni se pre­sen­ta­ra en los Tri­bu­na­les el día en que de­bía ha­cer­se la de­fi­ni­to­ria prue­ba de ADN.

Se­gún el re­la­to de El País de Es­pa­ña, la Au­dien­cia de Va­len­cia re­vo­có la sen­ten­cia dos años más tar­de. “Yo era ca­si un ni­ño. Lo que más re­cuer­do es el su­fri­mien­to de mi ma­dre, la tris­te­za que ha­bía en ca­sa”.

Un buen día, Sán­chez par­tió a los Es­ta­dos Uni­dos, don­de -era ob­vio- in­ten­ta­ría una ca­rre­ra de mú­si­co. Más que ca­rre­ra, fue una inac­ti­vi­dad, un freno, una per­for­man­ce ca­ri­ca­tu­res­ca y tris­te­men­te sos­te­ni­da so­bre la­zos de san­gre. Fir­mó pa­ra una dis­co­grá­fi­ca off sho­re, cu­yos di­rec­ti­vos con se­de en Miami re­pen­ti­na­men­te tu­vie­ron que de­jar la ac­ti­vi­dad. “Yo te­nía 24 años, es­tu­ve ca­si tres sin po­der ha­cer na­da y lue­go la com­pa­ñía des­apa­re­ció”, cuen­ta Sán­chez, sin mu­cha más ex­pe­rien­cia que ésa.¿qué pa­só con su re­pen­ti­na in­ten­ción mu­si­cal? “Me des­ani­mé. Pen­sé: ‘Bueno, a lo me­jor es­to no es pa­ra mí, ten­go que lu­char con­tra olas de­ma­sia­do gran­des’”.

De ser ca­si un Igle­sias -con es­ce­na­rios y dis­co edi­ta­do- pa­só a ser cui­da­co­ches con fra­ne­la pa­ra des­pués “as­cen­der” a te­le­mar­ke­ter, coc­te­le­ro y de­li­very de me­di­ca­men­tos.

Si­guien­do con la no­ta de El País, la his­to­ria de Ja­vier lo lle­vó de re­gre­so -sin glo­ria- a su ca­sa na­tal. En Va­len­cia tra­ba­jó en un co­mer­cio de anabó­li­cos pa­ra de­por­tis­tas de al­ta com­pe­ten­cia. Di­cen que aho­ra ac­túa oca­sio­nal­men­te co­mo DJ.

Su vi­da sen­ti­men­tal lo vin­cu­la con Chia­ra Alle­gri­ni, una mu­jer na­ci­da en Cer­de­ña. Aho­ra pro­yec­tan un fu­tu­ro que, en lo po­si­ble, in­clu­ya a pa­pá. “He di­cho que es­toy dis­pues­to a per­do­nar. Me en­can­ta­ría co­no­cer­lo y que to­do fue­ra más dis­cre­to. Pe­ro pa­ra una per­so­na co­mo yo es di­fí­cil, por­que sa­bés que es­tás pe­lean­do con­tra al­guien con mu­cho po­der y se nie­ga a acep­tar la reali­dad. Esa com­bi­na­ción ha­ce que sea bas­tan­te du­ro pa­ra mí”.w

Ju­lio. Se ne­gó a ha­cer­se el ADN.

Ja­vier. Rom­pió el si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.