Lo que pue­de pa­sar con la pe­lí­cu­la de “Brea­king Bad”

Clarin - Spot - - Ojos Bien Abiertos - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

La no­ti­cia emo (y con­mo)cio­nó a los fer­vien­tes se­gui­do­res (¿en el ca­so ha­bría que lla­mar­los adic­tos?) de Brea­king Bad: su crea­dor, Vin­ce Gi­lli­gan, anun­ció que ha­brá una pe­lí­cu­la so­bre la mí­ti­ca se­rie de AMC.

Mien­tras el buen hom­bre con­fir­ma­ba que el guión, por suer­te, se­ría de su au­to­ría, co­sa de que no que­de en ma­nos inex­per­tas y ha­gan cual­quie­ra, que él la pro­du­ci­ría y que has­ta tal vez la di­ri­gie­se, Br­yan Crans­ton , uno de sus pro­ta­go­nis­tas, ase­gu­ra­ba no sa­ber si él es­ta­ría en el fil­me.

“Ho­nes­ta­men­te ni si­quie­ra he leí­do el guión”, di­jo Crans­ton. “No me han da­do el guión. En­ton­ces, la pre­gun­ta es si Wal­ter Whi­te es­ta­rá en la pe­lí­cu­la. Pien­sen en eso”.

Whi­te era un pro­fe­sor de quí­mi­ca que, al des­cu­brir que pa­de­cía cán­cer, pa­ra po­der de­jar a su fa­mi­lia un fu­tu­ro es­ta­ble, se con­ver­tía jun­to a un jo­ven (Aa­ron Paul) en un fa­bri­can­te de me­tan­fe­ta­mi­na y nar­co­tra­fi­can­te. La se­rie se emi­tió de 2008 a 2013, fue­ron cin­co tem­po­ra­das y has­ta tie­ne su spin-off y pre­cue­la, Bet­ter Call Saul -que en 2019 ten­drá su quin­ta tem­po­ra­da-, tam­bién en for­ma­to de se­rie por strea­ming.

Lo cier­to es que mien­tras no se sa­be si la pe­lí­cu­la se­rá una se­cue­la, una pre­cue­la o un spin-off –y aho­ra has­ta es­tá en du­da si se­rá pa­ra el ci­ne o pa­ra ver por TV-, el pro­yec­to se es­tá tra­ba­jan­do ba­jo el tí­tu­lo de Green­bier. Se di­ce que cuen­ta el es­ca­pe de un hom­bre se­cues­tra­do y “su bús­que­da de la li­ber­tad”. Se es­pe­ra que la pro­duc­ción co­mien­ce es­te mes en Nue­vo Mé­xi­co, al­go que la Ofi­ci­na de Ci­ne de Nue­vo Mé­xi­co con­fir­mó.

Has­ta aquí, la no­ti­cia. Pe­ro -ca­si siem­pre hay un pe­ro- la du­da que nos car­co­me a los fans es si esa pe­lí­cu­la lo­gra­rá es­tar a la al­tu­ra de la se­rie ori­gi­nal, y de las nues­tras, o se­rá otro fiasco co­mo tan­tas se­ries que al sal­tar a la pan­ta­lla gran­de fue­ron un bo­chorno.

Fias­cos só­lo en­ten­di­bles por el afán de lu­crar con per­so­na­jes me­jor o peor en­gar­za­dos en nues­tra me­mo­ria.

Ca­da uno ten­drá su Top Ten, pe­ro bueno, ha­ce un año y me­dio, con el es­treno de CHIPS pu­bli­ca­mos uno, y nos pre­gun­tá­ba­mos, pre­vi­so­res, “¿Qué pa­sa­rá cuan­do quie­ran adap­tar se­ries que son éxi­to aho­ra, o lo fue­ron re­cien­te­men­te, co­mo Lost, Brea­king Bad, Hou­se of Cards o The Walking Dead?”

No se sal­va na­die. Al mar­gen de las 10 que pu­bli­qué (la en­ca­be­za­ba Los Pi­ca­pie­dras, en el po­dio de ho­nor se­guían Starsky & Hutch y He­chi­za­da, y de ahí al 10° lu­gar des­cen­dían Los Du­kes de Haz­zard, Yo soy es­pía, Las aven­tu­ras de Jim West (The Wild Wild West), Bri­ga­da A, El agen­te de CIPOL, El San­to y Los ven­ga­do­res no la de Mar­vel-) se me ocu­rren otras, co­mo Sex in the City, que tu­vo dos, una peor que la otra; Los An­ge­les de Char­lie y Alf (tiem­blen, por­que de és­ta sí que hay pro­ble­ma, por­que se ven­dría otra).

Ha­ce unos me­ses Da­mián Szi­fron ya no es­ta­ba re­la­cio­na­do con El Hom­bre nu­clear, y ha­ce se­ma­nas se su­po que el pro­yec­to que­dó en el lim­bo.

Y por el la­do lo­cal, hay que re­cor­dar un Teen An­gels: El adiós, o una pro­pia High School Mu­si­cal, que si bien no es­ta­ba ba­sa­da en una se­rie sí en una pe­lí­cu­la de TV, y que has­ta tu­vo un reality, High School Mu­si­cal: La se­lec­ción.

Pe­ro ¿qué es lo que que­re­mos ver cuan­do se anun­cia una pe­lí­cu­la de una se­rie que pa­só ha­ce ra­to y que nos gus­tó mu­cho? ¿Es la ne­ce­si­dad de re­me­mo­rar bue­nos mo­men­tos dis­fru­ta­dos, o alar­gar el de­seo que te­nía­mos pa­ra con­su­mir más y más ca­pí­tu­los, es­pe­ran­do que sa­lie­ra la nue­va tem­po­ra­da al ai­re?

Sea lo que sea, Brea­king Bad tam­bién plan­tea -co­mo su hi­ja no re­co­no­ci­da Ozark, con Ja­son Ba­te­man, por Net­flix- que los per­so­na­jes que la so­cie­dad nos ha en­se­ña­do que son ma­los – nar­co­tra­fi­can­tes, bah- pue­den ge­ne­rar em­pa­tía y ha­cer­nos desear que no los es­ta­fen ni los gol­peen ni ma­ten, por se­pa­ra­do o to­do eso jun­to.

Tan cier­to co­mo que los pro­ta­go­nis­tas de Brea­king Bad y Ozark son pa­dres de fa­mi­lia… y blan­cos. Na­da de la­ti­nos o ne­gros.

O sea.

¿Qué es en ver­dad lo que que­re­mos ver cuan­do ha­cen una pe­lí­cu­la so­bre una se­rie que nos gus­tó mu­cho?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.