De la po­lí­ti­ca al ar­te, una mues­tra iti­ne­ran­te re­des­cu­bre a Ma­sot­ta

Cu­ra­da por Ana Lon­go­ni, ar­gen­ti­na y hoy re­fe­ren­te del Rei­na So­fía de Ma­drid, re­co­rre hap­pe­nings y obras de un teó­ri­co que es­ca­pa a las eti­que­tas.

Clarin - Spot - - Cultura - Ju­lia Vi­lla­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Si es­ta mues­tra lo­gra des­con­cer­tar o in­tran­qui­li­zar a al­guien, se­rá ge­nial”, di­ce Ana Lon­go­ni –es­cri­to­ra, in­ves­ti­ga­do­ra y prin­ci­pal pro­mo­to­ra del res­ca­te de la fi­gu­ra de Os­car Ma­sot­ta- en pleno mon­ta­je en la sa­la PAYS del Par­que de la Me­mo­ria. En­tre pe­que­ños to­ques su­rrea­lis­tas (una cor­ba­ta siem­pre flo­ja, un ya­ca­ré co­mo mas­co­ta, una bi­blio­te­ca de li­bros arre­ba­ta­dos); agu­dos tex­tos crí­ti­cos en torno a las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas y li­te­ra­rias; lú­ci­das y vi­sio­na­rias ideas so­bre el po­der de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la crea­ción de la reali­dad, e irre­ve­ren­tes li­cen­cias pa­ra ar­ti­cu­lar, de mo­do per­so­nal y úni­co, teo­rías di­sí­mi­les co­mo el psi­coa­ná­li­sis la­ca­niano, el mar­xis­mo y la se­mióti­ca, con el ar­te de van­guar­dia, Os­car Ma­sot­ta se cons­ti­tu­yó co­mo fi­gu­ra cla­ve de la cul­tu­ra y la in­te­lec­tua­li­dad ar­gen­ti­na de los años 60.

Ol­vi­da­do e in­com­pren­di­do du­ran­te dé­ca­das, La teo­ría co­mo ac­ción –la mues­tra cu­ra­da por Lon­go­ni que se inau­gu­ró ayer– reúne un am­plio nú­me­ro de obras y do­cu­men­tos (al­gu­nos iné­di­tos) en torno a su fi­gu­ra. Im­pul­sa­da por el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Mé­xi­co y pre­sen­ta­da ha­ce po­cos me­ses en Bar­ce­lo­na, la ex­po­si­ción es­ta­ble­ce un iti­ne­ra­rio in­te­lec­tual a par­tir de di­ver­sos nú­cleos (el hap­pe­ning, el ar­te de los me­dios, la his­to­rie­ta, la po­lí­ti­ca, la li­te­ra­tu­ra) que in­ten­tan dar cuen­ta de las nu­me­ro­sas aris­tas de un in­te­lec­tual que se si­gue re­sis­tien­do a las ca­ta­lo­ga­cio­nes.

-¿Po­de­mos pen­sar hoy a Os­car Ma­sot­ta co­mo un ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo?

-Creo que esa es una de las cla­ves de por qué es­tá sien­do tan re­vi­si­ta­da su pro­duc­ción ar­tís­ti­ca y su mo­do de in­ter­ve­nir, tan­to teó­ri­co co­mo a ni­vel de pro­duc­ción y de ges­tión, en el mun­do del ar­te. En los úl­ti­mos años mu­chos ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos co­mo el co­lec­ti­vo ar­gen­tino Un Fal­duo o la es­pa­ño­la Do­ra Gar­cía, o cu­ra­do­res co­mo Bal Blank o Ju­lie Car­son, des­cu­brie­ron a Ma­sot­ta y se en­con­tra­ron con un mo­do

de pen­sar y de ha­cer to­tal­men­te

con­tem­po­rá­neo. Es in­tere­san­te tam­bién có­mo él se des­mar­ca de es­ta idea del “teó­ri­co ver­sus el que ha­ce”, to­do el tiem­po Ma­sot­ta va y vie­ne, y eso tam­bién es sú­per con­tem­po­rá­neo, la idea de pro­du­cir un he­cho de pensamiento que a su vez ali­men­ta un mo­do de ha­cer co­lec­ti­vo. La mues­tra se lla­ma La teo­ría co­mo ac­ción jus­ta­men­te alu­dien­do a eso que Ma­sot­ta de­fen­dió a ul­tran­za: el ha­cer in­te­lec­tual co­mo un mo­do de pro­duc­ción po­lí­ti­ca. -Po­lí­ti­ca­men­te tam­bién se des­mar­ca­ba de los es­que­mas más rí­gi­dos, ¿no? -Sí, él siem­pre se de­cla­ró mar­xis­ta. Jus­ta­men­te la mues­tra abre con una se­rie de mi­tos so­bre Ma­sot­ta, en la que hay una pi­la de es­tam­pi­tas cua­si re­li­gio­sas de la fi­gu­ra de Eva, que alu­de a las que se­gún se cuen­ta, él y Se­bre­li re­par­tían en el bar Co­to (don­de se reunía la in­te­lec­tua­li­dad an­ti­pe­ro­nis­ta, gen­te vin­cu­la­da al PC) co­mo un ac­to de pro­vo­ca­ción po­lí­ti­ca. Ro­ber­to Ja­coby di­ce que es­te es el pri­mer hap­pe­ning (o uno de los pri­me­ros) en la Ar­gen­ti­na, no creo que se lo pue­da en­ten­der así por­que no exis­tía to­da­vía esa ca­te­go­ría (era la se­gun­da mi­tad de los 50). Pe­ro más allá de eso, des­ta­co có­mo ex­plo­ran la pro­vo­ca­ción co­mo un mo­do de in­ter­ven­ción in­te­lec­tual.

-Hay mu­chas anéc­do­tas al­re­de­dor

de Ma­sot­ta… ¿y al­go tal vez de per­so­na­je im­pos­ta­do? -Hay mu­chas his­to­rias, re­la­tos ora­les, que le dan mu­cha car­na­du­ra al per­so­na­je, a su mo­do de in­ter­ven­ción, a su mo­do de in­quie­tar la es­ce­na y co­rrer­se del lu­gar pre­de­ter­mi­na­do. Ma­sot­ta ex­plo­ta­ba mu­cho esa ima­gen de dandy des­a­li­nea­do,

de una ele­gan­cia pa­ra la que no te­nía fon­dos… por ejem­plo, usa­ba cor­ba­ta pe­ro se la co­rría to­do el tiem­po, pa­ra no ver­se tan ali­nea­do. Era sí, un per­so­na­je un tan­to im­pos­ta­do, cons­trui­do por esa cul­tu­ra del ci­ne, te­nía ade­más un pa­re­ci­do con Bel­mon­do… -La mues­tra se cons­ti­tu­ye de obras de otros ar­tis­tas, mu­chos so­bre los cua­les Ma­sot­ta es­cri­bió… -Hay un con­jun­to de obras muy sig­ni­fi­ca­ti­vas de ar­tis­tas de la van­guar­dia ar­gen­ti­na de los 60. Él dis­cu­te que exis­ta un pop ar­gen­tino, pa­ra él es un fe­nó­meno nor­te­ame­ri­cano, pe­ro sí re­co­no­ce un con­jun­to de crea­do­res muy he­te­ro­do­xo, que agru­pa ba­jo el neo­lo­gis­mo “Ima­gi­ne­ros ar­gen­ti­nos”, en­tre los que es­tán Al­ber­to Gre­co, Emi­lio Re­nart, Dalila Puz­zo­vio, Ru­bén San­tan­to­nín… To­do ese con­jun­to de obras se po­nen en diálogo en la mues­tra con aque­llo que Ma­sot­ta di­jo so­bre ellas, a tra­vés de au­dios de sus tex­tos. Es­ta fue una de las zo­nas de la mues­tra más com­ple­jas de re­unir, por­que mu­chas de las obras es­ta­ban per­di­das o muy de­te­rio­ra­das. Cos­tó mu­cho, so­bre to­do las “Ae­ro­co­sas” de San­tan­to­nín, que só­lo se ha­bían vis­to jun­tas en una mues­tra en el 61. -Siem­pre se tien­de a re­co­no­cer la in­fluen­cia so­bre esos ar­tis­tas de otros in­te­lec­tua­les o ges­to­res cul­tu­ra­les, co­mo por ejem­plo Jor­ge Romero Brest, pe­ro ¿cuán­to le de­be la van­guar­dia a Ma­sot­ta? -Ese diag­nós­ti­co era muy pre­ci­so ha­ce al­gu­nos años y fue lo que me lle­vó a pu­bli­car Re­vo­lu­ción en el ar­te,

dis­cu­tien­do un po­co con ese si­len­cia­mien­to, ese va­cío… Cuan­do Ma­riano Mest­man y yo co­men­za­mos, en los años 90, nues­tra in­ves­ti­ga­ción so­bre la van­guar­dia de los 60, Ma­sot­ta se nos apa­re­cía de una ma­ne­ra muy con­tun­den­te, con esa lu­ci­dez y esa ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­cio­nar pa­ra­dig­mas de pensamiento co­mo la se­mióti­ca, el es­truc­tu­ra­lis­mo, el psi­coa­ná­li­sis con lo que se es­ta­ba pro­du­cien­do… Y sin em­bar­go no se tra­du­cía en un reconocimiento, el pe­so del gran po­pe de las van­guar­dias ra­di­ca­ba en Romero Brest. Des­de un lu­gar mu­chí­si­mo más mar­gi­nal, Ma­sot­ta im­pul­só co­sas cru­cia­les co­mo la Bienal de his­to­rie­ta del 68, o hap­pe­nings co­mo Pa­ra in­du­cir al es­pí­ri­tu de la ima­gen o el ci­clo Hap­pe­ning so­bre hap­pe­nings. Y fue por mu­chos ar­tis­tas re­co­no­ci­do co­mo un gran maes­tro. -¿Có­mo se abor­da des­de la in­ves­ti­ga­ción y el mon­ta­je ex­po­si­ti­vo un per­so­na­je tan mul­ti­fa­cé­ti­co? -Só­lo se pu­do ha­cer por­que hu­bo un co­lec­ti­vo de so­li­da­ri­da­des. Es un tra­ba­jo in­fi­ni­to que to­da­vía me sor­pren­de por­que si­gue ocu­rrien­do. Uno de los re­sul­ta­dos más her­mo­sos de es­te pro­yec­to es el ar­chi­vo por ha­cer.

AN­DRES D’ELIA

Vi­sio­na­rio. “Ma­sot­ta im­pul­só co­sas cru­cia­les co­mo la Bienal de his­to­rie­ta del 68 y hap­pe­nings”, di­ce Lon­go­ni.

COR­TE­SÍA ED­GAR­DO GI­MÉ­NEZ.

Ac­ción. In­ter­ven­ción de un car­tel pa­ra ins­ta­lar en Via­mon­te y Flo­ri­da.

CLOE MA­SOT­TA Y SU­SA­NA LIJTMAER

Re­tra­to. Con un ai­re a Bel­mon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.