“Es­ta no­ve­la es una pe­que­ña ven­gan­za fa­mi­liar”

La es­cri­to­ra pre­sen­tó “Sal­sa”, una his­to­ria de mi­gran­tes con pa­sos de bai­le que ha­ce un gui­ño a sus an­ces­tros.

Clarin - Spot - - Cultura - Iva­na Romero iro­me­ro@cla­rin.com

Cuan­do las ca­lles ca­llan, cuan­do el eu­ro no su­be ni ba­ja, una tur­ba de ca­de­ras ca­lien­tes y an­da­res elás­ti­cos avan­za des­de Áfri­ca y Amé­ri­ca, se apodera de la ciu­dad”, es­cri­be Cla­ra Obli­ga­do en un tra­mo de Sal­sa. La ar­gen­ti­na que re­si­de en Es­pa­ña pu­bli­có es­ta no­ve­la en 2002 y aca­ba de re­edi­tar­la por el se­llo ca­ta­lán En­tre am­bos. En 1976, du­ran­te su ju­ven­tud, la au­to­ra na­ci­da en Bue­nos Ai­res se exi­lió en Ma­drid y co­men­zó a es­cri­bir li­bros que re­for­mu­lan las fronteras geo­grá­fi­cas y así crean una len­gua po­bla­da de re­gis­tros lle­ga­dos de aquí y allá. “El te­ma de las mi­gra­cio­nes, le­ga­les e ile­ga­les, em­pe­zó a ser vis­to en Es­pa­ña ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co. De he­cho, cuan­do se pu­bli­có Sal­sa por pri­me­ra vez na­die ad­vir­tió que se tra­ta­ba de eso”, di­ce Obli­ga­do en un ca­fé de Re­co­le­ta, de pa­so por el país pa­ra pre­sen­tar su li­bro.

Se tra­ta de una no­ve­la nim­ba­da de luz noc­tur­na. Y es que to­da la tra­ma se te­je en torno a un lo­cal de bai­le que se abre cuan­do el día se re­plie­ga. Allí, a Los Bon­go­se­ros de Bra­tis­la­va, se lle­ga atra­ve­san­do al­gu­nas ca­lle­ci­tas de Ma­drid. En ese reino de nom­bre mes­ti­zo quien man­da es Ja­mai­ca Bronx. Ni ja­mai­qui­na ni ve­ni­da de Nue­va York, es­ta mu­je­ra­za de edad in­de­fi­ni­da te­je al­re­de­dor su­yo una red de per­so­na­jes que tam­po­co son quie­nes di­cen ser. La iden­ti­dad se es­con­de, se rein­ven­ta. Ahí, la úni­ca ver­dad es la que dic­ta el ro­ce de los cuer­pos, las pie­les que exu­dan de­seo. Y el de­seo, se sa­be, no pi­de pa­sa­por­tes.

- ¿Qué po­dés con­tar so­bre

-Es el pri­mer li­bro en Es­pa­ña que ha­bló de la in­mi­gra­ción ac­tual, por lo cual hu­bie­se me­re­ci­do más aten­ción. Pe­ro en vez de eso, lo com­pa­ra­ron con La col­me­na. No ten­go na­da en con­tra del li­bro de Camilo Jo­sé Ce­la pe­ro no era el ca­so. Pa­ra mí en ese mo­men­to la in­mi­gra­ción era una reali­dad co­ti­dia­na pe­ro pa­ra un es­pa­ñol, no. No nos ha­bían vis­to, no es­tá­ba­mos. Por eso acep­té re­edi­tar­lo: me pa­re­ce que el li­bro me­re­ce otra opor­tu­ni­dad.

-¿Es ver­dad que lo es­cri­bis­te en dis­co­te­cas?

-Sí. Co­noz­co a va­rios bai­la­ri­nes de sal­sa que me han lle­va­do a re­co­rrer dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do; in­clu­so, a los más pe­sa­dos. Y mien­tras to­dos bai­la­ban, yo es­cri­bía. Así co­no­cí a Uli­ses, un bai­la­rín be­llí­si­mo, que de ve­ras lle­gó de Se­ne­gal y de ca­sua­li­dad ter­mi­nó sien­do sal­se­ro. Tam­bién Oma­ra exis­te en la vi­da real y es una gran ami­ga. Ella es cu­ba­na, mo­re­na... ¡y ra­cis­ta! Se ca­só con un blan­co.

-¿Y có­mo es que Oma­ra ter­mi­na po­seí­da por la cau­ti­va Fe­li­ci­tas Co­li­queo?

-Ahí hay dos jue­gos. Uno es con­tar la “His­to­ria del gue­rre­ro y la cau­ti­va”, de Bor­ges, al re­vés, des­de la pers­pec­ti­va de ella. El otro, pa­ra­fra­sear a San­tos Ve­ga. ¡Te lo di­ce la bis­nie­ta de Obli­ga­do, el au­tor de ese poe­ma! Fue una pe­que­ña ven­gan­za fa­mi­liar: apro­piar­me de al­go tan em­ble­má­ti­co y pa­sar­lo por el fil­tro de la ex­tran­je­ri­dad más ab­so­lu­ta.

-En al­gún mo­men­to Ja­mai­ca pien­sa que la vi­da es telenovela. Y el li­bro pa­re­ce co­que­tear con eso.

-Cla­ro que sí: es un cu­le­brón. El gran cu­le­brón em­pie­za con la tra­ge­dia grie­ga. Me pa­re­ce que reivin­di­car­lo es dar­le a la li­te­ra­tu­ra una óp­ti­ca más po­pu­lar y al mis­mo tiem­po, res­ca­tar las tra­di­cio­nes li­te­ra­rias pro­fun­das.

Obli­ga­do fue una de las pri­me­ras coor­di­na­do­ras de ta­lle­res li­te­ra­rios en Es­pa­ña. “A es­cri­bir se aprende, por­que es un ofi­cio co­mo cual­quier otro”, di­ce mien­tras cuen­ta que en la es­cue­la de es­cri­to­res que di­ri­ge hay más de cien es­tu­dian­tes y que in­clu­so tie­nen edi­to­rial pro­pia pa­ra pri­me­ras obras. En 1996, su li­bro La hi­ja de Marx ob­tu­vo el Pre­mio Fe­me­nino Lu­men. A par­tir de en­ton­ces, la es­cri­to­ra no de­jó de es­cri­bir ni de ga­nar pre­mios. Esa no­ve­la es una de­li­cia eró­ti­ca que ex­plo­ra el de­seo de An­nush­ka Dol­go­ru­kov, hi­ja ile­gí­ti­ma del gran teó­ri­co so­cia­lis­ta. En ver­dad, An­nush­ka nun­ca exis­tió. Pe­ro de esa ma­ne­ra, la es­cri­to­ra pu­so en pri­mer plano a las mu­je­res bur­gue­sas del si­glo XIX. “No te das una idea de lo di­fí­cil que es re­cons­truir la his­to­ria de las mu­je­res que vi­vie­ron an­tes de, di­ga­mos, mi­tad del si­glo XX”, di­ce Obli­ga­do, que tam­bién se en­car­ga de ex­plo­rar uni­ver­sos fe­me­ni­nos al mar­gen de to­da co­rrec­ción po­lí­ti­ca. -En Sal­sa de­cís que las mu­je­res des­pués de los cin­cuen­ta y los in­mi­gran­tes re­sul­tan in­vi­si­bles. -Sí, es lo que pien­so. Se en­cuen­tra com­ple­tan­do una tri­lo­gía que em­pe­zó con El li­bro de los via­jes equi­vo­ca­dos y La muer­te jue­ga a los da­dos. “El pri­mer li­bro ha­bla de la cri­sis eu­ro­pea y el se­gun­do, de la Ar­gen­ti­na. El ter­ce­ro se lla­ma­rá Fui so­bre agua cons­trui­da. Tie­ne que ver con Ma­drid”, ade­lan­ta. -¿Qué se ha mo­di­fi­ca­do des­de la pu­bli­ca­ción ori­gi­nal de Sal­sa en 2002?

-Que so­mos más vi­si­bles. Las su­ce­si­vas des­gra­cias de los su­ce­si­vos paí­ses van tra­yen­do in­mi­gran­tes a Es­pa­ña. A la vez, hay es­pa­ño­les que se van co­rri­dos por la cri­sis. Y la deu­da pen­dien­te son los re­fu­gia­dos, gen­te que que­da va­ra­da, fue­ra del sis­te­ma.

RU­BEN DIGILIO

Ac­tua­li­dad. “El te­ma de las mi­gra­cio­nes em­pe­zó a ser vis­to en Es­pa­ña ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co”, di­ce.Cla­ra Obli­ga­do Ed. En­tre am­bos 240 págs $ 1200

Sal­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.