Co­ci­nar el hue­vo fri­to apor­ta el do­ble de ca­lo­rías

Clarin - Spot - - Desde Hollywood -

Atrás que­dó el mi­to de que hay que es­pa­ciar la fre­cuen­cia de con­su­mo de hue­vo por su con­te­ni­do de co­les­te­rol. Ya exis­te su­fi­cien­te con­sen­so so­bre que se pue­de in­tro­du­cir en la die­ta de los más pe­que­ños des­de los co­mien­zos de la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria has­ta en la vi­da adul­ta. Y es po­si­ble con­su­mir­lo to­dos los días.

Los hue­vos son fuen­te de pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co (AVB), lo que les con­fie­re una me­jor ca­li­dad nu­tri­cio­nal. Tie­nen gra­sas mono y po­li­in­sa­tu­ra­das que ayu­dan a dis­mi­nuir los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol LDL (el ma­lo) en la san­gre, re­du­cien­do así el ries­go de pa­de­cer car­dio­pa­tías y ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar (ACV).

Apor­tan vi­ta­mi­nas A, im­por­tan­te pa­ra el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, vi­ta­mi­na D, que par­ti­ci­pa en la ab­sor­ción del cal­cio y fós­fo­ro, con­tri­bu­yen­do al for­ta­le­ci­mien­to y den­si­dad ósea. Vi­ta­mi­na E, que ac­túa co­mo an­ti­oxi­dan­te pre­vi­nien­do la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres, y al­gu­nas del com­ple­jo B, que in­ter­vie­nen en el me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co y la for­ma­ción y sa­lud de la piel, las uñas y el ca­be­llo. Tam­bién con­tie­nen mi­ne­ra­les, co­mo hie­rro, po­ta­sio, fós­fo­ro y mag­ne­sio, in­dis­pen­sa­bles pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Gra­cias a su apor­te de pro­teí­nas, el hue­vo tie­ne un gran po­der sa­ció­geno, lo que lo vuel­ve muy útil a la ho­ra de pen­sar en pla­nes de des­cen­so de pe­so, ya que só­lo apor­ta 80 ca­lo­rías por uni­dad apro­xi­ma­da­men­te, de­pen­dien­do de su ta­ma­ño. Cla­ro que ese apor­te ca­ló­ri­co es­tá li­mi­ta­do al ali­men­to en sí, en es­ta­do na­tu­ral, di­ga­mos. Pe­ro si pen­sá­ra­mos en caer en la ten­ta­ción del clá­si­co hue­vo fri­to, es­ta­ría­mos du­pli­can­do el apor­te ca­ló­ri­co a ba­se de gra­sas. Una bue­na al­ter­na­ti­va es co­ci­nar­los a la plan­cha con ro­cío vegetal.

De­be ase­gu­rar­se su coc­ción ade­cua­da pa­ra al­can­zar tem­pe­ra­tu­ras ca­lien­tes, que ga­ran­ti­cen la des­truc­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos, por lo que no se re­co­mien­da su uti­li­za­ción en pre­pa­ra­cio­nes cru­das, ta­les co­mo ma­yo­ne­sas ca­se­ras.

Du­ro, pa­sa­do por agua, fri­to, a la plan­cha, en tor­ti­llas, ome­let­tes, re­vuel­tos, pa­ra li­gar re­lle­nos, pre­pa­ra­cio­nes dul­ces o sa­la­das… lo cier­to es que el hue­vo es un ali­men­to de ex­ce­len­te ca­li­dad, be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud por su gran apor­te de nu­trien­tes y con in­nu­me­ra­bles for­mas de uti­li­za­ción en la die­ta, que pue­de ser co­mi­do a dia­rio. ¡Con­su­ma­mos más hue­vo!

FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

Ten­ta­dor. Así de­be que­dar: con la ye­ma ju­go­sa y la cla­ra co­ci­da y cru­jien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.