Ca­ma­feos y jo­yas de co­ral

Te­so­ros del mar Ti­rreno, bus­can pre­ser­var­se y se ex­traen de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble.

Clarin - Spot - - Moda - Sis­si Cio­ses­cu Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La jor­na­da fue in­ten­sa. Con un se­mi­na­rio por la ma­ña­na y un des­fi­le a la no­che, mu­chos de los allí pre­sen­tes des­cu­bri­mos que To­rre del Gre­co, un mu­ni­ci­pio ba­ña­do por las aguas del mar Ti­rreno, en el gol­fo de Ná­po­les, es el úni­co lu­gar en el mun­do don­de se ha­ce tra­ba­jo de con­chi­lla en ca­ma­feo y jo­yas en co­ral. “Los to­rren­ses siem­pre fue­ron pes­ca­do­res de co­ral –se­ña­ló la pro­fe­so­ra de His­to­ria del Ar­te Caterina As­cio­ne-, una ge­ma pre­cio­sa que aun­que se use co­mo or­na­men­to, tie­ne un sim­bo­lis­mo mi­to­ló­gi­co”. Oro ro­jo del Ma­re Nos­trum, el mi­to de su ori­gen fue tra­ta­do por el poe­ta ro­mano Ovi­dio (“la san­gre de Me­du­sa se ha­ce só­li­da en el mar”). Du­ran­te el Cris­tia­nis­mo se aso­ció a la san­gre de Cris­to y por al­gu­na ra­zón, se lle­va co­mo amu­le­to de la suer­te des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

Hoy se pro­po­ne pa­ra que sea re­co­no­ci­do co­mo Pa­tri­mo­nio Tan­gi­ble de la Hu­ma­ni­dad y se res­pe­ta su uso sus­ten­ta­ble, se­gún di­jo la co­mi­ti­va de ora­do­res: bu­zos es­pe­cia­li­za­dos lo re­co­gen ma­nual­men­te, no sa­can más de 2,5 ki­los en pe­río­dos de pes­ca y no mo­di­fi­can las ba­rre­ras co­ra­li­nas por­que se extrae del Me­di­te­rrá­neo, de la zo­na ma­rí­ti­ma de Cer­de­ña. Pe­ro es en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ar­te de To­rre del Gre­co -uno de los más an­ti­guos de Ita­lia-, don­de se man­tie­ne el víncu­lo in­que­bran­ta­ble en­tre el co­ral, el ca­ma­feo y la co­mu­ni­dad. Allí se ca­pa­ci­ta a los jó­ve­nes con téc­ni­cas an­ces­tra­les y una mi­ra­da mo­der­na en cuan­to a di­se­ño.

El pro­fe­sor Ci­ro Maz­za (46) es maes­tro ta­lla­dor y per­te­ne­ce a una fa­mi­lia de­di­ca­da al ar­te es­cul­tó­ri­co del co­ral y los ca­ma­feos. “Me crié ju­gan­do con el co­ral; mi ma­dre lo en­he­bra­ba, mi abue­lo lo co­mer­cia­li­za­ba. Mi pa­dre fue a la es­cue­la y yo tam­bién, pa­ra se­guir sus hue­llas, co­mo así mi her­mano”, cuen­ta. Des­pués in­gre­só a la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes pa­ra for­mar­se a otro ni­vel. “Por­que es­tá el ar­te­sano que pro­du­ce en el ta­ller y el ar­tis­ta que tie­ne una vi­sión es­té­ti­ca ma­yor, por­que sa­be de his­to­ria, di­se­ño, pin­tu­ra y es­cul­tu­ra. Co­mo pro­fe­sor, me in­tere­sa ter­mi­nar con la idea de que el ca­ma­feo es una pie­za clá­si­ca y an­ti­gua de mu­seo. Se tra­ta de un ba­jo re­lie­ve pic­tó­ri­co es­cul­tó­ri­co, que pue­de re­pre­sen­tar lo con­tem­po­rá­neo. Los alum­nos tie­nen que ex­pe­ri­men­tar crea­ti­va­men­te; ellos es­tu­dian la ma­te­ria pri­ma or­gá­ni­ca -tan­to el co­ral co­mo las con­chas- y co­no­cen sus li­mi­ta­cio­nes. Pe­ro el ar­tis­ta es un ob­ser­va­dor de la reali­dad, pue­de ins­pi­rar­se y el ca­ma­feo es co­mo una ho­ja en blan­co”. No usan len­tes o lu­pas pa­ra ta­llar; “no se pue­de tra­ba­jar to­dos los días 7 ho­ras por­que la vis­ta se can­sa”. La ca­rre­ra du­ra 5 años y un ob­je­ti­vo pri­mor­dial es la re­in­ter­pre­ta­ción del di­se­ño pa­ra sa­tis­fa­cer al mer­ca­do ac­tual. “Aquí es don­de se de­be in­no­var, por­que la pro­duc­ción re­pi­te una téc­ni­ca con in­ci­sio­nes mi­li­mé­tri­cas, he­chas to­tal­men­te a mano, des­de ha­ce si­glos: la glíp­ti­ca (del grie­go glyp­ho, gra­bar) es una for­ma es­pe­cial del ar­te de la es­cul­tu­ra, pe­ro la in­no­va­ción en el di­se­ño es ili­mi­ta­da”, di­ce.

Las jo­yas ex­hi­bi­das lo de­mos­tra­ron: la co­lec­ción She­re­za­de en ca­ma­feo de con­cha, pla­ta 925 y en­cha­pa­do de oro 18k (Cameo ita­liano), la co­lec­ción Abra­zos de co­ral, combinada con dia­man­tes (An­to­nino De Si­mo­ne) o la co­lec­ción Echo de co­ral con per­las y pla­ta (As­cio­ne 1855), fue­ron tres de las ocho jo­ye­rías ita­lia­nas que nos vi­si­ta­ron, de la mano de la Agen­cia Ita­lia­na pa­ra el Co­mer­cio Ex­te­rior. Otro dato: ha­bía ca­ma­feos a par­tir de 20 dó­la­res.

Di­se­ños. En ver­sión mo­der­na.

Pie­zas úni­cas. Ca­si ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.