Aguan­te el me­tal: mu­cha­chos del ta­ller y la ar­te­sa­nía

La ban­da pla­ten­se de rock vin­ta­ge no só­lo com­po­ne sus dis­cos: tam­bién los fa­bri­ca en mol­de pe­sa­do.

Clarin - Spot - - Exploraciones - Pa­blo Rai­mon­di prai­mon­di@cla­rin.com

“Mu­si­ca a las cha­pas”, po­dría lla­mar­se es­ta sin­fo­nía me­ta­lúr­gi­ca don­de un gru­po de mú­si­cos de La Pla­ta no tu­vie­ron me­jor idea, en tiem­pos hi­per­di­gi­ta­les, que bancar co­mo na­die el so­por­te fí­si­co.

“La ar­te­sa­na­li­dad al pa­lo” tam­bién po­dría ser el le­ma de Se va el ca­me­llo, un gru­po de rock oriun­do de Par­que San Mar­tín (La Pla­ta) don­de ca­da in­te­gran­te de la ban­da, apar­te de te­ner una la­bor ins­tru­men­tal, cum­ple un rol en la ma­nu­fac­tu­ra del en­vol­to­rio de sus dis­cos.

¿Có­mo es eso? Fá­cil: con va­rias plan­chas de cha­pa, se­ri­gra­fia­do, áci­do ní­tri­co y mu­cha pa­cien­cia, los mu­cha­chos pla­ten­ses ya en­sam­bla­ron unos 150 dis­cos de una ti­ra­da ini­cial de 500. ¿El pre­cio? 500 pe­sos, y só­lo se pue­de con­se­guir en los shows de la ban­da, co­mo hoy a las 21 ho­ras en Ni­ce­to Club (Av. Ni­ce­to Ve­ga 5510).

“Ele­gi­mos es­te ma­te­rial por­que nos que­dó muy lin­do el au­dio, y me­re­cía un en­va­se acor­de al ma­te­rial, el de un dis­co fir­me y só­li­do. Co­mo el dis­co se lla­ma Círcu­lo eléc­tri­co, bus­cá­ba­mos que al pa­sar por to­das nues­tras ma­nos tam­bién fue­ra con­duc­tor, y que cuan­do lle­gue, la gen­te ob­ten­ga to­da esa ener­gía que que­re­mos con­du­cir”, di­ce To­más Rus­co­ni, vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta de es­ta ban­da que lle­va ca­si 15 años de tra­yec­to­ria.

Un dis­co que, con su me­tá­li­co em­pa­que, pe­sa ca­si me­dio ki­lo (exac­ta­men­te 430 gra­mos) lle­va, co­mo ma­te­rial ma­dre, plan­chas de cha­pas del 20 (gro­sor) las cua­les lle­gan a los mú­si­cos en tres pie­zas por dis­cos ya cor­ta­das y do­bla­das se­gún su uti­li­dad: ba­se, ca­rá­tu­la y ban­de­ja des­li­zan­te.

El pa­so a pa­so. Lo pri­me­ro es crear la ta­pa, a la cual, con un ta­la­dro de pun­to y una me­cha de co­pa, se ha­ce unir a la cha­pa pa­ra po­der des­li­zar­la so­bre una de las ban­de­jas.

Lue­go, lle­ga la im­pre­sión en se­ri­gra­fía (obra tam­bién de los mú­si­cos de Se va el ca­me­llo), por me­dio de un ya­blón y tin­ta ne­gra en la ta­pa y con­tra­ta­pa del dis­co. La fun­ción de la pin­tu­ra es­tam­pa­da so­bre la cha­pa es pro­te­ger­la cuan­do se le rea­li­za el ba­ño de áci­do ní­tri­co: fa­mo­so y crí­ti­co pro­ce­so de agua­fuer­te.

Pe­ro es­te ba­ño áci­do no fue al­go que sa­lió de la no­che a la ma­ña­na en el ca­se­rón de Par­que San Mar­tín. Es más, hu­bo mu­chas prue­bas don­de se pu­so en jue­go la sa­lud de los mú­si­cos, co­mo tam­bién lle­ga­ron a des­per­di­ciar unas 100 cha­pas, una can­ti­dad con­si­de­ra­ble. “La idea del áci­do fue del Pe­vi (Es­te­ban Pe­no­vi, ba­jis­ta del gru­po). Pri­me­ro su­mer­gía­mos la ta­pa y con­tra­ta­pa en agua, y pro­bá­ba­mos cuán­ta can­ti­dad de áci­do ní­tri­co era ne­ce­sa­ria. En­sa­yo y error has­ta que acer­ta­mos en 2.650 cen­tí­me­tros cú­bi­cos de agua y 650 c.c. de áci­do (en­tre un 20 y 25%)”, ex­pli­ca Ri­car­do Pe­lat­ti, el sa­xo­fo­nis­ta del gru­po, que ofi­cia de quí­mi­co.

Los mú­si­cos co­lo­can agua y lue­go el áci­do. Por úl­ti­mo, las cha­pas, co­lo­cán­do­las de a tres tan­das de cin­co uni­da­des en un re­ci­pien­te gran­de de plás­ti­co grue­so. Mien­tras los me­ta­les es­tán su­mer­gi­dos en áci­do, hay que ale­jar­se, pro­te­ger­se con an­te­ojos y te­ner cui­da­do. Es inevi­ta­ble que al­gu­na lá­gri­ma co­rra por el ros­tro, pro­duc­to del va­por que ema­na el lí­qui­do en con­tac­to con la cha­pa.

Lue­go de cua­tro mi­nu­tos, se sa­can los me­ta­les y se ve có­mo el áci­do co­rro­yó las le­tras. “Es se­lec­ti­vo, se en­fo­ca don­de no es­tá la pin­tu­ra, ba­jo la cha­pa vir­gen”, di­ce Rus­co­ni, quien acla­ra que si que­dó al­go de óxi­do en la cha­pa (pro­duc­to na­tu­ral de su con­tac­to al ai­re li­bre) se le apli­ca des­fo­fa­ti­zan­te.

La par­te ar­te­sa­nal y co­la­bo­ra­ti­va se da cuan­do ca­da uno de los mú­si­cos se cal­za los guan­tes, aga­rra una es­pá­tu­la y em­pie­za el pro­ce­so de ras­que­teo de la cu­bier­ta. ¿El ob­je­ti­vo? Qui­tar los res­tos de pin­tu­ra que el áci­do ní­tri­co fi­jó en la cu­bier­ta con di­lu­yen­te (thin­ner, en in­glés).

El gui­ta­rris­ta Elu­nén Mo­reno, muy ca­lla­do du­ran­te to­da la en­tre­vis­ta, no pa­ra de ras­que­tear con to­das sus fuer­zas la ta­pa y con­tra­ta­pa de es­te nue­vo lan­za­mien­to. “La idea es que las le­tras que­den con una es­pe­cie de co­lor cro­ma­do pla­tea­do”, ex­pli­ca.

Y pa­ra que la cha­pa no se vuel­va a oxi­dar, los mu­cha­chos la­quean ca­da una de las ca­pas de la ta­pa y con­tra­cu­bier­ta, y así evi­tan el de­te­rio­ro en las le­tras crea­das. Lue­go, en el fon­do de ca­da dis­co, pe­gan un imán pa­ra que la ban­de­ja que­de ajus­ta­da en uno de sus la­te­ra­les. Tam­bién unen la ta­pa y con­tra­ta­pa a tra­vés de una re­si­na epó­xi­ca (an­tes lo ha­cían con un pun­to de sol­da­du­ra).

La cha­pa es­tá lis­ta, pe­ro que­dan los de­ta­lles de li­ja­do. En­ton­ces Pe­no­vi aga­rra un dis­co y co­mien­za a sa­car chis­pas so­bre ca­da can­to y án­gu­lo de las cu­bier­tas. Es en lo que se in­vier­te una ma­yor can­ti­dad de tiem­po, por­que hay que ser muy mi­nu­cio­so y evi­tar que la cha­pa cor­te o pin­che al sim­ple con­tac­to. “El pro­ce­so com­ple­to pa­ra ca­da dis­co pue­de tar­dar unas tres ho­ras, pe­ro no­so­tros lo ha­ce­mos por tan­das”, cie­rra Rus­co­ni mien­tras en­sam­bla la ca­ja que le ob­se­quia al cro­nis­ta.w

MAU­RI­CIO NIE­VAS

Ar­te de ta­pa. Los mu­cha­chos de Se va el ca­me­llo or­ga­ni­zan­do su ar­te de ta­pa. In­dis­pen­sa­ble: plan­chas de cha­pa, se­ri­gra­fia­do y áci­do ní­tri­co.

MAU­RI­CIO NIE­VAS

Ras­que­tean­do. El gui­ta­rris­ta Elu­nén Mo­reno, bus­can­do el cro­ma­do.

MAU­RI­CIO NIE­VAS

Sa­len chis­pas. Un mú­si­co en el pro­ce­so de es­me­ri­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.