Cuan­do la ma­ter­ni­dad se per­ci­be aso­cia­da al pe­li­gro

El enig­ma cen­tral en la cuar­ta no­ve­la de es­ta des­ta­ca­da psi­coa­na­lis­ta es la des­apa­ri­ción de un hi­jo au­tis­ta.

Clarín - Clarin - Spot - - Cultura - Alejandra Rodríguez Ba­lles­ter sec­cion­cul­tu­ra@cla­rin.com

Mien­tras con­su­me sin pau­sa píl­do­ras para dor­mir y píl­do­ras para des­per­tar, Lu­cia­na de­ci­de zar­par ha­cia el Del­ta en un in­ten­to drás­ti­co de de­jar atrás su vida. De es­to tra­ta Pla­ya de ba­rro, una no­ve­la que bu­cea con de­li­ca­de­za en los de­seos y los mie­dos de mu­je­res de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. A la se­pa­ra­ción de Juan –en­re­da­do con una chi­ca de 25–, se le su­ma la des­apa­ri­ción inex­pli­ca­ble de su hi­jo au­tis­ta, Ma­tías, y la muer­te de su ma­dre. Lu­cia­na so­lo quie­re que el pa­sa­do se hun­da pro­fun­da­men­te en el fon­do del río. Le­jos de la ru­ti­na, esa pla­ya de ba­rro le ofre­ce un en­torno lán­gui­do, mis­te­rio­so, dis­tin­to a to­do lo co­no­ci­do, don­de en­tra­rá en con­tac­to con un gru­po de se­res peculiares.

Has­ta esa is­la lle­ga­rá tam­bién Do­mi­ni­ca, la chi­ca de 25, que via­ja­rá a bus­car­la y a des­en­tra­ñar sus se­cre­tos.

Su­ge­ren­te, ágil, con chis­pa­zos de humor, do­ta­da de una pro­sa fi­na­men­te cin­ce­la­da, Pla­ya de ba­rro es la cuar­ta no­ve­la pu­bli­ca­da por Sil­via Ló­pez, psi­coa­na­lis­ta, dis­cí­pu­la y pa­cien­te de Jac­ques Alain Miller –el cé­le­bre yerno de La­can–, a quien agra­de­ce el ha­ber lle­ga­do a la es­cri­tu­ra (ver re­cua­dro).

–La pro­ta­go­nis­ta de quie­re ser otra y en esa bús­que­da se va de la ciu­dad al Del­ta.

–Sí, las dos quie­ren ser otra. Por­que en es­ta no­ve­la hay dos mu­je­res. Acá ten­go pun­tos de in­ter­sec­ción con el psi­coa­ná­li­sis: en su fa­mo­so ca­so Do­ra, en 1905, Freud de­tec­ta la pre­gun­ta de la his­te­ria, que es muy sim­ple: ¿qué es ser una mu­jer? Eso si­gue vi­gen­te. La mu­jer que tie­ne un mis­te­rio y que quie­re ser mu­jer, se ha­ce esa pre­gun­ta. Por otra par­te, en tu pre­gun­ta vos te re­fe­rías a Lu­cia­na, la más gran­de, que quie­re ser otra. Pe­ro la pe­que­ña, tam­bién quie­re ser otra, y se pre­gun­ta qué es vi­vir con al­guien du­ran­te 20 años co­mo ha­bía vi­vi­do Lu­cia­na.

–Ca­da una de ellas se ha­ce fan­ta­sías so­bre la otra.

–Exac­to, ca­da cual pien­sa so­bre la otra, y las dos se ha­cen la pre­gun­ta, que en de­fi­ni­ti­va es una pre­gun­ta por el go­ce. Me gus­ta cua­nDo­mi­ni­ca, la chi­ca de 25 quie­re sa­lir de esa ca­sa, de esos pa­dres, de su cuar­to pin­ta­do de ro­sa, có­mo mues­tra el can­san­cio de es­ta generación de hoy a la que le re­sul­ta tan di­fí­cil sa­lir con al­guien, for­mar una pa­re­ja, ella es­tá preo­cu­pa­da por to­do eso. Y en Lu­cia­na, la que vi­vió 20 años con su pa­re­ja, cree des­cu­brir los mis­te­rios. Por eso va a sa­lir a bus­car­la.

–Ese del­ta de tu no­ve­la tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas gó­ti­cas: es un es­pa­cio bru­mo­so, hay ca­se­ro­nes mis­te­rio­sos, es­ca­le­ras chi­rrian­tes, per­so­na­jes ra­ros. Es­tá muy cer­ca de lo so­bre­na­tu­ral…

–Sí, se acer­ca un po­co a lo fan­tás­ti­co. Tam­bién ellos to­man mu­cho es­pu­man­te, eso les da un ca­rác­ter muy cer­cano al de­li­rio. Me gus­ta­ba dar­le a una mu­jer que vi­vía en Vi­cen­te Ló­pez con su ma­ri­do, esa co­sa de ex­tra­vío que tie­ne tam­bién lo fe­me­nino y por eso la vin­cu­lé con esos per­so­na­jes un po­co vo­la­dos.

–El am­bien­te mis­te­rio­so ha­ce pre­sen­tir con­flic­tos os­cu­ros que se es­tán tra­mi­tan­do.

–Sí, son mis te­mas. ¡Si fue­ra in­mor­tal po­dría ha­ber es­cri­to Drá­cu­la de Sto­ker! Aho­ra es­toy tra­ba­jan­do una no­ve­la en la que tam­bién hay ne­bli­nas, sus­pen­so, so­bre una mu­jer que ma­ta por go­ce. Los crí­me­nes pue­den ser por uti­li­dad o por go­ce, co­mo ocu­rre en el ca­so del cri­men de Vi­lla Ge­sell. No me anido

–Por eso Ger­mán García me de­cía: “No­so­tros co­rre­mos con ven­ta­ja, por­que te­ne­mos otros mun­dos. ¿Qué te pa­re­ce que se­re­mos? ¿Ana­lis­tas que es­cri­ben o es­cri­to­res que ana­li­zan gen­te?” ¡Ado­ra­ble! Tam­bién en­tra­mos en con­tac­to con otras ge­ne­ra­cio­nes, los an­cia­nos, que se es­tán ani­man­do a ana­li­zar­se. La ver­da­de­ra in­de­fen­sión es la de ellos. Tam­bién es un tema de mi no­ve­la nueva.

–En se no­ta el tra­ba­jo con la len­gua, un fuer­te im­pul­so poé­ti­co.

-To­do lo mío es­tá li­ga­do al len­gua­je y en lo po­si­ble al bien de­cir. No ten­go otro re­cur­so más que el de leer, nun­ca pu­de ha­cer ta­lle­res ni es­tu­diar la ca­rre­ra de Le­tras. La­can di­ce que el in­cons­cien­te es el estilo. ¿Có­mo elu­dís el in­te­rés en la fra­se? Una fra­se a ve­ces me pue­de lle­var una ma­ña­na y des­pués la bo­rro. No lo pue­do evi­tar. No voy a ser Gi­lles De­leu­ze pe­ro sí pue­do es­me­rar­me en sa­car la me­jor fra­se po­si­ble.

A. D´ELIA

Ló­pez. Su obra fue fi­na­lis­ta del Pre­mio Cla­rín No­ve­la 2019 y re­ci­bió elo­gios de Jor­ge Fer­nán­dez Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.