Quién es el ar­gen­tino que se­rá par­te de la se­rie “Vi­kin­gos”

Her­nán Masch­witz tie­ne 27 años, vi­ve en Du­blín, y “de pu­ro ca­ra­du­ra”, cuen­ta, fue a au­di­cio­nar pa­ra la po­pu­lar fic­ción pro­du­ci­da por His­tory Chan­nel. ¡Y que­dó!

Clarín - Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Ca­ta­li­na De­guer cde­guer@agea.com.ar

La idea de mu­dar­se a otro país sue­na atrac­ti­va pa­ra mu­chas per­so­nas. Ya sea pa­ra ir en bus­ca de un me­jor tra­ba­jo, ca­li­dad de vi­da o sim­ple­men­te vi­vir la ex­pe­rien­cia de una cul­tu­ra nue­va, co­no­cer gen­te y -por qué no pro­bar- un idio­ma dis­tin­to. Ya son mu­chos los ar­gen­ti­nos que por di­ver­sas ra­zo­nes de­ci­die­ron echar sus raí­ces le­jos de ca­sa y Her­nán Masch­witz (27) se su­ma a esa lis­ta in­ter­mi­na­ble. Lleno de in­cer­ti­dum­bres, nun­ca ima­gi­nó que su nue­vo lu­gar de re­si­den­cia le de­pa­ra­ría una ex­pe­rien­cia co­mo ac­tor en Vi­kin­gos, una de las se­ries del mo­men­to, que pro­du­ce The His­tory Chan­nel, emi­te

Fox Pre­mium y tam­bién pue­de ver­se en Net­flix y Flow.

Oriun­do de San Fer­nan­do, Masch­witz se mu­dó a Du­blin, ca­pi­tal de Ir­lan­da. "Ha­ce cua­tro años es­ta­ba pla­nean­do un via­je a Eu­ro­pa con ami­gos. Has­ta ese mo­men­to, no se me ha­bía ocu­rri­do ir a vi­vir afue­ra", cuen­ta Her­nán y ex­pli­ca que su idea cam­bió des­pués su vi­si­ta al vie­jo con­ti­nen­te.

"Cuan­do vol­ví me die­ron ga­nas de pro­bar la vi­da en otro lu­gar. Em­pe­cé a bus­car ofer­tas de tra­ba­jo y al me­dio año de ha­ber vuel­to me sur­gió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en Ama­zon. De­ci­dí pro­bar. aun­que no es­ta­ba muy con­ven­ci­do. Pa­sé las en­tre­vis­tas y que­dé".

Re­ci­bi­do de in­ge­nie­ro en sis­te­mas, se ins­ta­ló en el país ubi­ca­do al nor­te de Eu­ro­pa pa­ra de­di­car­se a ha­cer lo que sa­be, pe­ro nun­ca ima­gi­nó que su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal iba a ha­cer un gi­ro de 180 gra­dos pa­ra ter­mi­nar sien­do par­te de Vi­kin­gos,

una de las pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas que más fa­ná­ti­cos tie­ne.

Un ami­go le avi­só que a tra­vés de Fa­ce­book es­ta­ban con­vo­can­do a un cas­ting pa­ra in­ter­pre­tar un pa­pel pe­que­ño en la his­to­ria ba­sa­da en las le­yen­das so­bre el vi­kin­go Rag­nar Loth­brok, uno de los hé­roes más fa­mo­sos de la cul­tu­ra nór­di­ca.

"Lle­gué a Ir­lan­da con un per­mi­so de tra­ba­jo, no te­nía pa­sa­por­te eu­ro­peo, en­ton­ces no po­día tra­ba­jar en otro la­do que no sea Ama­zon", ex­pli­ca Masch­witz que por la ex­clu­si­vi­dad tu­vo que de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad.

Sin em­bar­go, un año des­pués y cuan­do ya se ha­bía con­ver­ti­do en ciu­da­dano eu­ro­peo, tu­vo su re­van­cha. Una ami­ga, tam­bién ar­gen­ti­na, se en­te­ró que la pro­duc­ción es­ta­ba ha­cien­do una nue­va bús­que­da y am­bos de­ci­die­ron au­di­cio­nar. "Me man­dé de ca­ra­du­ra, por­que no te­nía ni idea de ac­tua­ción", re­cuer­da en­tre ri­sas Her­nán.

“Vi­kin­gos me en­can­ta, es una de las se­ries que más si­go, y te­ner la opor­tu­ni­dad tan cer­ca y no apro­ve­char­la me pa­re­cía un des­per­di­cio".

Sin sa­ber qué iban a te­ner que ha­cer, am­bos fue­ron ci­ta­dos al cas­ting. El co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia ac­to­ral no tu­vie­ron ma­yor im­por­tan­cia, ya que só­lo tu­vie­ron que lle­nar unos pa­pe­les y po­sar pa­ra una fo­to. "Yo in­ven­té que ha­bía es­ta­do en cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias en la Ar­gen­ti­na", cuen­ta Masch­witz.

Aun­que no sa­bía pa­ra qué pa­pel ha­bía he­cho la prue­ba, su­po­nía que era pa­ra ser un vi­kin­go, ya que le pi­die­ron que no se afei­ta­ra por un tiem­po.

Tres se­ma­nas des­pués, su ami­ga re­ci­bió la noticia de que ha­bía que­da­do, pe­ro Her­nán se­guía sin te­ner no­ve­da­des. Re­sig­na­do, de­ci­dió afei­tar­se y cor­tar­se el pe­lo.

"Te­nía una lla­ma­da per­di­da de un nú­me­ro des­co­no­ci­do. Pen­sé que po­dían ser ellos, en­ton­ces lla­mé y no me en­ten­dían. Cuan­do me de­vuel­ven la lla­ma­da, me pre­gun­tan si po­día ir a la otra se­ma­na pa­ra ha­cer una es­pe­cie de trai­ning an­tes de fil­mar", di­ce Her­nán.

Aun­que es­ta­ba afei­ta­do y no cum­plía con el re­qui­si­to que le ha­bían pe­di­do, de­ci­dió pre­sen­tar­se. En ese mis­mo mo­men­to se en­te­ró­que in­ter­pre­te­ría a un sol­da­do ru­so y no a un vi­kin­go, así que lo del pe­lo de­jó de ser un pro­ble­ma.

"Nos en­se­ña­ron a mar­char. Nos en­tre­na­ba un ex mi­li­tar ir­lan­dés y nos en­se­ña­ba to­das las po­ses. No era tan di­fí­cil, lo com­pli­ca­do era coor­di­nar en­tre to­dos. Cuan­do al­guien se equi­vo­ca­ba, se es­tro­pea­ba un po­co to­do", di­ce Masch­witz y agre­ga que él no era de los que so­lía per­der­se.

La se­gun­da vez que tu­vo con­tac­to con su per­so­na­je ya fue en el set de gra­ba­ción. "Me sor­pren­dió la can­ti­dad de gen­te, la es­ce­no­gra­fía, las cá­ma­ras... Una de ellas era gi­gan­te, con un bra­zo que se mo­vía pa­ra to­dos la­dos. Ha­bía co­sas pa­ra ta­par la luz del sol y mu­cha can­ti­dad de ex­tras. Pen­sé que con to­da la tec­no­lo­gía se ha­cían mu­chas más co­sas por compu­tado­ra, pe­ro es una pro­duc­ción enor­me", re­ve­la so­bre su pri­me­ra impresión.

Her­nán es­tu­vo pre­sen­te en tres días de gra­ba­ción. Tu­vo que pe­dir­se va­ca­cio­nes en Ama­zon pa­ra no per­der­se la opor­tu­ni­dad de ser un ac­tor. Las jor­na­das fue­ron lar­gas. To­das las lo­ca­cio­nes eran en el sur de Du­blin en­tre las mon­ta­ñas. "Te lle­va­ban en una com­bi ti­po 8 de la ma­ña­na y te que­da­bas has­ta las 7 de la tar­de. Es­tá­ba­mos to­do el día, pe­ro no siem­pre ac­tuan­do. Ca­paz te to­ca­ba es­pe­rar tres ho­ras".

En los di­fe­ren­tes sets la pro­duc­ción es­pe­ra­ba a to­do el elen­co con desa­yuno. Des­pués iban a ves­tua­rio a po­ner­se los tra­jes y pa­sa­ban por ma­qui­lla­je. Una vez que ya es­ta­ban lis­tos arran­ca­ba la ac­ción.

"Ha­bía uno que siem­pre cuan­do mar­cha­ba ha­cía cual­quier co­sa, y el ex mi­li­tar lo re­ta­ba y le decía 'po­ne­te las pi­las', pe­ro co­mo no le sa­lía lo man­dó atrás de to­dos pa­ra que no se no­ta­ra", re­cuer­da Her­nán.

La con­fi­den­cia­li­dad es to­ta. Nin­guno de los ex­tras sa­be na­da de la tra­ma. "Nos de­cían: 'ha­cé es­to'. Só­lo es­cu­chá­ba­mos a los ac­to­res prin­ci­pa­les en las par­tes que es­tá­ba­mos pre­sen­tes".

"Yo soy par­te del ejér­ci­to de Ivar (Alex Hogh An­der­sen). Al prin­ci­pio no en­ten­día mu­cho lo que ocu­rría".

A di­fe­ren­cia de lo que creía Her­nán, el cli­ma de tra­ba­jo fue muy re­la­ja­do. “Yo pen­sé que iba a ser un po­co más se­rio, pe­ro to­dos, des­de el ves­tua­rio has­ta el mi­li­tar que nos en­tre­na­ba y los ac­to­res, se sa­ca­ban fo­tos, o po­díás ha­blar y si ha­cías al­gu­na ca­gada iba to­do de vuel­ta y na­die te re­ta­ba".

Si bien él pu­do sa­car­se fo­tos con sus ac­to­res fa­vo­ri­tos y ellos es­ta­ban pre­dis­pues­tos, no es­ta­ba per­mi­ti­do ha­cer­lo den­tro del set. "En­tre es­ce­na y es­ce­na ellos se iban a una car­pa. Yo los in­ter­cep­té y les pe­dí una fo­to, te los cru­za­bas un se­gun­do".

Des­pués de com­ple­tar sus tres días de ro­da­je, lo vol­vie­ron a con­vo­car, pe­ro tu­vo que de­cli­nar la ofer­ta por­que su tra­ba­jo en Ama­zon no le per­mi­tía com­bi­nar las dos co­sas.

Her­nán apa­re­ce­rá en la se­gun­da par­te de la sex­ta tem­po­ra­da, que po­si­ble­men­te lle­gue a fi­na­les de 2020. Su an­sie­dad es ma­yor a la de cual­quier otro fa­ná­ti­co, por­que no ve la ho­ra de apa­re­cer en cá­ma­ra. "Hay una es­ce­na en la que yo es­toy muy en pri­mer plano y es­pe­ro que por fa­vor no la cor­ten", di­ce el ar­gen­tino.

El ines­pe­ra­do ac­tor no tie­ne in­ten­cio­nes de vol­ver al país. Su fu­tu­ro es­tá en Eu­ro­pa y aun­que su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ha­ya cam­bia­do de rum­bo no pla­nea de­di­car­se a la ac­tua­ción. Igual­men­te, la cá­ma­ra tie­ne ese no sé qué, que una vez que se prue­ba es di­fí­cil de­jar ir. "Si me lle­go a en­te­rar que hay otra se­rie por acá ro­dán­do­se, voy sin du­dar", cie­rra el ar­gen­tino, que des­de que es­tu­vo den­tro de una pro­duc­ción de tal mag­ni­tud, no pue­de de­jar de pen­sar en el de­trás de es­ce­na y los de­ta­lles de crea­ción de ca­da pe­lí­cu­la o se­rie que ve.w

De épo­ca. Ho­ra de ir en­tran­do en el per­so­na­je, allá muy le­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.